/ miércoles 13 de marzo de 2019

El día que comencé a creer en el amor a primera vista

En el corazón hay espacio para todo

Llegaste a mi vida en enero, justo después de las vacaciones navideñas que habrían dejado en mí un sabor amargo y como fiel compañera a la soledad, luego de un desbarajuste sentimental que había sacudido de más mi mundo y mi corazón tal vez. Pero enero, para mí como para el resto del mundo, planteaba en verdad esforzarme por salir de esa oscuridad, necesitaba ser feliz y estaba dispuesta a esforzarme cada día porque así fuera, ya había tenido demasiado sufrimiento en mi vida.

Entre mis planes prevalecía el objetivo de reencontrarme a mí misma y reconstruir los pedazos de mí, y es que me di cuenta que querer demasiado pasa factura, sobre todo si no es correspondido y has insistido en lo mismo durante mucho tiempo (3 años prácticamente). Y fue así como ese día, en el que llegaste a mi vida, me dispuse al despertar y el disfrutar de cada día, teníamos una cita ya, sin conocernos y sin planearle, y es que ni tú ni yo esperábamos coincidir en tiempo y circunstancia tan perfectos.

Esperaba con un par de amigos del trabajo en la sala de juntas en la que habías solicitado te esperáramos, yo me disponía a repasar la entrevista planeada para la columna de la que habías aceptado participar, mientras tanto mis amigos me animaban a encontrar el amor, y entre bromas y chistes, la discusión se tornó en un reto para mí “¿Acaso creen que no puedo enamorarme? La cosa es que no he encontrado a la persona indicada, pero presiento que será pronto, muy pronto, lo seduciré y enamoraré tanto que no querrá ya a nadie más en su vida…” entre risas mis amigos replicaron al unísono “¿Cuándo es pronto amiga?” y sin pensarlo contesté inmediatamente “¡Ahora!” y de pronto, la puerta de la sala se abrió e intempestivamente llegaste tú.

Nos miramos fijamente y por un momento no hubo nada ni nadie más en la habitación, esa sensación de conocerte de toda una vida, de que fuéramos parte tal vez de nuestros sueños, y de inmediato un temblor recorrió todo mi cuerpo, el corazón se aceleraba mientras tú te acercabas para saludarme y entonces percibí que te pasaba lo mismo, yo no sabía si esto era lo que comúnmente la gente suele llamar amor a primera vista, pero sencillamente no era una sensación familiar.

Mientras uno de mis acompañantes se disponía a comenzar a grabar, noté que lo especial de nuestro encuentro se hizo evidente cuando el camarógrafo me intentaba comunicar a señas para que no lo notaras, que todo estaba más que bien entre ambos “¡Vas!” leí en sus labios y comenzamos esta entrevista que a gusto parecía más una conversión con tintes extremadamente seductores, no parábamos de sonreír y coquetear, aunque también veía en ti la misma incógnita que surgía en mí “¿Eres tú?”.

Al terminar la charla intercambiamos teléfonos y la conversación siguió para febrero, marzo y abril, hasta que finalmente en mayo, justo antes de abordar un avión a Texas, gritaste intrépidamente en las escaleras eléctricas mientras yo te miraba, mientras te ibas, “¡Me encantas!” y para junio que volviste contaba los días para volverte a ver y sí, darte ese beso grande que te prometí al llegar a México.

De camino a casa tomaste de manera suave y encantadora mi mano, a lo que correspondí apretando la tuya y sin temor te dije “Si, eres tú…” y aunque sé que no sabías de donde nacía esta frase pude saber que lo dedujiste de inmediato cuando me sonreíste, te sonrojaste y aprovechaste el alto del semáforo para darme un beso tierno y encantador que terminarías mordiendo mi labio inferior.

Entonces me diste la prueba más pura de que el amor a primera vista existe, es real, es inesperado, pero también es de las sensaciones de la vida que ocurren pocas veces en el lugar y momento precisos, sin necesidad de un plan, sólo sucede, tal y como el amor debe ser en sus múltiples modalidades y manifestaciones: espontáneo y dulcemente tentador.

CONTACTO:

Dr. Joaquín Alejandro Soto Chilaca

Médico Psiquiatra, Sexólogo, Psiquiatra Forense y Psicoterapeuta.

Director de Mindful. Expertos en Psiquiatría y Psicología.

www.vivemindful.com

Llegaste a mi vida en enero, justo después de las vacaciones navideñas que habrían dejado en mí un sabor amargo y como fiel compañera a la soledad, luego de un desbarajuste sentimental que había sacudido de más mi mundo y mi corazón tal vez. Pero enero, para mí como para el resto del mundo, planteaba en verdad esforzarme por salir de esa oscuridad, necesitaba ser feliz y estaba dispuesta a esforzarme cada día porque así fuera, ya había tenido demasiado sufrimiento en mi vida.

Entre mis planes prevalecía el objetivo de reencontrarme a mí misma y reconstruir los pedazos de mí, y es que me di cuenta que querer demasiado pasa factura, sobre todo si no es correspondido y has insistido en lo mismo durante mucho tiempo (3 años prácticamente). Y fue así como ese día, en el que llegaste a mi vida, me dispuse al despertar y el disfrutar de cada día, teníamos una cita ya, sin conocernos y sin planearle, y es que ni tú ni yo esperábamos coincidir en tiempo y circunstancia tan perfectos.

