/ lunes 18 de septiembre de 2023

City Lomas, expansión de Lomas de Angelópolis depredará bosque de Coltzingo

La zona involucrada es forestal y por ello Grupo Proyecta tiene una solicitud ante autoridades federales para generar un cambio de uso de suelo

Frente a los cerros que considera los únicos pulmones verdes de Santiago Coltzingo, Miguel Ángel López Soriano, representante común del ejido, alerta que serán “devorados” si autoridades de los tres niveles de gobierno y representantes ejidales de esta inspectoría de Ocoyucan no frenan la expansión inmobiliaria que ferozmente impulsa un conjunto habitacional, ubicado a menos de cuatro kilómetros lineales, de nombre Lomas de Angelópolis.

El desarrollo de vivienda masiva de Grupo Proyecta llegó a este municipio conurbado de Puebla desde el 2008, al adquirir gradualmente 200 hectáreas de cultivo, en las cuales ahora hay más de cinco mil casas “sembradas”, cuando antes había maíz y frijol.

Fue en el 2015 cuando sus inversionistas se interesaron por Coltzingo y con apoyo de la oficina del Comisariado Ejidal lograron adquirir 87 hectáreas en la cordillera que agrupa los montículos nombrados como Tlaoxtol, Ixcalo, Tetepetzi y Tepenene, misma que, desde ese año, Miguel Ángel defiende por ser hábitat de fauna y flora representativa de la región.

En ella aún corren venados, conejos y liebres, se escucha el canto de las aves y trasciende el aroma de varias especies de árboles, pero oficialmente desde el 2019 hay pretensiones para cambiar su uso de suelo y ejercer la tala autorizada. El defensor admite no saber qué proyecto se aterrizará, pero no descarta la edificación de cabañas, centros comerciales, carreteras o más viviendas.

Hoy solo tiene la certeza de que el crecimiento urbano de “plusvalía” está suspendido en esta inspectoría de apenas 500 habitantes. Dice que la mancha de casas color blanco no ha pisado territorio ejidal porque su demanda ante el Tribunal Agrario Número 47 ayudó para que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) negara a Grupo Proyecta, en el 2020, la materialización del complejo inmobiliario “City Lomas”, el cual llegaría hasta Coltzingo.

Grupo Proyecta llegó a Coltzingo desde el 2008, al adquirir gradualmente 200 hectáreas, en las cuales ahora hay más de cinco mil casas “sembradas”, cuando antes había maíz y frijol. Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla

Al ver nuevamente las elevaciones que son parte del paisaje natural, promete seguir en la lucha y evitar más ventas de este tipo. Doña Ofelia Zacaula, otra habitante, se une a la causa e indica que sus 79 años de edad no son obstáculo para ello.

En el ayuntamiento de Ocoyucan, José Dolores Arrioja, director de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad, acepta el interés de los inversionistas para hacer construcciones en estos cerros colindantes a la Reserva Estatal Sierra del Tentzo, donde existen procesos de compra-venta, pero advierte que estas áreas forestales únicamente pueden sufrir cambios si la Semarnat lo autoriza.

En tanto, Romeo Alberto Saldaña Vázquez, miembro del Instituto de Investigaciones en Medio Ambiente “Xabier Gorostiaga SJ” de la Universidad Iberoamericana de Puebla, alerta los riesgos que implica la edificación de vivienda en áreas boscosas elevadas, al frenar los procesos de infiltración de agua pluvial, amenazar la actividad agrícola y acortar las acciones de protección ambiental.

¿Cómo surgió el conflicto por 80 has. de bosque en Coltzingo?

Parado junto a un letrero que informa “Ejidos y Propiedades Santiago Coltzingo. Zona Protegida. Queda totalmente prohibido las actividades de cazería (sic), así como la tala de árboles, extracción de plantas y tierras de subsuelo. Cualquier persona que sea sorprendida en dichos actos será consignada ante las autoridades locales y federales”, Miguel Ángel López Soriano platica el conflicto presente en esta inspectoría.

