/ miércoles 19 de septiembre de 2018

A un año del 19 S, el luto y el miedo viven

Los poblanos tratan de borrar de sus pensamientos lo ocurrido pero es imposible, ahora temen que un nuevo sismo provoque otra tragedia

La vida en este municipio nunca será igual. Sus habitantes tratan de borrar de sus pensamientos lo ocurrido hace un año pero es imposible, ahora tienen miedo que un nuevo terremoto, como el sucedido hace exactamente un año, donde perdieron la vida 11 personas, provoque otra tragedia.

No pueden olvidar porque los estragos del fenómeno natural están presentes de manera física, como una iglesia del siglo XVII casi destruida sin que sea rehabilitada por la falta de recursos y el aval del INAH, muros de inmuebles con cuarteaduras y fachadas marcadas con una X en color rojo que recuerda que estructuralmente tuvieron daños.

Los pobladores desarrollan su vida normal, viven con los recuerdos y los sentimientos, pero a la vez agradecen estar con vida.

Sin embargo, para nadie puede pasar desapercibida esta fecha de 2017: un terremoto de 7.1 grados en escala de Richter ocurrido a las 13:14 horas arrebató la vida a 11 personas, entre ellas cuatro menores de edad, que celebraban un bautizo cuando la cúpula del templo de Santiago Apóstol se vino abajo.

EN ATZALA CAMBIÓ LA VIDA

Miedo es la palabra que coinciden en expresar los entrevistados por El Sol de Puebla en el recorrido realizado al municipio de Atzala.

Herreros trabajan en la colocación de varillas que van a sujetar lonas a los lados en la pequeña capilla construida en el patio de la antigua iglesia que sirve ahora para celebrar misas. Curiosamente está ubicada donde fueron colocados los cadáveres rescatados entre escombros hace un año.

Metros más adelante, albañiles construyen la biblioteca pública y el comité ejidal, ambos inmuebles fueron afectados por el sismo, al igual que la casa de la cultura.

De alguna u otra manera, a todos los que viven en Atzala les cambió la vida.

Micaela Cázares, quien vive justo enfrente de la iglesia afectada, dice que trata de llevar la vida normal pero acepta que existe temor que vaya a presentarse un nuevo temblor y se reviva un capítulo similar al del 19 de septiembre de 2017.

Foto: Iván Venegas

Don Gabino de la Cruz Ramírez tuvo que vivir, junto con su hermana, casi seis meses en un cuarto improvisado luego que sus dos habitaciones de abobe y techos de asbesto resultaran fracturados.

Agradece estar con vida a sus 80 años de edad y espera no se vuelva a presentar un nuevo sismo, aunque dice que ha escuchado que pronto sucederá otro.

Foto: Iván Venegas

A partir de abril de este 2018 ya habita su nuevo hogar pero debió invertir recursos propios luego que el gobierno le “recortara” más de 40 mil pesos de ayuda a la reconstrucción, al negarse a aceptar el modelo de vivienda propuesto.

VIVE CON DOLOR EN EL ALMA

Estaba en labores del campo cuando sintió el temblor y fue avisado que la cúpula de la iglesia se había venido abajo. De inmediato corrió para observar lo sucedido: cinco de sus familiares habían perdido la vida.

José Flores señala que vive con un dolor profundo en el alma al perder a su mamá, un par de cuñadas y dos sobrinas. El trabajo lo ayuda a olvidar la tragedia pero vienen los recuerdos.

“Me siento mal porque ya no están conmigo, pero qué puedo hacer más que resignarme y seguir adelante”, expresa con voz entrecortada.

Foto: Iván Venegas

Extraña demasiado a su mamá Eudelia Zárate, pero reconoce que el destino quiso que dejara este mundo y no queda más que aceptarlo. Ahora la tristeza forma parte de su compañía permanente.

Como reflejo del luto que aún embarga a las familias de los fallecidos, en muros de dos viviendas ubicadas en la “privada Josefa O. Domínguez” permanecen una cruz y moños de color negro.

