/ sábado 6 de marzo de 2021

Estaciones de autobuses: así operaba el transporte foráneo antes de la CAPU | Los tiempos idos

En el corazón de la capital llegó a haber más de 10 terminales, por el caos que se generaba fue necesario descentralizarlas y construir una sola

Hasta hace tres décadas, los autobuses urbanos no eran los únicos que circulaban por las principales calles del centro histórico, también lo hacían los autobuses suburbanos y foráneos que tenían que entrar a recoger o dejar pasaje; y aunque la pericia del conductor ayudaba, ¿imaginas el caos que generaban más de una decena de estaciones de autobuses?, por eso tuvieron que descentralizarlas y construir la CAPU.

“Yo comencé a manejar autobuses foráneos en 1975 cuando el transporte se estaba desarrollando, tanto en la ciudad como en carreteras federales, porque no había muchas autopistas (…) no existían micros ni combis y todo lo que es la 11 y la 8 poniente, incluso la diagonal, era terracería”, expone Alberto Lima Mendoza, quien dedicó 38 años de su vida a transportar pasajeros que viajaban de Puebla al sureste, y 15 años como instructor de conductores.

Dice que dentro del transporte estatal ya había camiones suburbanos que salían a poblaciones cercanas, como los Cholulas, los Teziutecos y los Ixcaquixtla; y los urbanos que transportaba a las personas dentro de la ciudad como el Agua Azul, el Mayorazgo, el Aviación-Panteón y los Blancos de la libertad.

Alberto entró a trabajar a la Flecha Roja del Sur (ERCO) con 24 años, cuando la terminal estaba en la 8 poniente, entre la 9 y 11 norte, que después se pasó a las 14 poniente; su destino era Oaxaca y llegaba por la carretera de la sierra pasando varios poblados. Para 1983 se cambió a Autobuses de Oriente (ADO), terminal que estaba en la Maximino Ávila Camacho (hoy Juan de Palafox) y 6 norte, inaugurada el 23 de septiembre de 1953.

“Para ir al sureste eran puras carreteras federales, todavía me tocó pasar el autobús en ´pangas´ para llegar a mi destino”, señala.

Relata que en aquella época no había capacitaciones para los choferes, todo lo aprendían con la experiencia de andar en los caminos, por eso el conductor de autobús foráneo era conocido como “el hombre del camión”, todo lo solucionaban en carretera, desde problemas mecánicos hasta algunos de otra índole.

Alberto Lima Mendoza fue conductor de autobuses foráneos 38 años | Foto: Alberto Lima Mendoza

“Tuve la grata experiencia de que naciera un bebé a bordo. Estábamos en plena cierra y una mujer empezó con dolores de parto, entonces me orillé y baje a los hombres que hicieron una fogata, mientras las mujeres ayudaban con el parto, utilizaron navajas y cuchillos que la gente traía y mezcal de Oaxaca para desinfectar. Estas personas eran de Tlaxiaco, y después me buscaron para que fuera padrino de bautizo del niño”, comenta.

Dice que él siempre ha creído en el destino, y no solo como metáfora, sino porque los autobuses salían de “origen” a “destino”, en los andenes se escucha: “pasajeros con destino a la ciudad de Cancún, favor de abordar el autobús…”

Autobús suburbano Puebla- Ixcaquixtla, año 1947 | Foto: Alberto Lima Mendoza

Su experiencia al volante, junto con algunos estudios que tuvo que realizar de rutas, mecánica, entre otros, le valió para convertirse en instructor de conductores a los que aleccionó bajo la premisa de que “la meta se logra sin cometer errores” para evitar accidentes.

El entrevistado refiere que en 1985 se introdujo el tacógrafo en las unidades para medir la velocidad y el comportamiento del viaje, de origen a destino, y así poder calificar al conductor. Con los años el método cambió, ahora se llama copiloto y se maneja por medio de satélite, lo llevan todas las unidades y les marca a los conductores los tramos restringidos para saber dónde bajar la velocidad o mantenerla. Esto al menos en ADO que asegura, es una de las líneas más grandes del país porque ya llega al norte.

Foto: hemeroteca El Sol de Puebla

Añade que a mediados de los ochentas, la zona urbana estaba muy congestionada con todos los autobuses que llegaban a sus terminales en el centro de la ciudad, por eso se construyó la CAPU que todos conocemos, a donde hoy llegan los autobuses urbanos y suburbanos para llevar el pasaje a las empresas de servicios foráneos que trasladarán a las personas a todas la República.

EL TRÁFICO DE AUTOBUSES

En el centro histórico llegó a haber más de 10 estaciones de autobuses, unas más grandes y otras más pequeñas, ubicadas del lado norte que era la zona comercial de Puebla porque ahí estaba la estación del ferrocarril y el Mercado La Victoria, expone Jorge Eduardo Zamora Martínez, historiador conocido como el Barón Rojo.

