/ lunes 22 de noviembre de 2021

Nomofobia: el miedo que podrías padecer si pasas mucho tiempo con el celular

El término fue acuñado por un estudio realizado en 2010 en el Reino Unido

Dentro de la vida diaria parece que no sería igual si no tuviéramos un dispositivo móvil o teléfono. Por ello, uno de los peores escenarios que podemos enfrentar es el perderlo, lo que podría generar un miedo o una ansiedad tan extrema que ya sería descrita como nomofobia.

Para todas las actividades que realizamos siempre lo tenemos al lado, cada que una persona tiene un momento libre es lo primero que se revisa, sin notarlo se ha convertido en una parte fundamental. El perderlo significa ver todos los recuerdos que tenemos ahí en forma de imágenes, chats, aplicaciones, casi como dejar ir una parte de la vida.

De esta forma, la nomofobia describe el miedo como ansiedad extrema de estar sin un dispositivo móvil o de permanecer una gran cantidad de tiempo sin poder usar un teléfono móvil.

¿CÓMO SURGIÓ EL TÉRMINO?

Un estudio realizado por YouGov, organización de investigación, y encargado por la Oficina de Correos del Reino Unido en el 2010 acuñó el término de nomofobia en 2010, al ser la combinación de las palabras en inglés “Non-mobile-phone-phobia” (fobia de no tener un teléfono móvil).

Esto al descubrir que 53 por ciento de los usuarios de dispositivos móviles mostrarían ansiedad al perder su teléfono o si se quedan sin batería, crédito o cobertura de red. De las poco más de 2,100 personas que fueron encuestadas, el nueve por ciento expresó sentir estrés cuando tienen su teléfono apagado.

Entre las principales razones para sentir miedo por no tener su teléfono móvil, el 55 por ciento de los participantes señaló que se debía a que no podrían estar en contacto con amigos o familiares. De los hombres encuestados, el 58 por ciento mostró tener síntomas de esta fobia contra el 47 por ciento de las mujeres.

De acuerdo con los investigadores, el nivel de estrés que podría producir el quedarse sin el dispositivo móvil era similar al generado cuando se visita al dentista o al que se tiene previo a una boda si se es el novio o la novia.

En diversas partes del mundo se han encontrado resultados similares. Un estudio de la India de 2017 señaló que 22.1 por ciento de 145 estudiantes observados en la India mostraban síntomas graves de nomofobia. Mientras que, en Estados Unidos, no se tiene certeza de cuántas personas podrían sufrir la fobia, pero se sabe que una de cinco personas prefiere estar sin zapatos que sin teléfono y más de la mitad nunca apaga el dispositivo móvil.

LOS SÍNTOMAS DE ESTA FOBIA

La preocupación o el pánico al no tener un dispositivo móvil como el no poder usarlo es uno de los síntomas de la nomofobia. Junto a este, se puede presentar ansiedad y agitación si se entra a un lugar donde no se pueda utilizar el dispositivo.

Si no se puede encontrar el teléfono o se piensa que se perdió puede sentirse ansiedad o pánico, así como irritación, estrés o ansiedad. Estos síntomas se pueden expresar de manera física al sentir dificultad para respirar, opresión en el pecho, aumento de la sudoración o temblores.

El no tener acceso inmediato a esta tecnología se ha relacionado con problemas en la autoestima, ansiedad, aumento de estrés, bajo rendimiento académico como a afectaciones negativas dentro de la personalidad del afectado.

Los jóvenes y los estudiantes son los que se ven más afectados por esta fobia, en especial porque lo usan como una manera de escape para no atender otros malos hábitos o como entrenamiento para cubrir las horas de sueño en las que no pueden dormir.

Otras señalas de que se sufre está el que el uso del teléfono comienza a dañar el trabajo o las relaciones personales. Su uso complica el tiempo dedicado a otras actividades diarias, incluso a aquellas que son básicas, además de comenzar a generar un impacto negativo en la salud.

