/ miércoles 3 de enero de 2024

Héroes anónimos: Así es como personas y asociaciones apoyan a los más necesitados

Los héroes anónimos coincidieron en la importancia de ayudar a los demás sin ningún interés de por medio

La sonrisa en los rostros de los niños, niñas, madres de familia y personas de San Miguel Espejo, al brindarles ropa, artículos de limpieza y fruta, todos de forma gratuita, son el mejor pago que tiene Rafael Reyes, iniciador de Fundación Madai, una asociación apartidista, sin fines de lucro, que desde hace más de dos décadas se dedica a apoyar a personas en situación de vulnerabilidad sin recibir nada a cambio.

Santa con Causa e Insensibles MC Puebla son otras organizaciones dedicadas al trabajo altruista durante todo el año. A lo anterior se suman aquellos “héroes anónimos”, personas que sin buscar protagonismo realizan acciones positivas con otra gente, por ejemplo, darse cita afuera de algunos hospitales de la ciudad para compartir comida a los que esperan noticias de sus familiares.

Rafa Reyes, como lo conocen popularmente, estudió una Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y un posgrado en Literatura y Letras Hispánicas, sin embargo, considera que nació con la vocación de ayudar a otras personas, así que desde muy pequeño se involucró para hacerlo proporcionalmente a la edad que tenía, y puso de ejemplo que antes de ser mayor de edad estuvo en las colectas escolares. “Desde muy pequeño yo tenía la vocación, tenía 11, 12 años de edad, cuando empecé a hacer cosas para ayudar a la gente, así transcurrió poco a poco”, indicó en entrevista con El Sol de Puebla.

Con el paso de los años incrementó gradualmente la forma en la que buscó beneficiar, y durante su vida tuvo la dicha de encontrar amigos con la misma intención. Esa circunstancia motivó a Rafa Reyes, junto con otra gente, a crear la Fundación Madai el 10 de octubre del 2010. Desde ese momento y hasta la actualidad, su principal objetivo es ayudar, así que los servicios y artículos que comparten son gratuitos, ninguno de los colaboradores recibe un salario de por medio. Entre las actividades que actualmente hacen está llevar desayunos para los familiares de la gente que tiene un paciente internado en el Hospital del Niño Poblano (HNP) y llevar ropa a comunidades necesitadas.

Las visitas a hospitales y la entrega de comida a quienes esperan a sus familiares es de las actividades más realizadas. Foto: Bibiana Diaz | El Sol de Puebla


El mejor pago es la sonrisa de la gente

Por ejemplo, en punto de las nueve de la mañana del domingo 31 de diciembre del 2023, último día del año, Rafa Reyes y Max Cepeda salieron de las instalaciones de la fundación, ubicada en la zona de La Paz de Puebla, rumbo a San Miguel Espejo para llevarle a la gente suéteres, chamarras, zapatos, playeras, pantalones, bufandas, fruta, toallitas húmedas y otros artículos que puedan utilizar.

De acuerdo con datos del INEGI, en el 2020 la comunidad contaba con 3 mil 409 habitantes, de los cuales 17 mil eran mujeres y 16 mil hombres. Además, el 72.57 por ciento es población indígena y el 28. 19 por ciento habla un dialecto de ese tipo.

Al llegar a la zona, la gente se encontraba reunida en el domicilio de uno de los líderes sociales de San Miguel Espejo, donde recibieron a los activistas alegremente y después de intercambiar un par de palabras, estos les recordaron la dinámica: tomar los artículos que necesiten, sin dejar de pensar que otras personas también tienen carencias. Simultáneamente, les emitieron un discurso donde resaltaron la importancia de compartir, así que les pidió ayudar a otras personas cuando tengan oportunidad.

Van a compartir un poco de amor

Esa actividad forma parte de la gama de acciones altruistas que realiza Madai anualmente. Sin embargo, una de las más reconocidas y con mayor antigüedad son las visitas al Hospital del Niño Poblano (HNP), para brindar comida los jueves y sábados de todo el año a los padres de los niños internados en el nosocomio que se encuentra ubicado en la zona de Angelópolis.

A pregunta explícita sobre la proveniencia de los insumos para alimentar a los padres, madres o tutores de los infantes, Rafa Reyes respondió a este medio que se trata “de un milagro”, porque son donaciones de la sociedad en general, así que se autodefine únicamente como un “intermediario”.

