/ miércoles 24 de noviembre de 2021

¿Y cómo recargaremos tanto autos eléctricos?

Se necesitarán nuevos modelos de recarga de autos que  se sumen a los actuales, como el de la recarga inalámbrica

Para muchos líderes del mundo, como el primer ministro británico Boris Johnson, un elemento clave para el futuro es la "revolución industrial verde" anunciada recientemente, que incluyó adelantar al 2030 la prohibición de vender automóviles nuevos de gasolina y diésel y el compromiso de gastar mil 300 millones de libras esterlinas adicionales en infraestructura de carga para vehículos eléctricos.

El anuncio podría sugerir que la transición hacia una movilidad más sostenible es ambiciosa, pero sencilla. Después de todo, ya sabemos cómo construir un automóvil eléctrico decente y las tecnologías de puntos de carga también están bien establecidas.

Lee también: GM dejaría de invertir en México para cumplir con compromisos ambientales

Entonces, ¿la revolución verde es una simple cuestión de aumentar el ritmo y la escala de lo que ya está aquí?

La verdad es que esto pasa por alto las complejidades de una transición tan radical. Todavía hay un gran grado de incertidumbre involucrado en todo, desde cuántos puntos de carga se necesitarán y dónde, hasta cómo nuestras prácticas y nuestras calles podrían haber cambiado para cuando lleguemos al otro lado de la transición.

Los vehículos eléctricos e híbridos representan casi el 10 por ciento de las ventas, pero siguen siendo menos del 1 por ciento de los automóviles en las carreteras de países como el Reino Unido.

Por lo tanto, los conductores eléctricos siguen siendo el 1 por ciento de las personas cuyas circunstancias les facilitan la adaptación de sus prácticas de conducción a las necesidades de la tecnología. Suelen ser personas a las que les gusta la novedad, se preocupan por el medio ambiente y no conducen largas distancias. También tienden a ser personas más adineradas con acceso a estacionamiento fuera de la vía pública que pueden instalar fácilmente un punto de carga en casa.

Pero si se quieren cumplir los ambiciosos objetivos de la revolución industrial verde, la tecnología debe adaptarse a las necesidades de personas de todos los ámbitos de la vida. No podemos simplemente prohibir que todo el mundo tenga un coche de gasolina, instalar un punto de recarga en cada barrio y pensar que será suficiente. El gobierno prevé que la mayor parte de la carga se lleve a cabo en el hogar, y lo describe como una "atracción clave" de la propiedad de un automóvil eléctrico.

Pero muchas casas de la ciudad no tienen acceso a una unidad de estacionamiento u otro estacionamiento fuera de la vía pública; en Londres, por ejemplo, dos tercios de los hogares no tienen estacionamiento fuera de la vía pública.

Producir tantos vehículos eléctricos provocaría un aumento en la demanda de metales esenciales para fabricar sus baterías / Cortesía | EFE

¿Sería factible instalar puntos de recarga en la vía pública junto a todas estas casas? Incluso si lo fuera, ¿qué haría eso para el desorden de la calle? ¿Cómo cambiarían las aceras si estuvieran atravesadas por cables eléctricos?

Después de que el gobierno del Reino Unido creara una Oficina para vehículos de emisión cero (OZEV) hace diez años, una de las primeras acciones de la oficina fue lanzar el programa Plugged in Places, implementando puntos de carga en una variedad de ubicaciones en todo el Reino Unido (estuvimos involucrados en el Despliegue de Milton Keynes).

El programa inicialmente se centró totalmente en la tecnología, pero se animó a las autoridades locales y a los socios de la industria a adoptar diferentes enfoques de carga para analizar la efectividad de diferentes estrategias, ubicaciones y tipos de puntos de carga. Algunos se dirigieron a áreas comerciales, otros a lugares de trabajo, y se exploró una variedad de diseños de cargadores y formas de usarlos. Desde entonces, la política de vehículos eléctricos en el Reino Unido ha tenido un elemento importante de experimentación y aprendizaje práctico.

