/ jueves 25 de noviembre de 2021

Ellas fueron golpeadas y humilladas, pero su vida tomó otro rumbo

Cientos de mujeres aún son víctimas de violencia intrafamiliar que pese al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, las agresiones no cesa

De 2015 a octubre de este año, en Puebla se han denunciado 49 mil 785 casos de violencia en el hogar, una de formas más comunes de agresiones que sufren las mujeres a escala mundial, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Cada 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, a fin de visibilizar la violencia contra las mujeres y niñas a nivel internacional, así como fomentar la ejecución de políticas públicas para erradicar la violencia de género.

Una de las historias de estas cifras es Deyanira, quien hace 18 años, acompañada de su hijo, decidió dejar su casa para librar “la rutina” de insultos y golpes por parte de su expareja, y así comenzar una nueva vida.

Me di cuenta que no podía seguir con una persona que no me estaba dando lo que necesitaba (…) fueron varias situaciones de golpes, violencia física y verbal que eran la rutina. Yo siempre me cegaba a que iba a cambiar porque me quería, pero realmente no fue así”, relató.

Después de haber sido golpeada al grado de quedar irreconocible, Deyanira ganó fuerzas para hablar y salir de casa sin nada en la mano, sin embargo, el temor de quitarle la custodia del menor evitó que procediera una denuncia legal.

De acuerdo con datos del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia (CCSJ) de Puebla, el 90 por ciento de las agredidas no denuncia los hechos, bajo el argumento de sentirse solas previo y durante el proceso de denuncia o por miedo a represalias.

La última vez que se dio el maltrato, fue cuando tenía 15 días de que había nacido mi hijo y fue en casa de mis papás, en ese momento bajó mi papá, se armó un alboroto que llegamos al Ministerio Público, yo cometí el error de ya no proseguir, solo pedí que cada quien se fuera por su lado y ya no seguí legalmente, tomé esta decisión por miedo que me enfundaron, me decían que si continuaba con el proceso podía quitarme a mi hijo”.

Salir del círculo de la violencia familiar es difícil, pero sí se puede. Foto: José Luis Bravo | El Sol de Puebla

Ese fue el último día en que Deyanira dejó de recibir maltrato físico y emocional por parte de su expareja y padre de su hijo, sin embargo, las secuelas emocionales que dejaron estos acontecimientos apenas se hacían presentes.

Yo comencé a recibir ayuda psicológica, pero no tenía respuestas claras como yo quería; interactuar con otro hombre era muy complicado, además de que sentía que no valía, no importaba, en cuestiones económicas yo no tenía donde vivir, a veces no teníamos para comer, fue muy complicado”, platicó.

Con el paso del tiempo, las redes de apoyo y el proceso psicológico ayudaron a desenvolverse, siempre con ayuda de su madre, quien aseguró nunca le soltó la mano, así como de su actual pareja, pues le ayudó a “levantarse del tropiezo”.

Sin duda el apoyo es fundamental, si no fuera por mi madre que siempre estuvo ahí hasta el último día y, sin duda quien me ayudó a levantarme de ese tropiezo, en donde yo sentía que ya no valía la pena, él me dio el lugar y reconocía mis virtudes para salir adelante, y ahora tengo una casa, tenemos un trabajo”.

El camino por la dependencia económica ha sido largo, ya que no recibe una pensión por parte del padre de su hijo, sin embargo, encontró en la elaboración de piñatas una pasión y una forma de llevar sustento económico a su nuevo hogar.

Una situación similar padeció Maribel, una mujer de 43 años, madre de una hija adolescente, casada con un hombre que aparentaba ser el amor de su vida, vivió un infierno al menos durante 18 años.

Las repetidas traiciones de su marido la llevaron a confrontarlo. El resultado: fue golpeada. Pero no era la primera vez que eso sucedía. Durante un año, sufrió de constantes maltratos psicológicos, una tortura mental que le infundía la ilusión de que ella merecía sufrir de violencia.

La “rutina” de insultos y golpes, es algo que viven cientos de mujeres . Foto: José Luis Bravo | El Sol de Puebla

Viví 18 años de violencia física y psicológica, en ocasiones yo tenía un trabajo con mejor salario y siempre trataba de sobajar o tenerme más abajo; en ocasiones también aparecía en el trabajo y me violentaba, el miedo era latente todo el día, todos los días”.

Para Maribel, la parte más difícil. Fue el momento en que se marchó de su hogar; pues al tratar de ingresar por algunas pertenencias, su expareja tenía una orden de restricción en su contra, por lo que, junto con su hija quedó a la deriva. Al igual que Deyanira, Maribel tampoco continuó con el proceso legal por temor a que la separaran de su hija.

