/ miércoles 22 de noviembre de 2023

Viaja a México para estiramiento de piel y termina con implantes en senos y levantamiento de glúteos [Video]

La mujer ya se había realizado un procedimiento estético en México cuando se realizó una cirugía para bajar de peso

Kimberly McCormick, una mujer originaria de Washington, Estados Unidos, denunció la mala práctica médica que sufrió durante su visita a un hospital en México, en donde acudió a realizarse un procedimiento estético en la piel y terminó con implantes no deseados y un levantamiento de los glúteos.

La mujer contó su historia el pasado 10 de noviembre a medios locales como la cadena Fox 13 en Seattle, Washington, en donde explicó que fue sometida a una cirugía de implante de senos y cómo descubrió esto al despertar tras la operación.

Fue a finales de octubre cuando se realizó el procedimiento estético al acudir a una clínica especializada en Tijuana, Baja California, en donde tenía la intención de levantarse los senos y quitarse la piel suelta de zonas como sus brazos, muslos y estómago después de perder varios kilos.

Ella tenía confianza en esta unidad médica en México debido a que, seis años antes, se realizó ahí una cirugía para perder peso que resultó muy exitosa, por lo que decidió regresar solo para moldear los resultados en su piel.

De regreso a lo que experimentó cuando despertó, Kimberly contó que sintió un fuerte dolor en el pecho y de pronto comenzó a llorar. Posteriormente, observó que le habían colocado los implantes en los senos, por lo que llamó de inmediato la atención de los coordinadores médicos, quienes le aseguraron que ella había pedido esa operación.

“La atención fue horrible, quedé desfigurada y ahora tendrá que someterme a más cirugías”, indicó Kimberly. “Ella dijo (la coordinadora médica) ‘Le dijiste que querías una C completa’, y yo dije: ‘No, nunca diría eso, nunca’”.

Posteriormente, notó que también la sometieron a un levantamiento de glúteos de “estilo brasileño”. La atención a su caso fue tan incorrecta que los médicos no realizaron ninguno de los procedimientos que ella había pedido al no quitarle la piel suelta de su cambio de peso.

De igual forma, denunció que su habitación en el hospital se encontraba sucia, que tenía algunos problemas para respirar y que ya había desarrollado una infección en todo el proceso. Si esto no fuera suficiente, cuando su hija acudió para realizar una reclamación fue empujada por el personal de seguridad.

“Dije: ‘¿Qué le pasó a mi madre?’”, señaló Misty Ann McCormick, hija de Kimberly. “Llego a la puerta y él (una persona de seguridad) me empuja con fuerza y hay una rampa de cemento y salgo volando. Simplemente tenía miedo de morir allí mismo y ella no lo habría sabido”.

¿Qué pasará con el caso de la mujer tras sus cirugías fallidas?

Parece que los problemas apenas comienzan para Kimberly después de las operaciones estéticas a las que se sometió, debido a que tuvo que pagar 2,500 dólares más de los que había acordado, al poner como pretexto el hospital que su estadía había sido mayor a la acordada y que, en caso de no pagar, sería enviada a prisión. Además, firmó de manera obligada documentos donde se asegura que ella pidió esas cirugías.

“No sé por qué me cobraron, pero fueron 2,500 dólares. De hecho, me quitaron mi tarjeta y se la dieron a otra persona y le dijeron que la ejecutara por 2,500 dólares y luego la devolvieron en mi cama”, añadió.

Tras realizar el pago, la mujer decidió abandonar la clínica y se trasladó a un hotel antes de partir rumbo a San Diego, Estados Unidos, en un traslado donde en todo momento se sintió observada. Ya al llegar a un hotel en esta localidad, al poco tiempo comenzó a recibir tratamiento por una infección y ya pudo regresar a su casa para seguir con su recuperación.

“Creo que tengo suerte de estar aquí. Tengo suerte de que el daño no sea peor. Sin embargo, estoy considerando otra cirugía porque los implantes que me pusieron son muy grandes. No tengo suficiente piel para encerrarlos. No está sanando”, comentó.

La familia aseguró que se puso en contacto con el FBI para conocer si podían realizar algo en contra del hospital en Tijuana y, en primera instancia, se comunicaron con el banco de la mujer para verificar si puede recuperar su dinero.

En cuanto a su recuperación, la mujer explicó que, tuvo que pagar más de 1,000 dólares en suministros médicos para el cuidado de las heridas. Su testimonio lo dio a conocer con la intención de alertar a otras personas, principalmente en Estados Unidos, que deciden acudir a países como México y en Latinoamérica para realizarse procedimientos estéticos solo porque resultan más económicos.

Kimberly McCormick, una mujer originaria de Washington, Estados Unidos, denunció la mala práctica médica que sufrió durante su visita a un hospital en México, en donde acudió a realizarse un procedimiento estético en la piel y terminó con implantes no deseados y un levantamiento de los glúteos.

La mujer contó su historia el pasado 10 de noviembre a medios locales como la cadena Fox 13 en Seattle, Washington, en donde explicó que fue sometida a una cirugía de implante de senos y cómo descubrió esto al despertar tras la operación.

