/ viernes 28 de febrero de 2020

Pie de Nota | La Prensa Rosa

El feminicidio de Ingrid, junto con la filtración de sus fotos a los medios, fue el último eslabón en una cadena de agravios acumulados con los años

Un reclamo acompaña al otro en las manifestaciones de mujeres en contra de la violencia de género: alto a la violencia machista, alto a la prensa que usufructúa con ella.

El feminicidio de Ingrid, junto con la filtración de sus fotos a los medios, fue el último eslabón en una cadena de agravios acumulados con los años.

Al interior de las redacciones, el movimiento feminista ha obligado a los medios de comunicación a plantearse preguntas vitales: ¿Cómo cubrimos la violencia de género?, ¿qué tanto mostramos?, ¿a quién mandamos a reportear?, ¿qué papel tenemos en medio de la crisis?, ¿si el morbo vende, qué titulares manejamos?

Foto: Alejandro Aguilar | El Sol de México

Aún suceden deslices en encabezados, enfoques de noticias o contenidos que violentan a las víctimas, pero el debate está ahí.

No hace falta acudir a una junta editorial para saberlo. Se nota en los espacios que diarios, radio, televisión e internet le están dedicando a la violencia de género y cómo el país asimila la creciente ola de inconformidad ante el status quo.

Foto: Cuartoscuro

En el 2011, la International Women's Media Foundation (IWMF) y la Unesco se dieron a la tarea de estudiar las cuotas de género en las empresas de medios a lo largo de 59 países.

Específicamente en México, la IWMF estimó que la participación de las mujeres en la industria periodística era del 47% en el momento del levantamiento de información. Aunque menor a la de los hombres, esta cuota femenina era mucho más elevada que en el promedio mundial, la cual fue del 35 por ciento.

Cuando se analiza la penetración de las mujeres en los puestos que marcan la línea editorial de los medios se observa que son mayoriteadas por hombres pero sin dejar de representar un porcentaje muy importante.

Foto: Cuartoscuro

Las mujeres representan al 32% de los gerentes de primer nivel (editores en jefe, directores generales); el 33% de los gerentes senior (jefes de información, editores generales); el 40% de gerentes medios (editores, directores de diseño); y el 46% de los profesionistas senior (reporteros, columnistas, productores).

En la Organización Editorial Mexicana (OEM) no es muy distinto. Según datos de la dirección general, el 45% de su fuerza laboral son mujeres. La misma empresa periodística que fue duramente criticada por el trato que se le dio al caso de Ingrid en la portada de La Prensa, publicación hermana de El Sol de México.

¿A qué viene tanto dato? A que las mujeres ya componían una parte vital de la construcción y ejecución de la agenda informativa de los medios antes que el feminismo les exigiera más sensibilidad.

La cosa es que la costumbre y la inercia son fuerzas poderosas. En los medios durante años hombres y mujeres hemos replicado lo que otros creyeron que estaba bien.

En este cambio al interior de los medios de comunicación se están jugando la vida. No es secreto que el descrédito de las grandes corporaciones mediáticas y la reducción en ventas les tiene profundamente preocupados. No hace falta echarle más leña al fuego.

El reclamo por mayor sensibilidad está sobre la mesa y los engranes al interior de los medios de comunicación se están moviendo. La pregunta es si los segundos podremos movernos a la velocidad y altura de las expectativas.


Un reclamo acompaña al otro en las manifestaciones de mujeres en contra de la violencia de género: alto a la violencia machista, alto a la prensa que usufructúa con ella.

El feminicidio de Ingrid, junto con la filtración de sus fotos a los medios, fue el último eslabón en una cadena de agravios acumulados con los años.

Al interior de las redacciones, el movimiento feminista ha obligado a los medios de comunicación a plantearse preguntas vitales: ¿Cómo cubrimos la violencia de género?, ¿qué tanto mostramos?, ¿a quién mandamos a reportear?, ¿qué papel tenemos en medio de la crisis?, ¿si el morbo vende, qué titulares manejamos?

