/ martes 6 de marzo de 2018

Ella es Ruth Velarde, es ama de casa, activista e impulsora de una ley

“Descubrí que para estar bien con mi hijo y con mi familia, tenía que estar bien conmigo”

Dentro de los significados que Ruth Velarde Hernández encontró a ser mujer, está el de la filantropía. Ella descubrió que desde cualquier lugar en la sociedad, las mujeres pueden aportar para ayudar al otro.

De ser una ama de casa convencional, la vida la llevó al activismo, a tal punto de estar impulsando una Ley para las Personas con Autismo del Estado de Puebla, con la que busca que ciudadanos con ese padecimiento, tengan oportunidades igual que las ha tenido su hijo Juan José.

Ella tiene 42 años de edad, de los cuales, los últimos 16 son en los que más luchas ha tenido, pues su hijo se ha convertido en una de las razones para buscar apoyo de las autoridades, de organizaciones de la sociedad civil y de instituciones de salud.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, relata cómo ha llegado a la presidencia del Voluntariado de Autismo Mente Corazón, y qué ha podido ver acerca de las faltantes en el estado, para detectar, atender e impulsar a los niños, jóvenes y adultos que tienen dicho trastorno.

¿POR QUÉ IMPULSAR UNA LEY?

La entrevistada explica que el autismo es una discapacidad que no se detecta a simple vista, pues en su versión menos aguda, consiste en la limitación para expresarse mediante el lenguaje.

Este trastorno neurológico implica que los pacientes tengan problemas para hablar, mirar a los ojos, tener conductas o acciones repetitivas y evitar la sociabilidad.

Dice que ha visto que faltan pediatras especializados para detectar el autismo en los primeros años de vida, e incluso faltan maestras que apoyen con esa detección, en la educación temprana.

Por otra parte, se ha percatado de que se carecen de políticas públicas para tratar a los menores con la enfermedad, pues la autoridad da prioridad a otros problemas de salud pública que afectan a un mayor número de personas.

“Juan José despertó en mí, la razón para trabajar en sociedad”, señala Ruth, referente a su trabajo de los últimos años. Por su hijo, la activista decidió vincularse con actores políticos y altruistas, que pueden aportar para el tratamiento del autismo.

Una de las últimas vinculaciones, ha sido con la Comisión de Personas Vulnerables, del Congreso del Estado, con quienes gestiona impulsar una Ley para Personas con Autismo, que replique el ordenamiento legal que se aprobó en el país, denominado Ley General de Atención y Protección a Personas con la condición del Espectro Autista.

Ruth señala que con una nueva ley, habría más políticas públicas y programas pensados para las personas que tienen autismo, debido a que se les debe garantizar su derecho a la inclusión y a la salud.

MADRES SIN DINERO Y CON HIJOS ENFERMOS, TIENEN MÁS DIFICULTADES

Un diagnóstico de autismo cuesta desde mil 500 pesos hasta 10 mil pesos. Por ello, la activista dice que es todavía más complicado para las mujeres de escasos recursos, enfrentarse a una situación similar. Es para toda la vida y las terapias pueden costar 300 pesos. Ante esa situación, el voluntariado en el que se encuentra, participa en coloquios, seminarios especializados y jornadas de apoyo, ya sea para pagar un diagnóstico o para informar a las personas.

Ella señala que si para las madres de la ciudad es complicado hacer un diagnóstico y un tratamiento, para las personas de la Sierra Norte, Sierra Nororiental, Sierra Negra o la Mixteca poblana, debe ser más difícil, primero por la poca información que hay, y también por los costos.

A la par, considera que para los pacientes de las comunidades, debe ser más complejo afrontar la discriminación que pervive hacia las personas con alguna discapacidad, pues falta sensibilidad. Una de sus metas como voluntaria, es que doctores hagan revisiones itinerantes por los 217 municipios de Puebla, para detectar a personas con autismo. Posteriormente, se buscaría apoyarles.