De hecho, una de las reglas de la fundación consiste en recibir, de preferencia, el café, la fruta o los jugos hechos, para no tener que manejar grandes cantidades de dinero en efectivo que generen malos entendidos o inconformidades.

La disponibilidad de tiempo que tiene para organizar, programar y hacer una serie de actividades en la fundación se debe a que Rafael Reyes es empresario, una ocupación que le permite manejar con mayor flexibilidad sus tiempos.

En el marco del proceso electoral concurrente 2023 – 2024, el varón compartió que, en más de una ocasión, partidos de diferentes colores lo han buscado para ser candidato por alguno de los espacios que han estado en juego y en todas las ocasiones ha rechazado las propuestas, porque su vida está puesta en la fundación desinteresadamente.

Prueba de ello fue el último sábado del 2023, porque Rafa Reyes y Max Cepeda, acompañados de otras personas, fueron al hospital HNP como tradicionalmente ocurre, al término de brindar la comida se colocan sus cubre bocas, narices de payaso que brillan y suben a los siguientes, donde se encuentran los niños con cáncer. Desde ahí les contaron un cuento navideño, para lo cual se hizo presente la figura de Santa Claus.

De manera fija, con atención e interesados en la narrativa, los pocos niños y niñas que se encuentran acostados o sentados en sus respectivas camas se mantuvieron atentos al cuento y posteriormente recibieron unas figuras de papel que simbolizaban los tres Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltazar. Los activistas coincidieron en que su mejor pago es la sonrisa de los niños.

Contrario a los menores, la mayoría de los padres mantuvo un semblante más serio y triste por la preocupación que tienen. Incluso, algunos rompieron en llanto cuando platicaron con los activistas, quienes intentaron consolarlos con palabras de aliento y les preguntaron si necesitaban algo, para ver la forma de apoyarlos.

Para encontrarlos y estar pendientes de las actividades que realizan a lo largo del año, se exhortó a seguirlos en redes sociales como Facebook e Instagram, donde aparecen como Madai o Rafa Reyes.

Distintas organizaciones se encargan año con año de beneficiar a otros. Foto: Jared Carcaño | El Sol de Puebla


Agua y café para las noches afuera de los hospitales

Al exterior de los hospitales la situación es la misma, puesto que en en el marco de la Navidad y vísperas del fin de año, amigos o familiares acudieron afuera de los nosocomios más grandes de la ciudad de Puebla como el Hospital General Del Sur, Hospital General del Norte y HNP para llevar tortas, café, comida, y atole.

Tal es el caso de Raúl Tlaxca, Irma Morales y Rubén Salas, quienes al filo de las ocho de la noche llegaron afuera de la clínica donde atienden niños con una mesa de metal, una olla de café caliente y una caja con galletas para compartir. Los tres señalaron en entrevistas por separado con este medio, que el 2023 fue el primer año en el que acudieron para compartir cosas con la gente, el principal motivo es que todos han tenido un familiar internado en otros centros, y conocen las necesidades que se viven.

“(El ayudar) surgió en el tema de la familia. Nos pusimos todos de acuerdo para venir de vez en cuando y dar un poco de lo que se puede, sobre todo en estas fechas, que es cuando más se siente. Además, en el tema humanitario, también es importante ser solidario con los demás”, dijo Raúl Tlaxca.

Al borde del llanto, Irma Morales compartió que ella acudió en compañía de sus compañeros de trabajo porque fue una promesa que hizo cuando su sobrino estuvo internado casi tres meses, porque nació con un problema cardíaco grave.

Ante esta circunstancia, explicó que las autoridades se encontraron frente a una gran problemática, la falta de los aparatos necesarios para atender la enfermedad, por tal motivo, su sobrino falleció dos años después, pero ella se hizo la promesa de compartir cosas con otras personas que actualmente atraviesan una situación parecida.

Ubicado en el Antiguo Camino Guadalupe Hidalgo, el Hospital General del Sur es otro de los recintos donde llegan personas con ponche, tortas y atoles para compartir, aunque la mayoría acude con café y pan. Con carteles o por medio de la voz, invitan a la gente para acercarse y tomar lo que necesiten sin nada a cambio. Incluso, le rechazan el dinero a quienes intentan dejar una moneda.

