/ martes 27 de octubre de 2020

Detección temprana para vencer al cáncer | #JuntosCrecemos

Isabel despertó un día y sintió algo extraño en su pecho, fue entonces que supo que no debía esperar para ir al médico

Una revisión oportuna seguida de una cirugía fue lo que salvó a Isabel Sosa Chacón, de padecer cáncer de mama. Ella es el claro ejemplo de que una detección temprana es el primer paso para vencer esta enfermedad. Sin embargo, la vida le tenía preparada una mala jugada cuando su esposo, Rogelio Prior Solís, sufrió un paro cardíaco que inesperadamente le arrebató la vida.

Isabel tiene 45 años y es madre de 3 hijos: Marco de 24 años, Renata de 20 y Matías de solo 10 añitos. Ella es asesor inmobiliario pero, entre la mastectomía y la contingencia sanitaria por el coronavirus, tuvo que hacer una pausa.

“Un día me desperté y empecé a sentir algo raro en el seno izquierdo, era algo como un mazapán, extendido y grande. Fui a ver un oncólogo y me dijo que lo tenía que sacar (…) Mientras juntábamos el dinero para la cirugía, tuve que ir a Xicotepec a buscar una oficina para un cliente y me topé con la fundación Tik Nime y ahí me hablaron acerca de Fucam, una asociación dedicada a atender problemas de cáncer de mama”, expone.

Entonces se lanzó con su esposo a Fucam en Ciudad de México donde, a través de una biopsia, le diagnosticaron un tumor filoide benigno. Sin embargo, los cirujanos recomendaron la extirpación de la mama porque el tumor abarcaba tres cuartas partes del seno, era muy grande y había que seccionarlo para asegurarse que no fuera malo.

“Cada día sentía que crecía, me empezó a doler y a molestar porque es algo extraño en tu cuerpo, me estorbaba y se veía que no era tejido mamario. En agosto (un mes después), que fui a poner la fecha de mi operación ya había cambiado su apariencia, antes se sentía liso y después era como una bolsa con muchas bolitas que se infló”, recuerda.

Fucam o Fundación Cáncer de Mama, es una asociación civil que ofrece tratamientos oncológicos a mujeres con este padecimiento que no pueden sufragar los gastos. En el caso de Isabel, como su tumor fue benigno, se han tenido que pagar los gastos generados, claro está, que a un costo muy por debajo de lo que costaría un hospital privado.

Su cirugía fue en noviembre pasado y para cuando se declaró la contingencia sanitaria ella ya estaba más respuesta, aunque tenía que acudir cada tres semanas a realizarse un estudio del otro seno para asegurarse que todo estaba en orden. Prefirió hacer una pausa y esperar a que pasara el confinamiento porque nunca se imaginó que duraría tanto.

AMOR QUE TRASCIENDE

“Gracias a Rocho (su esposo) yo aprendí a aceptarme tal cual soy sin maquillaje, también me enseñó a amarme así, completa o incompleta. Pasar por esto fue muy fácil porque lo vivimos juntos, él estuvo conmigo en todo momento y ahora terminar el proceso sola ha sido muy difícil”, detalla con lágrimas en los ojos.

Isabel comenta que a causa de los gastos generados por la operación la situación económica venía mal desde finales del año pasado. Rogelio producía cine, era vicepresidente de CANACINE, pero no había tenido trabajo y con la pandemia se enfocó en vender artículos de bioseguridad dentro y fuera del país, también un material para construcción para así solventar los gastos de la casa.

Paralelamente, ella empezó a vender por redes sociales productos de belleza NuSkin y Young Living, que dicen son los aceites esenciales más puros del mundo e inspiran a las personas a lograr una vida plena de bienestar.

El pasado 20 de agosto, Isabel había salido de compras cuando su esposo le llamó para informarle que le dolía mucho el pecho, ella regresó a su casa y al verlo visiblemente mal lo llevó de inmediato al hospital, lugar donde le dio una arritmia seguida de un paro cardiaco repentino y murió.

“Fue muy difícil perderlo, el dolor esta, no ha disminuido ni un segundo, te vas acostumbrando a la ausencia; al principio esperaba que me llegara un mensaje al celular o que entrara por la puerta, ahora se que no va a pasar. He tenido que dividir mi corazón porque mis hijos todavía aún tienen una vida por delante. Yo siempre le decía a Rocho: somos un equipo y si falta un miembro, el otro tiene que seguir y me tocó a mí quedarme”, expone.

Isabel y Rogelio era una pareja que se complementaba y tenía una gran conexión, a lo mejor porque se conocieron cuando eran muy chicos, ella tenía 10 años y el 16; y a pesar de que sus vidas siguieron diferentes caminos el destino los volvió a unir años más tarde, así hicieron una vida en común.

A él le gustaba mucho la escatología y tomaron cursos en los que aprendieron mucho acerca de la muerte; por eso ella sabe que él está presente: “solo paso a otro nivel y me acompaña todo el tiempo, lo que me da fuerza es saber que está conmigo, que no me suelta ni un minuto y que en algún momento volveremos a estar juntos”, asegura entre sollozos.

La semana pasada, Isabel volvió a Fucam para poner fecha para su última cirugía que será el 14 de diciembre, para lo cual tendrá hacerse la prueba de Covid y solventar los gastos así como de los meses subsecuentes de recuperación.

