imagotipo

A un año de su partida, “El Pana” sigue vivo en los corazones

 

 

Por Luis Miguel Martínez

Apizaco, Tlax. Sentada frente a las cenizas de su hijo, Rodolfo Rodríguez González a quien se le conocía en el ambiente taurino como “El Pana”, Doña Alicia, su madre, le compartía sus últimas palabras al torero. Sobre el potrero llamado “La Gasca”, de la cabaña brava de Hugo García Méndez, le dijo entre lágrimas: “Hijito mío, siempre viviste como quisiste y moriste haciendo lo que más querías”.

Ella le dio un beso a las cenizas que posteriormente fueron esparcidas sobre el amplio campo bravo para cumplir así la última voluntad de “El Pana”. Atrás quedaba la vida de un hombre que tuvo que hacer de todo para sobrevivir.

Nació en el municipio de Apizaco, Tlaxcala, un 2 de febrero de 1952. Cuando “El Pana” tenía tres años de edad, su padre, que era agente ministerial, fue abatido en cumplimiento de su deber. Doña Alicia, volvió a casarse y entonces “El Pana” tuvo siete hermanos.

Ahora, acompañada por Marina, una de sus hijas, Alicia contempla cómo el padre Ranulfo Rojas Bretón después de celebrar la misa en pleno campo bravo, esparce cada grano del cuerpo del torero, quien al igual que su señor padre, murió producto de su trabajo.

Rodolfo Rodríguez practicó muchos oficios desde niño para ayudar a su madre a salir de la difícil situación económica que atravesaba. Rodolfo, autodidacta siempre, terminó la primaria y con mucho esfuerzo avanzó por la secundaria. Atrás quedaban los caminos rurales que pisó con esos zapatos desgastados por el tiempo y la pobreza. Vendió gelatinas, fue sepulturero y finalmente panadero. De ahí el mote de “El Pana”, que usó durante su vida como torero. Harto de las necesidades materiales, dejó el mundo del amasijo, de los tahoneros, para emprender un viaje al mundillo del toro bravo. Y se volvió “torero de la legua”. En aquellos años sesenta recorrió todas las ganaderías de la región a pie. Las dehesas donde quedaron esparcidas sus cenizas fueron: Zacatepec, Jaime Rodríguez, De Haro y García Méndez. Ahí, en medio del toro de lidia, mártir de la arena, ahora silencioso vigilante de los porteros que lo vieron torear a veces en silencio y por las noches a escondidas de los ganaderos. El toro, ese que dicen “es el que da y quita”. Rodolfo Rodríguez vistió de verde olivo y azabache por última vez un 1 de mayo del 2016 en Ciudad Lerdo, Durango. El ejemplar de la ganadería de Guanamé, irónicamente de nombre “pan francés” le propinó una horrible voltereta que lo llevó a la muerte 32 días después. Fiel a su costumbre, El Pana partió plaza la última vez con un tradicional puro en la boca.

Rodolfo Rodríguez tomó la alternativa el 18 de marzo de 1979 en la plaza México ante un lleno. Contaba con 27 años de edad. Y se había convertido en un fenómeno taurino al grado que cobraba por sus actuaciones aún de novillero. Así pudo comprarle a su madre una casa. Su manera de hablar en caló, su vestimenta, el caminar cansino, igual que su temple al torear lo hacían único. Ver a El Pana torear era experimentar un viaje por el tiempo. Llegaba en calesa (carreta) a la plaza de toros donde era anunciado, usaba coleta natural pero sobre todo, tenía ese toreo sentimental que enchinaba la piel. Como si el muletazo dijera “aquí se queda un pedazo del torero”. Evocando a matadores de antaño como Luis Procuna, Silverio Pérez, Luis Castro o el mismo Lorenzo Garza. Alguna vez El Pana reconoció que su maestro taurino y a quien admiraba profundamente, motivo de su inspiración taurina fue al huamantleco Fernando de los Reyes “El callao”.

En sus ratos libres, Rodolfo Rodríguez González era adicto a la lectura, hablaba portugués, inglés y francés. Y en algún tiempo, usando un nombre distinto, se matriculó en la Universidad

Nacional Autónoma de México (UNAM) para tener estudios en economía. Solo por el gusto de estudiar.

Rodolfo Rodríguez se autoproclamó “El último romántico” porque su manera de interpretar el toreo provenía de las muchas vivencias que forjaron su camino. Infinidad de anécdotas se recogen de El Pana al llegar a su natal Apizaco. Como aquella cuando pidió una prueba de manejo y se llevó una camioneta del año por una semana para torear en el norte del país, dejando en empeño a la agencia su bicicleta. O aquella otra cuando hizo huelga de hambre frente a la plaza México si no le daban una oportunidad hasta que le fue concedida. Y una más al lanzarse al ruedo como espontáneo al novillo “pelotero” que lidiaba magistralmente el “El Capitán”.

Sin embargo, después de andar en busca de oportunidades y mejores carteles, llega una tarde clave en la plaza México. Sus alternantes caen heridos y El Pana se queda solo para lidiar la corrida. Pero se le van dos toros vivos y sale de la plaza en medio de un vendaval de abucheos. Entonces El Pana experimenta una caída en picada en lo moral que parecía no tener fin. Y se refugia en la enfermedad del alcoholismo.