Los pulmones verdes de Santiago Coltzingo serán “devorados” si autoridades no frenan la expansión inmobiliaria de Lomas de Angelópolis. Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla

Se remonta al 2015, cuando la oficina ejidal informó a los 80 ejidatarios, entre ellos él, la existencia de compradores interesados en adquirir 80 hectáreas de uso común en la zona de los cerros, cifra que finalmente fue de 87.

Asegura que aun cuando la información fue escasa, las asambleas fueron celebradas para lograr el consenso. Mostró oposición a los modos empleados y engaños para obtener el aval de la mayoría, ya que unos recibieron tierras, dinero en efectivo y otros solo acciones simbólicas por el voto.

Esto lo llevó a impugnar las actas levantadas. Con él empezaron 18 y ahora sólo quedan tres. Su proceso en las instancias agrarias tiene el número de expediente 673/15 y su demanda fue contra el Comisariado Ejidal y otros.

El ejido de Coltzingo está formado por tierras de uso común, -donde están los montes-, y por áreas parceladas (cultivos). No conoce cuál es la superficie de todo, pero estima que en las segundas hay más de 250, porque cada integrante del gremio tiene por lo menos 3.

Sobre la lotificación de los montículos, no sabe el método empleado para obtenerla, pero afirma que en el 2015 al denominado Tlaoxtol le fueron arrebatadas 87 hectáreas.

“Sólo el comisariado de ese año hizo tratos, nos decía ‘firmen aquí y aquí’ y luego nos dimos cuenta que se vendió a los de Grupo Proyecta (…) ellos quieren hacer cabañas arriba de los montes, como un centro turístico, eso se ha escuchado y nos van a acorralar”, enfatiza.

López Soriano defiende este cerro y los demás por representar vida para las nuevas generaciones, hecho que hoy es amenazado por el propio hombre. Lamenta que estas reservas sean deseables para el negocio de la vivienda y todavía hoy sufran de saqueos de especies y caza de animales, así como de la venta de tierra.

“(Queremos) que los gobiernos federal, estatal y municipal tomen cartas de esto, Emiliano Zapata peleó para que fuéramos libres y si se venden los cerros, entonces qué les vamos a dejar a las generaciones que vienen, quienes permiten esto están vendiendo México y miles de árboles a los constructores de vivienda, quienes en realidad son destructores de la naturaleza”, expone.

Ventila que Coltzingo vive un escenario similar al que enfrenta Santa María Malacatepec, junta auxiliar de este municipio, donde la venta del ejido también está presente, ya que a la par, 245 hectáreas de uso común fueron adquiridas por quienes quieren expandir Lomas de Angelópolis en áreas naturales protegidas.

Miguel Ángel López Soriano, representante común del ejido, defiende por ser hábitat de fauna y flora representativa de la región. Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla

Grupo Proyecta adquiere zona ejidal de Coltzingo para construir en los montes

En las instalaciones del ayuntamiento de Ocoyucan, José Dolores Arrioja, director de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad, afirma que del caso de Coltzingo no se tiene ninguna denuncia o queja presentada y la única información que saben es la ventilada en notas periodísticas.

Aunque asevera lo siguiente: “el tema aquí es que para que ellos (inversionistas) puedan desarrollar tendrían que obtener los permisos de la Secretaría de Medio Ambiente federal y mientras ellos no tengan las autorizaciones no podrían hacer algo”.

La zona involucrada es forestal y no deben existir construcciones a menos que la Federación lo permita al otorgar las licencias, pero mientras eso no suceda, nadie puede hacer nada en esta reserva, insiste.

Sabe que Grupo Proyecta tiene una solicitud ante autoridades federales para generar un cambio de uso de suelo.

A pregunta expresa del papel del ayuntamiento en este conflicto, independientemente de que sea de índole ejidal, responde que “el desarrollo inmobiliario está creciendo mucho y lo que se trata es de compactarlo y que no sea tan extenso, eso nosotros lo vemos como ayuntamiento porque esa zona (forestal) en el Programa de Desarrollo Urbano la marca como urbana”.

La Comuna no tiene información sobre cuántos procesos de compra-venta se han dado, pero sostiene que sí se han hecho.

Deja entrever la intención de la autoridad local para contener el crecimiento del fraccionamiento Lomas de Angelópolis, no dejar extenderlo tanto y hacerlo más equilibrado.

