/ martes 2 de julio de 2019

La indiscreción del incremento al precio del pasaje

El gobierno de Guillermo Pacheco Pulido y el entrante de Luis Miguel Barbosa están trenzados en la discusión sobre cuál de las dos administraciones será la encargada de asumir el costo político por el incremento al precio del pasaje del transporte público en Puebla.

El priista, Pacheco Pulido, con todo el oficio político que lo caracteriza, ya había aceptado que como lo marca la tradición, tendría que asumir el incremento, pero una declaración lo arruinó todo.

El 16 de junio, fue presentada la primera parte del gabinete del próximo mandatario, Luis Miguel Barbosa, y entre ellos estaba Carlos Urbina Tanús, futuro secretario de Infraestructura, Movilidad y Transporte (SIMT).

Como actualmente la dependencia sigue operando junto con el área relacionada con transporte, los reporteros le preguntaron al próximo secretario cuál sería su postura sobre el incremento al pasaje y cometió un grave error.

Urbina Tanús, hijo por cierto de la regidora del PRI, Silvia Tanús, habló largo y tendido. Dijo que estaban realizando estudios de factibilidad y de otros elementos relacionados con el tema.

Aunque el próximo secretario sostuvo que aún se estaba con el análisis si el aumento se daba en esta o en la siguiente administración, indirectamente atizó leña al fuego.

Al hablar sobre una serie de observaciones sobre el tema, prácticamente lanzó la responsabilidad a su jefe: Luis Miguel Barbosa.

Al menos así se interpretó de inmediato en el gobierno interino. La declaración y grabación de la entrevista llegó a odios del ejecutivo estatal y respiró al darse cuenta que del pasaje se ocuparía Barbosa.

Así, cuando siguieron las presiones sobre el incremento, el 19 de junio enviaron muy convencido al actual secretario de la SIMT, Antonio Peniche, a declarar que al menos en lo que restaba de la administración el incremento no iba a suceder.

Ahora, Barbosa reclama que se cumpla con el acuerdo y sea Guillermo Pacheco Pulido quien antes del 31 de julio termine con la controversia y le deje el camino listo y tener un inicio de administración sin sobresaltos.

Lo peor de todo fue que Carlos Urbina, el responsable de todo este embrollo, ni siquiera va a estar al frente de la dependencia, pues se separará para dar paso a la Secretaría de Transportes en el siguiente gobierno.

Es decir, Urbina Tanús opinó de un tema que ni siquiera le correspondía y puso en jaque el proceso terso de transición que se había celebrado hasta ese momento.

Fuentes cercanas al gobierno electo, informaron sobre la irresponsabilidad cometida por el próximo funcionario para tratar así un tema tan complicado.

Comentarios:

anaconda138@hotmail.com

marcomironc@gmail.com

@Marcomironc

El gobierno de Guillermo Pacheco Pulido y el entrante de Luis Miguel Barbosa están trenzados en la discusión sobre cuál de las dos administraciones será la encargada de asumir el costo político por el incremento al precio del pasaje del transporte público en Puebla.

El priista, Pacheco Pulido, con todo el oficio político que lo caracteriza, ya había aceptado que como lo marca la tradición, tendría que asumir el incremento, pero una declaración lo arruinó todo.

El 16 de junio, fue presentada la primera parte del gabinete del próximo mandatario, Luis Miguel Barbosa, y entre ellos estaba Carlos Urbina Tanús, futuro secretario de Infraestructura, Movilidad y Transporte (SIMT).

Como actualmente la dependencia sigue operando junto con el área relacionada con transporte, los reporteros le preguntaron al próximo secretario cuál sería su postura sobre el incremento al pasaje y cometió un grave error.

Urbina Tanús, hijo por cierto de la regidora del PRI, Silvia Tanús, habló largo y tendido. Dijo que estaban realizando estudios de factibilidad y de otros elementos relacionados con el tema.

Aunque el próximo secretario sostuvo que aún se estaba con el análisis si el aumento se daba en esta o en la siguiente administración, indirectamente atizó leña al fuego.

Al hablar sobre una serie de observaciones sobre el tema, prácticamente lanzó la responsabilidad a su jefe: Luis Miguel Barbosa.

Al menos así se interpretó de inmediato en el gobierno interino. La declaración y grabación de la entrevista llegó a odios del ejecutivo estatal y respiró al darse cuenta que del pasaje se ocuparía Barbosa.

Así, cuando siguieron las presiones sobre el incremento, el 19 de junio enviaron muy convencido al actual secretario de la SIMT, Antonio Peniche, a declarar que al menos en lo que restaba de la administración el incremento no iba a suceder.

Ahora, Barbosa reclama que se cumpla con el acuerdo y sea Guillermo Pacheco Pulido quien antes del 31 de julio termine con la controversia y le deje el camino listo y tener un inicio de administración sin sobresaltos.

Lo peor de todo fue que Carlos Urbina, el responsable de todo este embrollo, ni siquiera va a estar al frente de la dependencia, pues se separará para dar paso a la Secretaría de Transportes en el siguiente gobierno.

Es decir, Urbina Tanús opinó de un tema que ni siquiera le correspondía y puso en jaque el proceso terso de transición que se había celebrado hasta ese momento.

Fuentes cercanas al gobierno electo, informaron sobre la irresponsabilidad cometida por el próximo funcionario para tratar así un tema tan complicado.

Comentarios:

anaconda138@hotmail.com

marcomironc@gmail.com

@Marcomironc

martes 17 de septiembre de 2019

El dueño del Paseo de los Gigantes

jueves 05 de septiembre de 2019

PAN juega al despistado

martes 27 de agosto de 2019

El “yunque” respira con intensidad

martes 20 de agosto de 2019

Arde el cabildo capitalino

martes 06 de agosto de 2019

Hambre de poder en el PAN

jueves 01 de agosto de 2019

Por el bien de Puebla

Cargar Más