Ahora, un equipo de la Open University está involucrado en otra prueba de punto de carga, que es uno de varios proyectos financiados por el gobierno que exploran diferentes enfoques para proporcionar carga eléctrica en espacios públicos. Se trata de explorar la posibilidad de la carga inalámbrica.

La carga residencial por cable en la calle parece estar bien ahora, pero el uso masivo podría producir una maraña de cables con los que las personas podrían tropezar, especialmente los ancianos y los que tienen problemas de visión.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

A largo plazo, se necesitará alguna forma de sistemas inalámbricos y tendrá que implementarse en una variedad de situaciones, en calles con terrazas, en centros de carga de vecindarios, o incluso, donde la propiedad de automóviles personales caiga, como parte de un club de automóviles. o como un nuevo sistema de transporte público.

Este enfoque puede ser adecuado o no para lograr los objetivos de la revolución industrial verde. El peligro es que las necesidades actuales en el mercado de vehículos eléctricos aún emergente podrían no ser adecuadas para el mercado masivo de la década de 2030.



ESCUCHA EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Para muchos líderes del mundo, como el primer ministro británico Boris Johnson, un elemento clave para el futuro es la "revolución industrial verde" anunciada recientemente, que incluyó adelantar al 2030 la prohibición de vender automóviles nuevos de gasolina y diésel y el compromiso de gastar mil 300 millones de libras esterlinas adicionales en infraestructura de carga para vehículos eléctricos.

El anuncio podría sugerir que la transición hacia una movilidad más sostenible es ambiciosa, pero sencilla. Después de todo, ya sabemos cómo construir un automóvil eléctrico decente y las tecnologías de puntos de carga también están bien establecidas.

Lee también: GM dejaría de invertir en México para cumplir con compromisos ambientales

Entonces, ¿la revolución verde es una simple cuestión de aumentar el ritmo y la escala de lo que ya está aquí?

La verdad es que esto pasa por alto las complejidades de una transición tan radical. Todavía hay un gran grado de incertidumbre involucrado en todo, desde cuántos puntos de carga se necesitarán y dónde, hasta cómo nuestras prácticas y nuestras calles podrían haber cambiado para cuando lleguemos al otro lado de la transición.

Los vehículos eléctricos e híbridos representan casi el 10 por ciento de las ventas, pero siguen siendo menos del 1 por ciento de los automóviles en las carreteras de países como el Reino Unido.

Por lo tanto, los conductores eléctricos siguen siendo el 1 por ciento de las personas cuyas circunstancias les facilitan la adaptación de sus prácticas de conducción a las necesidades de la tecnología. Suelen ser personas a las que les gusta la novedad, se preocupan por el medio ambiente y no conducen largas distancias. También tienden a ser personas más adineradas con acceso a estacionamiento fuera de la vía pública que pueden instalar fácilmente un punto de carga en casa.

Pero si se quieren cumplir los ambiciosos objetivos de la revolución industrial verde, la tecnología debe adaptarse a las necesidades de personas de todos los ámbitos de la vida. No podemos simplemente prohibir que todo el mundo tenga un coche de gasolina, instalar un punto de recarga en cada barrio y pensar que será suficiente. El gobierno prevé que la mayor parte de la carga se lleve a cabo en el hogar, y lo describe como una "atracción clave" de la propiedad de un automóvil eléctrico.

Pero muchas casas de la ciudad no tienen acceso a una unidad de estacionamiento u otro estacionamiento fuera de la vía pública; en Londres, por ejemplo, dos tercios de los hogares no tienen estacionamiento fuera de la vía pública.

Producir tantos vehículos eléctricos provocaría un aumento en la demanda de metales esenciales para fabricar sus baterías / Cortesía | EFE

¿Sería factible instalar puntos de recarga en la vía pública junto a todas estas casas? Incluso si lo fuera, ¿qué haría eso para el desorden de la calle? ¿Cómo cambiarían las aceras si estuvieran atravesadas por cables eléctricos?