Sin recordar el número exacto de clústeres asentados tan solo en el municipio de Ocoyucan, expresa que son varios, en los cuales hay más de cinco mil viviendas.

En torno a las obras que Grupo Proyecta quiere desarrollar en parte de los montículos de Coltzingo, opina que puede tratarse del denominado “City Lomas”, pero se desconocen detalles, debido a que los interesados no han acudido a sus oficinas.

Otro cuestionamiento hecho a José Dolores Arrioja fue si Lomas de Angelópolis ha dado más beneficios o afectaciones a Ocoyucan, ante las denuncias públicas de los pobladores. Su respuesta fue que “tiene sus pros y contras, porque la gente se siente desplazada, pero también ha traído un poco de desarrollo al municipio; antes era un municipio olvidado y muy chico, y ahorita con Lomas, ya las tierras tienen mayor plusvalía”.

Por último expone que esta administración trabaja en la actualización del Programa de Desarrollo Urbano, pues el vigente es del año 2015 y una de las intenciones de este proceso es mermar las diferencias existentes entre las dos manchas urbanas visibles ahora en el territorio, donde una la representa el conjunto habitacional en mención y la otra los polígonos tradicionales.

En 2015, Grupo Proyecta se interesó por Coltzingo y con apoyo de la oficina del Comisariado Ejidal adquirieron 87 hectáreas en la cordillera que agrupa los montículos nombrados como Tlaoxtol, Ixcalo, Tetepetzi y Tepenene. Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla

Construir en zonas verdes elevadas, sinónimo de plusvalía

“El problema de destruir o alterar bosques, especialmente aquellos encontrados en una montaña o terreno elevado, es que se pierde la posibilidad de captar y tener agua, coloquialmente lo podemos decir como darse uno un balazo en el pie, porque si tú talas o destruyes, lo que vas a provocar es que no haya infiltración de agua y a futuro las casas que se construyan ahí enfrentarán riesgos como inundaciones o deslaves, además se acelerará el cambio climático”, alerta el integrante del Instituto de Investigaciones en Medio Ambiente “Xabier Gorostiaga SJ”.

Consultado sobre el tema descrito, Alberto Saldaña Vázquez añade que otro efecto negativo de incluir montículos en los desarrollos inmobiliarios es la pérdida de espacios naturales y aquellos destinados a la agricultura.

Cuestionado por qué los inversionistas de vivienda apuestan por las áreas naturales, manifiesta la siguiente hipótesis: las construcciones en espacios verdes tienen mayor plusvalía, como sucede cuando también están cerca de un centro comercial, un hospital o escuelas.

Cita un caso similar ocurrido en el municipio de Puebla, con la reserva Flor del Bosque, donde la expansión de casas amenazaba su entorno y paisaje.

Ahí el ex mandatario de Puebla Miguel Barbosa la protegió pese a la presión que existía de algunos propietarios para cambiar el uso de suelo.

“Lo que hizo el gobierno fue ampliar el polígono de este bosque, el tema está en la vía legal y se logró frenar construcciones y en Ocoyucan puede suceder lo mismo, pues una investigación reciente de la Universidad Iberoamericana indica que en este territorio se ha perdido en un 10 por ciento la superficie agrícola por el crecimiento urbano y otros factores como el bajo rendimiento en el campo y los altos insumos para producir”, puntualiza.

El investigador destaca que el caso de Flor del Bosque es parteaguas en la defensa de las áreas naturales y en Ocoyucan si se declararán como zonas protegidas las cimas de los cerros se frenaría el avance de la mancha urbana.

Otro problema para garantizar el cuidado de los polígonos verdes es la falta de presupuesto por parte de las dependencias federales responsables en este apartado.

“No se tiene capacidad para conservar estos pulmones, es complejo, se requieren de muchas acciones en diferentes terrenos, en la parte legal y de vigilancia, además hay muchas presiones para los propietarios”, sostiene.

Por último, expresa su solidaridad a la gente que está ahí resistiendo situaciones difíciles por la defensa del territorio.

