/ lunes 3 de abril de 2023

Padece región Puebla-Tlaxcala malas condiciones en movilidad

La zona urbana que comparten ambos estados enfrenta rezagos de infraestructura, alerta funcionaria de Sedatu

Organismos como el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) ubican a la Zona Metropolitana de Puebla-Tlaxcala como el área urbana más rezagada en cuanto a infraestructura de movilidad activa y servicios de transporte público masivo sustentable de todo el país, reconoció Beatriz Corina Mingüer Cestelos, directora de Gobernanza y Vinculación Metropolitana de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Hay cuatro áreas urbanas que aglutinan alrededor del 27 por ciento de la población total del país, la del Valle de México, Guadalajara, Monterrey y Puebla-Tlaxcala. Pese a que esta última es la cuarta más poblada del país, es también la que acumula el mayor atraso en cuanto a redes de movilidad colectiva, pues ni siquiera existe un sistema de transporte eléctrico aún. Esto, señaló la funcionaria, es considerado como “un foco rojo”.

En entrevista, Mingüer Cestelos mencionó que organizaciones civiles de investigación y análisis, como el IMCO, distinguen que la delimitación territorial metropolitana que comparte Puebla con la entidad tlaxcalteca ostenta importantes rezagos en materia de transporte e infraestructura urbana.

La funcionaria de la Sedatu, quien participó como integrante del grupo interdisciplinario e interinstitucional en la elaboración del Plan de Ordenamiento Territorial Interestatal Puebla-Tlaxcala, el cual fue recientemente pactado por los gobiernos de ambas entidades, en conjunto con autoridades federales y municipales, expuso que la insuficiencia de sistemas de movilidad masiva en la región encendió las alertas para la dependencia federal.

“Hay algunos estudios, sobre todo los del IMCO, que la ponen como, prácticamente, la última zona metropolitana, la zona metropolitana más rezagada. No todos los estudios hablan de lo mismo, pero eso nos da una señal, un foco rojo, de que tenemos que atender ese problema en esta zona metropolitana en especial”, refirió.

Del mismo modo, Mingüer Cestelos reconoció que este rezago puede agudizarse en el futuro si no se implementan estrategias de multimodalidad y se instalan redes de transporte que funcionen a partir de electricidad, por mencionar algunas acciones. Esto debido a que el área metropolitana de Puebla-Tlaxcala ha sido la de mayor expansión a nivel nacional en los últimos años.

 

“Hay una presión muy importante en la zona metropolitana Puebla-Tlaxcala, porque ha sido la que ha crecido mucho más, incluso más que otras zonas metropolitanas más grandes, como las del Valle de México, Guadalajara y Monterrey”, subrayó.

En ese sentido, también resaltó que no puede alargarse más la implementación de sistemas de movilidad pública a partir de la utilización de vehículos eléctricos.

“Es importante que ya empecemos a consolidar el transporte eléctrico, eso sí es básico también para la zona metropolitana de Puebla-Tlaxcala, como la cuarta zona más importante que tenemos, por el tamaño de población; y la segunda más importante por la complejidad que tenemos, porque son dos estados y 39 municipios”, lanzó. 

Puebla, con un solo sistema de movilidad masiva

Hay que recordar que Puebla es la única entidad, de las cuatro zonas metropolitanas previamente mencionadas, en contar con un solo sistema de movilidad masiva alterno al transporte público concesionado, la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA), el cual ha sido escasamente intervenido para ampliar su cobertura desde su creación, en 2013, a la fecha.

Este rezago puede agudizarse en el futuro si no se implementan estrategias de multimodalidad. Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

Este sistema solamente cuenta con tres rutas troncales, mismas que brindan servicio en tres municipios de la región capitalina y que funcionan a partir de unidades tipo metrobús, conocidas también como vehículos BRT (autobús de tránsito rápido, por sus siglas en inglés). Asimismo, tiene 34 líneas alimentadoras.

RUTA llegó a Puebla en 2013 y la primera línea en entrar en operación fue la que conecta a Tlaxcalancingo y Chachapa. La segunda línea, que hace un recorrido vertical por la avenida 11 Norte-Sur, llegó un año más tarde; mientras que la tercera fue inaugurada en 2018 y actualmente corre de Valsequillo a la Central de Autobuses de Puebla (CAPU).

