/ lunes 8 de enero de 2024

Ordena INAH rellenar túnel en Huauchinango

El túnel fue construido de manera artesanal, por lo que representa un riesgo para gran parte del centro histórico

Por una orden judicial derivada de una denuncia interpuesta por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ante la Fiscalía General de Justicia, por representar un riesgo para la protección civil y causar daños al patrimonio cultural edificado, el Ayuntamiento de Huauchinango deberá rellenar el túnel que el ex presidente municipal Gustavo Vargas Cabrera aseguró haber encontrado durante su administración 2018-2021.

Será en los próximos días cuando inicien las obras de relleno de un túnel que fue “construido de manera artesanal, de aproximadamente 121 metros lineales” y más de seis metros de profundidad, considerando la superficie de las calles Mina y Guillermo Ledesma. Además, según el proyecto, se estima que se necesitarán hasta 2 mil 100 metros cúbicos de material (toba volcánica) y una inversión aproximada de 7 millones de pesos.

Esta obra es de la administración anterior, en la que supuestamente se invirtieron “unos cinco millones de pesos”, y quedó inconclusa por Gustavo Vargas Cabrera, ya que no contaba con los permisos legales federales; sin embargo, se aventuró a realizarla.

La versión oficial indica que se están considerando las recomendaciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), además de atender la denuncia ante la Fiscalía General de la República contra el gobierno municipal de Huauchinango, en relación con la construcción de un túnel principalmente bajo las calles Mina y Guillermo Ledesma, ubicadas en el Centro Histórico.

Después de casi dos años de la actual gestión, se concluyó el proyecto para “la estabilización del suelo, que consistirá en rellenar el túnel con el material adecuado”, y al mismo tiempo se dio a conocer que durante su construcción en 2020, se registraron afectaciones estructurales en la capilla de la Virgen de Guadalupe, la casa parroquial y las instalaciones de la Casa de Cultura “Leticia Ánimas Vargas”. Además, representa un riesgo de colapso en el tramo construido.

Es importante destacar que, según un estudio realizado por un equipo de ingenieros geólogos y civiles, la construcción del túnel se llevó a cabo recientemente, descartando la versión de que data del siglo XVII, además de haberse realizado con técnicas y material deficientes.

Al recorrer el túnel, se observa el uso de malla “electrosoldada” y un escaso recubrimiento de cemento, que se utilizó para “repellar” las paredes y la parte superior de la obra. Además, donde finaliza la cavidad, se aprecia el uso de malla que se emplea en la construcción de gallineros, y en algunos puntos se nota una estructura de “montenes”, pero se desconoce si esto sería suficiente para soportar las toneladas de tierra y los edificios que se encuentran en la superficie.

A pesar de la determinación de la autoridad federal, los trabajos continuaron hasta un día antes de que terminara la gestión de Vargas Cabrera. Momentos antes de finalizar su gobierno, Vargas y el síndico de ese período, Marilyn Ortiz, firmaron un acuerdo de reparación de los daños, heredando la responsabilidad a la administración actual.

Por lo anterior, el ayuntamiento actual, considerando el daño al erario derivado de posibles acciones irresponsables por parte de ex funcionarios municipales, inició un proceso legal e informó que se reserva el derecho de establecer las denuncias correspondientes contra quienes resulten responsables.

Según el proyecto, se estima que se necesitarán hasta 2 mil 100 metros cúbicos de material (toba volcánica) y una inversión aproximada de 7 millones de pesos. Foto: Heriberto Hernández | El Sol de Puebla


Contexto histórico

Desde hace algunos años se hablaba de la existencia de túneles bajo la superficie del centro histórico de Huauchinango que podrían datar de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, según referencias del historiador Guillermo Garrido Cruz.

En una consulta con el historiador y lingüista de Huauchinango, Guillermo Garrido Cruz, señaló que su hipótesis es que los túneles se construyeron a finales del Siglo XVIII e inicios del Siglo XIX, con el fin de entrar y salir del pueblo sin dificultad, dado que en esos tiempos se libraron varias escaramuzas.

