/ viernes 14 de junio de 2024

En Punto

Ha resultado muy interesante ver la rapidez y la intensidad con la que han salido aspirantes a presidir el Comité Directivo Estatal del PAN, como si ese partido político se hubiese llevado los triunfos y las loas en la pasada contienda electoral en lugar de sufrir una estrepitosa derrota.

Lo natural sería que hubiese morenistas afilándose las uñas para pelearle a Olga Romero Garci Crespo la dirigencia estatal de Morena, pero no, donde hay una rebatinga –al menos mediática– hasta ahora, cuando todavía no se cumplen dos semanas después de la jornada electoral, es en el partido blanquiazul.

La corona anhelada ha resultado ser la presidencia que posee todavía Augusta Valentina Díaz de Rivera, quien, hay que subrayarlo, fue la primera en expresar en público la necesidad de hacer un cambio de dirigente y la primera también en señalar un candidato: Eduardo Rivera Pérez.

Entonces no debe sorprender que varios panistas estén levantando la mano en estos días, cuando fue la presidenta en funciones la que puso el camino a seguir, pero con un presumible aspirante que no es del agrado de todos.

Junto con Eduardo Rivera, que usó a la líder del CDE para meterse en la puja de forma anticipada, un día después de la jornada electoral del 2 de junio, se han declarado listos para participar Edmundo Tlatehui, Mónica Rodríguez y Rafael Micalco, y seguramente se agregarán en los días por venir personajes como Guadalupe Leal, Genoveva Huerta y en una de esas hasta Mario Riestra, que ha sido el primero en pedir de manera formal una sesión de consejo del partido para hablar de los resultados de la elección.

Si los líderes nacional y estatal soportan la presión y los ánimos no se desbordan, el cambio de Díaz de Rivera por un nuevo (o una nueva) líder deberá realizarse hasta noviembre, por lo que falta un largo trecho de reacomodos y disputas para tratar de influir en la elección (o designación) del relevo que habrá de afrontar los comicios intermedios de 2021.

¿Quién le gusta a usted para ser líder o lideresa del panismo en la etapa política (sumamente complicada) que se avecina?

* * *

La buena noticia para el PAN, sus militantes y simpatizantes, es que todavía da muestras de vida.

Nada de eso ha ocurrido, por ejemplo, en el PRI, donde ningún liderazgo ha levantado la mano para auto postularse como candidato a la presidencia del Comité Directivo Estatal.

Los tricolores, parece, continuarán con la muy mala racha que tienen desde el año 2010, cuando su candidato a gobernador, Javier López Zavala, perdió la contienda con el panista Rafael Moreno Valle.

* * *

Comenzado el proceso de transición de poderes en el gobierno del estado, el pasado miércoles, este viernes tocará el turno de hacerlo en el ayuntamiento de Puebla, donde un gobierno emanado del PAN entregará el bastón de relevo a una administración surgida de Morena y la 4T.

Ha sido el propio “Pepe” Chedraui, presidente municipal electo, quien el jueves dio a conocer el comienzo de esa etapa a través de la red social X:

“Para iniciar con el periodo de transición, el día de mañana tendré una reunión con el Presidente Municipal @AdanDominguez, a quien le agradezco la disposición para trabajar de manera coordinada durante este proceso.

¡Vienen grandes tiempos para Puebla!”

Así fue como lo escribió el morenista, de manera respetuosa e incluso amigable.

La duda que existe ahora mismo es si ese tono se mantendrá durante el proceso que durará cuatro meses o si irá modificándose en el transcurso del tiempo, en el entendido de que los perdedores de la elección (los panistas) quizá no estén muy dispuestos a colaborar con los vencedores.

Por el bien de los habitantes del municipio más importante del estado, será mejor que haya cordialidad y transparencia.

Ha resultado muy interesante ver la rapidez y la intensidad con la que han salido aspirantes a presidir el Comité Directivo Estatal del PAN, como si ese partido político se hubiese llevado los triunfos y las loas en la pasada contienda electoral en lugar de sufrir una estrepitosa derrota.

