/ sábado 6 de julio de 2019

A terapia con Nico Vikonis, el psicólogo del arco

El arquero del Puebla habla sobre las capacidades mentales que necesita todo guardameta

En el futbol, el éxito depende del trabajo colectivo y si bien los goles se los hacen al equipo, el vencido siempre es el arquero.

Por lo tanto, un guardameta debe de presumir de “una gran autoestima y una mentalidad positiva”, asegura el psicólogo Nicolás Vikonis.

Sí, el custodio de la puerta del Puebla presume en casa un título de Psicología por la Universidad de la República de Uruguay.

Para el charrúa, el futbol siempre se trató de un sueño; sin embargo, sus padres le insistieron en terminar los estudios para gozar de un “plan alternativo” por si la carrera como jugador no resultaba.

“En el 2000, aun siendo un adolescente, Huracán Buceo me dio mi primera oportunidad y al mismo tiempo recibía el llamado de la selección Sub-17. Por las mañanas entrenaba con mi club y por las tardes lo hacía con la selección”, platica.

“Entonces llegó un momento en que ya no podía estudiar y pensé en dejarlo. Pero mis padres se opusieron de inmediato y si bien respetaron mi sueño de buscar en el futbol, siempre me recalcaron la necesidad de tener un plan B”, agrega.

Vikonis desde entonces entendió del sacrificio para alcanzar un sueño, “si de verdad quería eso, iba a hacer hasta lo imposible para lograrlo y así fue como sucedió”.

El oriundo de Montevideo se inscribió en el secundario nocturno (preparatoria), tan sólo para quedar más tarde cautivado por la mente y sus secretos.

“Me parecía atractivo saber cómo funcionamos en la mente y entonces me matriculé en la Universidad en psicología, sin saber que a partir de entonces comenzaría un verdadero viaje, porque debía de mantenerme a tope en la escuela y en el futbol”, relata.

La psicología lo sacó a partir de entonces a flote en varios momentos de su carrera, le mostró cómo mantenerse en equilibrio cuando las pulsaciones van a más de 100 dentro y fuera del terreno de juego, a asumir los errores como aquel cuando se “calentó” y la lío con unos aficionados en Colombia, acarreándole un castigo ejemplar.

En otros momentos le ha mostrado cómo volver al juego después de cometer un yerro, situación no exenta de estrés o presión, pues cuando un portero se equivoca, el fallo siempre resulta evidente, para muestra lo sucedido con Loris Karius, el guardameta del Liverpool en la final de la Champions League perdida en 2018 en contra del Real Madrid.

Por lo tanto, el cancerbero “debe de aceptar y aprender a convivir con la posibilidad del error, pues equivocarse forma parte del juego”.

Si se falla, a decir de Vikonis, el portero necesita “‘resetear’ (reiniciar) de inmediato” y hacerse fuerte “con el pensamiento positivo”. Es decir, el guardavalla o cualquier persona realizando un trabajo profesional, debe siempre de “acordarse del por qué ha logrado lo que ha logrado, o por qué está donde está a pesar de haber fallado”.

Las lesiones graves de un portero, donde más tardan en curar, están en la cabeza

Aitor Ares, autor/pedagogo

No hay que quedarse con el error, porque eso ya pasó. Pero tampoco cuando hay épocas buenas, hay que creerse el mejor

Nico Vikonis, portero/psicólogo

En el futbol, el éxito depende del trabajo colectivo y si bien los goles se los hacen al equipo, el vencido siempre es el arquero.

Por lo tanto, un guardameta debe de presumir de “una gran autoestima y una mentalidad positiva”, asegura el psicólogo Nicolás Vikonis.

Sí, el custodio de la puerta del Puebla presume en casa un título de Psicología por la Universidad de la República de Uruguay.

Para el charrúa, el futbol siempre se trató de un sueño; sin embargo, sus padres le insistieron en terminar los estudios para gozar de un “plan alternativo” por si la carrera como jugador no resultaba.

