/ viernes 13 de diciembre de 2019

Genaro y Facundo, su paso por Puebla

La última vez que vi a Genaro García Luna fue en la antesala de una oficina pública poblana, cuando iba a ofrecer sus servicios de consultor en Seguridad Pública.

Estaba acompañado por tres integrantes de su equipo, en el cual destacaba el poblano Facundo Rosas, ex secretario de Seguridad en el estado.

Ahora que el principal policía de Vicente Fox y Felipe Calderón está detenido por las acusaciones que lo vinculan con capos del narcotráfico, las cuales son hechas por fiscales de Estados Unidos, vale la pena recordar que un poblano, compañero suyo de gabinete presidencial, fue el promotor de García Luna y de Facundo Rosas en la gestión panista de Rafael Moreno Valle.

Ese contacto y promotor, es el abogado Javier Lozano Alarcón.

Ante la salida del priista Ardelio Vargas del gabinete estatal, en los primeros días de 2013, luego de que aceptó la designación como alto comisionado del Instituto Nacional de Migración hecha por el presidente Enrique Peña Nieto, en Casa Puebla su inquilino enfrentó un galimatías: buscar a un poblano experto en Seguridad Pública que aceptara un cargo en Puebla.

Pasaron por la oficina de Moreno Valle varios currículums y escuchó sugerencias y propuestas.

La que más le llamó la atención fue la de un ingeniero agrónomo que fue, desde finales de la década de los 80 en el Cisen, la mano derecha de García Luna, el súper policía de los dos sexenios panistas.

Hubo datos curriculares que llamaron la atención del mandatario.

Facundo fue capacitado por agencias de seguridad a nivel internacional en materia de análisis, investigación, seguridad nacional, antinarcóticos y alta dirección en España, Francia, Bolivia, Colombia y Japón, así como en Estados Unidos; cuenta con experiencia en seguridad nacional, inteligencia, grupos armados, tráfico de armas, secuestro y atención a víctimas.

Inició su carrera policiaca en 1989 en el CISEN donde fue capacitado y especializado a lo largo de 10 años; en 1999 fue designado Director General de Terrorismo de la Policía Federal Preventiva; en 2001 se integró a la Agencia Federal de Investigación como director General de Análisis Táctico donde permaneció hasta 2007.

De febrero de ese mismo año a febrero del 2008 fue responsable de la Coordinación de Inteligencia para la Prevención y Comisionado Interino de la Policía Federal Preventiva.

De febrero a diciembre de 2008 fungió como subsecretario de Estrategia e Inteligencia Policial de la Secretaría de Seguridad federal.

Todo de la mano y con el apoyo de García Luna, su jefe, socio y amigo.

Lozano Alarcón hizo el contacto y propició la entrevista de Moreno Valle y Facundo, quien aceptó con la condición de ser él quien designara a sus colaboradores y estableció el compromiso de mantener a Puebla como un estado seguro.

El gobernador le dio posesión del cargo el 3 de abril de 2013.

Su gestión, siempre respaldada por García Luna, quien además colocó en puestos estatales a su equipo, tuvo altibajos, el más escandaloso fue Chalchihuapan y la muerte del menor Alberto Tehuatlie Tamayo por una bala de goma que dispararon policías estatales bajo el mando del secretario.

Pero el hecho que generó su caída fue cuando en Tepeaca, elementos del Ejército Mexicano detuvieron a Marco Antonio Estrada López, director de la Policía Estatal Preventiva y a Tomás Mendoza Lozano, jefe de grupo de operaciones especiales de la SSP.

Los exjefes policiacos, vinculados directamente con Facundo, fueron encarcelados por su participación en el robo de hidrocarburos.

La detención ocurrió cuando se encontraban en el lugar donde era extraído el combustible, protegiendo el robo y traslado de gasolina robada.

Entre campos de cultivo de San Rafael Tenextepec, en Tepeaca, los militares encontraron dos excavaciones de aproximadamente dos metros de profundidad y al fondo dos válvulas en un ducto de Pemex donde sacaban el combustible.

Autoridades informaron que junto a las tomas clandestinas encontraron vehículos cargados con gasolina. “Eran 32 camionetas las que ellos capturaron y que todas traían combustible… Cada camioneta aproximadamente con cuatro mil litros robados”, declaró Víctor Manuel Velázquez, director de Seguridad Pública de Tepeaca.

Los funcionarios de Facundo Rosas, ofrecieron dinero a los militares que los capturaron in fraganti y quienes los presentaron de inmediato, por órdenes de la comandancia de la XXV Zona Militar, al ministerio público federal el mismo 15 de julio de 2015.