NO HAY SEXO DÉBIL; HOMBRES TAMBIÉN CAEN

Ruth recuerda que hace algunos años, cuando diagnosticaron a su hijo con autismo, su esposo tuvo complicaciones para aceptar la enfermedad, pues estaba decaído por la noticia. Dice que, de manera general, para los hombres es difícil aceptar algún padecimiento, mientras que a las mujeres, por más que les parezca arduo, tienen fuerzas para afrontar la situación y seguir adelante.

Comenta que la labor no ha sido fácil, pues en la adolescencia, las personas con autismo crecen en entornos de extremo cuidado, por lo que al alcanzar la juventud, pueden ser menos independientes que las personas de la misma edad.

Por ello, explica que la labor de la una mujer que es madre y que está a cargo de una persona con discapacidad, debe hacer que su hijo no sea visto como una carga para sus hermanos, debe conocer sus limitantes y sus oportunidades, así como animarlos para seguir adelante.

EL RETO ES BUSCAR ESPACIOS DE INCLUSIÓN

De perfil comunicóloga, Ruth prevé que se dedicará a difundir las implicaciones del autismo durante el resto de su vida, debido a que la cultura acerca de éste, aun es vaga, pues faltan escuelas y oportunidades laborales específicas para tratar el trastorno.

“Descubrí que para estar bien con mi hijo y con mi familia, tenía que estar bien conmigo. Entonces, empecé a trabajar y hacer cosas que me gustan, sin tener que descuidar mis otras labores. Soy promotora de los derechos de las personas con discapacidad”, señala.

Dentro de los significados que Ruth Velarde Hernández encontró a ser mujer, está el de la filantropía. Ella descubrió que desde cualquier lugar en la sociedad, las mujeres pueden aportar para ayudar al otro.

De ser una ama de casa convencional, la vida la llevó al activismo, a tal punto de estar impulsando una Ley para las Personas con Autismo del Estado de Puebla, con la que busca que ciudadanos con ese padecimiento, tengan oportunidades igual que las ha tenido su hijo Juan José.

Ella tiene 42 años de edad, de los cuales, los últimos 16 son en los que más luchas ha tenido, pues su hijo se ha convertido en una de las razones para buscar apoyo de las autoridades, de organizaciones de la sociedad civil y de instituciones de salud.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, relata cómo ha llegado a la presidencia del Voluntariado de Autismo Mente Corazón, y qué ha podido ver acerca de las faltantes en el estado, para detectar, atender e impulsar a los niños, jóvenes y adultos que tienen dicho trastorno.

¿POR QUÉ IMPULSAR UNA LEY?

La entrevistada explica que el autismo es una discapacidad que no se detecta a simple vista, pues en su versión menos aguda, consiste en la limitación para expresarse mediante el lenguaje.

Este trastorno neurológico implica que los pacientes tengan problemas para hablar, mirar a los ojos, tener conductas o acciones repetitivas y evitar la sociabilidad.

Dice que ha visto que faltan pediatras especializados para detectar el autismo en los primeros años de vida, e incluso faltan maestras que apoyen con esa detección, en la educación temprana.

Por otra parte, se ha percatado de que se carecen de políticas públicas para tratar a los menores con la enfermedad, pues la autoridad da prioridad a otros problemas de salud pública que afectan a un mayor número de personas.

“Juan José despertó en mí, la razón para trabajar en sociedad”, señala Ruth, referente a su trabajo de los últimos años. Por su hijo, la activista decidió vincularse con actores políticos y altruistas, que pueden aportar para el tratamiento del autismo.

Una de las últimas vinculaciones, ha sido con la Comisión de Personas Vulnerables, del Congreso del Estado, con quienes gestiona impulsar una Ley para Personas con Autismo, que replique el ordenamiento legal que se aprobó en el país, denominado Ley General de Atención y Protección a Personas con la condición del Espectro Autista.

Ruth señala que con una nueva ley, habría más políticas públicas y programas pensados para las personas que tienen autismo, debido a que se les debe garantizar su derecho a la inclusión y a la salud.

MADRES SIN DINERO Y CON HIJOS ENFERMOS, TIENEN MÁS DIFICULTADES

Un diagnóstico de autismo cuesta desde mil 500 pesos hasta 10 mil pesos. Por ello, la activista dice que es todavía más complicado para las mujeres de escasos recursos, enfrentarse a una situación similar. Es para toda la vida y las terapias pueden costar 300 pesos. Ante esa situación, el voluntariado en el que se encuentra, participa en coloquios, seminarios especializados y jornadas de apoyo, ya sea para pagar un diagnóstico o para informar a las personas.

