/ miércoles 15 de julio de 2020

¡Jugar o resistir! Los llaneros, las otras víctimas del Covid-19

Las ligas amateurs de Puebla y sus dueños recienten los estragos económicos por la falta de actividad

Las ligas llaneras de futbol comen ansias por volver a jugar. Mientras los atletas amateurs presionan a los dueños de los circuitos vía WhatsApp o Facebook para programar juegos como si la pandemia no existiera; los mandamases de las competencias dudan entre levantar la veda en vías de hacerse de ingresos, o seguir como hasta ahora, resistiendo hasta cuando se agoten los ahorros en espera del permiso del gobierno para volver a la actividad.

En esa disyuntiva se hallan los presidentes, representantes y titulares de ligas como la Fraternidad, la Auténtica Gastronómica de Futbol 7, la Ibérica y la Mayor Ibérica, todas jugándose fin tras fin de semana desde hace más de una década en la capital del estado.

La pandemia de COVID-19 obligó desde marzo pasado a detener el balón dentro de estos circuitos, donde primero se juzgó con buenos ojos las medidas como el confinamiento y la suspensión de actividades grupales, en aras de prevenir contagios.

Pero a cuatro meses de aquello, en estas competencias se sopesa la idea de reabrir sus campos, o buscar sedes alternas para volver a trabajar, pues para parte de estos propietarios, las ligas significan su única fuente de ingresos.

“La gente piensa que cuando se tiene una liga de futbol, se tiene dinero a montones, pero no es así. Quienes tenemos una liga, la tenemos porque nos gusta el deporte y promoverlo”, comenta León Vargas, presidente de la Auténtica Liga Gastronómica de Futbol 7.

“Sí, ganas dinero, pero también debes de considerar que muchos de nosotros invertimos lo ganado en renta de canchas, compra de balones, trofeos, pago a árbitros y gente que nos ayuda o trabaja con nosotros, haciéndose cargo de las estadísticas o programación de juegos”, agrega.

León, quien fuera de la cancha labora en uno de los ramos más golpeados por la pandemia como lo es el gastronómico, ha subsistido en los últimos meses gracias a los ahorros de toda una vida y que él destinaba a su vejez.

Por lo tanto, no le vendría mal volver a programar juegos en su competencia, la cual hasta antes del COVID-19 le generaba ingresos de entre 5 a 6 mil pesos mensuales, “muy buenos como para no gastarse todos los ahorros o pagar la luz, el teléfono, el gas, porque ninguno de esos servicios espera”, comparte.

Pero a pesar de lo apretada de la situación, León asegura no habrá partidos en la Gastronómica hasta un cambio en la situación sanitaria del estado, pues “ante todo está la salud de los que participan en la liga”.

La Liga Ibérica es uno de los circuitos más poderosos económicamente hablando en Puebla. Foto: Alland Jhonnathan | El Sol de Puebla

Ése, el seguir sin jugar o programar partidos, es un lujo que otros circuitos como la Fraternidad no están dispuestos a seguir dándose. Ahí, el representante de la justa Domingo Castillo ha resentido el impacto del paro de actividades desde marzo pasado.

“Sin juegos, simplemente no hay entradas (ingresos) y me he visto en la necesidad de pedir ayuda (de todo tipo) a los delegados (encargados o representantes de los equipos), porque la liga es mi fuente de trabajo”, revela sin tapujos.

Castillo, si bien sigue resistiendo el cierre obligado, pide al gobierno del estado medir a todos con la misma vara, pues mientras unos cumplen y respetan las medidas sanitarias; otros, según él, están jugando de forma clandestina o a la vista de todos como sucede en el Parque Ecológico.

“Hay ligas que se están yendo al Parque Ecológico a jugar y nadie les dice nada. Aunque hay otros lugares donde se juega en lo oscurito, en secreto”.

Todo esto, mientras Castillo planea la implementación de medidas para la vuelta a la acción dentro de la Liga Fraternidad, normas muy apegadas a las dadas a conocer recientemente por la Liga MX.