No obstante, en contraste con Puebla, la zona metropolitana del Valle de México cuenta con al menos siete sistemas de transporte público masivo, que van desde metrobuses, teleféricos, trenes, trolebuses y estaciones de bicicletas, entre otros.

En Guadalajara, Jalisco, cuentan con varias líneas de tren ligero, metrobús, trolebús, bicicletas públicas y, recientemente, de autobuses eléctricos. Todas ellas conectan entre sí a los municipios más importantes de esa región: Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tonalá.

En Monterrey, Nuevo León, la situación no es muy diferente. Allá cuentan con varias líneas de tren subterráneo y metrobús. Asimismo, está proyectada la implementación de una red de trenes suburbanos para conectar a los municipios metropolitanos con la capital del estado.

 

 

Movilidad, incluida en nuevo plan de ordenamiento territorial

Mingüer Cestelos explicó, además, que la reciente aprobación del plan de ordenamiento territorial para la región metropolitana de Puebla-Tlaxcala es una oportunidad para que los gobiernos de ambas entidades incentiven la implementación de nuevos sistemas de transporte público masivo.

Hizo hincapié en que las necesidades de movilidad de la población en la entidad poblana se extienden, sobre todo, a las comunidades más alejadas de la propia región urbana.

“El transporte masivo es el primer punto que nosotros estamos también abogando desde los programas metropolitanos, dado que lo que necesitamos es transportar masivamente a nuestras poblaciones, y eventualmente también estos proyectos que tienden a transportar a menor población, pero que también son muy importantes detonarlos porque son transporte que llegan a lugares muy distantes nos pueden ayudar también a mejorar la movilidad en nuestra zona metropolitana”, comentó.

La funcionaria resaltó que el gobierno federal tiene un amplio interés por contribuir a la instauración de sistemas de transporte público masivo. Por ello, expuso que el gobierno de Puebla es responsable de generar los proyectos y estudios necesarios para justificar una obra de esta índole, y a partir de ello la Federación podrá gestionar recursos para ello.

“Si es necesario presupuesto, por parte de la Federación se hará también un dictamen para saber qué tan viable es, y empezar a gestionar los recursos necesarios para hacerlo (...) Es muy importante generar proyectos que tengan ese impacto en los dos estados que forman la zona metropolitana”, dijo.

Región Puebla-Tlaxcala con el área urbana más rezagada en cuanto a infraestructura de movilidad activa y servicios de transporte público masivo. Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

Desigualdad menguó desarrollo en la región

Del mismo modo, la funcionaria de la Sedatu reconoció que la zona compartida entre Puebla y Tlaxcala ha sido históricamente afectada por la desigualdad y el rezago económico y social.

Expuso que esta problemática ha sido acarreada durante los últimos 40 años. Producto de ese atraso, hoy son palpables varias deficiencias en materia de movilidad, por ejemplo, pues los planes de ordenamiento territorial no fueron bien implementados, y estaban más bien enfocados en el desarrollo industrial y no de bienestar social.

“Hay una gran desigualdad en el territorio, de modo que ese es uno de los puntos que tenemos que atacar, y empezar a detonar el crecimiento en los municipios que han estado históricamente más rezagados (...) Hay un deterioro de las condiciones de vida de la población en general, por un proyecto que más bien estaba enfocado a generar mejores condiciones para el mercado, sin planeación desde los gobiernos de ningún nivel”, remarcó.

Finalmente, no hay que olvidar que en Puebla no existen planes concretos para transitar hacia un modelo de transporte público eléctrico. En 2022, el exgobernador Miguel Barbosa Huerta dijo, en entrevista con esta casa editorial, que su administración buscaba materializar una red de trolebuses para la capital del estado, sin embargo, la propuesta nunca volvió a ser retomada.

Actualmente, el mandatario Sergio Salomón Céspedes Peregrina puso sobre la mesa la posibilidad de analizar la instauración de un sistema de autotrén, sin embargo, la construcción del anteproyecto sigue en elaboración y no hay nada confirmado aún.

Organismos como el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) ubican a la Zona Metropolitana de Puebla-Tlaxcala como el área urbana más rezagada en cuanto a infraestructura de movilidad activa y servicios de transporte público masivo sustentable de todo el país, reconoció Beatriz Corina Mingüer Cestelos, directora de Gobernanza y Vinculación Metropolitana de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Hay cuatro áreas urbanas que aglutinan alrededor del 27 por ciento de la población total del país, la del Valle de México, Guadalajara, Monterrey y Puebla-Tlaxcala. Pese a que esta última es la cuarta más poblada del país, es también la que acumula el mayor atraso en cuanto a redes de movilidad colectiva, pues ni siquiera existe un sistema de transporte eléctrico aún. Esto, señaló la funcionaria, es considerado como “un foco rojo”.

