/ martes 26 de marzo de 2019

Vidrio sopleteado | TURISTEANDO CON EL BARÓN ROJO

Una bella tradición que se niega a morir

Hola queridos lectores, su servidor Eduardo Zamora como cada domingo pasando lista de presente en sus hogares; en esta entrega les voy a hablar de una artesanía que se niega a desaparecer: el vidrio sopleteado.

Antes de comenzar hay que hacer una corrección: todos conocemos esta tradición, pero la llamamos vidrio soplado y no es su nombre correcto, sino sopleteado.

La diferencia es que el vidrio soplado se realiza en una fábrica de fundición de vidrio, con un horno industrial, al cual se le agrega padecería de vidrio descartado llamado cascote, el cual generalmente antes se separa por colores, se funde, se toma una masa de este vidrio fundido con un tubo largo, a manera de plastilina y por este tubo se sopla fuertemente, para inflarlo y se moldea rodándolo sobre una mesa de acero.

Foto: Jorge Eduardo Zamora Martínez

La artesanía de la que trata este artículo que, como dice el título se niega a morir, se realiza utilizando un soplete de acetileno y oxígeno, se fija firmemente a una mesa para elaborar las figuras y se utilizan varillas de vidrio, tanto incoloro como de diversos colores; aquí no se utiliza vidrio descartado.

Se utiliza un soplete de soldador, que forma una llama de oxígeno y gas acetileno, se regula la flama (de una altísima temperatura, casi 800 grados) y cuidadosamente se comienza la figura, pero, aquí está el detalle, se elabora muy cuidadosamente, por lo delicado del material. Poco a poco se le da forma, se moldea con pinzas (a las cuales se les modifican las tenazas) y se le agrega el más delicado de los ingredientes, la paciencia.

Desde hace mucho tiempo había querido escribir una nota acerca de este trabajo, pero se me había dificultado porque ya casi no hay artesanos que se dediquen a esta labor; en mis diarios recorridos por estas calles tuve la oportunidad de encontrarme con los dos únicos que lo realizan, los señores Rafael Valencia y Miguel Castro a quienes, por azares del destino al caminar por la calle de Alatriste -al respaldo del edificio Carolino-, tuve el placer de conocer.

Foto: Jorge Eduardo Zamora Martínez

Con mucha amabilidad me explicaron que ellos tienen más de treinta años dedicándose a esta labor, lamentablemente sus descendientes, al ser jóvenes con otras visiones del futuro, se negaron a aprender el arte.

Yo recuerdo con mucho cariño, que en mis días de infancia mi señor padre nos compraba a mis hermanos y a mi unas figuras de vidrio sopleteado en las dulcerías de Santa Clara; eran pequeñas y las llamábamos “buzos”. Eran unos muñequitos como de tres centímetros sostenidos por una burbuja de vidrio, los colocábamos en unos vasos llenos de agua y toda la diversión consistía en mirarlos flotar dentro del agua; ese era todo el chiste del juguetito pero nosotros, como buenos niños, utilizábamos la imaginación para darles vida. Seguramente a los jóvenes que leerán esta crónica les parecería tonto, pero esa era la fantasía, la aventura, la emoción de ser niños.

Que más podría narrarte, querido lector, para hacer lo posible para evitar que este bello arte se pierda en el tiempo, como ya sucedió con el de hacer cuadros en popotillo, ya nadie sabe lo que era esto. No esperemos a que esta labor solo aparezca en fotografías de libros de guías de turismo, pon tu granito de arena, contribuyamos a mantener vivo el vidrio sopleteado.

Se despide de ustedes su amigo El Barón Rojo, agradezco el favor de su atención y los invito a contactarme para cualquier comentario o sugerencia. Hasta la próxima.

  • profelalo2002@hotmail.com
  • FB: Eduardo Zamora Martínez
  • WhatsApp: 22 12 532690

Hola queridos lectores, su servidor Eduardo Zamora como cada domingo pasando lista de presente en sus hogares; en esta entrega les voy a hablar de una artesanía que se niega a desaparecer: el vidrio sopleteado.

Antes de comenzar hay que hacer una corrección: todos conocemos esta tradición, pero la llamamos vidrio soplado y no es su nombre correcto, sino sopleteado.

La diferencia es que el vidrio soplado se realiza en una fábrica de fundición de vidrio, con un horno industrial, al cual se le agrega padecería de vidrio descartado llamado cascote, el cual generalmente antes se separa por colores, se funde, se toma una masa de este vidrio fundido con un tubo largo, a manera de plastilina y por este tubo se sopla fuertemente, para inflarlo y se moldea rodándolo sobre una mesa de acero.

