/ lunes 1 de julio de 2019

“Lloraba de la desesperación, intenté suicidarme”, era inocente y lo encarcelaron

Efraín cuenta el calvario que sufrió durante cuatro años al estar preso injustamente

“Salí con un código de barras en la frente, para todos los que me conocen, soy un delincuente. Durante mil 545 noches dormí entre cucarachas y chinches, lloraba de la desesperación, intenté suicidarme; después de cuatro años y seis abogados que le robaron a mi familia, logré demostrar mi inocencia”, es el calvario que un empresario textilero sufrió al interior del penal de San Miguel, luego de que en el año 2012 fuera acusado injustamente del robo de una nodriza con varios vehículos, situación por la cual, los verdaderos culpables siguen en prisión.

Es la historia de Efraín Miranda Sánchez, dueño de una fábrica textil en Puebla y quien, en el año 1991, perteneció al grupo Jóvenes Empresarios de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) en el estado, y de la cual en el 2006 también fue consejero del presidente.

Sin embargo, a la fecha, a pesar de que se ha demostrado que no incurrió en ningún tipo de delito, Miranda Sánchez no ha podido regresar a este sindicato, mediante el cual busca reincorporarse a la industria textil y sacar adelante a su familia, la cual todo este tiempo estuvo apoyándolo al confiar en su inocencia.

Con lágrimas en los ojos, y tanto el sufrimiento como el dolor aún presente, Efraín contó los inicios de su calvario.

“El día 29 de marzo de 2012, salí caminando de mi empresa para ir a visitar dos fábricas textiles que estaban cerca del Parque Industrial Puebla 2000 con el objetivo de cotizar el precio de algunos productos; al avanzar unos 50 metros, pasaron tres patrullas blancas, se bajaron ocho policías ministeriales con armas largas, me detuvieron y me esposaron de inmediato. Les pregunté el motivo y me dijeron que qué sabía del robo de vehículos, segundos después me enteré que a tres calles estaban robando una nodriza con trece vehículos nuevos; según el expediente, la banda corrió para todos lados. Me confundieron”, narró el ingeniero textil.

A partir de ese momento, el empresario, ahora de poco más de 50 años de edad, sufrió algo que jamás imaginó en la vida.

“Pasé 48 horas en el Ministerio Público, una semana arraigado en un hotel para luego ser llevado al penal de San Miguel, donde estuve cuatro años y dos meses, preso. Fui el único que me declaré inocente dos veces, tanto en mi declaración ante el MP como en la preparatoria ante el juez de la causa.

Durante todo el proceso pasaron seis abogados particulares y nadie hizo su trabajo, solo robaron dinero a mí y a mi familia, hasta que llegaron los abogados Omar González Mora y Octaviano Sánchez Alarcón”, aseguró el entrevistado, quien agregó que estar en la cárcel es frustrante ya que incluso en las noches lloraba de desesperación, de ver cómo otros reos que sí eran culpables de lo que se les acusaba, salían y al poco tiempo regresaban mientras él no había cometido ningún delito.

Tal situación lo orilló dos veces a querer suicidarse, sin embargo, no lo logró. Por lo anterior y para sobrevivir a la depresión en los días que no había visita, Efraín decidió comenzar a estudiar leyes, junto con otros presos.

El 23 de octubre de 2015, las cosas para este empresario textilero, mejoraron ya que el juez tercero de lo penal dictó sentencia absolutoria para Efraín, dentro del proceso penal 101/2012 por el delito de robo agravado. En este caso, el jurista resolvió que ni el empresario ni otra de las personas detenidas, habían participado en el robo de la nodriza con varios vehículos nuevos.

No obstante, sí se comprobó la comisión del citado delito, pero por parte del resto de los acusados.

Asimismo, el juez de la causa halló diversas contradicciones entre la declaración de los policías que supuestamente atestiguaron el robo y la declaración del acusado.

