/ lunes 17 de febrero de 2020

Fumar en público, símbolo de libertad para mujeres sauditas

Como las feministas occidentales de los años 1920, las mujeres prueban los límites de las libertades, bajo el impulso del príncipe heredero Mohamed bin Salmán

RIAD. Rima se instala en un café de Riad, mira a su alrededor para comprobar que no hay nadie conocido, saca su cigarrillo electrónico y comienza a fumar, un derecho conseguido hace poco y un paso más en el largo camino hacia la emancipación de las mujeres en Arabia Saudita.

"Fumar en público es una libertad recientemente adquirida. Me siento libre y feliz de poder hacerlo", confiesa la mujer de 27 años, que habla bajo un seudónimo.

Como las feministas occidentales de 1920, esta saudita considera fumar como una herramienta de emancipación. También es una manera de probar los límites de las libertades dadas a las mujeres, bajo el impulso del príncipe heredero Mohamed bin Salmán, en este país ultraconservador.

Las mujeres pueden ahora conducir, obtener un pasaporte sin el aval de un tutor masculino o acceder a los estadios deportivos y espectáculos de entretenimiento junto a los hombres.

Pero en cambio siguen estando sumisas a restricciones y no pueden acceder, por ejemplo, a numerosos empleos.

Fumar, aunque no está prohibido por la ley, está mal visto en el reino. Rima, que comenzó "la experiencia" en secreto hace dos años, todavía no osa fumar delante de su familia, pero está preparada para afrontarla.

"No les diré que es mi derecho pues no entenderán que fumar es un derecho tanto para las mujeres como para los hombres", dice la joven vestida con una abaya negra, bordada con hilos dorados, y un velo beige sobre su cabello.

DESPRECIO

En este mismo café, Najla -también un seudónimo- se queja de este doble rasero por el que la fumadora es considerada como "una vergüenza para su familia".

La mujer, de 26 años, enciende un cigarrillo afirmando su voluntad de "desafiar a la sociedad" y a las miradas de "desprecio" de las que a veces es objeto.

"Fumo desde el colegio", cuenta Najla, en medio de las mesas ocupadas por hombres fumadores. Pero temiendo que sus allegados la reconozcan, se deja puestas sus grandes gafas de sol.

"Mi derecho será totalmente respetado cuando mi familia me acepte como fumadora", platica Najla, y habla del caso de una amiga cuya familia la envió a una clínica para que se desintoxicara.

Alrededor de 65 por ciento de las estudiantes de secundaria fuma a escondidas, según un estudio de 2015 de la Facultad de Medicina de la Universidad King Abdulaziz en Yeda (oeste), publicado por el diario Arab News .

En otro café de Riad, varias mujeres ocupan cinco mesas de las 15 que hay en la sala. Espirales de humo blanco emergen sobre las abayas negras.

"La mayoría de nuestras clientes piden narguile. Algo totalmente inimaginable hace tres meses", cuenta un camarero.

"El país estuvo cerrado durante hace muchos años y todo estaba prohibido para las mujeres", señala Heba, de 36 años y veterana fumadora.

"Nunca había imaginado poder fumar narguile en público junto a los hombres", confiesa esta mujer cuyo ligero velo deja entrever su cabello castaño.

Aunque celebran los avances sociales, los defensores de los derechos humanos denuncian la persistente represión de las autoridades contra activistas, de los cuales una decena están actualmente detenidas y sometidas, por algunos, a la tortura y al acoso sexual, según sus familias.

Es el caso de Lujain al Hathlul, acusada de mantener contactos con medios de comunicación, diplomáticos y las ONG extranjera.

Las autoridades sauditas recibieron presiones occidentales para liberar a estas activistas, la mayoría de las cuales fueron detenidas desde 2018, antes de que se levantara la prohibición de conducir a las mujeres.

RIAD. Rima se instala en un café de Riad, mira a su alrededor para comprobar que no hay nadie conocido, saca su cigarrillo electrónico y comienza a fumar, un derecho conseguido hace poco y un paso más en el largo camino hacia la emancipación de las mujeres en Arabia Saudita.

"Fumar en público es una libertad recientemente adquirida. Me siento libre y feliz de poder hacerlo", confiesa la mujer de 27 años, que habla bajo un seudónimo.

Como las feministas occidentales de 1920, esta saudita considera fumar como una herramienta de emancipación. También es una manera de probar los límites de las libertades dadas a las mujeres, bajo el impulso del príncipe heredero Mohamed bin Salmán, en este país ultraconservador.

