/ miércoles 10 de abril de 2024

En Punto

Los especialistas en temas de comunicación social del presidente Andrés Manuel López Obrador identificaron bien cuál fue el principal tema de crítica contra su gobierno durante el debate de dos candidatas y un candidato a la presidencia de la República que se realizó el domingo.

No de crítica por parte de los opositores Xóchitl Gálvez Ruiz y Jorge Álvarez Maynez, sino de los miles de usuarios de redes sociales que reaccionaron con asombro e indignación frente a la supuesta encuesta presentada por Claudia Sheinbaum Pardo recién comenzado el encuentro, en la que se apoyó para afirmar que seis de cada 10 mexicanos están satisfechos con los servicios de salud que se otorgan a través del programa IMSS-Bienestar.

La condena social fue unánime en las redes, porque, en efecto, los servicios públicos de salud que se brindan en el país, y que se encuentran a cargo de la administración federal, son un desastre.

Ayer quedó claro que ese es un tema sensible para el mandatario mexicano y que la contienda electoral obliga a reaccionar con una estrategia de comunicación que trate de revertir la mala imagen de su gobierno en ese rubro.

López Obrador usó la conferencia mañanera para hacer desfilar una larga lista de datos oficiales que dibujan un sistema IMSS-Bienestar completamente eficiente y que se ubica en la ruta para equipararse, como ya lo ha dicho en el pasado, al modelo de Dinamarca.

Para mostrarse efectivo en sus palabras convocó a los gobernadores de los estados del país donde ya se ha implementado el programa, entre ellos el poblano Sergio Salomón Céspedes Peregrina, que lo arroparon frente a las cámaras de televisión y asumieron su parte de responsabilidad –al menos mediática– en el éxito de la encomienda.

Muy injusto el presidente para cargarle ahora a los gobernadores el fracaso de sus políticas públicas de salud.

Pero asumir culpas no es algo que se le dé bien al tabasqueño.

Lo importante aquí es que López Obrador ha mostrado un flanco débil, el de salud, que se suma al de la seguridad.

Al mandatario no le importa lo que digan los medios y los periodistas, pero sí le preocupa lo que diga la gente, un universo enorme de potenciales electores.


* * *

Fernando Morales Martínez, Eduardo Rivera Pérez y Alejandro Armenta Mier, en ese orden, acudieron puntuales a su cita con los jóvenes de la UPAEP para participar en el conversatorio denominado “Diálogos con candidatos”.

Cada aspirante a gobernador contestó las preguntas que los universitarios les hicieron durante una hora, relacionadas con los diferentes temas que conciernen a la administración pública estatal, y solo al final tuvieron un espacio de dos minutos para dar un mensaje libre.

Los tres abanderados se mostraron a gusto y cómodos para lucirse sin restricciones más allá de las que marcaba el reloj.

Los estudiantes fueron respetuosos con los tres y brindaron un trato igualitario a sus invitados, para decepción de aquellos previsores de desastres que afirmaban que, por tratarse de una institución de orígenes vinculados a la derecha, el conversatorio acabaría convirtiéndose en la santa inquisición para el morenista y en un paseo entre algodones para el panista.


* * *

El candidato a la presidencia municipal de Puebla de la coalición Sigamos Haciendo Historia, José Chedraui Budib, debe pensar seriamente en cambiar al equipo de colaboradores al que encargó la realización de sus anuncios de campaña.

Diez días después del arranque formal de la contienda por el ayuntamiento capitalino, el candidato morenista no ha podido utilizar sus spots de radio y televisión debido a la negativa del Instituto Nacional Electoral, que le ha negado el permiso por algunas inconsistencias técnicas.

Ayer hubo una nueva junta de revisión por parte del INE y los anuncios volvieron a ser rechazados.

Eso significa que el aspirante a edil estará al menos 20 días sin presencia de este tipo en esos medios, ya que luego de la aprobación hay un periodo de más o menos una semana para que se incluyan en la barra de anuncios de las estaciones de radio y los canales de televisión.

En la batalla por el municipio de Puebla no deberían permitirse este tipo de ventajas para el rival.