“El juez analizó que durante la etapa de instrucción, se desahogaron las diligencias de careos entre el enjuiciado Efraín Miranda Sánchez con el denunciante Juan N, así como el interrogatorio a los oficiales aprehensores Rigoberto N y José Guadalupe N, de los que resultó que los elementos policiacos no pudieron afirmar con certeza la participación del acusado en la comisión del delito, pues no recordaron sus características físicas, aunado a que los acusados Romeo N, Luis N, Iván N e Ismael N, no señalaron ni mencionaron a Efraín como uno de sus cómplices”, consta en el expediente.

Aunque al conocerse la resolución del togado, el agente del Ministerio Público se inconformó y solicitó la revisión de la decisión del juez; el 15 de junio de 2016, los tres magistrados de la Primera Sala en Materia Penal del Tribunal Superior de Justicia del Estado, dentro de la toca 112/2016, por unanimidad, ratificaron la sentencia absolutoria para Efraín Sánchez Miranda.

Tras perder amistades, trabajo y salud, en la actualidad Efraín busca limpiar su nombre y tener un nuevo comienzo ya que, ante el estigma de haber estado recluido, muchas puertas se le cerraron por lo que incluso espera que las autoridades le ofrezcan una disculpa pública y así limpiar en su totalidad su nombre.


“Salí con un código de barras en la frente, para todos los que me conocen, soy un delincuente. Durante mil 545 noches dormí entre cucarachas y chinches, lloraba de la desesperación, intenté suicidarme; después de cuatro años y seis abogados que le robaron a mi familia, logré demostrar mi inocencia”, es el calvario que un empresario textilero sufrió al interior del penal de San Miguel, luego de que en el año 2012 fuera acusado injustamente del robo de una nodriza con varios vehículos, situación por la cual, los verdaderos culpables siguen en prisión.

Es la historia de Efraín Miranda Sánchez, dueño de una fábrica textil en Puebla y quien, en el año 1991, perteneció al grupo Jóvenes Empresarios de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) en el estado, y de la cual en el 2006 también fue consejero del presidente.

Sin embargo, a la fecha, a pesar de que se ha demostrado que no incurrió en ningún tipo de delito, Miranda Sánchez no ha podido regresar a este sindicato, mediante el cual busca reincorporarse a la industria textil y sacar adelante a su familia, la cual todo este tiempo estuvo apoyándolo al confiar en su inocencia.

Con lágrimas en los ojos, y tanto el sufrimiento como el dolor aún presente, Efraín contó los inicios de su calvario.

“El día 29 de marzo de 2012, salí caminando de mi empresa para ir a visitar dos fábricas textiles que estaban cerca del Parque Industrial Puebla 2000 con el objetivo de cotizar el precio de algunos productos; al avanzar unos 50 metros, pasaron tres patrullas blancas, se bajaron ocho policías ministeriales con armas largas, me detuvieron y me esposaron de inmediato. Les pregunté el motivo y me dijeron que qué sabía del robo de vehículos, segundos después me enteré que a tres calles estaban robando una nodriza con trece vehículos nuevos; según el expediente, la banda corrió para todos lados. Me confundieron”, narró el ingeniero textil.

A partir de ese momento, el empresario, ahora de poco más de 50 años de edad, sufrió algo que jamás imaginó en la vida.

“Pasé 48 horas en el Ministerio Público, una semana arraigado en un hotel para luego ser llevado al penal de San Miguel, donde estuve cuatro años y dos meses, preso. Fui el único que me declaré inocente dos veces, tanto en mi declaración ante el MP como en la preparatoria ante el juez de la causa.

Durante todo el proceso pasaron seis abogados particulares y nadie hizo su trabajo, solo robaron dinero a mí y a mi familia, hasta que llegaron los abogados Omar González Mora y Octaviano Sánchez Alarcón”, aseguró el entrevistado, quien agregó que estar en la cárcel es frustrante ya que incluso en las noches lloraba de desesperación, de ver cómo otros reos que sí eran culpables de lo que se les acusaba, salían y al poco tiempo regresaban mientras él no había cometido ningún delito.