Después de que el gobierno del Reino Unido creara una Oficina para vehículos de emisión cero (OZEV) hace diez años, una de las primeras acciones de la oficina fue lanzar el programa Plugged in Places, implementando puntos de carga en una variedad de ubicaciones en todo el Reino Unido (estuvimos involucrados en el Despliegue de Milton Keynes).

El programa inicialmente se centró totalmente en la tecnología, pero se animó a las autoridades locales y a los socios de la industria a adoptar diferentes enfoques de carga para analizar la efectividad de diferentes estrategias, ubicaciones y tipos de puntos de carga. Algunos se dirigieron a áreas comerciales, otros a lugares de trabajo, y se exploró una variedad de diseños de cargadores y formas de usarlos. Desde entonces, la política de vehículos eléctricos en el Reino Unido ha tenido un elemento importante de experimentación y aprendizaje práctico.

Ahora, un equipo de la Open University está involucrado en otra prueba de punto de carga, que es uno de varios proyectos financiados por el gobierno que exploran diferentes enfoques para proporcionar carga eléctrica en espacios públicos. Se trata de explorar la posibilidad de la carga inalámbrica.

La carga residencial por cable en la calle parece estar bien ahora, pero el uso masivo podría producir una maraña de cables con los que las personas podrían tropezar, especialmente los ancianos y los que tienen problemas de visión.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

A largo plazo, se necesitará alguna forma de sistemas inalámbricos y tendrá que implementarse en una variedad de situaciones, en calles con terrazas, en centros de carga de vecindarios, o incluso, donde la propiedad de automóviles personales caiga, como parte de un club de automóviles. o como un nuevo sistema de transporte público.

Este enfoque puede ser adecuado o no para lograr los objetivos de la revolución industrial verde. El peligro es que las necesidades actuales en el mercado de vehículos eléctricos aún emergente podrían no ser adecuadas para el mercado masivo de la década de 2030.



ESCUCHA EL PODCAST ⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music



Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Local

"Puebla York" o “PueVegas”, en Estados Unidos se aferran a sus tradiciones

De todos los poblanos que se van al país vecino del norte, el 50 por ciento decide asentarse en Nueva York y Los Ángeles

Policiaca

Central de Abasto, asaltan local de venta de chiles secos

Fingieron ser clientes para sorprender a los empleados

Finanzas

Trabajadores sindicalizados, ¿tienen más beneficios que los de confianza?

En el último año se han registrado 12.3 % de renuncias de personal sindicalizado

Finanzas

2.3 millones de mexicanos buscaron empleo en octubre: INE

El Instituto señaló que la tasa de desempleo se ubicó en 3.9%

Estado

Tepeaca, el municipio más seguro en octubre

Pese a sr considerado el líder en el robo de hidrocarburo, el municipio registra la incidencia delictiva más baja, según el Semáforo Delictivo

Mundo

[Podcast] Las claves del mundo | Robots asesinos, una amenaza más allá de la ciencia ficción

A medida que la tecnología militar avanza hacia una autonomía cada vez mayor, crece la preocupación sobre cómo pueden usar estas nuevas armas para revolucionar la guerra.

Estado

Turismo, la apuesta en Zautla para la reactivación económica

El gobierno municipal busca incentivar la economía local a través de eventos turísticos y la atracción de visitantes 

Policiaca

Prestamista manda a "colombiano" a golpear a mujer, solo le faltaban dos pagos

El sujeto elevó de la noche a la mañana los intereses del préstamo de 2 al 25 por ciento

Local

La salud y el deporte, una de las prioridades en nuestra institución: rectora Lilia Cedillo

Asiste al Cuarto Informe de Labores de Rodrigo Iván Aguilar Enríquez, director de la Facultad de Cultura Física