Hasta ahora, la nomofobia no se encuentra establecida como una patología dentro del Manual de Diagnóstico y Estadística de los Desórdenes Mentales (DSM-V, por sus siglas en inglés), debido a que no existe un trabajo científico que demuestre que es una patología psicológica o psiquiátrica. Pero, los profesionales ya la relacionan como algo que ha generado la invasión de las nuevas tecnologías a la vida diaria, como a los síntomas que presentan otras fobias o la ansiedad.

MEDIDAS PARA CONTRARRESTAR EL USO DE LOS DISPOSITIVOS MÓVILES

Aunque las tecnologías cada vez están más inversas en las actividades diarias, los expertos en la salud señalan que la tecnología debe verse como una ayuda, no como el amo de la vida.

Dentro de los consejos para mejorar el uso y evitar que dominen todo el tiempo, un primer paso es apagar durante un momento del día donde no sea clave su uso el teléfono móvil, esto puede ser en las noches. Ese tiempo puede utilizarlo para experimentar conversaciones con otros cara a cara o en soledad.

Al respecto, se recomienda que por cada hora que se invierte en el dispositivo móvil, se debe buscar equilibrarla con una hora de convivencia con otras personas. Por las noches, el teléfono se debe mantener a unos metros de distancia, lo necesario para que no se genere ansiedad por tenerlo cerca y no revisarlo.

Dentro de la vida diaria parece que no sería igual si no tuviéramos un dispositivo móvil o teléfono. Por ello, uno de los peores escenarios que podemos enfrentar es el perderlo, lo que podría generar un miedo o una ansiedad tan extrema que ya sería descrita como nomofobia.

Para todas las actividades que realizamos siempre lo tenemos al lado, cada que una persona tiene un momento libre es lo primero que se revisa, sin notarlo se ha convertido en una parte fundamental. El perderlo significa ver todos los recuerdos que tenemos ahí en forma de imágenes, chats, aplicaciones, casi como dejar ir una parte de la vida.

De esta forma, la nomofobia describe el miedo como ansiedad extrema de estar sin un dispositivo móvil o de permanecer una gran cantidad de tiempo sin poder usar un teléfono móvil.

¿CÓMO SURGIÓ EL TÉRMINO?

Un estudio realizado por YouGov, organización de investigación, y encargado por la Oficina de Correos del Reino Unido en el 2010 acuñó el término de nomofobia en 2010, al ser la combinación de las palabras en inglés “Non-mobile-phone-phobia” (fobia de no tener un teléfono móvil).

Esto al descubrir que 53 por ciento de los usuarios de dispositivos móviles mostrarían ansiedad al perder su teléfono o si se quedan sin batería, crédito o cobertura de red. De las poco más de 2,100 personas que fueron encuestadas, el nueve por ciento expresó sentir estrés cuando tienen su teléfono apagado.

Entre las principales razones para sentir miedo por no tener su teléfono móvil, el 55 por ciento de los participantes señaló que se debía a que no podrían estar en contacto con amigos o familiares. De los hombres encuestados, el 58 por ciento mostró tener síntomas de esta fobia contra el 47 por ciento de las mujeres.

De acuerdo con los investigadores, el nivel de estrés que podría producir el quedarse sin el dispositivo móvil era similar al generado cuando se visita al dentista o al que se tiene previo a una boda si se es el novio o la novia.

En diversas partes del mundo se han encontrado resultados similares. Un estudio de la India de 2017 señaló que 22.1 por ciento de 145 estudiantes observados en la India mostraban síntomas graves de nomofobia. Mientras que, en Estados Unidos, no se tiene certeza de cuántas personas podrían sufrir la fobia, pero se sabe que una de cinco personas prefiere estar sin zapatos que sin teléfono y más de la mitad nunca apaga el dispositivo móvil.

LOS SÍNTOMAS DE ESTA FOBIA

La preocupación o el pánico al no tener un dispositivo móvil como el no poder usarlo es uno de los síntomas de la nomofobia. Junto a este, se puede presentar ansiedad y agitación si se entra a un lugar donde no se pueda utilizar el dispositivo.

Si no se puede encontrar el teléfono o se piensa que se perdió puede sentirse ansiedad o pánico, así como irritación, estrés o ansiedad. Estos síntomas se pueden expresar de manera física al sentir dificultad para respirar, opresión en el pecho, aumento de la sudoración o temblores.