“Sólo entrarán a los campos, cuando se nos permita volver a jugar, los futbolistas y nada más. Le pediremos a la gente que use cubre bocas y lleve gel”, sentencia.

LA OTRA CARA

En circuitos como la Liga Ibérica, el presidente Miguel Díaz no ha resentido el impacto del parón en su bolsillo, en gran medida porque presume de un empleo estable. Por dicha razón, "la liga es un hobby" para él.

Sin embargo, sí ha escuchado cómo la falta de actividad ha golpeado la economía de varios de sus participantes (los futbolistas) dentro del torneo dominical. La Liga Ibérica presume entre sus filas a equipos de grandes empresas o de tradición en Puebla, dispuestos a invertir dinero en jugadores capaces de marcar la diferencia, en el afán de ganar semestre a semestre, al igual y como sucede en el profesionalismo.

Cabe destacar, estas personas "beneficiadas por los apoyos de los dueños o delegados" no sólo participan en la Ibérica; también lo hacen con otros conjuntos y en otros circuitos, siempre y cuando los horarios de los encuentros de las ligas no se les empalmen, convirtiendo el futbol en su trabajo.

Raúl Valadez, presidente de la Liga Mayor Ibérica. Foto: Cortesía Raúl Valadez

“La gente me ha estado preguntando en el teléfono o por las redes sociales, ‘¿cuándo volvemos, o cuándo jugamos?’, y la respuesta es la misma, ‘sólo hasta que las autoridades lo permitan’", explica.

“Pero la realidad es que a muchos de los jugadores les urge que esto se reactive, porque al jugar se hacen de un ingreso, o tal vez del único”, añade.

A decir de Miguel, en la Ibérica hay gente pagando desde 250 hasta mil pesos por partido a los jugadores, “dinero que los futbolistas ocupan para completar sus gastos o simplemente para vivir”.

Raúl Valadez, presidente de la Liga Mayor Ibérica que alberga más de 50 equipos entre sábado y domingo también se encuentra a la espera de recibir luz verde para reanudar la actividad.

“Nadie vive al cien por ciento de una liga de futbol, sí ayuda, pero lo principal es que haces lo que te gusta y le das al futbolista amateur un espacio donde practicar su deporte”, dice Raúl, quien se apoya en un negocio familiar, que maneja junto a su hijo para salir adelante.

“Se extrañan las entradas de la liga, pero solo es un complemento para algunos gastos”, agrega Valadez quien se dedica a la venta de equipo médico desde hace muchos años.

“En cuanto el gobierno autorice volveremos a la cancha con los protocolos para el regreso como el uso del gel, cubre bocas, sana distancia y sanitizante en las bancas.

“Tenemos que acostumbrarnos a vivir con esta situación, evitar aglomeraciones, y que la gente entienda y acepte que es real, no esperar tenerlo cerca para darse cuenta lo que estamos viviendo”, resaltó.

Por lo tanto, las ligas amateurs de futbol se deben de contabilizar entre las víctimas del COVID-19, y tal vez las afectaciones de este virus sean mayores en los circuitos en lo venidero, pues el semáforo de contagios sigue en rojo en Puebla.

  • Seis mil pesos promedio son las ganancias de las ligas de futbol amateur en la capital del estado, según las competencias consultadas por El Sol de Puebla

La gente piensa que cuando se tiene una liga de futbol, se tiene dinero a montones, pero no es así

León Vargas, Liga Gastronómica

Las ligas llaneras de futbol comen ansias por volver a jugar. Mientras los atletas amateurs presionan a los dueños de los circuitos vía WhatsApp o Facebook para programar juegos como si la pandemia no existiera; los mandamases de las competencias dudan entre levantar la veda en vías de hacerse de ingresos, o seguir como hasta ahora, resistiendo hasta cuando se agoten los ahorros en espera del permiso del gobierno para volver a la actividad.

En esa disyuntiva se hallan los presidentes, representantes y titulares de ligas como la Fraternidad, la Auténtica Gastronómica de Futbol 7, la Ibérica y la Mayor Ibérica, todas jugándose fin tras fin de semana desde hace más de una década en la capital del estado.