Incluso, en la construcción de las rutas subterráneas, habrían estado involucrados los hermanos Cravioto, jefes políticos regionales en aquellos tiempos, además de participantes en distintas batallas tanto en el territorio poblano como hidalguense.

Se habrían aprovechado los túneles para la conducción de armas y para escabullirse de los enemigos.

Guillermo Garrido Cruz aseguró que esos trabajos son más antiguos que las obras de la Hidroeléctrica de Necaxa, y que quienes habrían participado en las excavaciones son huauchinanguenses, “obreros con experiencia que incluso trabajaron en la exploración y explotación de las minas en el estado de Hidalgo, mismos que eran llevados a trabajar para que rindieran su tributo al comendero”.

En otra teoría del profesional de la historia, es posible que también se hayan construido para conducir agua para el consumo humano, aunque esta suposición es la que menos respaldo tiene.

De la familia Cravioto

Descendientes de los Cravioto en Huauchinango, consultados por este medio de comunicación, compartieron que entre las historias de boca en boca de los abuelos se comentaba sobre el trasiego de armas debido a la actividad de aquel entonces. También se hablaba de la existencia de esos túneles.

En otra referencia, explicaron que en algún momento escucharon que por debajo de su casa había un asentamiento, pero en aquel entonces se habló de un socavón y se tuvo que reforzar la superficie para evitar accidentes.

Se especula que de los túneles hay ramificaciones que van desde la presidencia municipal hasta la Casa de Cultura, desde la Casa de Cultura hasta la Parroquia Santa María la Asunción, e incluso que alguno de estos llega hacia la escuela primaria Carlos I. Betancourt, lo que sería el túnel más largo.


Por una orden judicial derivada de una denuncia interpuesta por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ante la Fiscalía General de Justicia, por representar un riesgo para la protección civil y causar daños al patrimonio cultural edificado, el Ayuntamiento de Huauchinango deberá rellenar el túnel que el ex presidente municipal Gustavo Vargas Cabrera aseguró haber encontrado durante su administración 2018-2021.

Será en los próximos días cuando inicien las obras de relleno de un túnel que fue “construido de manera artesanal, de aproximadamente 121 metros lineales” y más de seis metros de profundidad, considerando la superficie de las calles Mina y Guillermo Ledesma. Además, según el proyecto, se estima que se necesitarán hasta 2 mil 100 metros cúbicos de material (toba volcánica) y una inversión aproximada de 7 millones de pesos.

Esta obra es de la administración anterior, en la que supuestamente se invirtieron “unos cinco millones de pesos”, y quedó inconclusa por Gustavo Vargas Cabrera, ya que no contaba con los permisos legales federales; sin embargo, se aventuró a realizarla.

La versión oficial indica que se están considerando las recomendaciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), además de atender la denuncia ante la Fiscalía General de la República contra el gobierno municipal de Huauchinango, en relación con la construcción de un túnel principalmente bajo las calles Mina y Guillermo Ledesma, ubicadas en el Centro Histórico.

Después de casi dos años de la actual gestión, se concluyó el proyecto para “la estabilización del suelo, que consistirá en rellenar el túnel con el material adecuado”, y al mismo tiempo se dio a conocer que durante su construcción en 2020, se registraron afectaciones estructurales en la capilla de la Virgen de Guadalupe, la casa parroquial y las instalaciones de la Casa de Cultura “Leticia Ánimas Vargas”. Además, representa un riesgo de colapso en el tramo construido.

Es importante destacar que, según un estudio realizado por un equipo de ingenieros geólogos y civiles, la construcción del túnel se llevó a cabo recientemente, descartando la versión de que data del siglo XVII, además de haberse realizado con técnicas y material deficientes.

Al recorrer el túnel, se observa el uso de malla “electrosoldada” y un escaso recubrimiento de cemento, que se utilizó para “repellar” las paredes y la parte superior de la obra. Además, donde finaliza la cavidad, se aprecia el uso de malla que se emplea en la construcción de gallineros, y en algunos puntos se nota una estructura de “montenes”, pero se desconoce si esto sería suficiente para soportar las toneladas de tierra y los edificios que se encuentran en la superficie.