Esperaba con un par de amigos del trabajo en la sala de juntas en la que habías solicitado te esperáramos, yo me disponía a repasar la entrevista planeada para la columna de la que habías aceptado participar, mientras tanto mis amigos me animaban a encontrar el amor, y entre bromas y chistes, la discusión se tornó en un reto para mí “¿Acaso creen que no puedo enamorarme? La cosa es que no he encontrado a la persona indicada, pero presiento que será pronto, muy pronto, lo seduciré y enamoraré tanto que no querrá ya a nadie más en su vida…” entre risas mis amigos replicaron al unísono “¿Cuándo es pronto amiga?” y sin pensarlo contesté inmediatamente “¡Ahora!” y de pronto, la puerta de la sala se abrió e intempestivamente llegaste tú.

Nos miramos fijamente y por un momento no hubo nada ni nadie más en la habitación, esa sensación de conocerte de toda una vida, de que fuéramos parte tal vez de nuestros sueños, y de inmediato un temblor recorrió todo mi cuerpo, el corazón se aceleraba mientras tú te acercabas para saludarme y entonces percibí que te pasaba lo mismo, yo no sabía si esto era lo que comúnmente la gente suele llamar amor a primera vista, pero sencillamente no era una sensación familiar.

Mientras uno de mis acompañantes se disponía a comenzar a grabar, noté que lo especial de nuestro encuentro se hizo evidente cuando el camarógrafo me intentaba comunicar a señas para que no lo notaras, que todo estaba más que bien entre ambos “¡Vas!” leí en sus labios y comenzamos esta entrevista que a gusto parecía más una conversión con tintes extremadamente seductores, no parábamos de sonreír y coquetear, aunque también veía en ti la misma incógnita que surgía en mí “¿Eres tú?”.

Al terminar la charla intercambiamos teléfonos y la conversación siguió para febrero, marzo y abril, hasta que finalmente en mayo, justo antes de abordar un avión a Texas, gritaste intrépidamente en las escaleras eléctricas mientras yo te miraba, mientras te ibas, “¡Me encantas!” y para junio que volviste contaba los días para volverte a ver y sí, darte ese beso grande que te prometí al llegar a México.

De camino a casa tomaste de manera suave y encantadora mi mano, a lo que correspondí apretando la tuya y sin temor te dije “Si, eres tú…” y aunque sé que no sabías de donde nacía esta frase pude saber que lo dedujiste de inmediato cuando me sonreíste, te sonrojaste y aprovechaste el alto del semáforo para darme un beso tierno y encantador que terminarías mordiendo mi labio inferior.

Entonces me diste la prueba más pura de que el amor a primera vista existe, es real, es inesperado, pero también es de las sensaciones de la vida que ocurren pocas veces en el lugar y momento precisos, sin necesidad de un plan, sólo sucede, tal y como el amor debe ser en sus múltiples modalidades y manifestaciones: espontáneo y dulcemente tentador.

CONTACTO:

Dr. Joaquín Alejandro Soto Chilaca

Médico Psiquiatra, Sexólogo, Psiquiatra Forense y Psicoterapeuta.

Director de Mindful. Expertos en Psiquiatría y Psicología.

www.vivemindful.com

Policiaca

Ahora asaltan oficina del predial en San Baltazar Campeche

Los delincuentes se llevaron un botín de alrededor de 137 mil pesos

Local

Subastarán objetos de más de 200 años de antigüedad en Los Sapos

La Feria de las Antigüedades del Estado de Puebla se realizará del 8 al 10 de diciembre en esta plazuela

Local

Como “una nueva desaparición”, califican familiares retiro de fotografías del zócalo

Autoridades municipales aseguraron que no hubo instrucción para retirar las imágenes del "Árbol de la Esperanza"

Estado

Pedro Tepole asegura que hubo fuga de dinero en mercados y rastro municipal

Durante el mes de noviembre lograron ingresar 900 mil pesos tan solo de los mercados municipales

Estado

Explosión de polvorín clandestino en Felipe Ángeles deja al menos 20 lesionados

Cuerpos de rescate ya se encuentran laborando en el lugar y se desconoce el número total de lesionados y fallecidos

Local

Como “una nueva desaparición”, califican familiares retiro de fotografías del zócalo

Autoridades municipales aseguraron que no hubo instrucción para retirar las imágenes del "Árbol de la Esperanza"

Virales

Festeja su cumpleaños con fiesta temática de la Familia P. Luche y se vuelve viral

Solo hizo falta el payasito lámpara servilletero para adornar las mesas

Local

Subastarán objetos de más de 200 años de antigüedad en Los Sapos

La Feria de las Antigüedades del Estado de Puebla se realizará del 8 al 10 de diciembre en esta plazuela

Celebridades

El hijo de Lety Calderón irá a la universidad, pese a los obstáculos sociales

Su hijo nació con síndrome de Down, pero eso no lo limita a seguir con su preparación profesional