La pandemia de COVID-19 obligó desde marzo pasado a detener el balón dentro de estos circuitos, donde primero se juzgó con buenos ojos las medidas como el confinamiento y la suspensión de actividades grupales, en aras de prevenir contagios.

Pero a cuatro meses de aquello, en estas competencias se sopesa la idea de reabrir sus campos, o buscar sedes alternas para volver a trabajar, pues para parte de estos propietarios, las ligas significan su única fuente de ingresos.

“La gente piensa que cuando se tiene una liga de futbol, se tiene dinero a montones, pero no es así. Quienes tenemos una liga, la tenemos porque nos gusta el deporte y promoverlo”, comenta León Vargas, presidente de la Auténtica Liga Gastronómica de Futbol 7.

“Sí, ganas dinero, pero también debes de considerar que muchos de nosotros invertimos lo ganado en renta de canchas, compra de balones, trofeos, pago a árbitros y gente que nos ayuda o trabaja con nosotros, haciéndose cargo de las estadísticas o programación de juegos”, agrega.

León, quien fuera de la cancha labora en uno de los ramos más golpeados por la pandemia como lo es el gastronómico, ha subsistido en los últimos meses gracias a los ahorros de toda una vida y que él destinaba a su vejez.

Por lo tanto, no le vendría mal volver a programar juegos en su competencia, la cual hasta antes del COVID-19 le generaba ingresos de entre 5 a 6 mil pesos mensuales, “muy buenos como para no gastarse todos los ahorros o pagar la luz, el teléfono, el gas, porque ninguno de esos servicios espera”, comparte.

Pero a pesar de lo apretada de la situación, León asegura no habrá partidos en la Gastronómica hasta un cambio en la situación sanitaria del estado, pues “ante todo está la salud de los que participan en la liga”.

La Liga Ibérica es uno de los circuitos más poderosos económicamente hablando en Puebla. Foto: Alland Jhonnathan | El Sol de Puebla

Ése, el seguir sin jugar o programar partidos, es un lujo que otros circuitos como la Fraternidad no están dispuestos a seguir dándose. Ahí, el representante de la justa Domingo Castillo ha resentido el impacto del paro de actividades desde marzo pasado.

“Sin juegos, simplemente no hay entradas (ingresos) y me he visto en la necesidad de pedir ayuda (de todo tipo) a los delegados (encargados o representantes de los equipos), porque la liga es mi fuente de trabajo”, revela sin tapujos.

Castillo, si bien sigue resistiendo el cierre obligado, pide al gobierno del estado medir a todos con la misma vara, pues mientras unos cumplen y respetan las medidas sanitarias; otros, según él, están jugando de forma clandestina o a la vista de todos como sucede en el Parque Ecológico.

“Hay ligas que se están yendo al Parque Ecológico a jugar y nadie les dice nada. Aunque hay otros lugares donde se juega en lo oscurito, en secreto”.

Todo esto, mientras Castillo planea la implementación de medidas para la vuelta a la acción dentro de la Liga Fraternidad, normas muy apegadas a las dadas a conocer recientemente por la Liga MX.

“Sólo entrarán a los campos, cuando se nos permita volver a jugar, los futbolistas y nada más. Le pediremos a la gente que use cubre bocas y lleve gel”, sentencia.

LA OTRA CARA

En circuitos como la Liga Ibérica, el presidente Miguel Díaz no ha resentido el impacto del parón en su bolsillo, en gran medida porque presume de un empleo estable. Por dicha razón, "la liga es un hobby" para él.

Sin embargo, sí ha escuchado cómo la falta de actividad ha golpeado la economía de varios de sus participantes (los futbolistas) dentro del torneo dominical. La Liga Ibérica presume entre sus filas a equipos de grandes empresas o de tradición en Puebla, dispuestos a invertir dinero en jugadores capaces de marcar la diferencia, en el afán de ganar semestre a semestre, al igual y como sucede en el profesionalismo.

