/ miércoles 15 de julio de 2020

¿Qué perdemos al dejar de abrazarnos?

Puede ser una dolorosa lección y al mismo tiempo un gran aprendizaje para reacomodar tus afectos

A causa de los protocolos de seguridad implementados por la pandemia nos hemos visto en la necesidad de dejar de lado los tocamientos, en todas sus expresiones. Pero el ser humano no puede ser feliz sin contacto físico. Y es que estamos programados para tocarnos desde los primeros momentos de nuestra vida.

Hemos adquirido la capacidad de conocer el estado emocional de los demás a través del tacto. Sabemos que los abrazos calman, relajan, tranquilizan, son la necesidad de cariño en forma física que tenemos las personas. Pero la necesidad de tocar y ser tocados va más allá de ofrecer contacto.

“La llamada ‘nueva normalidad’ nos empuja a una readaptación, a una situación de cambio acelerado que originó el coronavirus y que detonó el miedo a morir como uno de los miedos ancestrales más arraigados en el hombre. Ese miedo se incrementa por la prohibición que tenemos de ‘tocarnos’ y, como efecto dominó, se detonan la tristeza, la preocupación, la ansiedad y la ira. Nos vemos obligados a dividirnos y separarnos, eso genera una turbulencia emocional interna cargada de pensamientos caóticos”, expone Jaqueline Machado Garduño, profesional de la salud mental especializada en sexualidad y desarrollo de consciencia.

Refiere que al dejar de tocarnos también perdemos esa personalidad tan arraigada en nosotros que nos empuja a viajar a nuestro interior para atravesar ese fango que hemos evitado: “darle valor e importancia al contacto con los demás, a las caricias y a las miradas profundas”.

Enfatiza que al perder la personalidad y disolver las energías caóticas, tenemos la oportunidad (si la sabemos utilizar), de calmar la mente, equilibrar las emociones y centrar nuestra vida en un estado presente, en el que te darás cuenta de que la primera persona que hay que tocar, acariciar y mimar profundamente, es a ti mismo.

“Temporalmente perdimos cierta libertad de tocarnos unos a otros, pero ganamos la oportunidad de limpiar todo lo viejo, tan incrustado en nosotros que ya sentíamos como ‘normal’”.

Foto: Javier Pérez | El Sol de Puebla

MÁS QUE UNA NECESIDAD BIOLÓGICA

La especialista asegura que el deterioro en las relaciones por la falta de abrazos es evidente y altera el equilibrio emocional, pero si haces un alto en tu interior y abres tu conciencia, te darás cuenta de que la libertad y el poder para elegir están dentro de ti; primero que nada, de qué forma nueva y desde tu ser esencial te reconectas contigo mismo, íntima, amorosa y libremente.

“Esto implica el disolver esa vieja personalidad cargada de creencias limitantes y de emociones alteradas que tampoco te permitían tocar a otros de una forma profunda y libre, con respeto. Entonces tienes la oportunidad de cambiar la manera en que aprovechas esta situación de riesgo, para arriesgarte por ti”, advierte.

Antes de la pandemia, ¿realmente tocabas con respeto y profundidad a los demás? Aprovecha la coyuntura para disolver el caos y el miedo que te genera el no poder tocar libremente a los demás. Este es el momento que tienes para tomar consciencia y tener la oportunidad de liberarte de viejos esquemas de rutina y superficialidad.

TOCA DESDE TU SER ESENCIAL

Machado asegura que mucho de lo que perdemos al dejar de tocarnos en este tiempo es todo lo superficial y externo, para valorar profundamente la importancia de una caricia y de un abrazo. Asegura que después de la tormenta viene la calma y entrar en esa zona oscura de la turbulencia emocional, por el sentimiento de falta de contacto y afecto, te empuja a liberarte de las cargas de un pasado que te consume una gran cantidad de energía y que bloquea tu claridad para entender que, al aprender a reconectar y tocar tu cuerpo y acariciarte, desarrollas también la sensibilidad y la conciencia de honrar ese templo maravilloso que te acompaña en todo momento y en todo lugar que es tu cuerpo.

Así es que, el miedo, la mentira y el poder mal empleados, pueden ser trascendidos a través del perder (de momento) esa libertad para tocarnos. Puede ser que esta sea una dolorosa lección, pero al mismo tiempo es un gran aprendizaje para reacomodar tus afectos.

“Puedes tocar desde tu ser esencial, desde tu alma, con una mirada, con un poema, con una danza, con la música y con el canto. Eres más de lo que crees que eres. Recuerda que esto pasará y solo tú tienes el poder de elegir, desde la paz y la armonía, o puedes quedarte atrapado y prolongar un estado de dolor y sufrimiento”, puntualiza.

  • Ante la prohibición de ‘tocarnos’ se detonan la tristeza, la preocupación, la ansiedad y la ira, pero esta situación puede servir para reacomodar tus afectos

A causa de los protocolos de seguridad implementados por la pandemia nos hemos visto en la necesidad de dejar de lado los tocamientos, en todas sus expresiones. Pero el ser humano no puede ser feliz sin contacto físico. Y es que estamos programados para tocarnos desde los primeros momentos de nuestra vida.

Hemos adquirido la capacidad de conocer el estado emocional de los demás a través del tacto. Sabemos que los abrazos calman, relajan, tranquilizan, son la necesidad de cariño en forma física que tenemos las personas. Pero la necesidad de tocar y ser tocados va más allá de ofrecer contacto.

