/ miércoles 27 de febrero de 2019

Fracasa mercado municipal de mariscos

Comerciantes afirman que la falta de transporte y publicidad han repercutido en la poca afluencia

La obra costó 19 millones de pesos y fue construida en la administración municipal de José Antonio Gali Fayad con el objetivo de desconcentrar el comercio de productos del mar en la zona de la 16 Poniente y 5 Norte del Centro Histórico; sin embargo, el Mercado de Pescados y Mariscos se ha convertido en un elefante blanco que actualmente tiene el 70.8 por ciento de los locales desocupados.

La falta de promoción, acusan los siete locatarios, el transporte nulo hacia la zona y una ciudadanía que se aferra a mercar en el Centro Histórico son factores que han influido para que la obra inaugurada en 2016 no tenga éxito.

Asimismo, los años sin hacer uso del inmueble y la falta de mantenimiento han hecho que la infraestructura ya presente daños: muchos comercios ya no tienen azulejo.

Lo que en su momento iba a ser la desconcentración del comercio de mariscos y que era una demanda de la Unión de Pescaderías y Marisquerías de Puebla, hoy ni los propios vendedores lo ocupan, aunque dejaron huellas del abandono con letreros de sus comercios.

¿QUIÉNES VENDEN?

La Almeja y ROL-MAR, una de las principales sucursales de venta de mariscos en el Centro Histórico de Puebla, ocupan los tres primeros locales para ofertar sus productos. Están justo en el centro y los comercios de la esquina se encuentran vacíos e incluso se aprecia basura en los alrededores.

En los corredores, les siguen otros cuatro negocios: Boca del río, Parquita Reyna, Villa Mar y Poseidón, que representan, en total, el 30 por ciento de los locales ocupados. Mientras que en el exterior, solo hay operando 2 restaurantes de maricos: La Mamba y CatyCoral.

Los ecos de la música popular, un piso limpio y pasillos desolados es el ambiente de este mercado, que tiene aún el recuerdo en 10 locales que tenían propietario y que dejaron solo las leyendas de su imagen, los descuentos y su marca.

Entre los locales abandonados, ya con azulejos caídos, están los letreros del Merkad-ito, El Tiburón, Mariscos Alvarado, Hermanos Vázquez, Mi Bello Tampico y El Santanera.

Ignacio Roldán, asesor de la Unión de Pescaderías y Marisquerías de Puebla, declaró que, en total, son nueve los locales ocupados. Sin embargo, El Sol de Puebla verificó a personas trabajando solo en 7 y algunos de ellos reconocieron que algunos de sus compañeros solo ocupan el sitio “en temporada”.

“En la temporada vienen para acá; termina y se van. También se requiere que los compañeros duren todo el tiempo, no nada más cuando es temporada”, declaró y argumentó un comerciante. Asimismo, expresó que algunos de los motivos de las bajas ventas son por la ausencia de publicidad por parte del Ayuntamiento de Puebla, pero que ya irán trabajando con la actual administración.

Además, garantizó que quienes están trabajando pagan la renta mensual que pide la Comuna (2.99 pesos por metro cuadrado por local), que aproximadamente es de 2 mil 500 pesos, aunque no sabe si algunos tienen retrasos o deudas.

De manera anónima, un comerciante informó que la situación es crítica, ya que en la semana se invierten mínimo 10 mil pesos, pero por la falta de gente no es bien remunerado.

“Además de que no tenemos publicidad, un camino que indique dónde se encuentra el mercado, otro de los temas es la falta de transporte: aquí solo llegan de la zona centro y CAPU las rutas 61A y 30A como cada media hora”, comentó.

Mientras, el desinterés de los compradores también fue evidente, ya que en 30 minutos apenas cuatro personas ingresaron, pero solo dos compraron: “Creo que los precios están mejor en el centro, vamos a dar una vuelta por allá”, comentó una ama de casa.

INICIÓ CON EL PIE IZQUIERDO

El 13 de febrero de 2016, José Antonio Gali Fayad cumplió su compromiso de campaña número 15: la creación del Mercado de Pescados y Mariscos, con una inversión de 19 millones de pesos, para “garantizar la comercialización de alimentos del mar bajo condiciones salubres y seguras”.