Lo mismo aplica para los policías que se encuentran en la entrada del hospital, que con el paso del tiempo reconocen a la gente que constantemente llega para compartir la comida con la gente, sobre todo el último mes del fin de año, porque consideran que se trata de una situación muy complicada, debido a que la mayoría de la sociedad está enfocada en la cena navideña y las celebraciones, aunque no todos los núcleos tienen la misma suerte.

Por lo anterior, expresan que la espera afuera del hospital, dormir en el piso, pasar frío y hambre se vuelven situaciones que tienen un mayor impacto.

Con dicho argumento coincidió Alejandro Luna, un hombre que en compañía de su esposa y dos hijas acude una vez al mes al General del Sur porque les queda más cerca de su casa ubicada en Castillotla.

Al platicar con El Sol de Puebla compartió que su hija estuvo internada y vivió en carne propia la situación de no tener dinero para comprar comida, o intentaba ahorrar con el fin de comprar las medicinas que hicieran falta.

Simultáneamente, recordó que conoció gente proveniente de otros municipios alejados a la ciudad, así que padecían una situación más complicada porque debían quedarse afuera del hospital a esperar noticias de sus familiares. “Desgraciadamente, a veces no hay quien nos invite un taco o vienen de lejos, entonces no hay quien cuide al enfermo para salir a comprar, no hay recursos o tiempo”, dijo.

Cuando su hija se recuperó, tomó la decisión de ir por lo menos 12 veces al año para solidarizarse con otras personas. Por separado, su esposa reconoció que ella es una mujer muy introvertida, así que solo se encarga de hacer las tortas, comprar el pan y preparar el atole para compartir, mientras que sus hijas, junto con esposo, son los encargados de ofrecerlo.

Algunos hicieron promesas o buscan regresar algo de lo mucho que recibieron. Foto: Bibiana Diaz | El Sol de Puebla


Insensibles MC Puebla

A la lista de personas que llevan a cabo acciones altruistas se encuentra el proyecto Santa con Causa, definido como portavoz de miles de personas que desean apoyar, e Insensibles MC Puebla, una asociación sin fines de lucro conformada por integrantes de la comunidad motociclista en la entidad que realiza una serie de actividades para apoyar a los más vulnerables.

A pesar de que el estilo de los motoristas es muy rudo porque se caracteriza, en la mayoría de los casos, por usar ropa de tonos oscuros y con algunos artículos de cuero, además de realizar rodadas, constantemente hacen actividades como repartir comida.

Una de las primeras actividades que anunciaron para este 2024 es su participación en lo que se denomina “cobijón”, que tiene como fin recolectar ropa invernal y cobijas que llegarán a las comunidades más necesitadas. Desde la publicación de este texto hasta el 10 de enero se aceptarán las prendas en el centro de acopio ubicado en la Casa Club ubicada en la calle independencia número 403, Chapultepec, Puebla. La entrega de las cobijas, chamarras o suéteres se realizará el 14 de enero.

De acuerdo con la información proporcionada, los artículos deben estar en buen estado para regalárselos a la gente y serles útil en los próximos meses donde todavía se esperan bajas temperaturas.

En tanto, Santa con Causa se basa en la figura tradicional de Papá Noel y su esposa. El proyecto trabaja de la mano con otras asociaciones como Donadores Altruistas Puebla, para ejecutar proyectos en pro de la gente. Por ejemplo, anualmente hacen una colecta de ayuda que reparten en vísperas de navidad y el año pasado juntaron más de media tonelada.

También se les observa en diferentes eventos, entre ellos los llevados a cabo en el Centro de Rehabilitación Médica, la Casa de Asis, la Casa Cuna Sagrado Corazón de Jesús y algunas escuelas como la Escuela Primaria Emiliano Zapata.

Las personas entrevistadas para este material periodístico coincidieron en la importancia de ayudar a los demás sin ningún interés de por medio, porque en la vida todos atraviesan por momentos complicados, donde un pequeño gesto, una palabra de aliento o una buena acción puede tener un gran significado para la demás gente.


La sonrisa en los rostros de los niños, niñas, madres de familia y personas de San Miguel Espejo, al brindarles ropa, artículos de limpieza y fruta, todos de forma gratuita, son el mejor pago que tiene Rafael Reyes, iniciador de Fundación Madai, una asociación apartidista, sin fines de lucro, que desde hace más de dos décadas se dedica a apoyar a personas en situación de vulnerabilidad sin recibir nada a cambio.