“En el 2000, aun siendo un adolescente, Huracán Buceo me dio mi primera oportunidad y al mismo tiempo recibía el llamado de la selección Sub-17. Por las mañanas entrenaba con mi club y por las tardes lo hacía con la selección”, platica.

“Entonces llegó un momento en que ya no podía estudiar y pensé en dejarlo. Pero mis padres se opusieron de inmediato y si bien respetaron mi sueño de buscar en el futbol, siempre me recalcaron la necesidad de tener un plan B”, agrega.

Vikonis desde entonces entendió del sacrificio para alcanzar un sueño, “si de verdad quería eso, iba a hacer hasta lo imposible para lograrlo y así fue como sucedió”.

El oriundo de Montevideo se inscribió en el secundario nocturno (preparatoria), tan sólo para quedar más tarde cautivado por la mente y sus secretos.

“Me parecía atractivo saber cómo funcionamos en la mente y entonces me matriculé en la Universidad en psicología, sin saber que a partir de entonces comenzaría un verdadero viaje, porque debía de mantenerme a tope en la escuela y en el futbol”, relata.

La psicología lo sacó a partir de entonces a flote en varios momentos de su carrera, le mostró cómo mantenerse en equilibrio cuando las pulsaciones van a más de 100 dentro y fuera del terreno de juego, a asumir los errores como aquel cuando se “calentó” y la lío con unos aficionados en Colombia, acarreándole un castigo ejemplar.

En otros momentos le ha mostrado cómo volver al juego después de cometer un yerro, situación no exenta de estrés o presión, pues cuando un portero se equivoca, el fallo siempre resulta evidente, para muestra lo sucedido con Loris Karius, el guardameta del Liverpool en la final de la Champions League perdida en 2018 en contra del Real Madrid.

Por lo tanto, el cancerbero “debe de aceptar y aprender a convivir con la posibilidad del error, pues equivocarse forma parte del juego”.

Si se falla, a decir de Vikonis, el portero necesita “‘resetear’ (reiniciar) de inmediato” y hacerse fuerte “con el pensamiento positivo”. Es decir, el guardavalla o cualquier persona realizando un trabajo profesional, debe siempre de “acordarse del por qué ha logrado lo que ha logrado, o por qué está donde está a pesar de haber fallado”.

Las lesiones graves de un portero, donde más tardan en curar, están en la cabeza

Aitor Ares, autor/pedagogo

No hay que quedarse con el error, porque eso ya pasó. Pero tampoco cuando hay épocas buenas, hay que creerse el mejor

Nico Vikonis, portero/psicólogo

Policiaca

En un día hallan a dos mujeres sin vida en Puebla; una era devorada por perros

Otro cuerpo con signos de violencia fue localizado sobre la Puebla-Tehuacán

Local

Clausura Ayuntamiento de Juan C. Bonilla planta de Bonafont

Antes del medio día, personal de Protección Civil Municipal colocó los sellos respectivos

Local

Recorren fecha para vacunar a maestros en Puebla, ahora prevén que sea el 19 de mayo

La logística correrá a cargo del Instituto Mexicano del Seguro Social

Gossip

Chucho Rivas graba dueto con Yuridia

Como tú es la nueva canción que crea y canta Chucho Rivas

Política

No hay posibilidades de fraude en las próximas elecciones: Lorenzo Córdova

En México las elecciones y la democracia podrán convivir en un contexto de pandemia y recrearse exitosamente

Sociedad

Reconoce el IMSS labor de enfermeras

Personal de enfermería participó en la Operación Chapultepec, durante la etapa más crítica de la emergencia sanitaria por Covid-19

Gossip

Los Rabanes buscan unir al rock

Emilio Regueira, vocalista del grupo considera que el género enfrenta una crisis debido a la falta de alianzas entre sus exponentes

Gossip

Esta etapa se vive “casi como un milagro”: Love of Lesbian

Love of Lesbian estrena disco y hablan del rumbo de la humanidad en las últimas décadas

Finanzas

Deja 3M a la mitad en el home office

La empresa dijo que el corporativo trabajará de forma híbrida aun cuando todos estén vacunados