SACRISTAN SOBREVIVENTE PIDE NO PERDER LA FE

Aunque algunos dicen que dejó de ser sacristán para olvidarse de la tragedia, Sergio Montiel Tello afirma que continúa ofreciendo sus servicios ahora en la pequeña capilla con mayor vocación y agradecido con Dios por seguir vivo.

Fue uno de los sobrevivientes, junto con su compañero Lorenzo, de la caída de la cúpula de la iglesia de Santiago Apóstol.

Foto: Iván Venegas

Recuerda que la tarde del 19 de septiembre de 2017, sintió que el piso empezó a moverse por lo que se arrimó a la pared mientras empezaban a caer pedazos de piedra del techo.

Montiel Tello señala que posteriormente su primera reacción fue ayudar notando el cuerpo tirado en el piso de una niña, pero desafortunadamente no había nada que hacer.

También trató de asistir a un adulto que estaba gritando pero la parte inferior de su cuerpo estaba atrapado, sin poder rescatarlo.

Como muestra de fe y agradecimiento, dice que predica la palabra de Dios y asiste a vecinos en la medida de sus posibilidades, pues pide que este lamentable capítulo no haga perder la esperanza.

“El modo que he podido sobrevivir es apegado a la iglesia, escuchar la palabra de Dios, ayudar y motivar a la gente a no tener miedo, lo que nos pasó que no robe la fe a mis hermanos del pueblo”.

La vida en este municipio nunca será igual. Sus habitantes tratan de borrar de sus pensamientos lo ocurrido hace un año pero es imposible, ahora tienen miedo que un nuevo terremoto, como el sucedido hace exactamente un año, donde perdieron la vida 11 personas, provoque otra tragedia.

No pueden olvidar porque los estragos del fenómeno natural están presentes de manera física, como una iglesia del siglo XVII casi destruida sin que sea rehabilitada por la falta de recursos y el aval del INAH, muros de inmuebles con cuarteaduras y fachadas marcadas con una X en color rojo que recuerda que estructuralmente tuvieron daños.

Los pobladores desarrollan su vida normal, viven con los recuerdos y los sentimientos, pero a la vez agradecen estar con vida.

Sin embargo, para nadie puede pasar desapercibida esta fecha de 2017: un terremoto de 7.1 grados en escala de Richter ocurrido a las 13:14 horas arrebató la vida a 11 personas, entre ellas cuatro menores de edad, que celebraban un bautizo cuando la cúpula del templo de Santiago Apóstol se vino abajo.

EN ATZALA CAMBIÓ LA VIDA

Miedo es la palabra que coinciden en expresar los entrevistados por El Sol de Puebla en el recorrido realizado al municipio de Atzala.

Herreros trabajan en la colocación de varillas que van a sujetar lonas a los lados en la pequeña capilla construida en el patio de la antigua iglesia que sirve ahora para celebrar misas. Curiosamente está ubicada donde fueron colocados los cadáveres rescatados entre escombros hace un año.

Metros más adelante, albañiles construyen la biblioteca pública y el comité ejidal, ambos inmuebles fueron afectados por el sismo, al igual que la casa de la cultura.

De alguna u otra manera, a todos los que viven en Atzala les cambió la vida.

Micaela Cázares, quien vive justo enfrente de la iglesia afectada, dice que trata de llevar la vida normal pero acepta que existe temor que vaya a presentarse un nuevo temblor y se reviva un capítulo similar al del 19 de septiembre de 2017.

Foto: Iván Venegas

Don Gabino de la Cruz Ramírez tuvo que vivir, junto con su hermana, casi seis meses en un cuarto improvisado luego que sus dos habitaciones de abobe y techos de asbesto resultaran fracturados.

Agradece estar con vida a sus 80 años de edad y espera no se vuelva a presentar un nuevo sismo, aunque dice que ha escuchado que pronto sucederá otro.

Foto: Iván Venegas

A partir de abril de este 2018 ya habita su nuevo hogar pero debió invertir recursos propios luego que el gobierno le “recortara” más de 40 mil pesos de ayuda a la reconstrucción, al negarse a aceptar el modelo de vivienda propuesto.

