/ miércoles 15 de julio de 2020

Dona tu tos y ayuda a la detección de Covid-19

La UDG y el MIT compilan una base de datos de miles de toses para detectar el sonido del virus


GUADALAJARA. Un grupo de investigadores de México, Estados Unidos, España e Italia desarrollan un algoritmo tecnológico para identificar si una persona está contagiada con Covid-19 sólo con escuchar su tos, desde su celular y sin salir de casa.

Encabezados por especialistas del Massachusetts Institute of Technology (MIT), los científicos de los cinco países conforman una base de datos con miles de toses de habitantes de todas las edades, que estén sanos y también de los que son portadores de la enfermedad.

Esta información será analizada con algoritmos e inteligencia artificial "para que un sistema de inteligencia registre los detalles de una tos de una persona enferma y sus diferencias con alguien sano", explica Bárbara Vizmanos, responsable del proyecto en México y profesora de la Universidad de Guadalajara.

La tos e incluso el tono de voz de una persona enferma, asintomática o sana presentan diferencias.

Este principio ayudará a que el sistema de inteligencia artificial pueda identificar con sólo 15 segundos de audio si una persona está en alguno de esos estados.

"Las personas que participan 'donan' su tos y sus datos generales y si son portadoras, esas toses van a alimentar un sistema de inteligencia artificial que, mediante reconocimiento de voz, va a identificar cómo son las toses sanas y enfermas y el sistema hace comparación de sonidos con una precisión que el oído no es capaz", explica la especialista.

El estudio comenzó hace un par de meses en el Hospital Clinic, de Barcelona; en el Hospital Ospedale Luigi Sacco, de Milán; también en diversos centros de salud de Estados Unidos y ahora continúa en México, mediante los Hospitales Civiles y el campus de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara.

Para los investigadores es fundamental tener registro de las toses de personas en México, país que atraviesa por el pico más alto de la curva de contagios y que se ubica por encima de los 311 mil 486 casos confirmados y 36 mil 627 defunciones desde que la Secretaría de Salud confirmó el diagnóstico del primer caso de Covid-19 el pasado 28 de febrero.

"La idea es que desde México podamos ampliar la gama de toses que hasta ahora tienen. Como tenemos la curva (de contagios) subiendo a diferencia de Europa que ya está de bajada y que sólo tiene algunos rebrotes, identificamos un área de oportunidad para tener no sólo la tos de personas que están sanas, sino con sospecha o confirmación de Covid-19", explicó la responsable del proyecto en México.

Por ahora están en la etapa de recolección de toses en la que personas de cualquier género mayores de edad sanas o enfermas pueden "donar" su tos para que el algoritmo tenga la mayor información posible y pueda hacer análisis más certeros y finos. Los especialistas han trabajado con un proyecto similar enfocado a identificar la enfermedad de Alzheimer.

La contingencia sanitaria y el elevado número de contagios del virus en el mundo que registra más de 12.5 millones de casos y más de 650 mil muertes los llevó a adaptar esta tecnología como una forma de ayudar a que las personas puedan ser diagnosticadas sin contacto con otras personas, relata Vizmanos.

En poco tiempo el sistema estará a disposición de una aplicación que será descargable de manera gratuita en cualquier dispositivo móvil para que las personas hagan la prueba desde casa y sin riesgo, siempre y cuando el MIT logre recabar un número suficiente para realizar una muestra que permita un diagnóstico con altos niveles de certeza.

Quienes quieran "donar" su tos pueden ingresar a la página de internet toseconcausa.udg.mx. En este experimento, señalan, pueden participar personas que tengan entre 20 y 99 años de edad.

Las gotas que emite una persona cuando tose, estornuda o habla pueden llegar a desplazarse, dependiendo de las condiciones ambientales, más de dos metros, por lo que una mayor distancia social sería recomendable y preferible, señala un estudio que publica hoy, martes, la revista científica Physics of Fluid.

La investigación analizó el movimiento evaporación y propagación de las gotas por las que se transmiten enfermedades como el Covid-19 y está firmado por expertos de las universidades de Toronto, La Jolla y el Instituto Indio de Ciencias.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️


GUADALAJARA. Un grupo de investigadores de México, Estados Unidos, España e Italia desarrollan un algoritmo tecnológico para identificar si una persona está contagiada con Covid-19 sólo con escuchar su tos, desde su celular y sin salir de casa.

Encabezados por especialistas del Massachusetts Institute of Technology (MIT), los científicos de los cinco países conforman una base de datos con miles de toses de habitantes de todas las edades, que estén sanos y también de los que son portadores de la enfermedad.

Esta información será analizada con algoritmos e inteligencia artificial "para que un sistema de inteligencia registre los detalles de una tos de una persona enferma y sus diferencias con alguien sano", explica Bárbara Vizmanos, responsable del proyecto en México y profesora de la Universidad de Guadalajara.