Ella señala que si para las madres de la ciudad es complicado hacer un diagnóstico y un tratamiento, para las personas de la Sierra Norte, Sierra Nororiental, Sierra Negra o la Mixteca poblana, debe ser más difícil, primero por la poca información que hay, y también por los costos.

A la par, considera que para los pacientes de las comunidades, debe ser más complejo afrontar la discriminación que pervive hacia las personas con alguna discapacidad, pues falta sensibilidad. Una de sus metas como voluntaria, es que doctores hagan revisiones itinerantes por los 217 municipios de Puebla, para detectar a personas con autismo. Posteriormente, se buscaría apoyarles.

NO HAY SEXO DÉBIL; HOMBRES TAMBIÉN CAEN

Ruth recuerda que hace algunos años, cuando diagnosticaron a su hijo con autismo, su esposo tuvo complicaciones para aceptar la enfermedad, pues estaba decaído por la noticia. Dice que, de manera general, para los hombres es difícil aceptar algún padecimiento, mientras que a las mujeres, por más que les parezca arduo, tienen fuerzas para afrontar la situación y seguir adelante.

Comenta que la labor no ha sido fácil, pues en la adolescencia, las personas con autismo crecen en entornos de extremo cuidado, por lo que al alcanzar la juventud, pueden ser menos independientes que las personas de la misma edad.

Por ello, explica que la labor de la una mujer que es madre y que está a cargo de una persona con discapacidad, debe hacer que su hijo no sea visto como una carga para sus hermanos, debe conocer sus limitantes y sus oportunidades, así como animarlos para seguir adelante.

EL RETO ES BUSCAR ESPACIOS DE INCLUSIÓN

De perfil comunicóloga, Ruth prevé que se dedicará a difundir las implicaciones del autismo durante el resto de su vida, debido a que la cultura acerca de éste, aun es vaga, pues faltan escuelas y oportunidades laborales específicas para tratar el trastorno.

“Descubrí que para estar bien con mi hijo y con mi familia, tenía que estar bien conmigo. Entonces, empecé a trabajar y hacer cosas que me gustan, sin tener que descuidar mis otras labores. Soy promotora de los derechos de las personas con discapacidad”, señala.

Policiaca

Reina la impunidad en robo a comercio en Puebla

De 3 mil 686 asaltantes detenidos en 6 años por este delito, sólo el 24 por ciento llegó ante un juez

Estado

"No estamos dispuestos a entregar nuestro territorio ": Frente Defensa de la Tierra

Urgen a garantizar la integridad física y psicológica de activista detenido 

Policiaca

Capturan a presunto traficante de infantes en Puebla

Pretendía llevar a Chiapas a 7 menores; entre las victimas iba su sobrina

Local

Quedarán a resguardo del SEDIF los menores rescatados de un presunto tratante

Israel N, intentara comprar siete boletos de abordaje para tres niñas y cuatros niños con destino a Chiapas

Local

[Video] Explosión del Popocatépetl alerta a poblanos

Algunos usuarios afirman que durante la explosión del coloso se pudo percibir la presencia de un ovni

Estado

Localizan sin vida a policía de Izúcar desaparecido en septiembre

Fue el pasado 12 de octubre del 2019 cuando hallaron su cuerpo pero hasta ahora confirmaron el hecho

Política

Voy a sacar a Morena del marasmo: Ramírez Cuéllar

Gabriel García, jefe de los superdelegados, rechaza estar involucrado en el proceso para boicotear a Yeidckol en la dirigencia

Política

Diputados olvidan austeridad en refrescos y café

Legisladores gastarán 24 millones este año en bebidas y galletas para sus reuniones, cifra similar a 2018

Finanzas

Pega desaceleración a emisión de billetes

De las seis denominaciones distintas que hay, sólo hubo bajas anuales en las piezas emitidas de 50 y 500 pesos en diciembre del año pasado