Tal situación lo orilló dos veces a querer suicidarse, sin embargo, no lo logró. Por lo anterior y para sobrevivir a la depresión en los días que no había visita, Efraín decidió comenzar a estudiar leyes, junto con otros presos.

El 23 de octubre de 2015, las cosas para este empresario textilero, mejoraron ya que el juez tercero de lo penal dictó sentencia absolutoria para Efraín, dentro del proceso penal 101/2012 por el delito de robo agravado. En este caso, el jurista resolvió que ni el empresario ni otra de las personas detenidas, habían participado en el robo de la nodriza con varios vehículos nuevos.

No obstante, sí se comprobó la comisión del citado delito, pero por parte del resto de los acusados.

Asimismo, el juez de la causa halló diversas contradicciones entre la declaración de los policías que supuestamente atestiguaron el robo y la declaración del acusado.

“El juez analizó que durante la etapa de instrucción, se desahogaron las diligencias de careos entre el enjuiciado Efraín Miranda Sánchez con el denunciante Juan N, así como el interrogatorio a los oficiales aprehensores Rigoberto N y José Guadalupe N, de los que resultó que los elementos policiacos no pudieron afirmar con certeza la participación del acusado en la comisión del delito, pues no recordaron sus características físicas, aunado a que los acusados Romeo N, Luis N, Iván N e Ismael N, no señalaron ni mencionaron a Efraín como uno de sus cómplices”, consta en el expediente.

Aunque al conocerse la resolución del togado, el agente del Ministerio Público se inconformó y solicitó la revisión de la decisión del juez; el 15 de junio de 2016, los tres magistrados de la Primera Sala en Materia Penal del Tribunal Superior de Justicia del Estado, dentro de la toca 112/2016, por unanimidad, ratificaron la sentencia absolutoria para Efraín Sánchez Miranda.

Tras perder amistades, trabajo y salud, en la actualidad Efraín busca limpiar su nombre y tener un nuevo comienzo ya que, ante el estigma de haber estado recluido, muchas puertas se le cerraron por lo que incluso espera que las autoridades le ofrezcan una disculpa pública y así limpiar en su totalidad su nombre.


Policiaca

Reina la impunidad en robo a comercio en Puebla

De 3 mil 686 asaltantes detenidos en 6 años por este delito, sólo el 24 por ciento llegó ante un juez

Estado

"No estamos dispuestos a entregar nuestro territorio ": Frente Defensa de la Tierra

Urgen a garantizar la integridad física y psicológica de activista detenido 

Policiaca

Capturan a presunto traficante de infantes en Puebla

Pretendía llevar a Chiapas a 7 menores; entre las victimas iba su sobrina

Estado

Alcalde de Amozoc regresa a sus labores tras zafarrancho con pobladores

Indicó que las oficinas del ayuntamiento estarán ubicadas en el edificio de Regidores

Literatura

Meyer Klip presenta su thriller psicológico "El Cementerio de los Elefantes"

Este libro cuenta con un prólogo escrito por Miguel Cervantes Saavedra y consta de 33 capítulos

Política

Imposible que Insabi dé gratuidad en diciembre: Narro

Las improvisaciones, el desconocimiento, la inexperiencia, las ocurrencias y la soberbia que se ha mostrado entre algunos funcionarios han generado grave problema, dijo el exsecretario de Salud

Política

Polevnsky encabeza cónclave con los destituidos de Morena

La morenista informó que impugnará la elección de Alfonso Ramírez Cuéllar como presidente interino del partido y lo buscará para reunirse con él a la brevedad

Local

Reconoce Glockner daños en lajas de Catedral por réplica de Capilla Sixtina

La compañía tiene un seguro, asegura el secretario de Cultura

Deportes

[Video] Gianna Maria Bryant prometía continuar con el legado de su padre

La basquetbolista de 13 años planeaba asistir a la Universidad de Connecticut esperando algún día, debutar en la WNBA.