La tos e incluso el tono de voz de una persona enferma, asintomática o sana presentan diferencias.

Este principio ayudará a que el sistema de inteligencia artificial pueda identificar con sólo 15 segundos de audio si una persona está en alguno de esos estados.

"Las personas que participan 'donan' su tos y sus datos generales y si son portadoras, esas toses van a alimentar un sistema de inteligencia artificial que, mediante reconocimiento de voz, va a identificar cómo son las toses sanas y enfermas y el sistema hace comparación de sonidos con una precisión que el oído no es capaz", explica la especialista.

El estudio comenzó hace un par de meses en el Hospital Clinic, de Barcelona; en el Hospital Ospedale Luigi Sacco, de Milán; también en diversos centros de salud de Estados Unidos y ahora continúa en México, mediante los Hospitales Civiles y el campus de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara.

Para los investigadores es fundamental tener registro de las toses de personas en México, país que atraviesa por el pico más alto de la curva de contagios y que se ubica por encima de los 311 mil 486 casos confirmados y 36 mil 627 defunciones desde que la Secretaría de Salud confirmó el diagnóstico del primer caso de Covid-19 el pasado 28 de febrero.

"La idea es que desde México podamos ampliar la gama de toses que hasta ahora tienen. Como tenemos la curva (de contagios) subiendo a diferencia de Europa que ya está de bajada y que sólo tiene algunos rebrotes, identificamos un área de oportunidad para tener no sólo la tos de personas que están sanas, sino con sospecha o confirmación de Covid-19", explicó la responsable del proyecto en México.

Por ahora están en la etapa de recolección de toses en la que personas de cualquier género mayores de edad sanas o enfermas pueden "donar" su tos para que el algoritmo tenga la mayor información posible y pueda hacer análisis más certeros y finos. Los especialistas han trabajado con un proyecto similar enfocado a identificar la enfermedad de Alzheimer.

La contingencia sanitaria y el elevado número de contagios del virus en el mundo que registra más de 12.5 millones de casos y más de 650 mil muertes los llevó a adaptar esta tecnología como una forma de ayudar a que las personas puedan ser diagnosticadas sin contacto con otras personas, relata Vizmanos.

En poco tiempo el sistema estará a disposición de una aplicación que será descargable de manera gratuita en cualquier dispositivo móvil para que las personas hagan la prueba desde casa y sin riesgo, siempre y cuando el MIT logre recabar un número suficiente para realizar una muestra que permita un diagnóstico con altos niveles de certeza.

Quienes quieran "donar" su tos pueden ingresar a la página de internet toseconcausa.udg.mx. En este experimento, señalan, pueden participar personas que tengan entre 20 y 99 años de edad.

Las gotas que emite una persona cuando tose, estornuda o habla pueden llegar a desplazarse, dependiendo de las condiciones ambientales, más de dos metros, por lo que una mayor distancia social sería recomendable y preferible, señala un estudio que publica hoy, martes, la revista científica Physics of Fluid.

La investigación analizó el movimiento evaporación y propagación de las gotas por las que se transmiten enfermedades como el Covid-19 y está firmado por expertos de las universidades de Toronto, La Jolla y el Instituto Indio de Ciencias.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast


Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Turismo

Enfrenta el turismo su peor crisis en 100 años; apuestan por la reactivación

El sector hotelero en el estado fue de los más afectados por la emergencia sanitaria pues cerrarán el año con un 23 por ciento de ocupación

Local

Proponen declarar al exvivero Santa Cruz Buenavista como Área Natural Protegida

El predio ubicado entre Puebla y Cuautlancingo impactaría a 48 mil 263 personas

Local

Regresa Puebla a semáforo naranja, en indicador estatal de Covid-19

Anuncia gobierno local revisión del esquema de reactivación de negocios ante el incremento de contagios

Policiaca

Catean vivienda en la UH Volkswagen ll por presunta venta de enervantes

Vecinos del lugar se sorprendieron al ver llegar alrededor de las 17 horas, varias unidades rotuladas de la FGE

Doble Vía

Ante largas filas, cierran Best Buy de Solesta en Puebla

Las ventas de liquidación sí se realizarán pero aún se desconoce la mecánica

Local

Proponen declarar al exvivero Santa Cruz Buenavista como Área Natural Protegida

El predio ubicado entre Puebla y Cuautlancingo impactaría a 48 mil 263 personas

Local

Con discapacidad el 1% de la población en San Pedro Cholula: DIF

En el Centro de Rehabilitación de este municipio atienden a 366 pacientes

Local

Con operativos aéreos buscan evitar “ordeña” de ductos de Pemex en Xoxtla

Guardia Nacional, Policía Estatal y del Ejército Mexicano son las corporaciones que vigilan estas áreas