/ miércoles 22 de julio de 2020

Cubreboca, martirio para trabajadores de VW

Al final del turno los empleados padecen dolor de cabeza y falta de aire

El uso constante del cubrebocas por más de ocho horas seguidas se ha convertido en un martirio para algunos trabajadores de Volkswagen, quienes desde hace tres semanas regresaron a la planta de Cuautlancingo para reactivar la producción, en medio de más de 100 medidas sanitarias para prevenir contagios por Covid-19 en esta “nueva normalidad”.

Para Roberto, trabajador de la planta, el uso del cubrebocas desde que sale de casa hasta que termina su turno es lo más difícil de la “nueva normalidad”, pues además del calor que hace en su espacio de trabajo, al final del turno reconoce que padece dolor de cabeza y falta de aire al igual que varios de sus compañeros.

“El uso del cubrebocas yo creo que ha sido lo más difícil de andarlo trayendo todo el día, todo el turno del trabajo y con el calor y los que usamos lentes es muy difícil andarlo trayendo...desde la casa tenemos que salir ya con cubrebocas. Más que nada el uso de cubrebocas todo el turno, al final del turno sí da dolor de cabeza y falta de aire”.

Y es que quitarse el cubrebocas dentro de la planta no es opción, pues antes de reanudar actividades Volkswagen entregó un protocolo a los trabajadores que incluye sanciones para quien no cumpla estas medidas, que van desde una amonestación, a una suspensión temporal y hasta la rescisión del contrato en caso de una tercera reincidencia.

A un mes de regresar a la planta y dos semanas de reanudar la producción, ya hubo trabajadores sancionados, reconoció Roberto.

“Ya hubo sanciones a algunos compañeros que no traían hasta las gafas, es una amonestación la primera vez, la segunda vez es pasar relaciones y te pueden castigar de 8 a 12 días y ya la tercera vez que incurras en esta falta sí es rescisión del contrato”.

Pero el uso del cubrebocas sólo es una de las más de cien medidas sanitarias que implementó la empresa para regresar a laborar. Hay otras cómo medirse la temperatura corporal tres veces al día: desde que salen de casa, cuando van a comer y cuando termina su turno.

Dentro de la planta siempre hay gel y aspersores sanitizantes, pero en el comedor las medidas son más evidentes, pues va desde la sana distancia hasta el aislamiento físico a través de acrílicos que separan a los trabajadores durante la hora de comida.

“Al ingresar al comedor la distancia está marcada, hay una estación automática de aspersor de desinfectante. Uno pasa su credencial, pasa el rehilete y la comida nos la dan en desechables y agua embotellada; en las mesas todo está separado, cada quien tiene su cubículo y todo está separado”.

Sin duda, otra de las medidas que más recuerda Roberto es la aplicación de una prueba rápida de Covid-19, aunque para él estas pruebas no existen y solo fue una medida para medir las defensas de los trabajadores.

Lo cierto es que esta prueba se aplicó una sola vez a los trabajadores que se reincorporaron desde el pasado 15 de junio y no hay indicación para que esta prueba se aplique periódicamente.


El uso constante del cubrebocas por más de ocho horas seguidas se ha convertido en un martirio para algunos trabajadores de Volkswagen, quienes desde hace tres semanas regresaron a la planta de Cuautlancingo para reactivar la producción, en medio de más de 100 medidas sanitarias para prevenir contagios por Covid-19 en esta “nueva normalidad”.

Para Roberto, trabajador de la planta, el uso del cubrebocas desde que sale de casa hasta que termina su turno es lo más difícil de la “nueva normalidad”, pues además del calor que hace en su espacio de trabajo, al final del turno reconoce que padece dolor de cabeza y falta de aire al igual que varios de sus compañeros.

“El uso del cubrebocas yo creo que ha sido lo más difícil de andarlo trayendo todo el día, todo el turno del trabajo y con el calor y los que usamos lentes es muy difícil andarlo trayendo...desde la casa tenemos que salir ya con cubrebocas. Más que nada el uso de cubrebocas todo el turno, al final del turno sí da dolor de cabeza y falta de aire”.

Y es que quitarse el cubrebocas dentro de la planta no es opción, pues antes de reanudar actividades Volkswagen entregó un protocolo a los trabajadores que incluye sanciones para quien no cumpla estas medidas, que van desde una amonestación, a una suspensión temporal y hasta la rescisión del contrato en caso de una tercera reincidencia.

A un mes de regresar a la planta y dos semanas de reanudar la producción, ya hubo trabajadores sancionados, reconoció Roberto.

“Ya hubo sanciones a algunos compañeros que no traían hasta las gafas, es una amonestación la primera vez, la segunda vez es pasar relaciones y te pueden castigar de 8 a 12 días y ya la tercera vez que incurras en esta falta sí es rescisión del contrato”.

Pero el uso del cubrebocas sólo es una de las más de cien medidas sanitarias que implementó la empresa para regresar a laborar. Hay otras cómo medirse la temperatura corporal tres veces al día: desde que salen de casa, cuando van a comer y cuando termina su turno.

Dentro de la planta siempre hay gel y aspersores sanitizantes, pero en el comedor las medidas son más evidentes, pues va desde la sana distancia hasta el aislamiento físico a través de acrílicos que separan a los trabajadores durante la hora de comida.

“Al ingresar al comedor la distancia está marcada, hay una estación automática de aspersor de desinfectante. Uno pasa su credencial, pasa el rehilete y la comida nos la dan en desechables y agua embotellada; en las mesas todo está separado, cada quien tiene su cubículo y todo está separado”.

Sin duda, otra de las medidas que más recuerda Roberto es la aplicación de una prueba rápida de Covid-19, aunque para él estas pruebas no existen y solo fue una medida para medir las defensas de los trabajadores.

Lo cierto es que esta prueba se aplicó una sola vez a los trabajadores que se reincorporaron desde el pasado 15 de junio y no hay indicación para que esta prueba se aplique periódicamente.


Policiaca

Niña de 3 años muere ahogada al caer a una cisterna

Los hechos sucedieron en la colonia San José Los Cerritos

Estado

Alcalde de Atempan da positivo a Covid 19

Su esposa también se contagió de coronavirus

Local

Hospitalizan por Covid-19 a Lourdes Rosales, secretaria de SSC de Puebla capital

Es la primera funcionaria de primer nivel del Ayuntamiento que se contagia del virus

Local

[Entrevista] El priismo ranció está en Morena y es el enemigo a vencer: Aguilar

El Tigre afirmó que las decisiones políticas se toman de acuerdo con el tiempo y las circunstancias que se viven

Local

Robos de oxígeno agudizan escasez y conseguir tanques es un calvario

Aunado al desgaste para quienes los buscan, cuando hay cilindros deben comprarlos a precios elevados, de entre 40 y 70 mil pesos

Local

Dos titulares del Ayuntamiento de Puebla contraen Covid-19

La secretaria de seguridad ciudadana se encuentra recibiendo atención médica en un nosocomio

Futbol

¡Falta magia! Aún sin convencer el Puebla versión 2021

El equipo aún no ilusiona como para verlo de regreso en la liguilla del balompié nacional; los encuestados creen se debe de mejorar al frente

Gossip

Cinta Raya y el último dragón llegará a cines y la plataforma Disney+

La película Raya y el último dragón llegará a cines y la plataforma Disney+ el 5 de marzo

Celebridades

La Sonora Santanera compite por el Goya

La agrupación mexicana competirá en la entrega de premios española por Que no, que no, canción a la que fueron invitados por la española Rozalén