Fue a finales de octubre cuando se realizó el procedimiento estético al acudir a una clínica especializada en Tijuana, Baja California, en donde tenía la intención de levantarse los senos y quitarse la piel suelta de zonas como sus brazos, muslos y estómago después de perder varios kilos.

Ella tenía confianza en esta unidad médica en México debido a que, seis años antes, se realizó ahí una cirugía para perder peso que resultó muy exitosa, por lo que decidió regresar solo para moldear los resultados en su piel.

De regreso a lo que experimentó cuando despertó, Kimberly contó que sintió un fuerte dolor en el pecho y de pronto comenzó a llorar. Posteriormente, observó que le habían colocado los implantes en los senos, por lo que llamó de inmediato la atención de los coordinadores médicos, quienes le aseguraron que ella había pedido esa operación.

“La atención fue horrible, quedé desfigurada y ahora tendrá que someterme a más cirugías”, indicó Kimberly. “Ella dijo (la coordinadora médica) ‘Le dijiste que querías una C completa’, y yo dije: ‘No, nunca diría eso, nunca’”.

Posteriormente, notó que también la sometieron a un levantamiento de glúteos de “estilo brasileño”. La atención a su caso fue tan incorrecta que los médicos no realizaron ninguno de los procedimientos que ella había pedido al no quitarle la piel suelta de su cambio de peso.

De igual forma, denunció que su habitación en el hospital se encontraba sucia, que tenía algunos problemas para respirar y que ya había desarrollado una infección en todo el proceso. Si esto no fuera suficiente, cuando su hija acudió para realizar una reclamación fue empujada por el personal de seguridad.

“Dije: ‘¿Qué le pasó a mi madre?’”, señaló Misty Ann McCormick, hija de Kimberly. “Llego a la puerta y él (una persona de seguridad) me empuja con fuerza y hay una rampa de cemento y salgo volando. Simplemente tenía miedo de morir allí mismo y ella no lo habría sabido”.

¿Qué pasará con el caso de la mujer tras sus cirugías fallidas?

Parece que los problemas apenas comienzan para Kimberly después de las operaciones estéticas a las que se sometió, debido a que tuvo que pagar 2,500 dólares más de los que había acordado, al poner como pretexto el hospital que su estadía había sido mayor a la acordada y que, en caso de no pagar, sería enviada a prisión. Además, firmó de manera obligada documentos donde se asegura que ella pidió esas cirugías.

“No sé por qué me cobraron, pero fueron 2,500 dólares. De hecho, me quitaron mi tarjeta y se la dieron a otra persona y le dijeron que la ejecutara por 2,500 dólares y luego la devolvieron en mi cama”, añadió.

Tras realizar el pago, la mujer decidió abandonar la clínica y se trasladó a un hotel antes de partir rumbo a San Diego, Estados Unidos, en un traslado donde en todo momento se sintió observada. Ya al llegar a un hotel en esta localidad, al poco tiempo comenzó a recibir tratamiento por una infección y ya pudo regresar a su casa para seguir con su recuperación.

“Creo que tengo suerte de estar aquí. Tengo suerte de que el daño no sea peor. Sin embargo, estoy considerando otra cirugía porque los implantes que me pusieron son muy grandes. No tengo suficiente piel para encerrarlos. No está sanando”, comentó.

La familia aseguró que se puso en contacto con el FBI para conocer si podían realizar algo en contra del hospital en Tijuana y, en primera instancia, se comunicaron con el banco de la mujer para verificar si puede recuperar su dinero.

En cuanto a su recuperación, la mujer explicó que, tuvo que pagar más de 1,000 dólares en suministros médicos para el cuidado de las heridas. Su testimonio lo dio a conocer con la intención de alertar a otras personas, principalmente en Estados Unidos, que deciden acudir a países como México y en Latinoamérica para realizarse procedimientos estéticos solo porque resultan más económicos.

Finanzas

Inician las negociaciones contractuales en Volkswagen

El proceso comenzó con la entrega del pliego petitorio a la empresa, en el que se solicita un incremento global del 24 por ciento

Local

Intensas lluvias provocan inundaciones en vialidades de Puebla capital

Las inundaciones se reportaron en la zona de la Vía Atlixcáyotl y en la colonia Santa Lucía

Local

Anuncian cierres nocturnos en la Vía Atlixcáyotl, conoce los bloqueos y vías alternas

En la intersección de esta vialidad con el Periférico Ecológico se está construyendo un distribuidor para mejorar la movilidad

Policiaca

Sujetos armados emboscan a policías de Quecholac; hay un delincuente muerto

Los delincuentes intentaban rescatar a dos detenidos que iban a ser puestos a disposición del MP por asaltar a un cuentahabiente

Gossip

'Berlín' de la Casa de Papel bromea con las enmoladas y dice que le ha encantado Puebla

El actor español filmó en La Fonda de Santa Clara este martes y, al terminar las grabaciones, el actor conversó con algunos fans que se encontraban en la zona

Doble Vía

Tragedia del Titán: Así fue la implosión del submarino y la última foto de los tripulantes

Fue el 18 de junio de 2023 cuando la travesía del submarino comenzó en Terranova, Canadá, como parte de una expedición turística para visitar los restos del Titanic