/ lunes 6 de mayo de 2024

En Punto

En dos semanas consecutivas tres escándalos al hilo han envuelto la contienda electoral del estado de Puebla y coincidentemente los tres han tenido como protagonistas –voluntarios o involuntarios– a los candidatos del frente opositor, formalizado en la coalición Mejor Rumbo para Puebla.

Dos lunes atrás, Mario Riestra Piña, candidato a presidente municipal de Puebla, denunció haber sido blanco de amenazas por parte de un habitante de la junta auxiliar de San Francisco Totimehuacan que habría llegado en estado etílico hasta el panista.

Días después brotó la filtración de un audio que significó una joya política para los opositores a Morena porque llegó para dar credibilidad a los señalamientos antes vertidos en contra de Eukid Castañón, el otrora poderoso operador morenovallista que habrá cambiado de camiseta para sumarse a la 4T.

El fin de semana ocurrió el más estruendoso de estos episodios, un allanamiento y una agresión que cometió un grupo de supuestos ladrones en el fraccionamiento donde habita Eduardo Rivera Pérez, candidato a gobernador.

Los tres acontecimientos han dado un toque inesperado al proceso electoral en Puebla y han dado a los opositores a Morena y la 4T focos de atención que hasta antes de eso, en el primer mes de la campaña local, no habían tenido.

En el grupo integrado por PAN, PRI, PRD y PSI se quita toda responsabilidad a sus candidatos y se asegura que se trata de hechos orquestados en otros sitios, en donde ellos nada tienen que ver, mientras que en el bando conformado por Morena, PT, Verde, Nueva Alianza y Fuerza por México se opina lo contrario, que han sido planeados por la oposición para mejorar sus preferencias.

Parece poco razonable y muy imprudente armar un montaje cuando se sabe que los presuntos responsables materiales de los hechos van a ser llevados a la Fiscalía General del Estado y a ser interrogados por policías ministeriales, pero en el partido guinda se jura que así fue en el caso de la amenaza a Riestra Piña y la agresión a las vecinas de Rivera Pérez.

Por lo pronto es imposible medir los efectos políticos de estos últimos tres hechos, saber a cuál de los dos bandos en disputa beneficiará y con cuántos puntos porcentuales, en términos de estadística y de cara a la votación.

* * *

¿Y si Eukid Castañón no está en realidad dentro del cuarto de guerra de los candidatos a gobernador y presidente municipal de Puebla de Morena y la 4T, pero intenta ingresar en ellos a través de maniobras poco ortodoxas, que lo perjudican en lugar de beneficiarlo, como esa reunión con líderes religiosos de Casareyna?

Eso es lo que se asegura en un sector influyente del partido en el poder.

Liderazgos importantes de la 4T no niegan en corto la veracidad del audio dado a conocer por Latinus, incluso opinan que por la voz, el tono y el contenido de las palabras que se expresan tiene toda la pinta de ser auténtico, pero le restan todo valor a la auto exaltación del emisor como apoyo político-electoral de Alejandro Armenta Mier y José Chedraui Budib.

Se comenta es que Eukid Castañón pudo decir eso, pero niegan que tenga voz y voto en ambas campañas, como asegura.

Lo que sí ha de ocurrir, agregan, es que está haciendo uso de sus viejos trucos para tratar de volverse importante, de ser necesitado y llamado por los candidatos para incorporarse en posición de primer nivel a la contienda.

Eso de los “viejos trucos” es lo importante.

Hace unas tres semanas la oficina de campaña de José Chedraui habría sido blanco de delincuentes en dos ocasiones, de personas no identificadas que entraron a la sede política del candidato a alcalde de la ciudad de Puebla con el fin de llevarse solo algunos objetos.

Entre los enterados de estos dos sucesos no faltó quien pensara que se había tratado de hechos orquestados por Castañón para convencer a Chedraui de la necesidad de tenerlo cerca, y de obligarlo, indirectamente, a reclutarlo.

La especie volvió a cobrar fuerza entre morenistas la semana pasada, a partir del audio filtrado a Latinus.

* * *

A Karina Pérez Popoca le llovieron críticas por no ponerse de pie para levantarle la mano a Víctor Correau Galeazzi en un evento de campaña celebrado el domingo en Tonantzintla.

La expresidenta municipal de San Andrés Cholula y hoy candidata a diputada federal aclaró hace unas semanas que su estima y su apoyo en ese municipio están con el aspirante de Nueva Alianza, Yonny Tecuatl, no con Correau, y explicó el porqué.

Así que no debería haber sorprendidos.