La razón por la que me fui derivó de una pelea por una infidelidad que me marcó mucho, la cual me lleva a dejar mi hogar porque hubo golpes, cuando requiero regresar ya no pude, él ya tenía una orden de restricción en mi contra, así que no pude sacar absolutamente nada, incluso mi hija y yo llegamos al refugio del DIF, fue muy tormentoso”.

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, las agresiones contra ellas no cesan. Foto: José Luis Bravo | El Sol de Puebla

Como una “nube negra”, califica Maribel el proceso de reintegración a la sociedad, pues aseguró que sin el apoyo de su madre y su aprendizaje para elaborar artesanías, no hubiera podido salir adelante, pues esta actividad se convirtió en su trabajo de tiempo completo.

Decidí emprender porque no tenía trabajo, no tengo un recurso para darle a mi hija, cuando te pasan estas situaciones te bloqueas, no encuentras salidas, se te cierra el mundo, pero cuando pasa esto, mi mamá que siempre estuvo conmigo me alentaba, trataba de sacarme de esta estadía para poder salir adelante, había ocasiones que no teníamos ni para comer”.

Ahora, junto con su madre, se encarga de realizar bordados, así como de vender comida para poder salir adelante y darle un sustento a su hija, además de enfrentar procesos legales en contra de su expareja.

Si eres víctima de violencia, la Secretaría de Igualdad Sustantiva en Puebla brinda atención jurídicas y psicológicas gratuita a través de mensajería instantánea: 22 23 56 4020 y 22 23 60 55 90 y de manera presencial en 2 sur 902 Col. Centro.

De 2015 a octubre de este año, en Puebla se han denunciado 49 mil 785 casos de violencia en el hogar, una de formas más comunes de agresiones que sufren las mujeres a escala mundial, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Cada 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, a fin de visibilizar la violencia contra las mujeres y niñas a nivel internacional, así como fomentar la ejecución de políticas públicas para erradicar la violencia de género.

Una de las historias de estas cifras es Deyanira, quien hace 18 años, acompañada de su hijo, decidió dejar su casa para librar “la rutina” de insultos y golpes por parte de su expareja, y así comenzar una nueva vida.

Me di cuenta que no podía seguir con una persona que no me estaba dando lo que necesitaba (…) fueron varias situaciones de golpes, violencia física y verbal que eran la rutina. Yo siempre me cegaba a que iba a cambiar porque me quería, pero realmente no fue así”, relató.

Después de haber sido golpeada al grado de quedar irreconocible, Deyanira ganó fuerzas para hablar y salir de casa sin nada en la mano, sin embargo, el temor de quitarle la custodia del menor evitó que procediera una denuncia legal.

De acuerdo con datos del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia (CCSJ) de Puebla, el 90 por ciento de las agredidas no denuncia los hechos, bajo el argumento de sentirse solas previo y durante el proceso de denuncia o por miedo a represalias.

La última vez que se dio el maltrato, fue cuando tenía 15 días de que había nacido mi hijo y fue en casa de mis papás, en ese momento bajó mi papá, se armó un alboroto que llegamos al Ministerio Público, yo cometí el error de ya no proseguir, solo pedí que cada quien se fuera por su lado y ya no seguí legalmente, tomé esta decisión por miedo que me enfundaron, me decían que si continuaba con el proceso podía quitarme a mi hijo”.

Salir del círculo de la violencia familiar es difícil, pero sí se puede. Foto: José Luis Bravo | El Sol de Puebla

Ese fue el último día en que Deyanira dejó de recibir maltrato físico y emocional por parte de su expareja y padre de su hijo, sin embargo, las secuelas emocionales que dejaron estos acontecimientos apenas se hacían presentes.

Yo comencé a recibir ayuda psicológica, pero no tenía respuestas claras como yo quería; interactuar con otro hombre era muy complicado, además de que sentía que no valía, no importaba, en cuestiones económicas yo no tenía donde vivir, a veces no teníamos para comer, fue muy complicado”, platicó.

Con el paso del tiempo, las redes de apoyo y el proceso psicológico ayudaron a desenvolverse, siempre con ayuda de su madre, quien aseguró nunca le soltó la mano, así como de su actual pareja, pues le ayudó a “levantarse del tropiezo”.

Sin duda el apoyo es fundamental, si no fuera por mi madre que siempre estuvo ahí hasta el último día y, sin duda quien me ayudó a levantarme de ese tropiezo, en donde yo sentía que ya no valía la pena, él me dio el lugar y reconocía mis virtudes para salir adelante, y ahora tengo una casa, tenemos un trabajo”.

El camino por la dependencia económica ha sido largo, ya que no recibe una pensión por parte del padre de su hijo, sin embargo, encontró en la elaboración de piñatas una pasión y una forma de llevar sustento económico a su nuevo hogar.

