/ miércoles 1 de junio de 2022

Erradicar el uso de vapeadores ayudará a combatir la adicción al tabaco: especialistas

La pandemia obligó a los fumadores a reducir el consumo de cigarros, por el temor a morir de Covid

La intención de dejar de fumar aumentó a partir de la pandemia de la Covid-19, ya que el consumo de tabaco se considera un factor de riesgo para contraer la infección o puede agravar el cuadro clínico de quien se contagia, así lo indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), misma que prevé que entre el 2010 y el 2030 habrá disminuido en un 30 por ciento la cifra de personas con esta adicción.

Según la OMS, hasta el año pasado había mil 300 millones de fumadores en el mundo, frente a los mil 320 millones que había en 2015; sin embargo, para el caso particular de México se dejaron de realizar estadísticas sobre esta adicción desde el 2017, cuando se realizó la última Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (ENCODAT), misma que en este año volvió a suspenderse a falta de presupuesto.

No obstante, de acuerdo con la última edición del censo, Puebla se encontraba en el lugar número 19 a nivel nacional en prevalencia de tabaquismo en la población de entre 19 y 65 años de edad, ya que en ese entonces 683 mil poblanos eran fumadores, de los cuales 142 mil admitieron hacerlo diariamente y 542 mil de forma ocasional.

En aquel momento, un 66. 9 por ciento de los fumadores estaba dispuesto a dejar de hacerlo a futuro, siendo la mayoría las mujeres, con una disposición de hasta el 75.4 por ciento. Además, la mayoría de quienes tenían la intención refirió apoyarse en la farmacoterapia o en la asesoría de algún profesional de la salud.

El neumólogo Baldomero Zambrano Tobón y el experto en adicciones, Eduardo López Villalobos, coincidieron en que actualmente el combate al tabaquismo en nuestro país se debe centrar en dos vertientes: las acciones dirigidas a la población joven y aquellas enfocadas a erradicar el uso de los vapeadores o cigarros electrónicos, que son los artículos de moda de la adicción.

Justo este martes que se conmemoró el Día mundial sin Tabaco, el gobierno mexicano emitió un decreto que prohíbe la “circulación y comercialización” de vapeadores y cigarrillos electrónicos en el país. El presidente Andrés Manuel López Obrador ha prohibido su venta legal.

¿POR QUÉ FUMAN LOS JÓVENES?

Para el médico Eduardo López, coordinador de la Clínica de Urgencias Médicas de la UPAEP, la prevalencia de la adicción al tabaco tiene que ver con cuestiones hereditarias y de imitación, ya que hace tiempo la publicidad se encargó de generar la idea de que los adultos exitosos eran consumidores de cigarro y ahora son esas generaciones las que tienen a hijos con la misma adicción.

“Existen estudios que nos indican que los jóvenes desde la casa ven a sus papás fumar y por imitación empiezan a hacerlo y el otro factor es que, entre los jóvenes, desafortunadamente quien no le entra a la droga, al alcohol o al cigarro pues no cabe dentro del grupo, entonces tenemos estas dos cuestiones que provocan que el tabaquismo siga persistiendo”, señaló.

Agregó que para atender de fondo el problema, las estrategias de salud pública contra el tabaquismo deberían estar enfocadas a la prevención desde el hogar, en donde se encuentra la población con mayor riesgo a desarrollar la adicción, en vez de seguir invirtiendo recursos en acciones que no han demostrado ser tan efectivas, como es el caso de la publicidad dirigida a los adultos.

“Yo creo que en las casas es donde se deben implementar medidas específicas contra el tabaquismo, tiene que haber apoyo de las escuelas para esa situación, hay que reforzar más esta situación en los núcleos familiares, en vez de estar haciendo campañas que ciertamente resultan algo vacías porque la gente no pone atención en ellas, porque están mal enfocadas, deben dirigirse a los jóvenes, que desde los 12 años comienzan a tener contacto con el tabaco”, expresó.

Lo anterior, lo señaló luego de que el pasado mes de noviembre se publicaron las cuatro nuevas advertencias para los empaques de cigarros en el país, en el Diario Oficial de la Federación, entre las que se incluyó el aumento de riesgos durante la infección por Covid-19.

CIGARROS ELECTRÓNICOS, LA MODA EN LA ADICCIÓN

El neumólogo adscrito al Hospital General de Zona número 20, mejor conocido como La Margarita, Baldomero Zambrano, destacó que los cigarros electrónicos o vapeadores (prohibidos en México desde ayer) surgieron como una alternativa para quienes deseaban dejar de fumar; sin embargo, en los últimos años pasaron de ser una posible solución al tabaquismo, a un factor que agrava la adicción.