Hace casi tres años el inmueble se describió como un espacio con un total de 24 locales para expender productos crudos, cinco restaurantes y cuatro barras para alimentos preparados.

En aquella ocasión, los entonces regidores del PRI Iván Galindo y Karina Romero exhibieron en sus redes sociales el mercado vacío con comentarios irónicos, además de protestas porque no fueron invitados al evento inaugural.

“Con razón no nos invitaron a la inauguración del Mercado de Mariscos. No hay nada. Pero en las fotos del sábado se veía muy bonito (y rico) todo”, publicó Galindo en su Facebook el 18 de febrero de 2016.

Mientras, Karina Romero Alcalá replicó: “Inauguran con bombo y platillo el mercado de pescados y mariscos y dos días después está cerrado y no existe nada dentro de él! ¡Con razón no nos invitaron!”.

Sus publicaciones causaron polémica, que intentaron ser desmentidas por Eleazar González Pérez, quien era representante de la Asociación de Pescaderos de Puebla, y quien externó que el primero de marzo era la fecha oficial de su instalación, “porque no era tan fácil trasladar el producto del mar a los locales”.

La obra costó 19 millones de pesos y fue construida en la administración municipal de José Antonio Gali Fayad con el objetivo de desconcentrar el comercio de productos del mar en la zona de la 16 Poniente y 5 Norte del Centro Histórico; sin embargo, el Mercado de Pescados y Mariscos se ha convertido en un elefante blanco que actualmente tiene el 70.8 por ciento de los locales desocupados.

La falta de promoción, acusan los siete locatarios, el transporte nulo hacia la zona y una ciudadanía que se aferra a mercar en el Centro Histórico son factores que han influido para que la obra inaugurada en 2016 no tenga éxito.

Asimismo, los años sin hacer uso del inmueble y la falta de mantenimiento han hecho que la infraestructura ya presente daños: muchos comercios ya no tienen azulejo.

Lo que en su momento iba a ser la desconcentración del comercio de mariscos y que era una demanda de la Unión de Pescaderías y Marisquerías de Puebla, hoy ni los propios vendedores lo ocupan, aunque dejaron huellas del abandono con letreros de sus comercios.

¿QUIÉNES VENDEN?

La Almeja y ROL-MAR, una de las principales sucursales de venta de mariscos en el Centro Histórico de Puebla, ocupan los tres primeros locales para ofertar sus productos. Están justo en el centro y los comercios de la esquina se encuentran vacíos e incluso se aprecia basura en los alrededores.

En los corredores, les siguen otros cuatro negocios: Boca del río, Parquita Reyna, Villa Mar y Poseidón, que representan, en total, el 30 por ciento de los locales ocupados. Mientras que en el exterior, solo hay operando 2 restaurantes de maricos: La Mamba y CatyCoral.

Los ecos de la música popular, un piso limpio y pasillos desolados es el ambiente de este mercado, que tiene aún el recuerdo en 10 locales que tenían propietario y que dejaron solo las leyendas de su imagen, los descuentos y su marca.

Entre los locales abandonados, ya con azulejos caídos, están los letreros del Merkad-ito, El Tiburón, Mariscos Alvarado, Hermanos Vázquez, Mi Bello Tampico y El Santanera.

Ignacio Roldán, asesor de la Unión de Pescaderías y Marisquerías de Puebla, declaró que, en total, son nueve los locales ocupados. Sin embargo, El Sol de Puebla verificó a personas trabajando solo en 7 y algunos de ellos reconocieron que algunos de sus compañeros solo ocupan el sitio “en temporada”.

“En la temporada vienen para acá; termina y se van. También se requiere que los compañeros duren todo el tiempo, no nada más cuando es temporada”, declaró y argumentó un comerciante. Asimismo, expresó que algunos de los motivos de las bajas ventas son por la ausencia de publicidad por parte del Ayuntamiento de Puebla, pero que ya irán trabajando con la actual administración.

