imagotipo

Abel León desea difundir una mezcla de culturas, la música folclórica de México

  • Maricarmen Hernández Rodríguez
  • en Sociedad

Abel León Santiago quien es originario de Puebla, desea difundir la música folclórica de los pueblos para rescatar y reforzar las raíces sonoras de nuestro país.

El joven de 23 años comentó en entrevista, que a partir de los 18 años de edad le nació el gusto por el saxofón y la jarana: “aprendí a tocar la jarana por mí mismo, de hecho fue de vista porque iba mucho a los fandangos; el saxofón fue un aprendizaje más académico”.

Comentó que los fandangos son las fiestas que realizan en Veracruz, en donde se reúnen varios músicos para compartir un poco de ritmo y algarabía, convencías que a la fecha son de sus favoritas.

Al preguntarle por qué siendo originario de Puebla se enfocó en ritmos como el son jarocho, comentó: “tengo familia jarocha por parte de mi abuela y también tengo familia oaxaqueña, es mezcla se me hizo interesante porque es parte de nuestra cultura y de nuestra raíces; poco a poco me empecé a adentrar y le agarré el gustito”.

Comentó que lo que más le gusta de la música es que “te lleva a muchos lugares, he viajado bastante con el son jarocho, he estado moviéndome en diferentes lugares de México”.

Leer más: La música llora a Chris Cornell y famosos lamentan su muerte

Foto: Iván Venegas

Foto: Iván Venegas

Reiteró que uno de sus objetivos es “que la gente conozca esta parte de nuestra cultura y transmitir el mensaje de la música tradicional mexicana”.

Actualmente ritmos como el reguetón, la electrónica y el pop se han convertido en los principales referentes de los jóvenes, ante esta situación Abel precisó: “la música es tan amplia que hay para todo tipo de gustos. Hay que saber apreciar de todo un poco. Independientemente de que a alguien le agrade la música comercial hay que tomar en cuenta que antes de todo eso están nuestras raíces, está la cultura y primero hay que conocer lo nuestro”.

Para el joven poblano interpretar el son jarocho representa “una gran felicidad. Porque cuando uno se encuentra rodeado del fandango es convivir en comunidad”.

La música de campo y los versos del pueblo “son una riqueza folclórica que no se deben perder”, aseguró Abel.

Para aquellos que deseen conocer más de su música, lo pueden encontrar el Carolino los días viernes, sábado y domingo a partir de las 14:00 horas.