El no tener acceso inmediato a esta tecnología se ha relacionado con problemas en la autoestima, ansiedad, aumento de estrés, bajo rendimiento académico como a afectaciones negativas dentro de la personalidad del afectado.

Los jóvenes y los estudiantes son los que se ven más afectados por esta fobia, en especial porque lo usan como una manera de escape para no atender otros malos hábitos o como entrenamiento para cubrir las horas de sueño en las que no pueden dormir.

Otras señalas de que se sufre está el que el uso del teléfono comienza a dañar el trabajo o las relaciones personales. Su uso complica el tiempo dedicado a otras actividades diarias, incluso a aquellas que son básicas, además de comenzar a generar un impacto negativo en la salud.

Hasta ahora, la nomofobia no se encuentra establecida como una patología dentro del Manual de Diagnóstico y Estadística de los Desórdenes Mentales (DSM-V, por sus siglas en inglés), debido a que no existe un trabajo científico que demuestre que es una patología psicológica o psiquiátrica. Pero, los profesionales ya la relacionan como algo que ha generado la invasión de las nuevas tecnologías a la vida diaria, como a los síntomas que presentan otras fobias o la ansiedad.

MEDIDAS PARA CONTRARRESTAR EL USO DE LOS DISPOSITIVOS MÓVILES

Aunque las tecnologías cada vez están más inversas en las actividades diarias, los expertos en la salud señalan que la tecnología debe verse como una ayuda, no como el amo de la vida.

Dentro de los consejos para mejorar el uso y evitar que dominen todo el tiempo, un primer paso es apagar durante un momento del día donde no sea clave su uso el teléfono móvil, esto puede ser en las noches. Ese tiempo puede utilizarlo para experimentar conversaciones con otros cara a cara o en soledad.

Al respecto, se recomienda que por cada hora que se invierte en el dispositivo móvil, se debe buscar equilibrarla con una hora de convivencia con otras personas. Por las noches, el teléfono se debe mantener a unos metros de distancia, lo necesario para que no se genere ansiedad por tenerlo cerca y no revisarlo.

Local

BUAP oferta más de 3 mil lugares para alumnos de nivel medio superior y superior

Podrán ocupar los lugares los aspirantes que no alcanzaron cupo durante el proceso de admisión 2022

Automotriz

¿Qué es un cinemómetro y cómo funciona?

Sensores como el cinemómetro suelen ser más utilizados al ser más sencilla su aplicación en las rutas

Local

Eduardo Rivera asegura que hay coordinación entre gobiernos ante presuntos narcomensajes

En los presuntos narcomensajes se anuncia un toque de queda en la ciudad para el fin de semana

Cultura

Cuestionario Proust: Pascal Languirand

La leyenda del high energy vive en México desde 2010.

Ciencia

Inventan un "Google maps" de las proteínas 

El mapa, que está alojado en una base de datos gratuita y de libre acceso, podrá predecir la estructura tridimensional de más de 200 millones de proteínas, lo que traerá beneficios aún incuantificables para la ciencia y la medicina

Ecología

La fiebre del mezcal y sus costos ambientales  

La popularidad de esta bebida va en aumento, a pesar de que la sobreexplotación de los cultivos del agave genera un impacto ambiental y atenta contra la diversidad alimentaria. Afortunadamente hay algunas alternativas sustentables

Salud

Buscan más diversidad en el yoga

Una instructora se ha propuesto hacer que esta disciplina algo más diverso racial y socialmente, ya que en muchos países la mayoría de las personas que lo practican son mujeres blancas de clase media

Gossip

“Donde hubo fuego” mostrará las condiciones de trabajo de los bomberos

Donde hubo fuego es un melodrama original que muestra la realidad de sus condiciones de trabajo, a la par de una emocionante trama de peligro y venganza

Gossip

El ecléctico Dr. Shenka, vocalista de Panteón Rococó, ofrece concierto solista

El vocalista de Panteón Rococó quiere aprovechar que su banda no está de gira para ofrecer un concierto