En entrevista, Mingüer Cestelos mencionó que organizaciones civiles de investigación y análisis, como el IMCO, distinguen que la delimitación territorial metropolitana que comparte Puebla con la entidad tlaxcalteca ostenta importantes rezagos en materia de transporte e infraestructura urbana.

La funcionaria de la Sedatu, quien participó como integrante del grupo interdisciplinario e interinstitucional en la elaboración del Plan de Ordenamiento Territorial Interestatal Puebla-Tlaxcala, el cual fue recientemente pactado por los gobiernos de ambas entidades, en conjunto con autoridades federales y municipales, expuso que la insuficiencia de sistemas de movilidad masiva en la región encendió las alertas para la dependencia federal.

“Hay algunos estudios, sobre todo los del IMCO, que la ponen como, prácticamente, la última zona metropolitana, la zona metropolitana más rezagada. No todos los estudios hablan de lo mismo, pero eso nos da una señal, un foco rojo, de que tenemos que atender ese problema en esta zona metropolitana en especial”, refirió.

Del mismo modo, Mingüer Cestelos reconoció que este rezago puede agudizarse en el futuro si no se implementan estrategias de multimodalidad y se instalan redes de transporte que funcionen a partir de electricidad, por mencionar algunas acciones. Esto debido a que el área metropolitana de Puebla-Tlaxcala ha sido la de mayor expansión a nivel nacional en los últimos años.

 

“Hay una presión muy importante en la zona metropolitana Puebla-Tlaxcala, porque ha sido la que ha crecido mucho más, incluso más que otras zonas metropolitanas más grandes, como las del Valle de México, Guadalajara y Monterrey”, subrayó.

En ese sentido, también resaltó que no puede alargarse más la implementación de sistemas de movilidad pública a partir de la utilización de vehículos eléctricos.

“Es importante que ya empecemos a consolidar el transporte eléctrico, eso sí es básico también para la zona metropolitana de Puebla-Tlaxcala, como la cuarta zona más importante que tenemos, por el tamaño de población; y la segunda más importante por la complejidad que tenemos, porque son dos estados y 39 municipios”, lanzó. 

Puebla, con un solo sistema de movilidad masiva

Hay que recordar que Puebla es la única entidad, de las cuatro zonas metropolitanas previamente mencionadas, en contar con un solo sistema de movilidad masiva alterno al transporte público concesionado, la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA), el cual ha sido escasamente intervenido para ampliar su cobertura desde su creación, en 2013, a la fecha.

Este rezago puede agudizarse en el futuro si no se implementan estrategias de multimodalidad. Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

Este sistema solamente cuenta con tres rutas troncales, mismas que brindan servicio en tres municipios de la región capitalina y que funcionan a partir de unidades tipo metrobús, conocidas también como vehículos BRT (autobús de tránsito rápido, por sus siglas en inglés). Asimismo, tiene 34 líneas alimentadoras.

RUTA llegó a Puebla en 2013 y la primera línea en entrar en operación fue la que conecta a Tlaxcalancingo y Chachapa. La segunda línea, que hace un recorrido vertical por la avenida 11 Norte-Sur, llegó un año más tarde; mientras que la tercera fue inaugurada en 2018 y actualmente corre de Valsequillo a la Central de Autobuses de Puebla (CAPU).

No obstante, en contraste con Puebla, la zona metropolitana del Valle de México cuenta con al menos siete sistemas de transporte público masivo, que van desde metrobuses, teleféricos, trenes, trolebuses y estaciones de bicicletas, entre otros.

En Guadalajara, Jalisco, cuentan con varias líneas de tren ligero, metrobús, trolebús, bicicletas públicas y, recientemente, de autobuses eléctricos. Todas ellas conectan entre sí a los municipios más importantes de esa región: Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tonalá.

En Monterrey, Nuevo León, la situación no es muy diferente. Allá cuentan con varias líneas de tren subterráneo y metrobús. Asimismo, está proyectada la implementación de una red de trenes suburbanos para conectar a los municipios metropolitanos con la capital del estado.