Santa con Causa e Insensibles MC Puebla son otras organizaciones dedicadas al trabajo altruista durante todo el año. A lo anterior se suman aquellos “héroes anónimos”, personas que sin buscar protagonismo realizan acciones positivas con otra gente, por ejemplo, darse cita afuera de algunos hospitales de la ciudad para compartir comida a los que esperan noticias de sus familiares.

Rafa Reyes, como lo conocen popularmente, estudió una Licenciatura en Ciencias de la Comunicación y un posgrado en Literatura y Letras Hispánicas, sin embargo, considera que nació con la vocación de ayudar a otras personas, así que desde muy pequeño se involucró para hacerlo proporcionalmente a la edad que tenía, y puso de ejemplo que antes de ser mayor de edad estuvo en las colectas escolares. “Desde muy pequeño yo tenía la vocación, tenía 11, 12 años de edad, cuando empecé a hacer cosas para ayudar a la gente, así transcurrió poco a poco”, indicó en entrevista con El Sol de Puebla.

Con el paso de los años incrementó gradualmente la forma en la que buscó beneficiar, y durante su vida tuvo la dicha de encontrar amigos con la misma intención. Esa circunstancia motivó a Rafa Reyes, junto con otra gente, a crear la Fundación Madai el 10 de octubre del 2010. Desde ese momento y hasta la actualidad, su principal objetivo es ayudar, así que los servicios y artículos que comparten son gratuitos, ninguno de los colaboradores recibe un salario de por medio. Entre las actividades que actualmente hacen está llevar desayunos para los familiares de la gente que tiene un paciente internado en el Hospital del Niño Poblano (HNP) y llevar ropa a comunidades necesitadas.

Las visitas a hospitales y la entrega de comida a quienes esperan a sus familiares es de las actividades más realizadas. Foto: Bibiana Diaz | El Sol de Puebla


El mejor pago es la sonrisa de la gente

Por ejemplo, en punto de las nueve de la mañana del domingo 31 de diciembre del 2023, último día del año, Rafa Reyes y Max Cepeda salieron de las instalaciones de la fundación, ubicada en la zona de La Paz de Puebla, rumbo a San Miguel Espejo para llevarle a la gente suéteres, chamarras, zapatos, playeras, pantalones, bufandas, fruta, toallitas húmedas y otros artículos que puedan utilizar.

De acuerdo con datos del INEGI, en el 2020 la comunidad contaba con 3 mil 409 habitantes, de los cuales 17 mil eran mujeres y 16 mil hombres. Además, el 72.57 por ciento es población indígena y el 28. 19 por ciento habla un dialecto de ese tipo.

Al llegar a la zona, la gente se encontraba reunida en el domicilio de uno de los líderes sociales de San Miguel Espejo, donde recibieron a los activistas alegremente y después de intercambiar un par de palabras, estos les recordaron la dinámica: tomar los artículos que necesiten, sin dejar de pensar que otras personas también tienen carencias. Simultáneamente, les emitieron un discurso donde resaltaron la importancia de compartir, así que les pidió ayudar a otras personas cuando tengan oportunidad.

Van a compartir un poco de amor

Esa actividad forma parte de la gama de acciones altruistas que realiza Madai anualmente. Sin embargo, una de las más reconocidas y con mayor antigüedad son las visitas al Hospital del Niño Poblano (HNP), para brindar comida los jueves y sábados de todo el año a los padres de los niños internados en el nosocomio que se encuentra ubicado en la zona de Angelópolis.

A pregunta explícita sobre la proveniencia de los insumos para alimentar a los padres, madres o tutores de los infantes, Rafa Reyes respondió a este medio que se trata “de un milagro”, porque son donaciones de la sociedad en general, así que se autodefine únicamente como un “intermediario”.

De hecho, una de las reglas de la fundación consiste en recibir, de preferencia, el café, la fruta o los jugos hechos, para no tener que manejar grandes cantidades de dinero en efectivo que generen malos entendidos o inconformidades.

La disponibilidad de tiempo que tiene para organizar, programar y hacer una serie de actividades en la fundación se debe a que Rafael Reyes es empresario, una ocupación que le permite manejar con mayor flexibilidad sus tiempos.

En el marco del proceso electoral concurrente 2023 – 2024, el varón compartió que, en más de una ocasión, partidos de diferentes colores lo han buscado para ser candidato por alguno de los espacios que han estado en juego y en todas las ocasiones ha rechazado las propuestas, porque su vida está puesta en la fundación desinteresadamente.