Y es que, dijo, diversos estudios refieren una eficacia de apenas el 15 por ciento en el uso de estos dispositivos para dejar de fumar, mientras que una investigación realizada recientemente en Estados Unidos permitió identificar que hasta el 60 por ciento de 2 mil 500 consumidores de vapeadores presentaron alteraciones cognitivas o problemas respiratorios tras dos años de utilizarlos.

“Su base es nicotina y se mezcla con un alcaloide de la mariguana y una variación de la vitamina E, que produce lesiones a nivel pulmonar (…) tiene diversos sabores artificiales y el problema radica en que, a diferencia del cigarro común, al no tener un aroma como tal es difícil que se pueda detectar su consumo y eso es un reto muy importante sobre todo en la población joven, en los hogares y en las escuelas, a nivel de secundarias”, acotó.

Zambrano destacó que el consumo del tabaco ya está asociado a la mayoría de las enfermedades cardiovasculares y a un 80 por ciento de las pulmonares, pero cuando se habla del cigarro electrónico lo que más preocupa son las lesiones que puede dejar, iniciando con problemas de neumonía.

De acuerdo con la ENCODAT, hasta el 2017 el tres por ciento de la población en Puebla había probado un cigarro electrónico y el 0.5 por ciento declaró utilizarlo constantemente, siendo los hombres la mayoría de los consumidores. Para ese momento ya existía una alerta sanitaria a nivel internacional sobre las afectaciones a la salud.

Apenas la semana pasada, la Comisión Federal Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) emitió una alerta máxima para el país respecto al uso de vapeadores, mediante la cual ordenó a los gobiernos estatales reforzar las acciones para evitar su venta, ya que este producto no cuenta con autorización sanitaria.

¿POR QUÉ FUMA LA POBLACIÓN ADULTA?

Aunque ambos especialistas apuntaron a que la pandemia alentó a buena parte de la población adulta a dejar de fumar, señalaron que quienes todavía padecen tabaquismo ven al producto como cierto complemento de la vida cotidiana, lo consideran moda o aporte de cierto nivel de estatus.

“Las mujeres adultas, por ejemplo, regularmente fuman cuando están fuera de su entorno familiar, cuando el esposo está fuera de casa o los hijos en la escuela, porque para esas personas es parte de la búsqueda de una compañía el fumar”, declaró Baldomero.

Agregó que en el caso de la derechohabiencia del IMSS se observa una disminución en la tasa de fumadores adultos y aunque no ofreció cifras al respecto, refirió que esto ha sido evidente en los tratamientos de la COVID-19, sobre todo en aquellos pacientes que requirieron oxígeno.

En tanto que Eduardo Villalobos sentenció que será difícil dimensionar el avance que puede tener México en la lucha contra esta adicción, mientras no se retome la elaboración de estadísticas que permitan atender a la población blanco, una vez conociendo los factores de causa y contacto con el cigarro.

¿CÓMO DEJAR DE FUMAR?

Ambos expertos señalaron que no se ha identificado la mejor opción para dejar de fumar, ya que hay quienes logran vencer a la adicción con solo decidirlo de un día para otro y a quienes les lleva años conseguirlo a través de múltiples estrategias.

Para Villalobos, experto en adicciones, la persona interesada en dejar el tabaco debe tener una motivación suficiente para dejar de adquirir el producto, ya que hay quienes se lo plantean como una meta a largo plazo en la que dicen “de una cajetilla le bajo a cigarros sueltos, a seis, a dos y así, eso vemos que realmente no sirve cuando no hay un interés firme”, expresó.

Por su parte, Zambrano señaló que lo ideal es que cualquier persona con la intención de dejar de fumar tuviera acompañamiento psicológico y médico, ya que siempre se requerirá tratar las causas de la adicción y detectar posibles daños a nivel neumológico, para iniciar el tratamiento necesario.

En lo que coincidieron ambos es que el adicto al tabaco requiere de redes de apoyo, principalmente de su familia, para lograr sobreponerse, ya que difícilmente lo hará aislado, en centros o anexos en donde no obtiene la motivación necesaria.

La intención de dejar de fumar aumentó a partir de la pandemia de la Covid-19, ya que el consumo de tabaco se considera un factor de riesgo para contraer la infección o puede agravar el cuadro clínico de quien se contagia, así lo indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), misma que prevé que entre el 2010 y el 2030 habrá disminuido en un 30 por ciento la cifra de personas con esta adicción.