Los especialistas en temas de comunicación social del presidente Andrés Manuel López Obrador identificaron bien cuál fue el principal tema de crítica contra su gobierno durante el debate de dos candidatas y un candidato a la presidencia de la República que se realizó el domingo.

No de crítica por parte de los opositores Xóchitl Gálvez Ruiz y Jorge Álvarez Maynez, sino de los miles de usuarios de redes sociales que reaccionaron con asombro e indignación frente a la supuesta encuesta presentada por Claudia Sheinbaum Pardo recién comenzado el encuentro, en la que se apoyó para afirmar que seis de cada 10 mexicanos están satisfechos con los servicios de salud que se otorgan a través del programa IMSS-Bienestar.

La condena social fue unánime en las redes, porque, en efecto, los servicios públicos de salud que se brindan en el país, y que se encuentran a cargo de la administración federal, son un desastre.

Ayer quedó claro que ese es un tema sensible para el mandatario mexicano y que la contienda electoral obliga a reaccionar con una estrategia de comunicación que trate de revertir la mala imagen de su gobierno en ese rubro.

López Obrador usó la conferencia mañanera para hacer desfilar una larga lista de datos oficiales que dibujan un sistema IMSS-Bienestar completamente eficiente y que se ubica en la ruta para equipararse, como ya lo ha dicho en el pasado, al modelo de Dinamarca.

Para mostrarse efectivo en sus palabras convocó a los gobernadores de los estados del país donde ya se ha implementado el programa, entre ellos el poblano Sergio Salomón Céspedes Peregrina, que lo arroparon frente a las cámaras de televisión y asumieron su parte de responsabilidad –al menos mediática– en el éxito de la encomienda.

Muy injusto el presidente para cargarle ahora a los gobernadores el fracaso de sus políticas públicas de salud.

Pero asumir culpas no es algo que se le dé bien al tabasqueño.

Lo importante aquí es que López Obrador ha mostrado un flanco débil, el de salud, que se suma al de la seguridad.

Al mandatario no le importa lo que digan los medios y los periodistas, pero sí le preocupa lo que diga la gente, un universo enorme de potenciales electores.


* * *

Fernando Morales Martínez, Eduardo Rivera Pérez y Alejandro Armenta Mier, en ese orden, acudieron puntuales a su cita con los jóvenes de la UPAEP para participar en el conversatorio denominado “Diálogos con candidatos”.

Cada aspirante a gobernador contestó las preguntas que los universitarios les hicieron durante una hora, relacionadas con los diferentes temas que conciernen a la administración pública estatal, y solo al final tuvieron un espacio de dos minutos para dar un mensaje libre.

Los tres abanderados se mostraron a gusto y cómodos para lucirse sin restricciones más allá de las que marcaba el reloj.

Los estudiantes fueron respetuosos con los tres y brindaron un trato igualitario a sus invitados, para decepción de aquellos previsores de desastres que afirmaban que, por tratarse de una institución de orígenes vinculados a la derecha, el conversatorio acabaría convirtiéndose en la santa inquisición para el morenista y en un paseo entre algodones para el panista.


* * *

El candidato a la presidencia municipal de Puebla de la coalición Sigamos Haciendo Historia, José Chedraui Budib, debe pensar seriamente en cambiar al equipo de colaboradores al que encargó la realización de sus anuncios de campaña.

Diez días después del arranque formal de la contienda por el ayuntamiento capitalino, el candidato morenista no ha podido utilizar sus spots de radio y televisión debido a la negativa del Instituto Nacional Electoral, que le ha negado el permiso por algunas inconsistencias técnicas.

Ayer hubo una nueva junta de revisión por parte del INE y los anuncios volvieron a ser rechazados.

Eso significa que el aspirante a edil estará al menos 20 días sin presencia de este tipo en esos medios, ya que luego de la aprobación hay un periodo de más o menos una semana para que se incluyan en la barra de anuncios de las estaciones de radio y los canales de televisión.

En la batalla por el municipio de Puebla no deberían permitirse este tipo de ventajas para el rival.


ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 30 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

miércoles 29 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

martes 28 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

lunes 27 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

viernes 24 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

jueves 23 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

miércoles 22 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

martes 21 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

lunes 20 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

viernes 17 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

Cargar Más