 

 

Movilidad, incluida en nuevo plan de ordenamiento territorial

Mingüer Cestelos explicó, además, que la reciente aprobación del plan de ordenamiento territorial para la región metropolitana de Puebla-Tlaxcala es una oportunidad para que los gobiernos de ambas entidades incentiven la implementación de nuevos sistemas de transporte público masivo.

Hizo hincapié en que las necesidades de movilidad de la población en la entidad poblana se extienden, sobre todo, a las comunidades más alejadas de la propia región urbana.

“El transporte masivo es el primer punto que nosotros estamos también abogando desde los programas metropolitanos, dado que lo que necesitamos es transportar masivamente a nuestras poblaciones, y eventualmente también estos proyectos que tienden a transportar a menor población, pero que también son muy importantes detonarlos porque son transporte que llegan a lugares muy distantes nos pueden ayudar también a mejorar la movilidad en nuestra zona metropolitana”, comentó.

La funcionaria resaltó que el gobierno federal tiene un amplio interés por contribuir a la instauración de sistemas de transporte público masivo. Por ello, expuso que el gobierno de Puebla es responsable de generar los proyectos y estudios necesarios para justificar una obra de esta índole, y a partir de ello la Federación podrá gestionar recursos para ello.

“Si es necesario presupuesto, por parte de la Federación se hará también un dictamen para saber qué tan viable es, y empezar a gestionar los recursos necesarios para hacerlo (...) Es muy importante generar proyectos que tengan ese impacto en los dos estados que forman la zona metropolitana”, dijo.

Región Puebla-Tlaxcala con el área urbana más rezagada en cuanto a infraestructura de movilidad activa y servicios de transporte público masivo. Foto: Bibiana Díaz | El Sol de Puebla

Desigualdad menguó desarrollo en la región

Del mismo modo, la funcionaria de la Sedatu reconoció que la zona compartida entre Puebla y Tlaxcala ha sido históricamente afectada por la desigualdad y el rezago económico y social.

Expuso que esta problemática ha sido acarreada durante los últimos 40 años. Producto de ese atraso, hoy son palpables varias deficiencias en materia de movilidad, por ejemplo, pues los planes de ordenamiento territorial no fueron bien implementados, y estaban más bien enfocados en el desarrollo industrial y no de bienestar social.

“Hay una gran desigualdad en el territorio, de modo que ese es uno de los puntos que tenemos que atacar, y empezar a detonar el crecimiento en los municipios que han estado históricamente más rezagados (...) Hay un deterioro de las condiciones de vida de la población en general, por un proyecto que más bien estaba enfocado a generar mejores condiciones para el mercado, sin planeación desde los gobiernos de ningún nivel”, remarcó.

Finalmente, no hay que olvidar que en Puebla no existen planes concretos para transitar hacia un modelo de transporte público eléctrico. En 2022, el exgobernador Miguel Barbosa Huerta dijo, en entrevista con esta casa editorial, que su administración buscaba materializar una red de trolebuses para la capital del estado, sin embargo, la propuesta nunca volvió a ser retomada.

Actualmente, el mandatario Sergio Salomón Céspedes Peregrina puso sobre la mesa la posibilidad de analizar la instauración de un sistema de autotrén, sin embargo, la construcción del anteproyecto sigue en elaboración y no hay nada confirmado aún.

Policiaca

No hay pistas sobre el paradero de Blanca Estela, a pesar de múltiples versiones

La familia sospecha que podría haber fallecido y su cuerpo estar abandonado en Puebla, cerca de los límites territoriales

Local

Lluvias con actividad eléctrica se esperan para Puebla: Protección Civil

Para hoy se esperan vientos con componente de norte que irán de 40 a 45 kilómetros por hora

Policiaca

Policía Estatal es atropellado por conductor en estado de ebriedad

Ante esta situación, se desplegó un operativo conjunto entre la Policía de Puebla (estatal y municipal), la SEDENA y la Guardia Nacional

Local

Scouts celebran su 90 aniversario con desfile en el Centro Histórico

Al filo de las 16:00 horas el contingente, conformado en su mayoría por infancias y jóvenes, partió de Avenida Juárez

Policiaca

Hombre sobrevive tras intento de suicidio lanzándose de puente peatonal

El incidente provocó una respuesta inmediata de paramédicos