Estos hechos marcaron la salida del ingeniero agrónomo del gabinete de Moreno Valle, quien recibió presiones y sugerencias para que lo mantuviera.

En ese entonces buscaba la candidatura del PAN a la Presidencia de la República y no podía estar sometido a la sospecha de sostener a un secretario con funcionarios acusados de proteger el huachicol, delito que aumentó en esos años.

Para entonces, ni García Luna, el ahora detenido por sus vínculos con el Cartel de Sinaloa, ni Lozano Alarcón, desempleado y actualmente promotor de reuniones de panistas con priistas poblanos, pudieron sostener a Facundo, quien no tuvo más que entregar su renuncia, aunque siempre supo que lo suyo fue una destitución.

¿El futuro del poblano seguirá ligado al súper policía de Fox y Calderón?

Pronto lo sabremos.

De las anécdotas que se cuentan

Para quienes no lo saben, el doctor Alfonso Esparza Ortiz tiene una especialidad: ser auditor.

No es extraño que, por ello, ante las revisiones enviadas por la Auditoría Superior del Estado a la BUAP, reiteró que la casa de estudios está abierta a cualquier escrutinio, sólo demandó veracidad y legalidad en los procedimientos.

La cita es textual:

“Aunque hemos sido revisados toda la vida por todas las instancias habidas y por haber, ahora lo estamos haciendo en forma doble. Sin ningún problema. . . solo que lo estén haciendo apegados a derecho. Y no vamos a permitir que se violen derechos; no vamos a permitir que se lleven a efecto (las revisiones) sin respetar las reglas que están muy claras en el tema de fiscalización”, comentó el miércoles pasado ante reporteros.

Si los auditores no saben hacer su trabajo o desconocen la ley, es su problema, porque ellos son la autoridad.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

La última vez que vi a Genaro García Luna fue en la antesala de una oficina pública poblana, cuando iba a ofrecer sus servicios de consultor en Seguridad Pública.

Estaba acompañado por tres integrantes de su equipo, en el cual destacaba el poblano Facundo Rosas, ex secretario de Seguridad en el estado.

Ahora que el principal policía de Vicente Fox y Felipe Calderón está detenido por las acusaciones que lo vinculan con capos del narcotráfico, las cuales son hechas por fiscales de Estados Unidos, vale la pena recordar que un poblano, compañero suyo de gabinete presidencial, fue el promotor de García Luna y de Facundo Rosas en la gestión panista de Rafael Moreno Valle.

Ese contacto y promotor, es el abogado Javier Lozano Alarcón.

Ante la salida del priista Ardelio Vargas del gabinete estatal, en los primeros días de 2013, luego de que aceptó la designación como alto comisionado del Instituto Nacional de Migración hecha por el presidente Enrique Peña Nieto, en Casa Puebla su inquilino enfrentó un galimatías: buscar a un poblano experto en Seguridad Pública que aceptara un cargo en Puebla.

Pasaron por la oficina de Moreno Valle varios currículums y escuchó sugerencias y propuestas.

La que más le llamó la atención fue la de un ingeniero agrónomo que fue, desde finales de la década de los 80 en el Cisen, la mano derecha de García Luna, el súper policía de los dos sexenios panistas.

Hubo datos curriculares que llamaron la atención del mandatario.

Facundo fue capacitado por agencias de seguridad a nivel internacional en materia de análisis, investigación, seguridad nacional, antinarcóticos y alta dirección en España, Francia, Bolivia, Colombia y Japón, así como en Estados Unidos; cuenta con experiencia en seguridad nacional, inteligencia, grupos armados, tráfico de armas, secuestro y atención a víctimas.

Inició su carrera policiaca en 1989 en el CISEN donde fue capacitado y especializado a lo largo de 10 años; en 1999 fue designado Director General de Terrorismo de la Policía Federal Preventiva; en 2001 se integró a la Agencia Federal de Investigación como director General de Análisis Táctico donde permaneció hasta 2007.

De febrero de ese mismo año a febrero del 2008 fue responsable de la Coordinación de Inteligencia para la Prevención y Comisionado Interino de la Policía Federal Preventiva.

De febrero a diciembre de 2008 fungió como subsecretario de Estrategia e Inteligencia Policial de la Secretaría de Seguridad federal.

Todo de la mano y con el apoyo de García Luna, su jefe, socio y amigo.