Foto: Alejandro Aguilar | El Sol de México

Aún suceden deslices en encabezados, enfoques de noticias o contenidos que violentan a las víctimas, pero el debate está ahí.

No hace falta acudir a una junta editorial para saberlo. Se nota en los espacios que diarios, radio, televisión e internet le están dedicando a la violencia de género y cómo el país asimila la creciente ola de inconformidad ante el status quo.

Foto: Cuartoscuro

En el 2011, la International Women's Media Foundation (IWMF) y la Unesco se dieron a la tarea de estudiar las cuotas de género en las empresas de medios a lo largo de 59 países.

Específicamente en México, la IWMF estimó que la participación de las mujeres en la industria periodística era del 47% en el momento del levantamiento de información. Aunque menor a la de los hombres, esta cuota femenina era mucho más elevada que en el promedio mundial, la cual fue del 35 por ciento.

Cuando se analiza la penetración de las mujeres en los puestos que marcan la línea editorial de los medios se observa que son mayoriteadas por hombres pero sin dejar de representar un porcentaje muy importante.

Foto: Cuartoscuro

Las mujeres representan al 32% de los gerentes de primer nivel (editores en jefe, directores generales); el 33% de los gerentes senior (jefes de información, editores generales); el 40% de gerentes medios (editores, directores de diseño); y el 46% de los profesionistas senior (reporteros, columnistas, productores).

En la Organización Editorial Mexicana (OEM) no es muy distinto. Según datos de la dirección general, el 45% de su fuerza laboral son mujeres. La misma empresa periodística que fue duramente criticada por el trato que se le dio al caso de Ingrid en la portada de La Prensa, publicación hermana de El Sol de México.

¿A qué viene tanto dato? A que las mujeres ya componían una parte vital de la construcción y ejecución de la agenda informativa de los medios antes que el feminismo les exigiera más sensibilidad.

La cosa es que la costumbre y la inercia son fuerzas poderosas. En los medios durante años hombres y mujeres hemos replicado lo que otros creyeron que estaba bien.

En este cambio al interior de los medios de comunicación se están jugando la vida. No es secreto que el descrédito de las grandes corporaciones mediáticas y la reducción en ventas les tiene profundamente preocupados. No hace falta echarle más leña al fuego.

El reclamo por mayor sensibilidad está sobre la mesa y los engranes al interior de los medios de comunicación se están moviendo. La pregunta es si los segundos podremos movernos a la velocidad y altura de las expectativas.


Policiaca

Someten a golpes a carnicero para atracar su negocio en Coronango

La víctima es familiar del director de Seguridad Pública de ese municipio

Local

Ediles avalan apertura en Cabildo pero no la practican

Aunque consideran que la medida ayudaría a la transparencia, en la mayoría de municipios el Internet funciona sólo en las alcaldías

Moda

¡Volvió para quedarse! Moda de los 90 que es tendencia

Estas prendas noventeras no pueden faltar en tu armario para crear looks cómodos  y divertidos

Mundo

Julio César Caballero, nuevo jefe de la Pontifica Comisión de Latam

Caballero, periodista de profesión, fue embajador en la Santa Sede desde 2016 hasta el pasado marzo

Finanzas

HSBC cierra su negocio de metales industriales

Alrededor de 35 mil personas se quedarán sin empleo, sin embargo, este recorte, aseguran, es parte de una reestructuración

Deportes

Anuncia INPODE “Recorre Puebla, Circuito virtual de Carreras”

Durante la competencia que será transmitida por Facebook live se promoverá los lugares turísticos y la gastronomía del municipio sede

Círculos

¿Un perro en un departamento? Estas son las reglas que debes seguir

Una mascota es una gran responsabilidad y si vives en un espacio pequeño mucho más, porque tendrás que prestarle más atención

Local

Ediles avalan apertura en Cabildo pero no la practican

Aunque consideran que la medida ayudaría a la transparencia, en la mayoría de municipios el Internet funciona sólo en las alcaldías