Una situación similar padeció Maribel, una mujer de 43 años, madre de una hija adolescente, casada con un hombre que aparentaba ser el amor de su vida, vivió un infierno al menos durante 18 años.

Las repetidas traiciones de su marido la llevaron a confrontarlo. El resultado: fue golpeada. Pero no era la primera vez que eso sucedía. Durante un año, sufrió de constantes maltratos psicológicos, una tortura mental que le infundía la ilusión de que ella merecía sufrir de violencia.

La “rutina” de insultos y golpes, es algo que viven cientos de mujeres . Foto: José Luis Bravo | El Sol de Puebla

Viví 18 años de violencia física y psicológica, en ocasiones yo tenía un trabajo con mejor salario y siempre trataba de sobajar o tenerme más abajo; en ocasiones también aparecía en el trabajo y me violentaba, el miedo era latente todo el día, todos los días”.

Para Maribel, la parte más difícil. Fue el momento en que se marchó de su hogar; pues al tratar de ingresar por algunas pertenencias, su expareja tenía una orden de restricción en su contra, por lo que, junto con su hija quedó a la deriva. Al igual que Deyanira, Maribel tampoco continuó con el proceso legal por temor a que la separaran de su hija.

La razón por la que me fui derivó de una pelea por una infidelidad que me marcó mucho, la cual me lleva a dejar mi hogar porque hubo golpes, cuando requiero regresar ya no pude, él ya tenía una orden de restricción en mi contra, así que no pude sacar absolutamente nada, incluso mi hija y yo llegamos al refugio del DIF, fue muy tormentoso”.

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, las agresiones contra ellas no cesan. Foto: José Luis Bravo | El Sol de Puebla

Como una “nube negra”, califica Maribel el proceso de reintegración a la sociedad, pues aseguró que sin el apoyo de su madre y su aprendizaje para elaborar artesanías, no hubiera podido salir adelante, pues esta actividad se convirtió en su trabajo de tiempo completo.

Decidí emprender porque no tenía trabajo, no tengo un recurso para darle a mi hija, cuando te pasan estas situaciones te bloqueas, no encuentras salidas, se te cierra el mundo, pero cuando pasa esto, mi mamá que siempre estuvo conmigo me alentaba, trataba de sacarme de esta estadía para poder salir adelante, había ocasiones que no teníamos ni para comer”.

Ahora, junto con su madre, se encarga de realizar bordados, así como de vender comida para poder salir adelante y darle un sustento a su hija, además de enfrentar procesos legales en contra de su expareja.

Si eres víctima de violencia, la Secretaría de Igualdad Sustantiva en Puebla brinda atención jurídicas y psicológicas gratuita a través de mensajería instantánea: 22 23 56 4020 y 22 23 60 55 90 y de manera presencial en 2 sur 902 Col. Centro.

Policiaca

Vinculan a proceso a Alejandro Santizo tras balacera en Tecamachalco

Él, su escolta y la patrullera que participó en el hecho seguirán presos en el penal de Tepexi

Cultura

Cholula 7: un palacio porfirista que albergó a cuatro generaciones de poblanos | Los tiempos idos

Desde finales del siglo XIX llamó la atención por su belleza arquitectónica y porque todos sabían que ahí vivía una portentosa familia

Local

Al menos 500 niños han ingresado al HNP por quemaduras

La atención hospitalaria de un paciente en calidad de gravedad puede oscilar entre los 60 mil y 100 mil pesos diarios

Literatura

Muñoz Ledo presenta “El poder y la república” en la FIL

La obra en su conjunto tensa el diálogo contra la autoproclamada Cuarta Transformación, apuntó Tonatiuh Bravo al presentar el libro

Sociedad

Familias reciben restos de personas fallecidas en autobús accidentado en el Edomex

Autoridades del Gobierno del Estado de México y de Michoacán realizan recorrido por hospitales

Virales

Alpinistas rescataron a perrito que sobrevivió un mes en el Pico de Orizaba

El lomito había seguido a otros montañistas y se quedó varado en lo alto de la montaña, entre la nieve y bajas temperaturas

Local

Dan luz verde a tianguis navideños en la capital poblana

Analco, Los Sapos, Carolino y Jardín del Arte son los sitios donde se autorizó su instalación a fin de impulsar la economía

Policiaca

Hombre es ejecutado en Ayehualulco mientras se encontraba en su vehículo

La víctima podría ser familiar del joven asesinado el pasado 10 de noviembre

Deportes

¿Qué requiere La Franja para avanzar en la visita al Nou Camp?

Con un empate en El Bajío sería suficiente para avanzar a las semifinales del Torneo Grita México Apertura 2021