En dos semanas consecutivas tres escándalos al hilo han envuelto la contienda electoral del estado de Puebla y coincidentemente los tres han tenido como protagonistas –voluntarios o involuntarios– a los candidatos del frente opositor, formalizado en la coalición Mejor Rumbo para Puebla.

Dos lunes atrás, Mario Riestra Piña, candidato a presidente municipal de Puebla, denunció haber sido blanco de amenazas por parte de un habitante de la junta auxiliar de San Francisco Totimehuacan que habría llegado en estado etílico hasta el panista.

Días después brotó la filtración de un audio que significó una joya política para los opositores a Morena porque llegó para dar credibilidad a los señalamientos antes vertidos en contra de Eukid Castañón, el otrora poderoso operador morenovallista que habrá cambiado de camiseta para sumarse a la 4T.

El fin de semana ocurrió el más estruendoso de estos episodios, un allanamiento y una agresión que cometió un grupo de supuestos ladrones en el fraccionamiento donde habita Eduardo Rivera Pérez, candidato a gobernador.

Los tres acontecimientos han dado un toque inesperado al proceso electoral en Puebla y han dado a los opositores a Morena y la 4T focos de atención que hasta antes de eso, en el primer mes de la campaña local, no habían tenido.

En el grupo integrado por PAN, PRI, PRD y PSI se quita toda responsabilidad a sus candidatos y se asegura que se trata de hechos orquestados en otros sitios, en donde ellos nada tienen que ver, mientras que en el bando conformado por Morena, PT, Verde, Nueva Alianza y Fuerza por México se opina lo contrario, que han sido planeados por la oposición para mejorar sus preferencias.

Parece poco razonable y muy imprudente armar un montaje cuando se sabe que los presuntos responsables materiales de los hechos van a ser llevados a la Fiscalía General del Estado y a ser interrogados por policías ministeriales, pero en el partido guinda se jura que así fue en el caso de la amenaza a Riestra Piña y la agresión a las vecinas de Rivera Pérez.

Por lo pronto es imposible medir los efectos políticos de estos últimos tres hechos, saber a cuál de los dos bandos en disputa beneficiará y con cuántos puntos porcentuales, en términos de estadística y de cara a la votación.

* * *

¿Y si Eukid Castañón no está en realidad dentro del cuarto de guerra de los candidatos a gobernador y presidente municipal de Puebla de Morena y la 4T, pero intenta ingresar en ellos a través de maniobras poco ortodoxas, que lo perjudican en lugar de beneficiarlo, como esa reunión con líderes religiosos de Casareyna?

Eso es lo que se asegura en un sector influyente del partido en el poder.

Liderazgos importantes de la 4T no niegan en corto la veracidad del audio dado a conocer por Latinus, incluso opinan que por la voz, el tono y el contenido de las palabras que se expresan tiene toda la pinta de ser auténtico, pero le restan todo valor a la auto exaltación del emisor como apoyo político-electoral de Alejandro Armenta Mier y José Chedraui Budib.

Se comenta es que Eukid Castañón pudo decir eso, pero niegan que tenga voz y voto en ambas campañas, como asegura.

Lo que sí ha de ocurrir, agregan, es que está haciendo uso de sus viejos trucos para tratar de volverse importante, de ser necesitado y llamado por los candidatos para incorporarse en posición de primer nivel a la contienda.

Eso de los “viejos trucos” es lo importante.

Hace unas tres semanas la oficina de campaña de José Chedraui habría sido blanco de delincuentes en dos ocasiones, de personas no identificadas que entraron a la sede política del candidato a alcalde de la ciudad de Puebla con el fin de llevarse solo algunos objetos.

Entre los enterados de estos dos sucesos no faltó quien pensara que se había tratado de hechos orquestados por Castañón para convencer a Chedraui de la necesidad de tenerlo cerca, y de obligarlo, indirectamente, a reclutarlo.

La especie volvió a cobrar fuerza entre morenistas la semana pasada, a partir del audio filtrado a Latinus.

* * *

A Karina Pérez Popoca le llovieron críticas por no ponerse de pie para levantarle la mano a Víctor Correau Galeazzi en un evento de campaña celebrado el domingo en Tonantzintla.

La expresidenta municipal de San Andrés Cholula y hoy candidata a diputada federal aclaró hace unas semanas que su estima y su apoyo en ese municipio están con el aspirante de Nueva Alianza, Yonny Tecuatl, no con Correau, y explicó el porqué.

Así que no debería haber sorprendidos.


ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 17 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

jueves 16 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

miércoles 15 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

martes 14 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

lunes 13 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

viernes 10 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

jueves 09 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

miércoles 08 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

martes 07 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

lunes 06 de mayo de 2024

En Punto

En Punto

Cargar Más