“DIOS ME TOCÓ LAS MANOS”

Una vez esparcidas las cenizas del torero y dando cumplimiento a su voluntad, Doña Alicia González, toma el brazo de su hija Marina y caminan junto con las personas que les acompañan para emprender el regreso. Dejando en silencio aquel dolor que le provocó cuando su hijo, El Pana, muchos años atrás no podía salir de su alcoholismo después de ese fracaso en La México. Un día, llegaron a la casa del matador Pana, dos jóvenes toreros para convencerlo de ingresarlo a un centro de rehabilitación. Pero Rodolfo Rodríguez les dijo: “vi a Dios y me tocó las manos. Me dijo que voy a triunfar, que tenga paciencia. Dios me tocó las manos”. Y sin creerle una sola palabra se lo llevaron a un centro de atención para alcohólicos. Pero un milagro surgió en El Pana, sin que nadie le dijera, dejó el alcohol, tomó sus trastos de torear y como por arte de magia le fueron a ver los empresarios de la plaza México para ofrecerle una corrida en la temporada grande, la despedida de El Pana. Misma que ante la oferta económica no pudo despreciar el torero. Y llegó el 7 de enero del 2007. Dos toros de consagración de la ganadería de Garfias: “Rey Mago” y “Conquistador”. Mismos que provocaron la resurrección del torero de Apizaco. El Pana triunfó rotundamente, había resurgido de las cenizas. Hasta recibió esa tarde una llamada telefónica del Sr. Presidente de la República Felipe Calderón Hinojosa. Rodolfo rescató primero al hombre y luego al personaje. Hombre de fe, amigo de sacerdotes y lector de la Biblia declaró a este medio: “los caminos del Señor son perfectos, la hoja del árbol no se mueve sin la voluntad del padre y gracias a él y a estos toros la cosecha ha sido opima”.

Y desde ese 2007 hasta 2016, El Pana probó lo mejor de su vida taurina. Alternó con figuras mundiales en México y España, buscó incansablemente poder confirmar en Madrid, algo que no se concedió. Pero tuvo el trato de figura en su última etapa de torero. Tuvo un acercamiento franco y total con su esposa y su hija, ambas estadounidenses. Al saberse la muerte del Pana, la plaza de toros de Las Ventas de Madrid guardó un minuto de silencio.

Su última actuación en Tlaxcala capital fue en la feria del 2015 cuando alternó con el español Iván Fandiño quien falleciera el pasado sábado en el sur de Francia producto de una grave cornada en el pulmón. Y con el tlaxcalteca Sergio Flores. En aquella tarde, Fandiño brindó uno de sus toros al “último romántico”.

Hoy, Alicia González, madre del torero Rodolfo Rodríguez ha destinado la casa de El Pana a ser Museo para que el mundo conozca un poco de un torero que alcanzó la gloria y en ella también encontró la muerte.

Pide edil de Libres más policías tras disturbios y linchamiento

Pide edil de Libres más policías tras disturbios y linchamiento

Atribuyó la inconformidad social al nuevo sistema de justicia penal

Aldo Miguel Martínez

local

Famosas piden libertad para adolescente que asesinó a su violador

Famosas piden libertad para adolescente que asesinó a su violador

La joven fue condenada a cadena perpetua

Detienen a dos presuntos asesinos de la profesora en Zacapoaxtla

Detienen a dos presuntos asesinos de la profesora en Zacapoaxtla

Uno de ellos es menor de edad

Arrestan a elemento de tránsito por infraccionar a policía mal estacionado en Tehuacán

Arrestan a elemento de tránsito por infraccionar a policía mal estacionado en Tehuacán

El propio director de Seguridad Pública solicitó el perdón

Lobitas esperan luz verde para participar en la Liga MX

Lobitas esperan luz verde para participar en la Liga MX

El equipo presume de seis meses de preparación.

Seis bajas y seis altas en Lobos BUAP

Seis bajas y seis altas en Lobos BUAP

Cuenta con Quiñones y Advincula

destacados

Nuevo presidente de Zimbabue prestará juramento el viernes próximo

Nuevo presidente de Zimbabue prestará juramento el viernes próximo

La víspera Robert Mugabe presentó su renuncia tras una semana de un impasse político que puso fin a sus más de 37 años en el poder

Gobierno de la ciudad extiende plazo para proyectos de reconstrucción tras sismo

Gobierno de la ciudad extiende plazo para proyectos de reconstrucción tras sismo

El periodo de recepción de planes concluirá el 29 de noviembre del año en curso

Se agotan esperanzas de encontrar con vida a tripulantes argentinos de submarino

Se agotan esperanzas de encontrar con vida a tripulantes argentinos de submarino

El operativo de búsqueda del submarino detectó en la noche de este martes una señal en el Atlántico Sur

Alista el Papa viaje de reconciliación a Myanmar y Bangladés

Alista el Papa viaje de reconciliación a Myanmar y Bangladés

El pontífice aseguró que el mensaje cristiano enseña el respeto a la dignidad

Prevén descenso de temperatura en la mayor parte del país

Prevén descenso de temperatura en la mayor parte del país

Esto se combinará con inestabilidad atmosférica superior