/ domingo 14 de abril de 2024

El sacrificio: la clave del éxito de Gibrán Zea

De Puebla y directo para París, el esgrimista de la Angelópolis dará la cara por el estado y el país entero en la máxima justa deportiva

El esgrimista Gibrán Zea Armenta sumó su nombre a la lista de seleccionados nacionales que viajarán en verano a Francia para disputar sus primeros Juegos Olímpicos en París 2024, sin embargo, el camino no ha sido nada sencillo para el poblano que se mudó lejos de su hogar desde hace casi 10 años.

A los siete años, Gibrán tuvo su primer acercamiento con la disciplina gracias a su hermano, intentando algo diferente al futbol, pero fue en el 2012, a los 14 o 15 años, cuando vio los Juegos Olímpicos de Londres que el poblano se visualizó para representar a México en la máxima justa deportiva.

“En ese momento me atrapó por completo la emoción y todo el espectáculo que conllevan los Juegos Olímpicos, y dije ‘ahí quiero estar’”, recordó Gibrán en entrevista con El Sol de Puebla, donde confesó que aún no digiere la noticia de ser un deportista olímpico.

Luego de visualizarse, el esgrimista se preparó para dar el primer gran paso: llegar al Centro de Alto Rendimiento (CAR) donde, luego de algunos años, se convirtió en seleccionado nacional, primero en la categoría Cadete y luego escaló poco a poco dando la cara por México en diferentes eventos internacionales.

Sin embargo, lo más difícil llegaría después, ya que el hambre de crecer que tenía Zea Armenta tuvo que buscar otros horizontes lejos de casa para foguearse en el extranjero, teniendo siempre la mira bien puesta en cumplir el sueño de estar en unos Juegos Olímpicos.

Con 17 años, Gibrán Zea se estableció en su primer destino internacional que fue Alemania y, después de tres años aproximadamente, decidió mudarse a Nápoles, Italia, donde actualmente radica y se prepara de tiempo completo para elevar su nivel como esgrimista de alto rendimiento.

Gibrán Zea sueña con París en el 2024. Foto: Cortesía INPODE

PARÍS NO FUE EL PRIMER DESTINO

El sablista mexicano intentó en primera instancia clasificarse para los Juegos Olímpicos de Tokio y, aunque el resultado no fue el esperado, Gibrán se motivó para continuar intentándolo a pesar de estar lejos de su familia, sufrir derrotas y encarar la adultez en un país totalmente diferente al suyo.

Afortunadamente, Zea no ha estado solo en este camino, pues los compañeros e integrantes del equipo que le ayudan a prepararse le brindan un apoyo especial para no darse por vencido, lo cual ha sido fundamental para obtener el boleto dorado que lo tiene a menos de cinco meses de la justa veraniega.

“La gran diferencia del ciclo pasado a este fue tener un gran equipo”, recordó Zea a la par de agradecer el apoyo que la titular del Instituto Poblano del Deporte, Yadira Lira, le ha brindado desde que tuvo que mudarse a Nápoles para continuar su preparación.

PERO ¿QUÉ SE NECESITA PARA SER ESGRIMISTA?

“Más que nada se necesita mucha pasión, amor por el deporte, eso creo que es lo principal para motivarte porque si no tienes el cariño que le das al deporte con la primera derrota acabaría ahí”, aseguró el poblano destacando las seis horas diarias que invierte en sus entrenamientos.

Aunado a eso, la mentalidad y la constancia para entrenar con disciplina son elementos indispensables para formar a un gran esgrimista comprometido, el cual deberá elegir un arma para especializarse y destinar sus días para fortalecerse y volverse más competitivo.

En el caso de Gibrán la especialidad es el sable y para desempeñarse necesita un traje conformado por el arma, que se caracteriza por tener filo, contra filo y punta, lo que significa que con el mínimo roce, desde la cintura hasta la cabeza, puede ayudar al deportista a marcar un punto.

Para competir en sable los deportistas utilizan un chaquetín eléctrico, mismo que va por encima del tradicional traje blanco; el uniforme blanco compuesto por un pantalón de esgrima y una chaqueta tienen una resistencia de 800 nwetons que ayuda a sobrellevar la descarga y evitar que duelan los contactos.

“Escucho los rumores de que igual, el uniforme, el traje aguanta la bala de una pistola de muy bajo calibre” mencionó Zea durante la charla con esta casa editorial.