Las mujeres pueden ahora conducir, obtener un pasaporte sin el aval de un tutor masculino o acceder a los estadios deportivos y espectáculos de entretenimiento junto a los hombres.

Pero en cambio siguen estando sumisas a restricciones y no pueden acceder, por ejemplo, a numerosos empleos.

Fumar, aunque no está prohibido por la ley, está mal visto en el reino. Rima, que comenzó "la experiencia" en secreto hace dos años, todavía no osa fumar delante de su familia, pero está preparada para afrontarla.

"No les diré que es mi derecho pues no entenderán que fumar es un derecho tanto para las mujeres como para los hombres", dice la joven vestida con una abaya negra, bordada con hilos dorados, y un velo beige sobre su cabello.

DESPRECIO

En este mismo café, Najla -también un seudónimo- se queja de este doble rasero por el que la fumadora es considerada como "una vergüenza para su familia".

La mujer, de 26 años, enciende un cigarrillo afirmando su voluntad de "desafiar a la sociedad" y a las miradas de "desprecio" de las que a veces es objeto.

"Fumo desde el colegio", cuenta Najla, en medio de las mesas ocupadas por hombres fumadores. Pero temiendo que sus allegados la reconozcan, se deja puestas sus grandes gafas de sol.

"Mi derecho será totalmente respetado cuando mi familia me acepte como fumadora", platica Najla, y habla del caso de una amiga cuya familia la envió a una clínica para que se desintoxicara.

Alrededor de 65 por ciento de las estudiantes de secundaria fuma a escondidas, según un estudio de 2015 de la Facultad de Medicina de la Universidad King Abdulaziz en Yeda (oeste), publicado por el diario Arab News .

En otro café de Riad, varias mujeres ocupan cinco mesas de las 15 que hay en la sala. Espirales de humo blanco emergen sobre las abayas negras.

"La mayoría de nuestras clientes piden narguile. Algo totalmente inimaginable hace tres meses", cuenta un camarero.

"El país estuvo cerrado durante hace muchos años y todo estaba prohibido para las mujeres", señala Heba, de 36 años y veterana fumadora.

"Nunca había imaginado poder fumar narguile en público junto a los hombres", confiesa esta mujer cuyo ligero velo deja entrever su cabello castaño.

Aunque celebran los avances sociales, los defensores de los derechos humanos denuncian la persistente represión de las autoridades contra activistas, de los cuales una decena están actualmente detenidas y sometidas, por algunos, a la tortura y al acoso sexual, según sus familias.

Es el caso de Lujain al Hathlul, acusada de mantener contactos con medios de comunicación, diplomáticos y las ONG extranjera.

Las autoridades sauditas recibieron presiones occidentales para liberar a estas activistas, la mayoría de las cuales fueron detenidas desde 2018, antes de que se levantara la prohibición de conducir a las mujeres.

Policiaca

Familia de menor asesinado en Cacalotepec pide apoyo para sepultarlo

 “Él era muy tranquilo... tenía muchos sueños por cumplir”, manifestó la abuela del adolescente de 14 años

México

Alertan a siete estados por robo de tres cilindros con gas cloro

Este material emite gas de color amarillo y provoca daños a la salud

Policiaca

Con armas de alto poder irrumpen en casa y se llevan más de 150 mil pesos

Los presuntos delincuentes amagaron a los habitantes y los encerraron en una habitación

Local

[Video] Exhorta policía municipal con perifoneo a quedarse en casa por coronavirus

Esta labor también se realiza mediante drones en diversas zonas de la capital poblana

República

Se registra la primera muerte en Morelos por coronavirus

El gobernador Cuauhtémoc Blanco confirmó el fallecimiento de un hombre de 37 años

Sociedad

Gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, da positivo al coronavirus

El mandatario señaló que se encuentra en cuarentena en su casa, desde donde sigue trabajando y dirigiendo los esfuerzos de su gobierno para controlar la epidemia en Hidalgo

Futbol

“Tenía problemas para respirar", Dybala relata su experiencia con el coronavirus

El argentino fue el tercer jugador de la Juventus en anunciar que sufría Covid-19, tras Daniele Rugani y Blaise Matuidi

Mundo

Fallece bebé menor de un año con coronavirus, en EU

"Tenemos que hacer todo lo que podamos para evitar el contagio de este virus mortal", dijo la directora del Departamento de Seguridad Pública de Illinois

México

Alertan a siete estados por robo de tres cilindros con gas cloro

Este material emite gas de color amarillo y provoca daños a la salud