Oficialmente desde el 2019, Grupo Proyecta tiene pretensiones para cambiar su uso de suelo y ejercer la tala autorizada. Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla

¿Qué vamos a dejar a los que vienen?

Desde el patio de su vivienda, donde hay árboles frutales y un pequeño ganado, Ofelia Zacaula Ramírez, de 79 años de edad, comenta sobre el conflicto ejidal de Coltzingo, “que no vendan los montes, a la futura generación les harán falta, ya han talado árboles, pero hay gente que los seguimos cuidando por nuestros niños y jóvenes que son el futuro”.

Con la experiencia de los años acumulados, recuerda que los cerros que defiende don Miguel Ángel tenían más árboles de los que hoy muestran.

“No quiero que los vendan, están re bonitos, nos favorecen con la lluvia y el oxígeno, yo no vendería ni un pedazo por mis hijos y nietos, qué les vamos a dejar a las futuras generaciones, les vamos a dejar casas y más casas, pero con muchos problemas”, concluye.

En el mismo espacio, otra mujer ventila que aun con la inconformidad, autoridades ejidales de la inspectoría comenzaron a fraccionar otro cerro, en el mismo modo, que lo hicieron cuando comercializaron las 87 hectáreas.

Ella es una de las afectadas por este proceso y reprueba que, pese a las denuncias, los montículos sigan a la venta en Coltzingo, un pequeño pueblo donde el fenómeno migratorio está presente y por las calles es raro ver niños jugar, pues la mayoría de los habitantes son personas adultas mayores, ya que los jóvenes laboran en la ciudad de Puebla, en México, la capital del país, o en Estados Unidos.

Frente a los cerros que considera los únicos pulmones verdes de Santiago Coltzingo, Miguel Ángel López Soriano, representante común del ejido, alerta que serán “devorados” si autoridades de los tres niveles de gobierno y representantes ejidales de esta inspectoría de Ocoyucan no frenan la expansión inmobiliaria que ferozmente impulsa un conjunto habitacional, ubicado a menos de cuatro kilómetros lineales, de nombre Lomas de Angelópolis.

El desarrollo de vivienda masiva de Grupo Proyecta llegó a este municipio conurbado de Puebla desde el 2008, al adquirir gradualmente 200 hectáreas de cultivo, en las cuales ahora hay más de cinco mil casas “sembradas”, cuando antes había maíz y frijol.

Fue en el 2015 cuando sus inversionistas se interesaron por Coltzingo y con apoyo de la oficina del Comisariado Ejidal lograron adquirir 87 hectáreas en la cordillera que agrupa los montículos nombrados como Tlaoxtol, Ixcalo, Tetepetzi y Tepenene, misma que, desde ese año, Miguel Ángel defiende por ser hábitat de fauna y flora representativa de la región.

En ella aún corren venados, conejos y liebres, se escucha el canto de las aves y trasciende el aroma de varias especies de árboles, pero oficialmente desde el 2019 hay pretensiones para cambiar su uso de suelo y ejercer la tala autorizada. El defensor admite no saber qué proyecto se aterrizará, pero no descarta la edificación de cabañas, centros comerciales, carreteras o más viviendas.

Hoy solo tiene la certeza de que el crecimiento urbano de “plusvalía” está suspendido en esta inspectoría de apenas 500 habitantes. Dice que la mancha de casas color blanco no ha pisado territorio ejidal porque su demanda ante el Tribunal Agrario Número 47 ayudó para que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) negara a Grupo Proyecta, en el 2020, la materialización del complejo inmobiliario “City Lomas”, el cual llegaría hasta Coltzingo.

Grupo Proyecta llegó a Coltzingo desde el 2008, al adquirir gradualmente 200 hectáreas, en las cuales ahora hay más de cinco mil casas “sembradas”, cuando antes había maíz y frijol. Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla

Al ver nuevamente las elevaciones que son parte del paisaje natural, promete seguir en la lucha y evitar más ventas de este tipo. Doña Ofelia Zacaula, otra habitante, se une a la causa e indica que sus 79 años de edad no son obstáculo para ello.