Prueba de ello fue el último sábado del 2023, porque Rafa Reyes y Max Cepeda, acompañados de otras personas, fueron al hospital HNP como tradicionalmente ocurre, al término de brindar la comida se colocan sus cubre bocas, narices de payaso que brillan y suben a los siguientes, donde se encuentran los niños con cáncer. Desde ahí les contaron un cuento navideño, para lo cual se hizo presente la figura de Santa Claus.

De manera fija, con atención e interesados en la narrativa, los pocos niños y niñas que se encuentran acostados o sentados en sus respectivas camas se mantuvieron atentos al cuento y posteriormente recibieron unas figuras de papel que simbolizaban los tres Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltazar. Los activistas coincidieron en que su mejor pago es la sonrisa de los niños.

Contrario a los menores, la mayoría de los padres mantuvo un semblante más serio y triste por la preocupación que tienen. Incluso, algunos rompieron en llanto cuando platicaron con los activistas, quienes intentaron consolarlos con palabras de aliento y les preguntaron si necesitaban algo, para ver la forma de apoyarlos.

Para encontrarlos y estar pendientes de las actividades que realizan a lo largo del año, se exhortó a seguirlos en redes sociales como Facebook e Instagram, donde aparecen como Madai o Rafa Reyes.

Distintas organizaciones se encargan año con año de beneficiar a otros. Foto: Jared Carcaño | El Sol de Puebla


Agua y café para las noches afuera de los hospitales

Al exterior de los hospitales la situación es la misma, puesto que en en el marco de la Navidad y vísperas del fin de año, amigos o familiares acudieron afuera de los nosocomios más grandes de la ciudad de Puebla como el Hospital General Del Sur, Hospital General del Norte y HNP para llevar tortas, café, comida, y atole.

Tal es el caso de Raúl Tlaxca, Irma Morales y Rubén Salas, quienes al filo de las ocho de la noche llegaron afuera de la clínica donde atienden niños con una mesa de metal, una olla de café caliente y una caja con galletas para compartir. Los tres señalaron en entrevistas por separado con este medio, que el 2023 fue el primer año en el que acudieron para compartir cosas con la gente, el principal motivo es que todos han tenido un familiar internado en otros centros, y conocen las necesidades que se viven.

“(El ayudar) surgió en el tema de la familia. Nos pusimos todos de acuerdo para venir de vez en cuando y dar un poco de lo que se puede, sobre todo en estas fechas, que es cuando más se siente. Además, en el tema humanitario, también es importante ser solidario con los demás”, dijo Raúl Tlaxca.

Al borde del llanto, Irma Morales compartió que ella acudió en compañía de sus compañeros de trabajo porque fue una promesa que hizo cuando su sobrino estuvo internado casi tres meses, porque nació con un problema cardíaco grave.

Ante esta circunstancia, explicó que las autoridades se encontraron frente a una gran problemática, la falta de los aparatos necesarios para atender la enfermedad, por tal motivo, su sobrino falleció dos años después, pero ella se hizo la promesa de compartir cosas con otras personas que actualmente atraviesan una situación parecida.

Ubicado en el Antiguo Camino Guadalupe Hidalgo, el Hospital General del Sur es otro de los recintos donde llegan personas con ponche, tortas y atoles para compartir, aunque la mayoría acude con café y pan. Con carteles o por medio de la voz, invitan a la gente para acercarse y tomar lo que necesiten sin nada a cambio. Incluso, le rechazan el dinero a quienes intentan dejar una moneda.

Lo mismo aplica para los policías que se encuentran en la entrada del hospital, que con el paso del tiempo reconocen a la gente que constantemente llega para compartir la comida con la gente, sobre todo el último mes del fin de año, porque consideran que se trata de una situación muy complicada, debido a que la mayoría de la sociedad está enfocada en la cena navideña y las celebraciones, aunque no todos los núcleos tienen la misma suerte.

Por lo anterior, expresan que la espera afuera del hospital, dormir en el piso, pasar frío y hambre se vuelven situaciones que tienen un mayor impacto.

Con dicho argumento coincidió Alejandro Luna, un hombre que en compañía de su esposa y dos hijas acude una vez al mes al General del Sur porque les queda más cerca de su casa ubicada en Castillotla.

Al platicar con El Sol de Puebla compartió que su hija estuvo internada y vivió en carne propia la situación de no tener dinero para comprar comida, o intentaba ahorrar con el fin de comprar las medicinas que hicieran falta.