A pesar de la determinación de la autoridad federal, los trabajos continuaron hasta un día antes de que terminara la gestión de Vargas Cabrera. Momentos antes de finalizar su gobierno, Vargas y el síndico de ese período, Marilyn Ortiz, firmaron un acuerdo de reparación de los daños, heredando la responsabilidad a la administración actual.

Por lo anterior, el ayuntamiento actual, considerando el daño al erario derivado de posibles acciones irresponsables por parte de ex funcionarios municipales, inició un proceso legal e informó que se reserva el derecho de establecer las denuncias correspondientes contra quienes resulten responsables.

Según el proyecto, se estima que se necesitarán hasta 2 mil 100 metros cúbicos de material (toba volcánica) y una inversión aproximada de 7 millones de pesos. Foto: Heriberto Hernández | El Sol de Puebla


Contexto histórico

Desde hace algunos años se hablaba de la existencia de túneles bajo la superficie del centro histórico de Huauchinango que podrían datar de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, según referencias del historiador Guillermo Garrido Cruz.

En una consulta con el historiador y lingüista de Huauchinango, Guillermo Garrido Cruz, señaló que su hipótesis es que los túneles se construyeron a finales del Siglo XVIII e inicios del Siglo XIX, con el fin de entrar y salir del pueblo sin dificultad, dado que en esos tiempos se libraron varias escaramuzas.

Incluso, en la construcción de las rutas subterráneas, habrían estado involucrados los hermanos Cravioto, jefes políticos regionales en aquellos tiempos, además de participantes en distintas batallas tanto en el territorio poblano como hidalguense.

Se habrían aprovechado los túneles para la conducción de armas y para escabullirse de los enemigos.

Guillermo Garrido Cruz aseguró que esos trabajos son más antiguos que las obras de la Hidroeléctrica de Necaxa, y que quienes habrían participado en las excavaciones son huauchinanguenses, “obreros con experiencia que incluso trabajaron en la exploración y explotación de las minas en el estado de Hidalgo, mismos que eran llevados a trabajar para que rindieran su tributo al comendero”.

En otra teoría del profesional de la historia, es posible que también se hayan construido para conducir agua para el consumo humano, aunque esta suposición es la que menos respaldo tiene.

De la familia Cravioto

Descendientes de los Cravioto en Huauchinango, consultados por este medio de comunicación, compartieron que entre las historias de boca en boca de los abuelos se comentaba sobre el trasiego de armas debido a la actividad de aquel entonces. También se hablaba de la existencia de esos túneles.

En otra referencia, explicaron que en algún momento escucharon que por debajo de su casa había un asentamiento, pero en aquel entonces se habló de un socavón y se tuvo que reforzar la superficie para evitar accidentes.

Se especula que de los túneles hay ramificaciones que van desde la presidencia municipal hasta la Casa de Cultura, desde la Casa de Cultura hasta la Parroquia Santa María la Asunción, e incluso que alguno de estos llega hacia la escuela primaria Carlos I. Betancourt, lo que sería el túnel más largo.


Elecciones 2024

Eduardo Rivera propone crear Centros Regionales que atiendan a adultos mayores y discapacitados

El candidato a la gubernatura de Puebla por la alianza entre PAN, PRI, PRD y PSI visitó el municipio de Tehuitzingo

Local

Hoy inicia juicio oral en contra de Javier López Zavala por caso Cecilia Monzón

La defensa de Cecilia Monzón dio a conocer que los abogados del priista argumentaron “una absurda” falta de competencia en la justicia poblana

Elecciones 2024

Dan golpiza a candidato a regidor del PRI en Chignahuapan

Adán Garrido fue golpeado y retenido por sujetos armados cuando se dirigía a la junta auxiliar de El Paredón

Elecciones 2024

Pepe Chedraui y Rafael Cañedo se niegan a debatir

Mario Riestra Piña, abanderado de PAN, PRI, PRD, PSI en el municipio de Puebla hizo oficial su petición al árbitro electoral local

Estado

Se seca Río Mixteco; luce como desierto

La falta de agua de este importante afluente amenaza la sustentabilidad del sur poblano; pobladores reconocen que es la crisis de agua más severa desde hace al menos un siglo