En el ayuntamiento de Ocoyucan, José Dolores Arrioja, director de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad, acepta el interés de los inversionistas para hacer construcciones en estos cerros colindantes a la Reserva Estatal Sierra del Tentzo, donde existen procesos de compra-venta, pero advierte que estas áreas forestales únicamente pueden sufrir cambios si la Semarnat lo autoriza.

En tanto, Romeo Alberto Saldaña Vázquez, miembro del Instituto de Investigaciones en Medio Ambiente “Xabier Gorostiaga SJ” de la Universidad Iberoamericana de Puebla, alerta los riesgos que implica la edificación de vivienda en áreas boscosas elevadas, al frenar los procesos de infiltración de agua pluvial, amenazar la actividad agrícola y acortar las acciones de protección ambiental.

¿Cómo surgió el conflicto por 80 has. de bosque en Coltzingo?

Parado junto a un letrero que informa “Ejidos y Propiedades Santiago Coltzingo. Zona Protegida. Queda totalmente prohibido las actividades de cazería (sic), así como la tala de árboles, extracción de plantas y tierras de subsuelo. Cualquier persona que sea sorprendida en dichos actos será consignada ante las autoridades locales y federales”, Miguel Ángel López Soriano platica el conflicto presente en esta inspectoría.

Los pulmones verdes de Santiago Coltzingo serán “devorados” si autoridades no frenan la expansión inmobiliaria de Lomas de Angelópolis. Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla

Se remonta al 2015, cuando la oficina ejidal informó a los 80 ejidatarios, entre ellos él, la existencia de compradores interesados en adquirir 80 hectáreas de uso común en la zona de los cerros, cifra que finalmente fue de 87.

Asegura que aun cuando la información fue escasa, las asambleas fueron celebradas para lograr el consenso. Mostró oposición a los modos empleados y engaños para obtener el aval de la mayoría, ya que unos recibieron tierras, dinero en efectivo y otros solo acciones simbólicas por el voto.

Esto lo llevó a impugnar las actas levantadas. Con él empezaron 18 y ahora sólo quedan tres. Su proceso en las instancias agrarias tiene el número de expediente 673/15 y su demanda fue contra el Comisariado Ejidal y otros.

El ejido de Coltzingo está formado por tierras de uso común, -donde están los montes-, y por áreas parceladas (cultivos). No conoce cuál es la superficie de todo, pero estima que en las segundas hay más de 250, porque cada integrante del gremio tiene por lo menos 3.

Sobre la lotificación de los montículos, no sabe el método empleado para obtenerla, pero afirma que en el 2015 al denominado Tlaoxtol le fueron arrebatadas 87 hectáreas.

“Sólo el comisariado de ese año hizo tratos, nos decía ‘firmen aquí y aquí’ y luego nos dimos cuenta que se vendió a los de Grupo Proyecta (…) ellos quieren hacer cabañas arriba de los montes, como un centro turístico, eso se ha escuchado y nos van a acorralar”, enfatiza.

López Soriano defiende este cerro y los demás por representar vida para las nuevas generaciones, hecho que hoy es amenazado por el propio hombre. Lamenta que estas reservas sean deseables para el negocio de la vivienda y todavía hoy sufran de saqueos de especies y caza de animales, así como de la venta de tierra.

“(Queremos) que los gobiernos federal, estatal y municipal tomen cartas de esto, Emiliano Zapata peleó para que fuéramos libres y si se venden los cerros, entonces qué les vamos a dejar a las generaciones que vienen, quienes permiten esto están vendiendo México y miles de árboles a los constructores de vivienda, quienes en realidad son destructores de la naturaleza”, expone.

Ventila que Coltzingo vive un escenario similar al que enfrenta Santa María Malacatepec, junta auxiliar de este municipio, donde la venta del ejido también está presente, ya que a la par, 245 hectáreas de uso común fueron adquiridas por quienes quieren expandir Lomas de Angelópolis en áreas naturales protegidas.

Miguel Ángel López Soriano, representante común del ejido, defiende por ser hábitat de fauna y flora representativa de la región. Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla

Grupo Proyecta adquiere zona ejidal de Coltzingo para construir en los montes

En las instalaciones del ayuntamiento de Ocoyucan, José Dolores Arrioja, director de Desarrollo Urbano y Sustentabilidad, afirma que del caso de Coltzingo no se tiene ninguna denuncia o queja presentada y la única información que saben es la ventilada en notas periodísticas.