Simultáneamente, recordó que conoció gente proveniente de otros municipios alejados a la ciudad, así que padecían una situación más complicada porque debían quedarse afuera del hospital a esperar noticias de sus familiares. “Desgraciadamente, a veces no hay quien nos invite un taco o vienen de lejos, entonces no hay quien cuide al enfermo para salir a comprar, no hay recursos o tiempo”, dijo.

Cuando su hija se recuperó, tomó la decisión de ir por lo menos 12 veces al año para solidarizarse con otras personas. Por separado, su esposa reconoció que ella es una mujer muy introvertida, así que solo se encarga de hacer las tortas, comprar el pan y preparar el atole para compartir, mientras que sus hijas, junto con esposo, son los encargados de ofrecerlo.

Algunos hicieron promesas o buscan regresar algo de lo mucho que recibieron. Foto: Bibiana Diaz | El Sol de Puebla


Insensibles MC Puebla

A la lista de personas que llevan a cabo acciones altruistas se encuentra el proyecto Santa con Causa, definido como portavoz de miles de personas que desean apoyar, e Insensibles MC Puebla, una asociación sin fines de lucro conformada por integrantes de la comunidad motociclista en la entidad que realiza una serie de actividades para apoyar a los más vulnerables.

A pesar de que el estilo de los motoristas es muy rudo porque se caracteriza, en la mayoría de los casos, por usar ropa de tonos oscuros y con algunos artículos de cuero, además de realizar rodadas, constantemente hacen actividades como repartir comida.

Una de las primeras actividades que anunciaron para este 2024 es su participación en lo que se denomina “cobijón”, que tiene como fin recolectar ropa invernal y cobijas que llegarán a las comunidades más necesitadas. Desde la publicación de este texto hasta el 10 de enero se aceptarán las prendas en el centro de acopio ubicado en la Casa Club ubicada en la calle independencia número 403, Chapultepec, Puebla. La entrega de las cobijas, chamarras o suéteres se realizará el 14 de enero.

De acuerdo con la información proporcionada, los artículos deben estar en buen estado para regalárselos a la gente y serles útil en los próximos meses donde todavía se esperan bajas temperaturas.

En tanto, Santa con Causa se basa en la figura tradicional de Papá Noel y su esposa. El proyecto trabaja de la mano con otras asociaciones como Donadores Altruistas Puebla, para ejecutar proyectos en pro de la gente. Por ejemplo, anualmente hacen una colecta de ayuda que reparten en vísperas de navidad y el año pasado juntaron más de media tonelada.

También se les observa en diferentes eventos, entre ellos los llevados a cabo en el Centro de Rehabilitación Médica, la Casa de Asis, la Casa Cuna Sagrado Corazón de Jesús y algunas escuelas como la Escuela Primaria Emiliano Zapata.

Las personas entrevistadas para este material periodístico coincidieron en la importancia de ayudar a los demás sin ningún interés de por medio, porque en la vida todos atraviesan por momentos complicados, donde un pequeño gesto, una palabra de aliento o una buena acción puede tener un gran significado para la demás gente.


Policiaca

Mujer originaria de Tijuana fue encontrada muerta en hotel de Puebla

Los empleados del lugar solicitaron ayuda por lo que Técnicos en Urgencias Médicas (TUM’s)

Local

Eduardo Rivera y Mario Riestra encabezan la Marea Rosa en Puebla

Al grito de “¡Fuera Morena!”, los manifestantes avanzaron con banderas de México, carteles y lonas a favor de Xóchitl Gálvez

Estado

Menor de 2 años muere en farmacia de Atlixco luego de ser atropellado

El presunto responsable quedó a disposición de las autoridades municipales para esclarecer el hecho

Estado

Piden piperos de Cuautlancingo esquemas de trabajo para poder extraer agua

Uno de los pozos clausurados por Conagua está en Cuautlancingo y ha afectado a familias que necesitan el recurso hídrico

Elecciones 2024

Llueven críticas para Víctor Correau Galeazzi por ser “fuereño e imposición”

“No imposición, fuera Víctor Galeazzi” es el mensaje que circula en plataformas digitales

Local

Pueblos Unidos contra el Basurero de Cholula anuncian otra asamblea pública

La Unión de Pueblos les vuelve a reiterar que el diálogo que se pide es público