Lo natural sería que hubiese morenistas afilándose las uñas para pelearle a Olga Romero Garci Crespo la dirigencia estatal de Morena, pero no, donde hay una rebatinga –al menos mediática– hasta ahora, cuando todavía no se cumplen dos semanas después de la jornada electoral, es en el partido blanquiazul.

La corona anhelada ha resultado ser la presidencia que posee todavía Augusta Valentina Díaz de Rivera, quien, hay que subrayarlo, fue la primera en expresar en público la necesidad de hacer un cambio de dirigente y la primera también en señalar un candidato: Eduardo Rivera Pérez.

Entonces no debe sorprender que varios panistas estén levantando la mano en estos días, cuando fue la presidenta en funciones la que puso el camino a seguir, pero con un presumible aspirante que no es del agrado de todos.

Junto con Eduardo Rivera, que usó a la líder del CDE para meterse en la puja de forma anticipada, un día después de la jornada electoral del 2 de junio, se han declarado listos para participar Edmundo Tlatehui, Mónica Rodríguez y Rafael Micalco, y seguramente se agregarán en los días por venir personajes como Guadalupe Leal, Genoveva Huerta y en una de esas hasta Mario Riestra, que ha sido el primero en pedir de manera formal una sesión de consejo del partido para hablar de los resultados de la elección.

Si los líderes nacional y estatal soportan la presión y los ánimos no se desbordan, el cambio de Díaz de Rivera por un nuevo (o una nueva) líder deberá realizarse hasta noviembre, por lo que falta un largo trecho de reacomodos y disputas para tratar de influir en la elección (o designación) del relevo que habrá de afrontar los comicios intermedios de 2021.

¿Quién le gusta a usted para ser líder o lideresa del panismo en la etapa política (sumamente complicada) que se avecina?

* * *

La buena noticia para el PAN, sus militantes y simpatizantes, es que todavía da muestras de vida.

Nada de eso ha ocurrido, por ejemplo, en el PRI, donde ningún liderazgo ha levantado la mano para auto postularse como candidato a la presidencia del Comité Directivo Estatal.

Los tricolores, parece, continuarán con la muy mala racha que tienen desde el año 2010, cuando su candidato a gobernador, Javier López Zavala, perdió la contienda con el panista Rafael Moreno Valle.

* * *

Comenzado el proceso de transición de poderes en el gobierno del estado, el pasado miércoles, este viernes tocará el turno de hacerlo en el ayuntamiento de Puebla, donde un gobierno emanado del PAN entregará el bastón de relevo a una administración surgida de Morena y la 4T.

Ha sido el propio “Pepe” Chedraui, presidente municipal electo, quien el jueves dio a conocer el comienzo de esa etapa a través de la red social X:

“Para iniciar con el periodo de transición, el día de mañana tendré una reunión con el Presidente Municipal @AdanDominguez, a quien le agradezco la disposición para trabajar de manera coordinada durante este proceso.

¡Vienen grandes tiempos para Puebla!”

Así fue como lo escribió el morenista, de manera respetuosa e incluso amigable.

La duda que existe ahora mismo es si ese tono se mantendrá durante el proceso que durará cuatro meses o si irá modificándose en el transcurso del tiempo, en el entendido de que los perdedores de la elección (los panistas) quizá no estén muy dispuestos a colaborar con los vencedores.

Por el bien de los habitantes del municipio más importante del estado, será mejor que haya cordialidad y transparencia.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 19 de julio de 2024

En Punto

En Punto

jueves 18 de julio de 2024

En Punto

En Punto

miércoles 17 de julio de 2024

En Punto

En Punto

martes 16 de julio de 2024

En Punto

En Punto

lunes 15 de julio de 2024

En Punto

En Punto

viernes 12 de julio de 2024

En Punto

En Punto

jueves 11 de julio de 2024

En Punto

En Punto

miércoles 10 de julio de 2024

En Punto

En Punto

martes 09 de julio de 2024

En Punto

En Punto

lunes 08 de julio de 2024

En Punto

En Punto

Cargar Más