Aunque asevera lo siguiente: “el tema aquí es que para que ellos (inversionistas) puedan desarrollar tendrían que obtener los permisos de la Secretaría de Medio Ambiente federal y mientras ellos no tengan las autorizaciones no podrían hacer algo”.

La zona involucrada es forestal y no deben existir construcciones a menos que la Federación lo permita al otorgar las licencias, pero mientras eso no suceda, nadie puede hacer nada en esta reserva, insiste.

Sabe que Grupo Proyecta tiene una solicitud ante autoridades federales para generar un cambio de uso de suelo.

A pregunta expresa del papel del ayuntamiento en este conflicto, independientemente de que sea de índole ejidal, responde que “el desarrollo inmobiliario está creciendo mucho y lo que se trata es de compactarlo y que no sea tan extenso, eso nosotros lo vemos como ayuntamiento porque esa zona (forestal) en el Programa de Desarrollo Urbano la marca como urbana”.

La Comuna no tiene información sobre cuántos procesos de compra-venta se han dado, pero sostiene que sí se han hecho.

Deja entrever la intención de la autoridad local para contener el crecimiento del fraccionamiento Lomas de Angelópolis, no dejar extenderlo tanto y hacerlo más equilibrado.

Sin recordar el número exacto de clústeres asentados tan solo en el municipio de Ocoyucan, expresa que son varios, en los cuales hay más de cinco mil viviendas.

En torno a las obras que Grupo Proyecta quiere desarrollar en parte de los montículos de Coltzingo, opina que puede tratarse del denominado “City Lomas”, pero se desconocen detalles, debido a que los interesados no han acudido a sus oficinas.

Otro cuestionamiento hecho a José Dolores Arrioja fue si Lomas de Angelópolis ha dado más beneficios o afectaciones a Ocoyucan, ante las denuncias públicas de los pobladores. Su respuesta fue que “tiene sus pros y contras, porque la gente se siente desplazada, pero también ha traído un poco de desarrollo al municipio; antes era un municipio olvidado y muy chico, y ahorita con Lomas, ya las tierras tienen mayor plusvalía”.

Por último expone que esta administración trabaja en la actualización del Programa de Desarrollo Urbano, pues el vigente es del año 2015 y una de las intenciones de este proceso es mermar las diferencias existentes entre las dos manchas urbanas visibles ahora en el territorio, donde una la representa el conjunto habitacional en mención y la otra los polígonos tradicionales.

En 2015, Grupo Proyecta se interesó por Coltzingo y con apoyo de la oficina del Comisariado Ejidal adquirieron 87 hectáreas en la cordillera que agrupa los montículos nombrados como Tlaoxtol, Ixcalo, Tetepetzi y Tepenene. Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla

Construir en zonas verdes elevadas, sinónimo de plusvalía

“El problema de destruir o alterar bosques, especialmente aquellos encontrados en una montaña o terreno elevado, es que se pierde la posibilidad de captar y tener agua, coloquialmente lo podemos decir como darse uno un balazo en el pie, porque si tú talas o destruyes, lo que vas a provocar es que no haya infiltración de agua y a futuro las casas que se construyan ahí enfrentarán riesgos como inundaciones o deslaves, además se acelerará el cambio climático”, alerta el integrante del Instituto de Investigaciones en Medio Ambiente “Xabier Gorostiaga SJ”.

Consultado sobre el tema descrito, Alberto Saldaña Vázquez añade que otro efecto negativo de incluir montículos en los desarrollos inmobiliarios es la pérdida de espacios naturales y aquellos destinados a la agricultura.

Cuestionado por qué los inversionistas de vivienda apuestan por las áreas naturales, manifiesta la siguiente hipótesis: las construcciones en espacios verdes tienen mayor plusvalía, como sucede cuando también están cerca de un centro comercial, un hospital o escuelas.

Cita un caso similar ocurrido en el municipio de Puebla, con la reserva Flor del Bosque, donde la expansión de casas amenazaba su entorno y paisaje.