¿CÓMO SERÁ EL CAMINO RUMBO A PARÍS?

Ahora con el boleto en mano, Gibrán Zea regresará lo más pronto posible a Nápoles para continuar su preparación con su equipo, teniendo la posibilidad de participar a mediados de mayo una Copa del Mundo en España, a finales de junio el Campeonato Panamericano de la especial en El Salvador y concluiría con un campamento en Italia justo antes de París.

Cabe resaltar que, hasta el momento, Gibrán Zea es el único esgrimista mexicano clasificado a los Juegos Olímpicos, por lo que en el campamento compartirá las emociones con los seleccionados italianos y de otros países.

Sin duda, la motivación del poblano es conseguir una medalla para culminar con la máxima gloria el sueño, pero, teniendo en cuenta que van los mejores del mundo, el llegar a París ya es un gran logro para Gibrán y el país entero.

“El mejor resultado que podría darles sería lo mejor de mí, no podría comprometerme con mi debut en Juegos Olímpicos; me encantaría traer una medalla, eso es el sueño más grande que deseo desde chico y voy a trabajar para ello”, finalizó.

64

Mejores sablistas del planeta se darán cita en los Juegos Olímpicos de París 2024

EL DATO

Aproximadamente el equipo de Gibrán tiene un peso aproximado de siete kilogramos, más los cerca de 800 gramos del sable

GIBRÁN ZEA

ESGRIMISTA POBLANO

“Estoy muy contento, muy orgulloso de haber logrado este sueño que tenía desde hace varios años y cumplirlo es algo que no creo todavía”

El esgrimista Gibrán Zea Armenta sumó su nombre a la lista de seleccionados nacionales que viajarán en verano a Francia para disputar sus primeros Juegos Olímpicos en París 2024, sin embargo, el camino no ha sido nada sencillo para el poblano que se mudó lejos de su hogar desde hace casi 10 años.

A los siete años, Gibrán tuvo su primer acercamiento con la disciplina gracias a su hermano, intentando algo diferente al futbol, pero fue en el 2012, a los 14 o 15 años, cuando vio los Juegos Olímpicos de Londres que el poblano se visualizó para representar a México en la máxima justa deportiva.

“En ese momento me atrapó por completo la emoción y todo el espectáculo que conllevan los Juegos Olímpicos, y dije ‘ahí quiero estar’”, recordó Gibrán en entrevista con El Sol de Puebla, donde confesó que aún no digiere la noticia de ser un deportista olímpico.

Luego de visualizarse, el esgrimista se preparó para dar el primer gran paso: llegar al Centro de Alto Rendimiento (CAR) donde, luego de algunos años, se convirtió en seleccionado nacional, primero en la categoría Cadete y luego escaló poco a poco dando la cara por México en diferentes eventos internacionales.

Sin embargo, lo más difícil llegaría después, ya que el hambre de crecer que tenía Zea Armenta tuvo que buscar otros horizontes lejos de casa para foguearse en el extranjero, teniendo siempre la mira bien puesta en cumplir el sueño de estar en unos Juegos Olímpicos.

Con 17 años, Gibrán Zea se estableció en su primer destino internacional que fue Alemania y, después de tres años aproximadamente, decidió mudarse a Nápoles, Italia, donde actualmente radica y se prepara de tiempo completo para elevar su nivel como esgrimista de alto rendimiento.

Gibrán Zea sueña con París en el 2024. Foto: Cortesía INPODE

PARÍS NO FUE EL PRIMER DESTINO

El sablista mexicano intentó en primera instancia clasificarse para los Juegos Olímpicos de Tokio y, aunque el resultado no fue el esperado, Gibrán se motivó para continuar intentándolo a pesar de estar lejos de su familia, sufrir derrotas y encarar la adultez en un país totalmente diferente al suyo.

Afortunadamente, Zea no ha estado solo en este camino, pues los compañeros e integrantes del equipo que le ayudan a prepararse le brindan un apoyo especial para no darse por vencido, lo cual ha sido fundamental para obtener el boleto dorado que lo tiene a menos de cinco meses de la justa veraniega.

“La gran diferencia del ciclo pasado a este fue tener un gran equipo”, recordó Zea a la par de agradecer el apoyo que la titular del Instituto Poblano del Deporte, Yadira Lira, le ha brindado desde que tuvo que mudarse a Nápoles para continuar su preparación.