En las rutas del sureste los conductores tenían que subir los camiones a las “pangas” para llegar a su destino | Foto: cortesía Alberto Lima Mendoza

“Los autobuses de las estaciones chiquitas iban a los poblados cercanos como Acajete, Alchichica, Nopalucan, Grajales; después fueron absorbidas por las líneas grandes”, señala.

“Cuando las terminales estaban en el centro había una derrama económica mayor, pero era necesario un cambio porque ya había mucho tráfico en el centro de la ciudad”, añade.

Zamora menciona que en la misma terminal del ADO, hacía terminal el Cristóbal Colón; en San Agustín (5 sur y 3 poniente) estaba el edificio de la Estrella Roja; en la 4 norte, entre 10 y 12 oriente, los autobuses Unidos (AU), que iban a todo Veracruz; en la 6 oriente, abajito de Santa Clara, el Amozoc que iba Tecamachalco; en la 8 poniente, entre la 7 y la 9, los Cholulas, iban a Huejotzingo y Zacatelco; en la 10 poniente y 7 norte estaban los que iban a Acatzingo; en la 12 oriente, estaban los Teziutecos; la estación más grande era la de ERCO (Estrella Rojas Círculos de Oro) en la 14 poniente, entre la 9 y 11, iban a todo Atlixco y todo el sureste.

Estación de camiones AU, año 1980 | Foto: hemeroteca El Sol de Puebla

La Central de Autobuses de Pasajeros de la Ciudad de Puebla (CAPU) fue un proyecto del gobierno de Guillermo Jiménez Morales y fue inaugurada el 5 de Mayo de 1988 por el presidente de la República, Miguel de la Madrid Hurtado, bajo la administración de Mariano Piña Olaya.

Actualmente opera más de 32 líneas de autobuses, con servicio al interior del estado y al sureste del país, las 24 horas del día, los 365 días del año.

Hasta hace tres décadas, los autobuses urbanos no eran los únicos que circulaban por las principales calles del centro histórico, también lo hacían los autobuses suburbanos y foráneos que tenían que entrar a recoger o dejar pasaje; y aunque la pericia del conductor ayudaba, ¿imaginas el caos que generaban más de una decena de estaciones de autobuses?, por eso tuvieron que descentralizarlas y construir la CAPU.

“Yo comencé a manejar autobuses foráneos en 1975 cuando el transporte se estaba desarrollando, tanto en la ciudad como en carreteras federales, porque no había muchas autopistas (…) no existían micros ni combis y todo lo que es la 11 y la 8 poniente, incluso la diagonal, era terracería”, expone Alberto Lima Mendoza, quien dedicó 38 años de su vida a transportar pasajeros que viajaban de Puebla al sureste, y 15 años como instructor de conductores.

Dice que dentro del transporte estatal ya había camiones suburbanos que salían a poblaciones cercanas, como los Cholulas, los Teziutecos y los Ixcaquixtla; y los urbanos que transportaba a las personas dentro de la ciudad como el Agua Azul, el Mayorazgo, el Aviación-Panteón y los Blancos de la libertad.

Alberto entró a trabajar a la Flecha Roja del Sur (ERCO) con 24 años, cuando la terminal estaba en la 8 poniente, entre la 9 y 11 norte, que después se pasó a las 14 poniente; su destino era Oaxaca y llegaba por la carretera de la sierra pasando varios poblados. Para 1983 se cambió a Autobuses de Oriente (ADO), terminal que estaba en la Maximino Ávila Camacho (hoy Juan de Palafox) y 6 norte, inaugurada el 23 de septiembre de 1953.

“Para ir al sureste eran puras carreteras federales, todavía me tocó pasar el autobús en ´pangas´ para llegar a mi destino”, señala.

Relata que en aquella época no había capacitaciones para los choferes, todo lo aprendían con la experiencia de andar en los caminos, por eso el conductor de autobús foráneo era conocido como “el hombre del camión”, todo lo solucionaban en carretera, desde problemas mecánicos hasta algunos de otra índole.

Alberto Lima Mendoza fue conductor de autobuses foráneos 38 años | Foto: Alberto Lima Mendoza

“Tuve la grata experiencia de que naciera un bebé a bordo. Estábamos en plena cierra y una mujer empezó con dolores de parto, entonces me orillé y baje a los hombres que hicieron una fogata, mientras las mujeres ayudaban con el parto, utilizaron navajas y cuchillos que la gente traía y mezcal de Oaxaca para desinfectar. Estas personas eran de Tlaxiaco, y después me buscaron para que fuera padrino de bautizo del niño”, comenta.

Dice que él siempre ha creído en el destino, y no solo como metáfora, sino porque los autobuses salían de “origen” a “destino”, en los andenes se escucha: “pasajeros con destino a la ciudad de Cancún, favor de abordar el autobús…”

Autobús suburbano Puebla- Ixcaquixtla, año 1947 | Foto: Alberto Lima Mendoza

Su experiencia al volante, junto con algunos estudios que tuvo que realizar de rutas, mecánica, entre otros, le valió para convertirse en instructor de conductores a los que aleccionó bajo la premisa de que “la meta se logra sin cometer errores” para evitar accidentes.

