/ sábado 12 de octubre de 2019

Eliud Kipchoge, primer atleta en terminar maratón en menos de dos horas 

"Me siento bien, mi objetivo era hacer historia. Soy el hombre más feliz", dijo el atleta

El prodigio keniano Eliud Kipchoge se convirtió en la primera persona en cruzar la mítica barrera de las dos horas en un maratón, en Viena, en una carrera no oficial diseñada a medida para permitir la gesta.

Bien acompañado por un ejército de 'liebres' vestido de negro hasta los últimos 500 metros, el campeón olímpico de 34 años completó los 42.195 km en 1 hora 59 minutos 40 segundos, casi dos minutos menos que su récord del mundo (2 h 01 min 39 seg), fijado en unas condiciones homologadas en Berlín el año pasado.

En la capital austríaca, Kipchoge, con una camiseta blanca, comenzó el desafío a las 08h15 locales (06h15 GMT) y recorrió algo más de cuatro veces un circuito llano de 9.9 km.

Foto: AFP

"Me siento bien, mi objetivo era hacer historia. (...) Lo he intentado y soy el hombre más feliz en correr por debajo de las dos horas para inspirar a mucha gente, para decirle a la gente que ningún ser humano tiene límites", dijo el atleta al micrófono de los organizadores tras su hazaña, que compara con "caminar por la Luna" por primera vez.

"Estaba muy cómodo desde los primeros kilómetros. Me he entrenado para esto durante cuatro meses y medio e interioricé en mi corazón y en mi cabeza que correría el maratón en menos de dos horas", añadió.

"Los récords están hechos para ser batidos, así que otro intentará hacerlo, pero se ha hecho historia, es increíble", le felicitó su entrenador, Patrick Sang.

El desafío, que tuvo lugar en la antigua reserva de caza del Prater, en el centro de Viena, no se libró de las críticas, al ser considerado por algunos como un evento más mediático y comercial que deportivo.

No homologado por la IAAF

La patrocinadora de la prueba es la multinacional petroquímica británica Ineos, cuyo propietario es el multimillonario británico Jim Ratcliffe, que en los últimos meses ha hecho del deporte su nuevo campo de inversión.

Solo las cámaras del organizador estaban autorizadas a filmar la carrera, presenciada por numerosos espectadores, incluido el cuatro veces ganador del Tour de Francia y líder del equipo ciclista Ineos Chris Froome.

Foto: AFP

Para situar al campeón en las mejores condiciones, el patrocinador no ha dejado nada al azar: tres meses y medio de preparación del trazado, un recorrido asfaltado para no presentar imperfecciones, una pista probada con un software de simulación, un día y un horario elegidos en función de que las condiciones meteorológicas fueran favorables (temperatura, tasa de humedad, calidad del aire)... Incluso la caída otoñal de las hojas de los árboles ha sido controlada de cerca.

Debido a esas condiciones particulares la carrera no fue homologada por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF).

Para escalar su Everest, Kipchoge se benefició de la ayuda de 41 'sherpas' de élite, como la leyenda Bernard Lagat, el campeón olímpico en mil 500 m Matthew Centrowitz o dos de los hermanos Ingebritgsen, que reinan en el medio fondo y fondo europeo.

Su madre, feliz

Como si fuera un presidente saliendo a correr rodeado por sus guardaespaldas, la superestrella keniana (1.67 m, 52 kg) se benefició de un ritmo regular en torno a los 2 minutos 50 segundos por kilómetro, asegurado por las liebres que se relevaron por grupos de siete a su alrededor cada 5 kilómetros. Un vehículo por delante de ellos les marcaba el ritmo.

Foto: AFP

Era la segunda vez que el keniano intentaba el reto en unas condiciones de este tipo. En el circuito de Monza (Italia), en mayo de 2017, Kipchoge se quedó a 25 segundos de bajar de las dos horas, en un evento similar organizado por patrocinadores.

En Kenia, en la localidad de Eldoret (oeste) donde vive la familia Kipchoge, más de mil personas vieron su hazaña en una pantalla gigante, comprobó un fotógrafo de la AFP.

Su madre vio a su hijo entrar en la historia en su casa de un pueblo cercano a Babsabet (oeste). "Hoy estoy feliz, porque lo ha conseguido... Le agradezco mucho haber hecho esto, por mí, por Kenia y por el mundo", declaró a un periodista de la AFP.

El keniano es uno de los más grandes corredores de todos los tiempos, presentado en sociedad con su victoria en los 5 mil m en los Mundiales de París en 2003. Vencedor del maratón de los JO de Rio-2016, Kipchoge apenas ha sido derrotado en esta distancia desde 2013. En esta ocasión decía querer "correr por la historia". Ha entrado en ella definitivamente este sábado.

El prodigio keniano Eliud Kipchoge se convirtió en la primera persona en cruzar la mítica barrera de las dos horas en un maratón, en Viena, en una carrera no oficial diseñada a medida para permitir la gesta.

Bien acompañado por un ejército de 'liebres' vestido de negro hasta los últimos 500 metros, el campeón olímpico de 34 años completó los 42.195 km en 1 hora 59 minutos 40 segundos, casi dos minutos menos que su récord del mundo (2 h 01 min 39 seg), fijado en unas condiciones homologadas en Berlín el año pasado.