Lozano Alarcón hizo el contacto y propició la entrevista de Moreno Valle y Facundo, quien aceptó con la condición de ser él quien designara a sus colaboradores y estableció el compromiso de mantener a Puebla como un estado seguro.

El gobernador le dio posesión del cargo el 3 de abril de 2013.

Su gestión, siempre respaldada por García Luna, quien además colocó en puestos estatales a su equipo, tuvo altibajos, el más escandaloso fue Chalchihuapan y la muerte del menor Alberto Tehuatlie Tamayo por una bala de goma que dispararon policías estatales bajo el mando del secretario.

Pero el hecho que generó su caída fue cuando en Tepeaca, elementos del Ejército Mexicano detuvieron a Marco Antonio Estrada López, director de la Policía Estatal Preventiva y a Tomás Mendoza Lozano, jefe de grupo de operaciones especiales de la SSP.

Los exjefes policiacos, vinculados directamente con Facundo, fueron encarcelados por su participación en el robo de hidrocarburos.

La detención ocurrió cuando se encontraban en el lugar donde era extraído el combustible, protegiendo el robo y traslado de gasolina robada.

Entre campos de cultivo de San Rafael Tenextepec, en Tepeaca, los militares encontraron dos excavaciones de aproximadamente dos metros de profundidad y al fondo dos válvulas en un ducto de Pemex donde sacaban el combustible.

Autoridades informaron que junto a las tomas clandestinas encontraron vehículos cargados con gasolina. “Eran 32 camionetas las que ellos capturaron y que todas traían combustible… Cada camioneta aproximadamente con cuatro mil litros robados”, declaró Víctor Manuel Velázquez, director de Seguridad Pública de Tepeaca.

Los funcionarios de Facundo Rosas, ofrecieron dinero a los militares que los capturaron in fraganti y quienes los presentaron de inmediato, por órdenes de la comandancia de la XXV Zona Militar, al ministerio público federal el mismo 15 de julio de 2015.

Estos hechos marcaron la salida del ingeniero agrónomo del gabinete de Moreno Valle, quien recibió presiones y sugerencias para que lo mantuviera.

En ese entonces buscaba la candidatura del PAN a la Presidencia de la República y no podía estar sometido a la sospecha de sostener a un secretario con funcionarios acusados de proteger el huachicol, delito que aumentó en esos años.

Para entonces, ni García Luna, el ahora detenido por sus vínculos con el Cartel de Sinaloa, ni Lozano Alarcón, desempleado y actualmente promotor de reuniones de panistas con priistas poblanos, pudieron sostener a Facundo, quien no tuvo más que entregar su renuncia, aunque siempre supo que lo suyo fue una destitución.

¿El futuro del poblano seguirá ligado al súper policía de Fox y Calderón?

Pronto lo sabremos.

De las anécdotas que se cuentan

Para quienes no lo saben, el doctor Alfonso Esparza Ortiz tiene una especialidad: ser auditor.

No es extraño que, por ello, ante las revisiones enviadas por la Auditoría Superior del Estado a la BUAP, reiteró que la casa de estudios está abierta a cualquier escrutinio, sólo demandó veracidad y legalidad en los procedimientos.

La cita es textual:

“Aunque hemos sido revisados toda la vida por todas las instancias habidas y por haber, ahora lo estamos haciendo en forma doble. Sin ningún problema. . . solo que lo estén haciendo apegados a derecho. Y no vamos a permitir que se violen derechos; no vamos a permitir que se lleven a efecto (las revisiones) sin respetar las reglas que están muy claras en el tema de fiscalización”, comentó el miércoles pasado ante reporteros.

Si los auditores no saben hacer su trabajo o desconocen la ley, es su problema, porque ellos son la autoridad.

fcrisanto00@yahoo.com.mx

Twitter @fercrisanto

Facebook: Fernando Alberto Crisanto

viernes 31 de julio de 2020

El pacto de Manzanilla

viernes 24 de julio de 2020

Languidece el Centro Histórico

viernes 17 de julio de 2020

La reelección

viernes 10 de julio de 2020

Los políticos y su pandemia

viernes 03 de julio de 2020

¿Democracia o un ajuste de cuentas?

viernes 26 de junio de 2020

Candidatos de la chistera azul

viernes 19 de junio de 2020

La automotriz y el T-MEC

viernes 12 de junio de 2020

Ansias de político

viernes 05 de junio de 2020

Médicos cubanos en Seguridad Pública

viernes 29 de mayo de 2020

Morena quiere ganar Puebla

Cargar Más