Foto: Jorge Eduardo Zamora Martínez

La artesanía de la que trata este artículo que, como dice el título se niega a morir, se realiza utilizando un soplete de acetileno y oxígeno, se fija firmemente a una mesa para elaborar las figuras y se utilizan varillas de vidrio, tanto incoloro como de diversos colores; aquí no se utiliza vidrio descartado.

Se utiliza un soplete de soldador, que forma una llama de oxígeno y gas acetileno, se regula la flama (de una altísima temperatura, casi 800 grados) y cuidadosamente se comienza la figura, pero, aquí está el detalle, se elabora muy cuidadosamente, por lo delicado del material. Poco a poco se le da forma, se moldea con pinzas (a las cuales se les modifican las tenazas) y se le agrega el más delicado de los ingredientes, la paciencia.

Desde hace mucho tiempo había querido escribir una nota acerca de este trabajo, pero se me había dificultado porque ya casi no hay artesanos que se dediquen a esta labor; en mis diarios recorridos por estas calles tuve la oportunidad de encontrarme con los dos únicos que lo realizan, los señores Rafael Valencia y Miguel Castro a quienes, por azares del destino al caminar por la calle de Alatriste -al respaldo del edificio Carolino-, tuve el placer de conocer.

Foto: Jorge Eduardo Zamora Martínez

Con mucha amabilidad me explicaron que ellos tienen más de treinta años dedicándose a esta labor, lamentablemente sus descendientes, al ser jóvenes con otras visiones del futuro, se negaron a aprender el arte.

Yo recuerdo con mucho cariño, que en mis días de infancia mi señor padre nos compraba a mis hermanos y a mi unas figuras de vidrio sopleteado en las dulcerías de Santa Clara; eran pequeñas y las llamábamos “buzos”. Eran unos muñequitos como de tres centímetros sostenidos por una burbuja de vidrio, los colocábamos en unos vasos llenos de agua y toda la diversión consistía en mirarlos flotar dentro del agua; ese era todo el chiste del juguetito pero nosotros, como buenos niños, utilizábamos la imaginación para darles vida. Seguramente a los jóvenes que leerán esta crónica les parecería tonto, pero esa era la fantasía, la aventura, la emoción de ser niños.

Que más podría narrarte, querido lector, para hacer lo posible para evitar que este bello arte se pierda en el tiempo, como ya sucedió con el de hacer cuadros en popotillo, ya nadie sabe lo que era esto. No esperemos a que esta labor solo aparezca en fotografías de libros de guías de turismo, pon tu granito de arena, contribuyamos a mantener vivo el vidrio sopleteado.

Se despide de ustedes su amigo El Barón Rojo, agradezco el favor de su atención y los invito a contactarme para cualquier comentario o sugerencia. Hasta la próxima.

  • profelalo2002@hotmail.com
  • FB: Eduardo Zamora Martínez
  • WhatsApp: 22 12 532690

Local

Empresas de seguridad privada en Puebla serán revisadas: Barbosa

Varias no cuentan con licencia y sus trabajadores portan armas cuando no tiene permiso para ello, afirma el gobernador del estado

Local

Mayores de 30 olvidan formato para vacunación Covid y causan retrasos

Aglomeraciones en el Centro Expositor de Puebla fue consecuencia de los propios asistentes, afirma Secretaría de Salud

Local

Hackean número celular de Rocío García Olmedo, diputada de Puebla

"Cualquier mensaje que les llegue de mi línea WhatsApp, es un robo de identidad", publicó la legisladora en su cuenta de Twitter

Local

Abandonado y vacío, así encontraron tractocamión reportado como robado

La unidad tenía una pre denuncia de robo del tractocamión y mercancía de cocina

Deportes

"¿Eso es un sí?”: Messi le contesta al Club Puebla tras su salida de Barcelona

Incluso, algunos poblanos propusieron una "coperacha" para poder cubrir el suelo del astro argentino

Local

En próximas horas quedará restablecido abasto de gas en Puebla

Amexgas logró acuerdo con el gobierno federal, a fin de garantizar el abasto del producto en el país

Local

Flavio Guzmán Sánchez, nuevo Vicerrector de Extensión y Difusión de Cultura BUAP

Anteriormente se desempeñaba como Director de Servicio Social, Practica Profesional, Empleabilidad y Seguimiento de Egresados

Estado

¿Cuáles son las zonas delictivas en Texmelucan?

Datos de Seguridad Pública Municipal permiten ubicar las principales colonias con mayor problema de delincuencia

Estado

Protestan repartidores contra Gas Express Nieto en Huejotzingo

Por nuevos precios del gas, los trabajadores de la región Puebla - Tlaxcala acusan reducción de sus ganancias de hasta 85 por ciento