Cabe destacar, estas personas "beneficiadas por los apoyos de los dueños o delegados" no sólo participan en la Ibérica; también lo hacen con otros conjuntos y en otros circuitos, siempre y cuando los horarios de los encuentros de las ligas no se les empalmen, convirtiendo el futbol en su trabajo.

Raúl Valadez, presidente de la Liga Mayor Ibérica. Foto: Cortesía Raúl Valadez

“La gente me ha estado preguntando en el teléfono o por las redes sociales, ‘¿cuándo volvemos, o cuándo jugamos?’, y la respuesta es la misma, ‘sólo hasta que las autoridades lo permitan’", explica.

“Pero la realidad es que a muchos de los jugadores les urge que esto se reactive, porque al jugar se hacen de un ingreso, o tal vez del único”, añade.

A decir de Miguel, en la Ibérica hay gente pagando desde 250 hasta mil pesos por partido a los jugadores, “dinero que los futbolistas ocupan para completar sus gastos o simplemente para vivir”.

Raúl Valadez, presidente de la Liga Mayor Ibérica que alberga más de 50 equipos entre sábado y domingo también se encuentra a la espera de recibir luz verde para reanudar la actividad.

“Nadie vive al cien por ciento de una liga de futbol, sí ayuda, pero lo principal es que haces lo que te gusta y le das al futbolista amateur un espacio donde practicar su deporte”, dice Raúl, quien se apoya en un negocio familiar, que maneja junto a su hijo para salir adelante.

“Se extrañan las entradas de la liga, pero solo es un complemento para algunos gastos”, agrega Valadez quien se dedica a la venta de equipo médico desde hace muchos años.

“En cuanto el gobierno autorice volveremos a la cancha con los protocolos para el regreso como el uso del gel, cubre bocas, sana distancia y sanitizante en las bancas.

“Tenemos que acostumbrarnos a vivir con esta situación, evitar aglomeraciones, y que la gente entienda y acepte que es real, no esperar tenerlo cerca para darse cuenta lo que estamos viviendo”, resaltó.

Por lo tanto, las ligas amateurs de futbol se deben de contabilizar entre las víctimas del COVID-19, y tal vez las afectaciones de este virus sean mayores en los circuitos en lo venidero, pues el semáforo de contagios sigue en rojo en Puebla.

  • Seis mil pesos promedio son las ganancias de las ligas de futbol amateur en la capital del estado, según las competencias consultadas por El Sol de Puebla

La gente piensa que cuando se tiene una liga de futbol, se tiene dinero a montones, pero no es así

León Vargas, Liga Gastronómica

Local

Diciembre llega con frío, ponte chamarra y bufanda

Pronosticas lluvias para las próximas horas

Estado

Eran asesores de Carlos Barragán los abogados asesinados en Xicotepec

El exalcalde dijo que buscará protección al gobierno del estado y al gobierno federal

Local

Investigarán a juez por liberar a homicida del Mercedes

Gobierno estatal pide al Consejo de la Judicatura revisar el desempeño del funcionario

Doble Vía

“Un beso hasta el cielo”, así despidió Olivia Salomón a Rafael Moreno Valle Sánchez  

La funcionaria estatal acompañó un pequeño mensaje con una fotografía de ambos

Salud

En silencio persiste la expansión del VIH, Puebla es tercer lugar

Pese a que este año registró menos casos, las organizaciones civiles denunciaron que se debe a la falta de atención y pruebas diagnósticas

Finanzas

CFE pide permiso a EU para importar luz

La CFE cuenta con la aprobación de la Comisión Reguladora de Energía para importar el recurso

Sociedad

Historia de dolor: violencia en la primera infancia

Un número alarmante de niñas y niños son sujetos de algún tipo de violencia desde que son bebés, afirma experto

Sociedad

Crecen emergencias psiquiátricas de niños

Por confinamiento tienen problemas de salud mental como depresión, ansiedad e intento de suicidio

Sociedad

Padres se niegan a reapertura de aulas en Guanajuato

En Guanajuato, casi 70 por ciento de las personas hijos en edad escolar no quiere regresar a clases en enero