/ miércoles 10 de junio de 2020

¿Cómo serán las relaciones personales después del Covid-19?

Tenemos dos alternativas: retomar nuestra vida social y la vida en general desde la resistencia o desde la resiliencia

Las fuertes medidas de seguridad tomadas frente a la pandemia impactan nuestra cotidianidad. Nunca antes se había sentido tanta incertidumbre al despertar por las mañanas. Después de más de 60 días de encierro ¿será posible que sigamos relacionándonos con los demás de la misma forma en que lo hacíamos anteriormente?

“Tenemos muchas preguntas pero muy pocas respuestas dado que la pandemia es una situación que no habíamos vivido antes. Hoy la vivimos con incertidumbre y resulta un poco complicado imaginar cómo será la ‘nueva normalidad’. Desde el punto de vista psicológico, lo que estamos viviendo es una especie de crisis por los múltiples cambios en las diferentes áreas de nuestra vida. Esto trae consigo dos alternativas: la del peligro o la oportunidad de crecimiento”, expone Esperanza Ordaz Moreno, profesional de la salud mental especialista en Desarrollo Humano.

En este sentido existen diferentes escenarios, asegura la entrevistada: “en términos generales, cuando regresemos a esta ‘famosa nueva normalidad’, que en si es una realidad distinta, posiblemente volvamos con una mezcla de temor y necesidad. Temor a los contagios y al mismo tiempo necesidad de contacto físico, porque es algo que los seres humanos necesitamos desarrollar con normalidad para sentirnos bien”.

Refiere que, dado que el modo de transmisión del coronavirus tiene que ver con la forma en cómo nos relacionamos, el factor miedo va a ser muy importante para decidir de qué manera nos vamos a integrar nuevamente con otras personas. De acuerdo con la especialista, los escenarios a los que nos podríamos enfrentar son:

QUE EL MIEDO NOS CONTROLE. Si hay un miedo excesivo, exagerado o irreal, seguramente nos aislaremos voluntariamente al asociar el contagio con la convivencia entre personas. Con seguridad, se mantendrá en boga el medio preferido de comunicación durante el confinamiento, las redes sociales y de forma virtual. También, podríamos estar más centrados en necesidades individuales que en necesidades colectivas, y eso pudiera ser que nos aportara una actitud más desconfiada hacia las demás personas.

IGNORAR EL MIEDO. Si ignoramos este miedo, es posible que salgamos a la calle pensando que no pasa nada y empecemos a tener intercambios sociales que nos lleven a tener alto riesgo de contagio. Pero hay que comprender que, poco a poco, podremos retomar la cercanía social, aunque no de manera inmediata, de momento hay que tener actitudes cuidadosas.

Foto: Pete Linforth | Pixabay

OPTAR POR EL CRECIMIENTO. Transformar ese miedo en crecimiento para empezar a desarrollar una nueva consciencia de interdependencia, por ejemplo: yo me cuido, tú te cuidas y entonces somos más solidarios.

Desde esta postura de crecimiento, podrías darle un nuevo significado (más profundo) a las relaciones cara a cara. Así las relaciones amorosas estables podrían ser tendencias después del Covid-19, precisamente por darle ese significado valioso a las relaciones personales, por sobre las relaciones virtuales.

De igual forma podríamos desarrollar soluciones creativas para demostrar afectos, como aprender a escuchar, que es un desafío al que nos hemos enfrentamos porque no es tan fácil estar dispuesto a escuchar al otro. También tendríamos un potencial para la comunicación: para expresarnos mejor y aprender a relacionarnos saludablemente con nosotros mismos para después relacionarnos de la misma manera con los demás.

Este reordenamiento de nuestros valores (respeto, solidaridad, compromiso, colaboración) y la disposición para estar mejor con nosotros mismos, trabajar la autoestima y la inteligencia emocional, marcará la diferencia entre regresar a una situación caótica o volver con ganas de construir algo mejor.

“En resumen, tenemos dos grandes alternativas: retomar nuestra vida social y la vida en general desde la resistencia, esa parte que nos conecta con emociones desagradables y un estado mental centrado en las pérdidas, o desde la resiliencia, que nos genera un estado mental positivo, centrado en la estabilidad”, puntualiza.

Las fuertes medidas de seguridad tomadas frente a la pandemia impactan nuestra cotidianidad. Nunca antes se había sentido tanta incertidumbre al despertar por las mañanas. Después de más de 60 días de encierro ¿será posible que sigamos relacionándonos con los demás de la misma forma en que lo hacíamos anteriormente?