Según la OMS, hasta el año pasado había mil 300 millones de fumadores en el mundo, frente a los mil 320 millones que había en 2015; sin embargo, para el caso particular de México se dejaron de realizar estadísticas sobre esta adicción desde el 2017, cuando se realizó la última Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (ENCODAT), misma que en este año volvió a suspenderse a falta de presupuesto.

No obstante, de acuerdo con la última edición del censo, Puebla se encontraba en el lugar número 19 a nivel nacional en prevalencia de tabaquismo en la población de entre 19 y 65 años de edad, ya que en ese entonces 683 mil poblanos eran fumadores, de los cuales 142 mil admitieron hacerlo diariamente y 542 mil de forma ocasional.

En aquel momento, un 66. 9 por ciento de los fumadores estaba dispuesto a dejar de hacerlo a futuro, siendo la mayoría las mujeres, con una disposición de hasta el 75.4 por ciento. Además, la mayoría de quienes tenían la intención refirió apoyarse en la farmacoterapia o en la asesoría de algún profesional de la salud.

El neumólogo Baldomero Zambrano Tobón y el experto en adicciones, Eduardo López Villalobos, coincidieron en que actualmente el combate al tabaquismo en nuestro país se debe centrar en dos vertientes: las acciones dirigidas a la población joven y aquellas enfocadas a erradicar el uso de los vapeadores o cigarros electrónicos, que son los artículos de moda de la adicción.

Justo este martes que se conmemoró el Día mundial sin Tabaco, el gobierno mexicano emitió un decreto que prohíbe la “circulación y comercialización” de vapeadores y cigarrillos electrónicos en el país. El presidente Andrés Manuel López Obrador ha prohibido su venta legal.

¿POR QUÉ FUMAN LOS JÓVENES?

Para el médico Eduardo López, coordinador de la Clínica de Urgencias Médicas de la UPAEP, la prevalencia de la adicción al tabaco tiene que ver con cuestiones hereditarias y de imitación, ya que hace tiempo la publicidad se encargó de generar la idea de que los adultos exitosos eran consumidores de cigarro y ahora son esas generaciones las que tienen a hijos con la misma adicción.

“Existen estudios que nos indican que los jóvenes desde la casa ven a sus papás fumar y por imitación empiezan a hacerlo y el otro factor es que, entre los jóvenes, desafortunadamente quien no le entra a la droga, al alcohol o al cigarro pues no cabe dentro del grupo, entonces tenemos estas dos cuestiones que provocan que el tabaquismo siga persistiendo”, señaló.

Agregó que para atender de fondo el problema, las estrategias de salud pública contra el tabaquismo deberían estar enfocadas a la prevención desde el hogar, en donde se encuentra la población con mayor riesgo a desarrollar la adicción, en vez de seguir invirtiendo recursos en acciones que no han demostrado ser tan efectivas, como es el caso de la publicidad dirigida a los adultos.

“Yo creo que en las casas es donde se deben implementar medidas específicas contra el tabaquismo, tiene que haber apoyo de las escuelas para esa situación, hay que reforzar más esta situación en los núcleos familiares, en vez de estar haciendo campañas que ciertamente resultan algo vacías porque la gente no pone atención en ellas, porque están mal enfocadas, deben dirigirse a los jóvenes, que desde los 12 años comienzan a tener contacto con el tabaco”, expresó.

Lo anterior, lo señaló luego de que el pasado mes de noviembre se publicaron las cuatro nuevas advertencias para los empaques de cigarros en el país, en el Diario Oficial de la Federación, entre las que se incluyó el aumento de riesgos durante la infección por Covid-19.

CIGARROS ELECTRÓNICOS, LA MODA EN LA ADICCIÓN

El neumólogo adscrito al Hospital General de Zona número 20, mejor conocido como La Margarita, Baldomero Zambrano, destacó que los cigarros electrónicos o vapeadores (prohibidos en México desde ayer) surgieron como una alternativa para quienes deseaban dejar de fumar; sin embargo, en los últimos años pasaron de ser una posible solución al tabaquismo, a un factor que agrava la adicción.

Y es que, dijo, diversos estudios refieren una eficacia de apenas el 15 por ciento en el uso de estos dispositivos para dejar de fumar, mientras que una investigación realizada recientemente en Estados Unidos permitió identificar que hasta el 60 por ciento de 2 mil 500 consumidores de vapeadores presentaron alteraciones cognitivas o problemas respiratorios tras dos años de utilizarlos.

“Su base es nicotina y se mezcla con un alcaloide de la mariguana y una variación de la vitamina E, que produce lesiones a nivel pulmonar (…) tiene diversos sabores artificiales y el problema radica en que, a diferencia del cigarro común, al no tener un aroma como tal es difícil que se pueda detectar su consumo y eso es un reto muy importante sobre todo en la población joven, en los hogares y en las escuelas, a nivel de secundarias”, acotó.