El entrevistado refiere que en 1985 se introdujo el tacógrafo en las unidades para medir la velocidad y el comportamiento del viaje, de origen a destino, y así poder calificar al conductor. Con los años el método cambió, ahora se llama copiloto y se maneja por medio de satélite, lo llevan todas las unidades y les marca a los conductores los tramos restringidos para saber dónde bajar la velocidad o mantenerla. Esto al menos en ADO que asegura, es una de las líneas más grandes del país porque ya llega al norte.

Foto: hemeroteca El Sol de Puebla

Añade que a mediados de los ochentas, la zona urbana estaba muy congestionada con todos los autobuses que llegaban a sus terminales en el centro de la ciudad, por eso se construyó la CAPU que todos conocemos, a donde hoy llegan los autobuses urbanos y suburbanos para llevar el pasaje a las empresas de servicios foráneos que trasladarán a las personas a todas la República.

EL TRÁFICO DE AUTOBUSES

En el centro histórico llegó a haber más de 10 estaciones de autobuses, unas más grandes y otras más pequeñas, ubicadas del lado norte que era la zona comercial de Puebla porque ahí estaba la estación del ferrocarril y el Mercado La Victoria, expone Jorge Eduardo Zamora Martínez, historiador conocido como el Barón Rojo.

En las rutas del sureste los conductores tenían que subir los camiones a las “pangas” para llegar a su destino | Foto: cortesía Alberto Lima Mendoza

“Los autobuses de las estaciones chiquitas iban a los poblados cercanos como Acajete, Alchichica, Nopalucan, Grajales; después fueron absorbidas por las líneas grandes”, señala.

“Cuando las terminales estaban en el centro había una derrama económica mayor, pero era necesario un cambio porque ya había mucho tráfico en el centro de la ciudad”, añade.

Zamora menciona que en la misma terminal del ADO, hacía terminal el Cristóbal Colón; en San Agustín (5 sur y 3 poniente) estaba el edificio de la Estrella Roja; en la 4 norte, entre 10 y 12 oriente, los autobuses Unidos (AU), que iban a todo Veracruz; en la 6 oriente, abajito de Santa Clara, el Amozoc que iba Tecamachalco; en la 8 poniente, entre la 7 y la 9, los Cholulas, iban a Huejotzingo y Zacatelco; en la 10 poniente y 7 norte estaban los que iban a Acatzingo; en la 12 oriente, estaban los Teziutecos; la estación más grande era la de ERCO (Estrella Rojas Círculos de Oro) en la 14 poniente, entre la 9 y 11, iban a todo Atlixco y todo el sureste.

Estación de camiones AU, año 1980 | Foto: hemeroteca El Sol de Puebla

La Central de Autobuses de Pasajeros de la Ciudad de Puebla (CAPU) fue un proyecto del gobierno de Guillermo Jiménez Morales y fue inaugurada el 5 de Mayo de 1988 por el presidente de la República, Miguel de la Madrid Hurtado, bajo la administración de Mariano Piña Olaya.

Actualmente opera más de 32 líneas de autobuses, con servicio al interior del estado y al sureste del país, las 24 horas del día, los 365 días del año.

Policiaca

Infanticidio en Chignahuapan, mujer asesina a dos menores de edad

Trascendió que una discusión con el padre de los niños desató el crimen

Cultura

Barrio de El Alto, el sitio que fue testigo de la fundación de Puebla | Los tiempos idos

La Plazuela, ubicada entre la 14 Oriente y 14 Norte, ha sido el corazón del barrio durante varios siglos

Virales

Con todo y mamut, memes destrozan logo del aeropuerto Felipe Ángeles

En la imagen del AIFA fue plasmado un mamut, una torre de control y un avión, acompañados de las iniciales del Aeropuerto

Policiaca

Entre plástico encuentran cráneo humano en Huauchinango

Vecinos alertaron a las autoridades sobre malos olores que despedía el envoltorio

Estado

Niño de cinco años sufre quemaduras en el 50% de su cuerpo tras descarga eléctrica

El menor de edad fue trasladado al Hospital del Niño Poblano para ser atendido

Policiaca

Lo detienen tras golpear a su esposa en Barranca Honda

El presunto agresor tenía una escopeta y algunas dosis de enervantes

Mundo

Brasil tendrá un nuevo Cristo gigante, más alto que el de Rio

Esta semana fueron erigidos los brazos y la cabeza de la estatua, cuya construcción se inició en 2019 en Encantado, Rio Grande del Sur

Local

Movilidad en Puebla fue 20% mayor en diciembre: Waze

En contraste Guadalajara y Monterrey redujeron hasta 77% sus niveles de tráfico