PERO ¿QUÉ SE NECESITA PARA SER ESGRIMISTA?

“Más que nada se necesita mucha pasión, amor por el deporte, eso creo que es lo principal para motivarte porque si no tienes el cariño que le das al deporte con la primera derrota acabaría ahí”, aseguró el poblano destacando las seis horas diarias que invierte en sus entrenamientos.

Aunado a eso, la mentalidad y la constancia para entrenar con disciplina son elementos indispensables para formar a un gran esgrimista comprometido, el cual deberá elegir un arma para especializarse y destinar sus días para fortalecerse y volverse más competitivo.

En el caso de Gibrán la especialidad es el sable y para desempeñarse necesita un traje conformado por el arma, que se caracteriza por tener filo, contra filo y punta, lo que significa que con el mínimo roce, desde la cintura hasta la cabeza, puede ayudar al deportista a marcar un punto.

Para competir en sable los deportistas utilizan un chaquetín eléctrico, mismo que va por encima del tradicional traje blanco; el uniforme blanco compuesto por un pantalón de esgrima y una chaqueta tienen una resistencia de 800 nwetons que ayuda a sobrellevar la descarga y evitar que duelan los contactos.

“Escucho los rumores de que igual, el uniforme, el traje aguanta la bala de una pistola de muy bajo calibre” mencionó Zea durante la charla con esta casa editorial.

¿CÓMO SERÁ EL CAMINO RUMBO A PARÍS?

Ahora con el boleto en mano, Gibrán Zea regresará lo más pronto posible a Nápoles para continuar su preparación con su equipo, teniendo la posibilidad de participar a mediados de mayo una Copa del Mundo en España, a finales de junio el Campeonato Panamericano de la especial en El Salvador y concluiría con un campamento en Italia justo antes de París.

Cabe resaltar que, hasta el momento, Gibrán Zea es el único esgrimista mexicano clasificado a los Juegos Olímpicos, por lo que en el campamento compartirá las emociones con los seleccionados italianos y de otros países.

Sin duda, la motivación del poblano es conseguir una medalla para culminar con la máxima gloria el sueño, pero, teniendo en cuenta que van los mejores del mundo, el llegar a París ya es un gran logro para Gibrán y el país entero.

“El mejor resultado que podría darles sería lo mejor de mí, no podría comprometerme con mi debut en Juegos Olímpicos; me encantaría traer una medalla, eso es el sueño más grande que deseo desde chico y voy a trabajar para ello”, finalizó.

64

Mejores sablistas del planeta se darán cita en los Juegos Olímpicos de París 2024

EL DATO

Aproximadamente el equipo de Gibrán tiene un peso aproximado de siete kilogramos, más los cerca de 800 gramos del sable

GIBRÁN ZEA

ESGRIMISTA POBLANO

“Estoy muy contento, muy orgulloso de haber logrado este sueño que tenía desde hace varios años y cumplirlo es algo que no creo todavía”

Local

Intensas lluvias provocan inundaciones en vialidades de Puebla capital

Las inundaciones se reportaron en la zona de la Vía Atlixcáyotl y en la colonia Santa Lucía

Local

Anuncian cierres nocturnos en la Vía Atlixcáyotl, conoce los bloqueos y vías alternas

En la intersección de esta vialidad con el Periférico Ecológico se está construyendo un distribuidor para mejorar la movilidad

Policiaca

Sujetos armados emboscan a policías de Quecholac; hay un delincuente muerto

Los delincuentes intentaban rescatar a dos detenidos que iban a ser puestos a disposición del MP por asaltar a un cuentahabiente

Local

Marko Cortés no intervendrá en el proceso de renovación del PAN en Puebla: Mario Riestra

Mario Riestra sostuvo un encuentro privado con el dirigente nacional, en donde le expuso el panorama del albiazul posterior a la jornada electoral

Local

Movimiento Ciudadano impugna repartición de diputaciones plurinominales

El objetivo es que el partido pase de dos a tres legisladores en el Congreso de Puebla

Doble Vía

Tragedia del Titán: Así fue la implosión del submarino y la última foto de los tripulantes

Fue el 18 de junio de 2023 cuando la travesía del submarino comenzó en Terranova, Canadá, como parte de una expedición turística para visitar los restos del Titanic