VIVE CON DOLOR EN EL ALMA

Estaba en labores del campo cuando sintió el temblor y fue avisado que la cúpula de la iglesia se había venido abajo. De inmediato corrió para observar lo sucedido: cinco de sus familiares habían perdido la vida.

José Flores señala que vive con un dolor profundo en el alma al perder a su mamá, un par de cuñadas y dos sobrinas. El trabajo lo ayuda a olvidar la tragedia pero vienen los recuerdos.

“Me siento mal porque ya no están conmigo, pero qué puedo hacer más que resignarme y seguir adelante”, expresa con voz entrecortada.

Foto: Iván Venegas

Extraña demasiado a su mamá Eudelia Zárate, pero reconoce que el destino quiso que dejara este mundo y no queda más que aceptarlo. Ahora la tristeza forma parte de su compañía permanente.

Como reflejo del luto que aún embarga a las familias de los fallecidos, en muros de dos viviendas ubicadas en la “privada Josefa O. Domínguez” permanecen una cruz y moños de color negro.

SACRISTAN SOBREVIVENTE PIDE NO PERDER LA FE

Aunque algunos dicen que dejó de ser sacristán para olvidarse de la tragedia, Sergio Montiel Tello afirma que continúa ofreciendo sus servicios ahora en la pequeña capilla con mayor vocación y agradecido con Dios por seguir vivo.

Fue uno de los sobrevivientes, junto con su compañero Lorenzo, de la caída de la cúpula de la iglesia de Santiago Apóstol.

Foto: Iván Venegas

Recuerda que la tarde del 19 de septiembre de 2017, sintió que el piso empezó a moverse por lo que se arrimó a la pared mientras empezaban a caer pedazos de piedra del techo.

Montiel Tello señala que posteriormente su primera reacción fue ayudar notando el cuerpo tirado en el piso de una niña, pero desafortunadamente no había nada que hacer.

También trató de asistir a un adulto que estaba gritando pero la parte inferior de su cuerpo estaba atrapado, sin poder rescatarlo.

Como muestra de fe y agradecimiento, dice que predica la palabra de Dios y asiste a vecinos en la medida de sus posibilidades, pues pide que este lamentable capítulo no haga perder la esperanza.

“El modo que he podido sobrevivir es apegado a la iglesia, escuchar la palabra de Dios, ayudar y motivar a la gente a no tener miedo, lo que nos pasó que no robe la fe a mis hermanos del pueblo”.

Local

[Video] Desalojan SEP Puebla por presunto caso de Covid-19

Cientos de maestros, trabajadores y algunos padres de familia abandonaron las instalaciones en tanto que la persona con síntomas fue llevado a un centro médico

Policiaca

"¡Señora… señora… sí hubo atropellamiento¡ Y son Ian y Eduardo", así dieron la noticia a abuela de niños arrollados de Atlixco

El presunto responsable manejaba en tercer grado de alcoholemia, según datos de la Policía y Vialidad del municipio

Finanzas

Insabi recorta 20% el gasto por afiliado

De 2019 a 2021, pasó de tres mil 656 pesos a dos mil 911 pesos por persona, señala estudio del CIEP

Gossip

Raúl Coronado y Ximena Córdoba llegan a la gran final de Las estrellas bailan en Hoy

Raúl Coronado y Ximena Córdoba llegan a la gran final con ganas de vencer a sus contrincantes

Círculos

Paulina Villalpando da segunda vida a las joyas del armario

Paulina Villalpando fundadora de PAAR, está en la búsqueda de convertir su empresa en una firma de lujo 100 por ciento sustentable

Gossip

Ellos recibirán el Premio a la Excelencia Musical de los Latin Grammy

Se dieron a conocer los nombres de los artistas que serán reconocidos por su trayectoria en la próxima entrega de los Latin Grammy

Celebridades

Mujeres maduras se liberan de prejuicios y toman la pantalla

En la televisión es cada vez más constante ver personajes interpretados por mujeres adultas que no tienen temor a mostrarse sin filtro ni etiquetas frente a la pantalla

Celebridades

Drake Bell encuentra en México cómo seguir vigente

Con canciones y tuits en español, Drake Bell ganó cientos de fans que en su país lo han abandonado