/ lunes 6 de enero de 2020

Amor y paciencia, el secreto de una buena enfermera

Esta es la historia de Paola quien cuida diligentemente a sus pacientes en una estancia para abuelitos

Para ser enfermera se requiere vocación, pero ante todo, mucho amor y paciencia para compartirlo con los pacientes que necesitan de sus cuidados cuando su salud se ve comprometida, al menos, bajo esta premisa es con la que Paola Jaramillo -enfermera geriatra- ha guiado a sus pacientes y colegas.

Reconoció que desde que inició sus estudios, detectó que atender a los niños no era lo suyo, pero con las personas de la tercera edad sentía una empatía muy especial.

Sus compañeros de clase se daban cuenta de ello y auguraban que ella trabajaría en alguna clínica o estancia con adultos mayores. La predicción se cumplió.

Durante siete años ha basado su desempeño desde la idea que lo más importante es dar calidad y calidez, cualidades que le han permitido convertirse en jefa de enfermeras en una estancia para abuelitos.

Las alegrías que su profesión le ha dado, son muchas, pero también reconoce que ha vivido algunas tristezas, principalmente cuando algún abuelito parte de este vida.

"Hay una historia que me marcó mucho. Cuando yo llegué al asilo me tenía que aprender el nombre de todos los abuelitos, sus medicamentos y los cuidados de cada uno, pero desde el principio doña Luz, una abuelita del lugar, siempre estuvo conmigo para ayudarme con los nombres.

Doña Luz tenía otras dos hermanas en el asilo, pero un día una de ellas enfermó y tuvieron que hospitalizarla; la otra hermana padecía demencia.

La abuelita Luz estaba muy preocupada por sus hermanas, en especial por la que ya llevaba días hospitalizada. Su preocupación fue tal que, un día de manera súbita, su corazón se detuvo... sin saberlo, su hermana hospitalizada también había fallecido en ese momento", recordó.

Paola asegura que es imposible no hacer lazos de cariño con los pacientes, que más allá de eso, se convierten en una segunda familia a la que ve con respeto y admiración.

"A veces se tiene la idea de que son muy enojones o difíciles de entender, pero no es así. Ellos quieren ser escuchados, que los atiendan y que se les de amor. Como enfermera es algo que hago con mucho cariño y que deseo seguir haciendo durante muchos años más", finalizó.

Dale ME GUSTA Facebook El Sol dePuebla

Regístrate al Whatsapp Noticias


Para ser enfermera se requiere vocación, pero ante todo, mucho amor y paciencia para compartirlo con los pacientes que necesitan de sus cuidados cuando su salud se ve comprometida, al menos, bajo esta premisa es con la que Paola Jaramillo -enfermera geriatra- ha guiado a sus pacientes y colegas.

Reconoció que desde que inició sus estudios, detectó que atender a los niños no era lo suyo, pero con las personas de la tercera edad sentía una empatía muy especial.

Sus compañeros de clase se daban cuenta de ello y auguraban que ella trabajaría en alguna clínica o estancia con adultos mayores. La predicción se cumplió.

Durante siete años ha basado su desempeño desde la idea que lo más importante es dar calidad y calidez, cualidades que le han permitido convertirse en jefa de enfermeras en una estancia para abuelitos.

Las alegrías que su profesión le ha dado, son muchas, pero también reconoce que ha vivido algunas tristezas, principalmente cuando algún abuelito parte de este vida.

"Hay una historia que me marcó mucho. Cuando yo llegué al asilo me tenía que aprender el nombre de todos los abuelitos, sus medicamentos y los cuidados de cada uno, pero desde el principio doña Luz, una abuelita del lugar, siempre estuvo conmigo para ayudarme con los nombres.

Doña Luz tenía otras dos hermanas en el asilo, pero un día una de ellas enfermó y tuvieron que hospitalizarla; la otra hermana padecía demencia.

La abuelita Luz estaba muy preocupada por sus hermanas, en especial por la que ya llevaba días hospitalizada. Su preocupación fue tal que, un día de manera súbita, su corazón se detuvo... sin saberlo, su hermana hospitalizada también había fallecido en ese momento", recordó.

Paola asegura que es imposible no hacer lazos de cariño con los pacientes, que más allá de eso, se convierten en una segunda familia a la que ve con respeto y admiración.

"A veces se tiene la idea de que son muy enojones o difíciles de entender, pero no es así. Ellos quieren ser escuchados, que los atiendan y que se les de amor. Como enfermera es algo que hago con mucho cariño y que deseo seguir haciendo durante muchos años más", finalizó.

Dale ME GUSTA Facebook El Sol dePuebla

Regístrate al Whatsapp Noticias


Policiaca

Asesinan a trabajador de autolavado por presunta disputa familiar por terrenos

La víctima fue identificada como Erik N, de 25 años de edad, quien quedó tendido en el patio de su domicilio

Elecciones 2024

Eduardo Rivera anuncia visita de Xóchitl Gálvez a Puebla para su cierre de campaña

Rivera Pérez agradeció que la candidata presidencial se dará el tiempo para darle su espaldarazo

Policiaca

Ejecutan a "El Moker" y su acompañante en la colonia 2 de Marzo

Los ahora occisos fueron identificados como Yovanni N, alias “El Moker”, quien contaba con antecedentes penales, y Osvaldo N

Elecciones 2024

Armenta anuncia programa de módulos de maquinaria para carreteras

El candidato morenista visitó este viernes los municipios de San Miguel Eloxochitlán e Izúcar de Matamoros

Local

Vecinos de San José los Cerritos acusan carencias en el servicio de agua

Los organizadores de la manifestación redactaron un documento en el cual solicitaron formalmente el involucramiento de las autoridades municipales

Estado

Vinculan a proceso a 11 servidores públicos de Izúcar tras agresión a hermanas periodistas

Las periodistas Natalie y Michell Hoyos López fueron agredidas mientras cubrían actividades del Día Internacional de la Mujer en el municipio