Ahí el ex mandatario de Puebla Miguel Barbosa la protegió pese a la presión que existía de algunos propietarios para cambiar el uso de suelo.

“Lo que hizo el gobierno fue ampliar el polígono de este bosque, el tema está en la vía legal y se logró frenar construcciones y en Ocoyucan puede suceder lo mismo, pues una investigación reciente de la Universidad Iberoamericana indica que en este territorio se ha perdido en un 10 por ciento la superficie agrícola por el crecimiento urbano y otros factores como el bajo rendimiento en el campo y los altos insumos para producir”, puntualiza.

El investigador destaca que el caso de Flor del Bosque es parteaguas en la defensa de las áreas naturales y en Ocoyucan si se declararán como zonas protegidas las cimas de los cerros se frenaría el avance de la mancha urbana.

Otro problema para garantizar el cuidado de los polígonos verdes es la falta de presupuesto por parte de las dependencias federales responsables en este apartado.

“No se tiene capacidad para conservar estos pulmones, es complejo, se requieren de muchas acciones en diferentes terrenos, en la parte legal y de vigilancia, además hay muchas presiones para los propietarios”, sostiene.

Por último, expresa su solidaridad a la gente que está ahí resistiendo situaciones difíciles por la defensa del territorio.

Oficialmente desde el 2019, Grupo Proyecta tiene pretensiones para cambiar su uso de suelo y ejercer la tala autorizada. Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla

¿Qué vamos a dejar a los que vienen?

Desde el patio de su vivienda, donde hay árboles frutales y un pequeño ganado, Ofelia Zacaula Ramírez, de 79 años de edad, comenta sobre el conflicto ejidal de Coltzingo, “que no vendan los montes, a la futura generación les harán falta, ya han talado árboles, pero hay gente que los seguimos cuidando por nuestros niños y jóvenes que son el futuro”.

Con la experiencia de los años acumulados, recuerda que los cerros que defiende don Miguel Ángel tenían más árboles de los que hoy muestran.

“No quiero que los vendan, están re bonitos, nos favorecen con la lluvia y el oxígeno, yo no vendería ni un pedazo por mis hijos y nietos, qué les vamos a dejar a las futuras generaciones, les vamos a dejar casas y más casas, pero con muchos problemas”, concluye.

En el mismo espacio, otra mujer ventila que aun con la inconformidad, autoridades ejidales de la inspectoría comenzaron a fraccionar otro cerro, en el mismo modo, que lo hicieron cuando comercializaron las 87 hectáreas.

Ella es una de las afectadas por este proceso y reprueba que, pese a las denuncias, los montículos sigan a la venta en Coltzingo, un pequeño pueblo donde el fenómeno migratorio está presente y por las calles es raro ver niños jugar, pues la mayoría de los habitantes son personas adultas mayores, ya que los jóvenes laboran en la ciudad de Puebla, en México, la capital del país, o en Estados Unidos.

Elecciones 2024

Mario Riestra llama a denunciar anomalías en las urnas el 2 de junio

El aspirante panista visitó la colonia Guadalupe Hidalgo, donde realizó un cierre de campaña previo al del 25 de mayo

Elecciones 2024

Coparmex descarta la realización de un segundo debate entre candidatos a la gubernatura

Rubén Furlong Martínez dijo que no fue posible debido a que las agendas de los aspirantes eran complicadas por sus cierres de campaña

Elecciones 2024

Candidata del PRI en Tlahuapan denuncia haber sido amenazada con recibir un disparo

En rueda de prensa, acompañada de Néstor Camarillo, la aspirante acusa uso en su contra de audios editados

Local

Vecinos de La Resurrección denuncian tala ilegal de árboles

Varias personas acuden a dicha zona que colinda con los límites de San Miguel Canoa, San Sebastián de Aparicio y La Resurrección

Policiaca

Hombre asesinado en Central de Abasto de Puebla era luchador

Un crimen pasional se encuentra entre las líneas de investigación que las autoridades ministeriales siguen

Turismo

Festival del Tlayoyo 2024 regresa a Teziutlán, aquí los detalles

Durante este evento se podrán encontrar distintas versiones de este platillo típico de la zona