Además, garantizó que quienes están trabajando pagan la renta mensual que pide la Comuna (2.99 pesos por metro cuadrado por local), que aproximadamente es de 2 mil 500 pesos, aunque no sabe si algunos tienen retrasos o deudas.

De manera anónima, un comerciante informó que la situación es crítica, ya que en la semana se invierten mínimo 10 mil pesos, pero por la falta de gente no es bien remunerado.

“Además de que no tenemos publicidad, un camino que indique dónde se encuentra el mercado, otro de los temas es la falta de transporte: aquí solo llegan de la zona centro y CAPU las rutas 61A y 30A como cada media hora”, comentó.

Mientras, el desinterés de los compradores también fue evidente, ya que en 30 minutos apenas cuatro personas ingresaron, pero solo dos compraron: “Creo que los precios están mejor en el centro, vamos a dar una vuelta por allá”, comentó una ama de casa.

INICIÓ CON EL PIE IZQUIERDO

El 13 de febrero de 2016, José Antonio Gali Fayad cumplió su compromiso de campaña número 15: la creación del Mercado de Pescados y Mariscos, con una inversión de 19 millones de pesos, para “garantizar la comercialización de alimentos del mar bajo condiciones salubres y seguras”.

Hace casi tres años el inmueble se describió como un espacio con un total de 24 locales para expender productos crudos, cinco restaurantes y cuatro barras para alimentos preparados.

En aquella ocasión, los entonces regidores del PRI Iván Galindo y Karina Romero exhibieron en sus redes sociales el mercado vacío con comentarios irónicos, además de protestas porque no fueron invitados al evento inaugural.

“Con razón no nos invitaron a la inauguración del Mercado de Mariscos. No hay nada. Pero en las fotos del sábado se veía muy bonito (y rico) todo”, publicó Galindo en su Facebook el 18 de febrero de 2016.

Mientras, Karina Romero Alcalá replicó: “Inauguran con bombo y platillo el mercado de pescados y mariscos y dos días después está cerrado y no existe nada dentro de él! ¡Con razón no nos invitaron!”.

Sus publicaciones causaron polémica, que intentaron ser desmentidas por Eleazar González Pérez, quien era representante de la Asociación de Pescaderos de Puebla, y quien externó que el primero de marzo era la fecha oficial de su instalación, “porque no era tan fácil trasladar el producto del mar a los locales”.

Turismo

Enfrenta el turismo su peor crisis en 100 años; apuestan por la reactivación

El sector hotelero en el estado fue de los más afectados por la emergencia sanitaria pues cerrarán el año con un 23 por ciento de ocupación

Local

Proponen declarar al exvivero Santa Cruz Buenavista como Área Natural Protegida

El predio ubicado entre Puebla y Cuautlancingo impactaría a 48 mil 263 personas

Local

Regresa Puebla a semáforo naranja, en indicador estatal de Covid-19

Anuncia gobierno local revisión del esquema de reactivación de negocios ante el incremento de contagios

Futbol

La Franja pierde su columna vertebral con la salida de Vikonis, Angulo y Tabó

El conjunto blanquiazul se deshace de tres de sus baluartes, todo con el afán de hacer caja

Literatura

Martín Caparrós aborda el temor a la muerte en su novela Sinfín

Hoy Caparrós publica un libro que invita a la reflexión sobre la muerte: palabra que los reportes de archivero han convertido en palabreja

Moda

Sonia Falcone lleva su arte a las pasarelas 

La artista plástica y presidenta de la Fundación AMA Saving The Oceans, llevó a cabo una gala especial donde dio a conocer su nueva propuesta de diseño de moda 

Finanzas

Mexicanos cancelan 1.6 millones de tarjetas de crédito en 2020

Los bancos no han podido otorgar la cantidad de tarjetas de un año normal, reconoció Héctor Grisi, presidente de Santander México

Teatro

DramaFest lleva al público tras bambalinas

Inicia la edición 2020 de DramaFest, mostrando a los espectadores el lado desconocido de la magia del teatro

Gossip

Majo Cornejo levanta el vuelo en la música

Lanza nuevo tema con el que intenta levantar el ánimo en medio de la crisis