“La llamada ‘nueva normalidad’ nos empuja a una readaptación, a una situación de cambio acelerado que originó el coronavirus y que detonó el miedo a morir como uno de los miedos ancestrales más arraigados en el hombre. Ese miedo se incrementa por la prohibición que tenemos de ‘tocarnos’ y, como efecto dominó, se detonan la tristeza, la preocupación, la ansiedad y la ira. Nos vemos obligados a dividirnos y separarnos, eso genera una turbulencia emocional interna cargada de pensamientos caóticos”, expone Jaqueline Machado Garduño, profesional de la salud mental especializada en sexualidad y desarrollo de consciencia.

Refiere que al dejar de tocarnos también perdemos esa personalidad tan arraigada en nosotros que nos empuja a viajar a nuestro interior para atravesar ese fango que hemos evitado: “darle valor e importancia al contacto con los demás, a las caricias y a las miradas profundas”.

Enfatiza que al perder la personalidad y disolver las energías caóticas, tenemos la oportunidad (si la sabemos utilizar), de calmar la mente, equilibrar las emociones y centrar nuestra vida en un estado presente, en el que te darás cuenta de que la primera persona que hay que tocar, acariciar y mimar profundamente, es a ti mismo.

“Temporalmente perdimos cierta libertad de tocarnos unos a otros, pero ganamos la oportunidad de limpiar todo lo viejo, tan incrustado en nosotros que ya sentíamos como ‘normal’”.

Foto: Javier Pérez | El Sol de Puebla

MÁS QUE UNA NECESIDAD BIOLÓGICA

La especialista asegura que el deterioro en las relaciones por la falta de abrazos es evidente y altera el equilibrio emocional, pero si haces un alto en tu interior y abres tu conciencia, te darás cuenta de que la libertad y el poder para elegir están dentro de ti; primero que nada, de qué forma nueva y desde tu ser esencial te reconectas contigo mismo, íntima, amorosa y libremente.

“Esto implica el disolver esa vieja personalidad cargada de creencias limitantes y de emociones alteradas que tampoco te permitían tocar a otros de una forma profunda y libre, con respeto. Entonces tienes la oportunidad de cambiar la manera en que aprovechas esta situación de riesgo, para arriesgarte por ti”, advierte.

Antes de la pandemia, ¿realmente tocabas con respeto y profundidad a los demás? Aprovecha la coyuntura para disolver el caos y el miedo que te genera el no poder tocar libremente a los demás. Este es el momento que tienes para tomar consciencia y tener la oportunidad de liberarte de viejos esquemas de rutina y superficialidad.

TOCA DESDE TU SER ESENCIAL

Machado asegura que mucho de lo que perdemos al dejar de tocarnos en este tiempo es todo lo superficial y externo, para valorar profundamente la importancia de una caricia y de un abrazo. Asegura que después de la tormenta viene la calma y entrar en esa zona oscura de la turbulencia emocional, por el sentimiento de falta de contacto y afecto, te empuja a liberarte de las cargas de un pasado que te consume una gran cantidad de energía y que bloquea tu claridad para entender que, al aprender a reconectar y tocar tu cuerpo y acariciarte, desarrollas también la sensibilidad y la conciencia de honrar ese templo maravilloso que te acompaña en todo momento y en todo lugar que es tu cuerpo.

Así es que, el miedo, la mentira y el poder mal empleados, pueden ser trascendidos a través del perder (de momento) esa libertad para tocarnos. Puede ser que esta sea una dolorosa lección, pero al mismo tiempo es un gran aprendizaje para reacomodar tus afectos.

“Puedes tocar desde tu ser esencial, desde tu alma, con una mirada, con un poema, con una danza, con la música y con el canto. Eres más de lo que crees que eres. Recuerda que esto pasará y solo tú tienes el poder de elegir, desde la paz y la armonía, o puedes quedarte atrapado y prolongar un estado de dolor y sufrimiento”, puntualiza.

  • Ante la prohibición de ‘tocarnos’ se detonan la tristeza, la preocupación, la ansiedad y la ira, pero esta situación puede servir para reacomodar tus afectos

Finanzas

¿Cuál será el precio esperado para el Bitcoin en el 2022?

Muchas personas se preguntan si es el momento conveniente para realizar inversiones en Bitcoin. A continuación, te contamos qué deberías tener en cuenta.

Local

¡Lista la logística para menores de 15 a 17! No olvides tu carta de consentimiento

La vacunación para adolescentes se llevará a cabo del jueves 2 al sábado 4 de diciembre en Puebla capital y seis municipios conurbados

Local

Diputados van por reforma fiscal para legalizar cobro del alumbrado público

Con el nuevo cálculo se subsanarían de manera preliminar las observaciones de la SCJN

Gossip

"El vicio de cantar 1965-2022", será la última gira de Joan Manuel Serrat.

El cantautor y compositor con carrera musical de más de cincuenta años

Gossip

Carlos Cuarón hace una comedia negra sobre la vulnerabilidad del ser humano

El cineasta estrena Amalgama, en su tercera película en la que retrata a la mujer del siglo XXI y reflexiona sobre el amor, la redención y el dolor

Cultura

Narra la distopía de un mundo en crisis

La gran mayoría de la gente es consciente de la corta vida que le queda al mundo: Imanol Caneyada 

Moda

Gianni Versace glorificó las pasarelas y la front row

Hoy, el modisto italiano hubiera cumplido 75 años y a pesar de su ausencia, la firma sigue cosechando éxitos como sus nuevas plataformas Medusa Aevitas 

Gossip

Los Amigos Invisibles preparan un cóctel de éxitos para su concierto

Los Amigos Invisibles dicen que si supieran hacer reguetón estarían nadando en dinero

Sociedad

Hay pocas reacciones a la vacuna contra Covid-19, asegura la Ssa

Al cierre de octubre, 31 mil 095 personas presentaron malestares, lo que representa 0.04 por ciento de las 81.8 millones dosis aplicadas