En la capital austríaca, Kipchoge, con una camiseta blanca, comenzó el desafío a las 08h15 locales (06h15 GMT) y recorrió algo más de cuatro veces un circuito llano de 9.9 km.

Foto: AFP

"Me siento bien, mi objetivo era hacer historia. (...) Lo he intentado y soy el hombre más feliz en correr por debajo de las dos horas para inspirar a mucha gente, para decirle a la gente que ningún ser humano tiene límites", dijo el atleta al micrófono de los organizadores tras su hazaña, que compara con "caminar por la Luna" por primera vez.

"Estaba muy cómodo desde los primeros kilómetros. Me he entrenado para esto durante cuatro meses y medio e interioricé en mi corazón y en mi cabeza que correría el maratón en menos de dos horas", añadió.

"Los récords están hechos para ser batidos, así que otro intentará hacerlo, pero se ha hecho historia, es increíble", le felicitó su entrenador, Patrick Sang.

El desafío, que tuvo lugar en la antigua reserva de caza del Prater, en el centro de Viena, no se libró de las críticas, al ser considerado por algunos como un evento más mediático y comercial que deportivo.

No homologado por la IAAF

La patrocinadora de la prueba es la multinacional petroquímica británica Ineos, cuyo propietario es el multimillonario británico Jim Ratcliffe, que en los últimos meses ha hecho del deporte su nuevo campo de inversión.

Solo las cámaras del organizador estaban autorizadas a filmar la carrera, presenciada por numerosos espectadores, incluido el cuatro veces ganador del Tour de Francia y líder del equipo ciclista Ineos Chris Froome.

Foto: AFP

Para situar al campeón en las mejores condiciones, el patrocinador no ha dejado nada al azar: tres meses y medio de preparación del trazado, un recorrido asfaltado para no presentar imperfecciones, una pista probada con un software de simulación, un día y un horario elegidos en función de que las condiciones meteorológicas fueran favorables (temperatura, tasa de humedad, calidad del aire)... Incluso la caída otoñal de las hojas de los árboles ha sido controlada de cerca.

Debido a esas condiciones particulares la carrera no fue homologada por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF).

Para escalar su Everest, Kipchoge se benefició de la ayuda de 41 'sherpas' de élite, como la leyenda Bernard Lagat, el campeón olímpico en mil 500 m Matthew Centrowitz o dos de los hermanos Ingebritgsen, que reinan en el medio fondo y fondo europeo.

Su madre, feliz

Como si fuera un presidente saliendo a correr rodeado por sus guardaespaldas, la superestrella keniana (1.67 m, 52 kg) se benefició de un ritmo regular en torno a los 2 minutos 50 segundos por kilómetro, asegurado por las liebres que se relevaron por grupos de siete a su alrededor cada 5 kilómetros. Un vehículo por delante de ellos les marcaba el ritmo.

Foto: AFP

Era la segunda vez que el keniano intentaba el reto en unas condiciones de este tipo. En el circuito de Monza (Italia), en mayo de 2017, Kipchoge se quedó a 25 segundos de bajar de las dos horas, en un evento similar organizado por patrocinadores.

En Kenia, en la localidad de Eldoret (oeste) donde vive la familia Kipchoge, más de mil personas vieron su hazaña en una pantalla gigante, comprobó un fotógrafo de la AFP.

Su madre vio a su hijo entrar en la historia en su casa de un pueblo cercano a Babsabet (oeste). "Hoy estoy feliz, porque lo ha conseguido... Le agradezco mucho haber hecho esto, por mí, por Kenia y por el mundo", declaró a un periodista de la AFP.

El keniano es uno de los más grandes corredores de todos los tiempos, presentado en sociedad con su victoria en los 5 mil m en los Mundiales de París en 2003. Vencedor del maratón de los JO de Rio-2016, Kipchoge apenas ha sido derrotado en esta distancia desde 2013. En esta ocasión decía querer "correr por la historia". Ha entrado en ella definitivamente este sábado.

Policiaca

Fallece niña de 6 años, tenía quemaduras de cigarro y posible abuso sexual

Su madre y padrastro la llevaron al hospital, argumentaron que se había caído de una silla

Local

Anuncia UDLAP su apoyo al #UnDíaSinNosotras

La institución privada enfatizó que en ella la tolerancia y el respeto son valores que promueven para fomentar un ambiente seguro

Justicia

Ejército y Guardia Nacional toman calles de Guanajuato

A las dos entidades llegarán mil 980 elementos para reforzar las tareas de seguridad, dice la Defensa Nacional

Finanzas

México debe mejorar el ambiente de inversión: BBVA

Eduardo Osuna Osuna, el director general de BBVA México, anticipa una lenta recuperación económica

Sociedad

El Gobierno no cree en las víctimas: Arussi Unda, fundadora de Brujas de Mar

Arussi Unda, fundadora de Brujas del Mar, dice que a la administración federal no le importan las mujeres

Sociedad

Científicos mexicanos piden 200 mdp para vacuna anticovid

Científicos requieren apoyo para iniciar las tres fases clínicas, el proceso administrativo para el registro, aprobación y producción del biológico que podría combatir al coronavirus en el país

Celebridades

"No debemos detenernos", voces femeninas del espectáculo se hacen escuchar

Hay mujeres a quienes no se les reconoce su labor y otras que avanzan aún con muchas piedras en el camino.