“Tenemos muchas preguntas pero muy pocas respuestas dado que la pandemia es una situación que no habíamos vivido antes. Hoy la vivimos con incertidumbre y resulta un poco complicado imaginar cómo será la ‘nueva normalidad’. Desde el punto de vista psicológico, lo que estamos viviendo es una especie de crisis por los múltiples cambios en las diferentes áreas de nuestra vida. Esto trae consigo dos alternativas: la del peligro o la oportunidad de crecimiento”, expone Esperanza Ordaz Moreno, profesional de la salud mental especialista en Desarrollo Humano.

En este sentido existen diferentes escenarios, asegura la entrevistada: “en términos generales, cuando regresemos a esta ‘famosa nueva normalidad’, que en si es una realidad distinta, posiblemente volvamos con una mezcla de temor y necesidad. Temor a los contagios y al mismo tiempo necesidad de contacto físico, porque es algo que los seres humanos necesitamos desarrollar con normalidad para sentirnos bien”.

Refiere que, dado que el modo de transmisión del coronavirus tiene que ver con la forma en cómo nos relacionamos, el factor miedo va a ser muy importante para decidir de qué manera nos vamos a integrar nuevamente con otras personas. De acuerdo con la especialista, los escenarios a los que nos podríamos enfrentar son:

QUE EL MIEDO NOS CONTROLE. Si hay un miedo excesivo, exagerado o irreal, seguramente nos aislaremos voluntariamente al asociar el contagio con la convivencia entre personas. Con seguridad, se mantendrá en boga el medio preferido de comunicación durante el confinamiento, las redes sociales y de forma virtual. También, podríamos estar más centrados en necesidades individuales que en necesidades colectivas, y eso pudiera ser que nos aportara una actitud más desconfiada hacia las demás personas.

IGNORAR EL MIEDO. Si ignoramos este miedo, es posible que salgamos a la calle pensando que no pasa nada y empecemos a tener intercambios sociales que nos lleven a tener alto riesgo de contagio. Pero hay que comprender que, poco a poco, podremos retomar la cercanía social, aunque no de manera inmediata, de momento hay que tener actitudes cuidadosas.

Foto: Pete Linforth | Pixabay

OPTAR POR EL CRECIMIENTO. Transformar ese miedo en crecimiento para empezar a desarrollar una nueva consciencia de interdependencia, por ejemplo: yo me cuido, tú te cuidas y entonces somos más solidarios.

Desde esta postura de crecimiento, podrías darle un nuevo significado (más profundo) a las relaciones cara a cara. Así las relaciones amorosas estables podrían ser tendencias después del Covid-19, precisamente por darle ese significado valioso a las relaciones personales, por sobre las relaciones virtuales.

De igual forma podríamos desarrollar soluciones creativas para demostrar afectos, como aprender a escuchar, que es un desafío al que nos hemos enfrentamos porque no es tan fácil estar dispuesto a escuchar al otro. También tendríamos un potencial para la comunicación: para expresarnos mejor y aprender a relacionarnos saludablemente con nosotros mismos para después relacionarnos de la misma manera con los demás.

Este reordenamiento de nuestros valores (respeto, solidaridad, compromiso, colaboración) y la disposición para estar mejor con nosotros mismos, trabajar la autoestima y la inteligencia emocional, marcará la diferencia entre regresar a una situación caótica o volver con ganas de construir algo mejor.

“En resumen, tenemos dos grandes alternativas: retomar nuestra vida social y la vida en general desde la resistencia, esa parte que nos conecta con emociones desagradables y un estado mental centrado en las pérdidas, o desde la resiliencia, que nos genera un estado mental positivo, centrado en la estabilidad”, puntualiza.

Doble Vía

[Fotos] ¡Sin temor al rebrote! Poblanos abarrotan Palacio en Angelópolis

Una enorme fila se apreció afuera de esta famosa tienda de ropa

Estado

Se dispara con Javier Tirado delincuencia en Chignahuapan

Cifras oficiales de la Fiscalía Estatal muestran una creciente inseguridad en el Pueblo Mágico que ha ido elevándose en los últimos dos años

Estado

Asaltantes toman como rehenes a empleados de Oxxo; policías buscan su liberación

Guardia Nacional, policías ministeriales y un grupo antisecuestro ya se encuentra afuera del lugar

Doble Vía

[Fotos] ¡Sin temor al rebrote! Poblanos abarrotan Palacio en Angelópolis

Una enorme fila se apreció afuera de esta famosa tienda de ropa

Local

Por mal uso de medicamentos y negligencia, mueren 98 personas en el Batán: DRI

La organización Disability Rights International reportó que se detectó que las mujeres en edad reproductiva fueron esterilizadas quirúrgicamente

Local

Sindicato del Ayuntamiento de San Andrés Cholula se ampara por falta de revisión salarial

Actualmente los empleados sindicalizados están a la espera del pago de un bono económico por vacaciones