imagotipo

¿Cómo aprender a decir “no”? | Construyendo mi felicidad

  • Redacción
  • en Sociedad

por Mara Rodríguez Masdefiol

Una de las causas de conflictos e insatisfacción en nuestras relaciones con otras personas es hacer cosas que no deseamos y que a veces nos afectan, por no atrevernos a decir NO.

Todos nacimos con una capacidad natural para expresar lo que deseamos, sentimos, necesitamos y pensamos. Observemos a los niños pequeños, siempre muestran de una manera congruente y honesta lo que necesitan y sienten, pero al crecer pierden esa capacidad natural, debido a que cuando expresan algo que no les agrada a los adultos, son rechazados o castigados.

Así, el niño aprende que para mantener el afecto y la aceptación de sus padres y de otros adultos tiene que reprimir necesidades o mentir con respecto a ellas. Los padres deben poner límites muy claros y firmes a su hijo, pero al mismo tiempo mandar el mensaje de que, cuando manifiesta lo que siente y necesita, no dejan de amarlo.

Cuando nos sentimos adultos es muy difícil mostrar lo que sentimos, pensamos y queremos, por ese miedo infantil que nos hace creer que si lo hacemos nos van a criticar, desaprobar, rechazar o abandonar, y por ello aceptamos o hacemos cosas que no deseamos, aunque paradójicamente este es el mejor camino para echar a perder una relación, ya que cada vez que hacemos algo que no queremos vamos acumulando frustración, coraje y resentimiento hacia la otra persona y hacia nosotros mismos.

Empieza por darte cuenta de que, hagas lo que hagas, seas como seas, pienses lo que pienses, digas lo que digas, SIEMPRE habrá alguien que te criticará y desaprobará. Por otra parte, la gente admira, aprecia y respeta a aquellos que se atreven a decir NO cuando así lo desean.

Decir NO, no es un acto grosero ni es agresivo, el No puede ser dicho con amabilidad y respeto, y siempre es, sin duda, un acto de honestidad que me beneficia a mí y a todos.

Aunque es tan sano aprender a decir No, a veces nos parece difícil y no encontramos como hacerlo, pero es importante trabajar lo que en la inteligencia emocional se le llama asertividad, que es decir lo que quiero, siento y necesito, con la persona adecuada, en el momento adecuado y de la forma adecuada; si no tengo el hábito de trabajarla, debo hacerlo poco a poco, hasta que se forme el hábito de ser asertivo.

Esto rescata nuestra capacidad innata de ser honestos y congruentes y nos recompensará con la agradable sensación de tranquilidad y bienestar que da el ser leal a uno mismo y honesto con los demás.

* Tanatoterapeuta, trabajos con pérdidas, duelos, angeloterapia.
Niños, adolescentes y adultos.
Tel: 2221-199224