Zambrano destacó que el consumo del tabaco ya está asociado a la mayoría de las enfermedades cardiovasculares y a un 80 por ciento de las pulmonares, pero cuando se habla del cigarro electrónico lo que más preocupa son las lesiones que puede dejar, iniciando con problemas de neumonía.

De acuerdo con la ENCODAT, hasta el 2017 el tres por ciento de la población en Puebla había probado un cigarro electrónico y el 0.5 por ciento declaró utilizarlo constantemente, siendo los hombres la mayoría de los consumidores. Para ese momento ya existía una alerta sanitaria a nivel internacional sobre las afectaciones a la salud.

Apenas la semana pasada, la Comisión Federal Contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) emitió una alerta máxima para el país respecto al uso de vapeadores, mediante la cual ordenó a los gobiernos estatales reforzar las acciones para evitar su venta, ya que este producto no cuenta con autorización sanitaria.

¿POR QUÉ FUMA LA POBLACIÓN ADULTA?

Aunque ambos especialistas apuntaron a que la pandemia alentó a buena parte de la población adulta a dejar de fumar, señalaron que quienes todavía padecen tabaquismo ven al producto como cierto complemento de la vida cotidiana, lo consideran moda o aporte de cierto nivel de estatus.

“Las mujeres adultas, por ejemplo, regularmente fuman cuando están fuera de su entorno familiar, cuando el esposo está fuera de casa o los hijos en la escuela, porque para esas personas es parte de la búsqueda de una compañía el fumar”, declaró Baldomero.

Agregó que en el caso de la derechohabiencia del IMSS se observa una disminución en la tasa de fumadores adultos y aunque no ofreció cifras al respecto, refirió que esto ha sido evidente en los tratamientos de la COVID-19, sobre todo en aquellos pacientes que requirieron oxígeno.

En tanto que Eduardo Villalobos sentenció que será difícil dimensionar el avance que puede tener México en la lucha contra esta adicción, mientras no se retome la elaboración de estadísticas que permitan atender a la población blanco, una vez conociendo los factores de causa y contacto con el cigarro.

¿CÓMO DEJAR DE FUMAR?

Ambos expertos señalaron que no se ha identificado la mejor opción para dejar de fumar, ya que hay quienes logran vencer a la adicción con solo decidirlo de un día para otro y a quienes les lleva años conseguirlo a través de múltiples estrategias.

Para Villalobos, experto en adicciones, la persona interesada en dejar el tabaco debe tener una motivación suficiente para dejar de adquirir el producto, ya que hay quienes se lo plantean como una meta a largo plazo en la que dicen “de una cajetilla le bajo a cigarros sueltos, a seis, a dos y así, eso vemos que realmente no sirve cuando no hay un interés firme”, expresó.

Por su parte, Zambrano señaló que lo ideal es que cualquier persona con la intención de dejar de fumar tuviera acompañamiento psicológico y médico, ya que siempre se requerirá tratar las causas de la adicción y detectar posibles daños a nivel neumológico, para iniciar el tratamiento necesario.

En lo que coincidieron ambos es que el adicto al tabaco requiere de redes de apoyo, principalmente de su familia, para lograr sobreponerse, ya que difícilmente lo hará aislado, en centros o anexos en donde no obtiene la motivación necesaria.

Policiaca

Herederos de "El Grillo" siguen generando violencia por disputa de plaza en la zona norte

“El Talli” y “El Yoyo” han desatado una “guerra” que hoy deriva en ejecuciones y mensajes de advertencia

Elecciones 2024

Mario Riestra se compromete a sembrar un millón de árboles

En caso de ganar la elección, el panista velará por plantar más árboles y con ello mejorar el ambiente

Local

SNTE reconoce a docentes con 20 y hasta 60 años de servicio

La Sección 51 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación realizó un homenaje al magisterio estatal poblano

Local

Trabajadores del ISSSTE se manifiestan para exigir entrega de basificaciones

Los inconformes se manifestaron frente al Hospital General para sumarse a la protesta que realiza el personal de la institución a nivel nacional

Elecciones 2024

Propone José Chedraui revisar la concesión para el manejo de los residuos sólidos urbanos

El aspirante morenista sostuvo un encuentro con estudiantes del Centro Universitario Trozmer

Elecciones 2024

Fernando Morales acepta segundo debate organizado por cámaras empresariales

El abanderado emecista y Rafael Cañedo Carrión clausuraron simbólicamente las instalaciones de Agua de Puebla