Si quieres ayudarla comprando sus productos búscala en Facebook como Isabel Sosa o Bienesinn Inmobiliaria, si necesitas rentar, comprar o vender un bien inmueble, o comunícate con ella al 222-433-3143.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Una revisión oportuna seguida de una cirugía fue lo que salvó a Isabel Sosa Chacón, de padecer cáncer de mama. Ella es el claro ejemplo de que una detección temprana es el primer paso para vencer esta enfermedad. Sin embargo, la vida le tenía preparada una mala jugada cuando su esposo, Rogelio Prior Solís, sufrió un paro cardíaco que inesperadamente le arrebató la vida.

Isabel tiene 45 años y es madre de 3 hijos: Marco de 24 años, Renata de 20 y Matías de solo 10 añitos. Ella es asesor inmobiliario pero, entre la mastectomía y la contingencia sanitaria por el coronavirus, tuvo que hacer una pausa.

“Un día me desperté y empecé a sentir algo raro en el seno izquierdo, era algo como un mazapán, extendido y grande. Fui a ver un oncólogo y me dijo que lo tenía que sacar (…) Mientras juntábamos el dinero para la cirugía, tuve que ir a Xicotepec a buscar una oficina para un cliente y me topé con la fundación Tik Nime y ahí me hablaron acerca de Fucam, una asociación dedicada a atender problemas de cáncer de mama”, expone.

Entonces se lanzó con su esposo a Fucam en Ciudad de México donde, a través de una biopsia, le diagnosticaron un tumor filoide benigno. Sin embargo, los cirujanos recomendaron la extirpación de la mama porque el tumor abarcaba tres cuartas partes del seno, era muy grande y había que seccionarlo para asegurarse que no fuera malo.

“Cada día sentía que crecía, me empezó a doler y a molestar porque es algo extraño en tu cuerpo, me estorbaba y se veía que no era tejido mamario. En agosto (un mes después), que fui a poner la fecha de mi operación ya había cambiado su apariencia, antes se sentía liso y después era como una bolsa con muchas bolitas que se infló”, recuerda.

Fucam o Fundación Cáncer de Mama, es una asociación civil que ofrece tratamientos oncológicos a mujeres con este padecimiento que no pueden sufragar los gastos. En el caso de Isabel, como su tumor fue benigno, se han tenido que pagar los gastos generados, claro está, que a un costo muy por debajo de lo que costaría un hospital privado.

Su cirugía fue en noviembre pasado y para cuando se declaró la contingencia sanitaria ella ya estaba más respuesta, aunque tenía que acudir cada tres semanas a realizarse un estudio del otro seno para asegurarse que todo estaba en orden. Prefirió hacer una pausa y esperar a que pasara el confinamiento porque nunca se imaginó que duraría tanto.

AMOR QUE TRASCIENDE

“Gracias a Rocho (su esposo) yo aprendí a aceptarme tal cual soy sin maquillaje, también me enseñó a amarme así, completa o incompleta. Pasar por esto fue muy fácil porque lo vivimos juntos, él estuvo conmigo en todo momento y ahora terminar el proceso sola ha sido muy difícil”, detalla con lágrimas en los ojos.

Isabel comenta que a causa de los gastos generados por la operación la situación económica venía mal desde finales del año pasado. Rogelio producía cine, era vicepresidente de CANACINE, pero no había tenido trabajo y con la pandemia se enfocó en vender artículos de bioseguridad dentro y fuera del país, también un material para construcción para así solventar los gastos de la casa.

Paralelamente, ella empezó a vender por redes sociales productos de belleza NuSkin y Young Living, que dicen son los aceites esenciales más puros del mundo e inspiran a las personas a lograr una vida plena de bienestar.

El pasado 20 de agosto, Isabel había salido de compras cuando su esposo le llamó para informarle que le dolía mucho el pecho, ella regresó a su casa y al verlo visiblemente mal lo llevó de inmediato al hospital, lugar donde le dio una arritmia seguida de un paro cardiaco repentino y murió.

“Fue muy difícil perderlo, el dolor esta, no ha disminuido ni un segundo, te vas acostumbrando a la ausencia; al principio esperaba que me llegara un mensaje al celular o que entrara por la puerta, ahora se que no va a pasar. He tenido que dividir mi corazón porque mis hijos todavía aún tienen una vida por delante. Yo siempre le decía a Rocho: somos un equipo y si falta un miembro, el otro tiene que seguir y me tocó a mí quedarme”, expone.

Isabel y Rogelio era una pareja que se complementaba y tenía una gran conexión, a lo mejor porque se conocieron cuando eran muy chicos, ella tenía 10 años y el 16; y a pesar de que sus vidas siguieron diferentes caminos el destino los volvió a unir años más tarde, así hicieron una vida en común.

A él le gustaba mucho la escatología y tomaron cursos en los que aprendieron mucho acerca de la muerte; por eso ella sabe que él está presente: “solo paso a otro nivel y me acompaña todo el tiempo, lo que me da fuerza es saber que está conmigo, que no me suelta ni un minuto y que en algún momento volveremos a estar juntos”, asegura entre sollozos.

La semana pasada, Isabel volvió a Fucam para poner fecha para su última cirugía que será el 14 de diciembre, para lo cual tendrá hacerse la prueba de Covid y solventar los gastos así como de los meses subsecuentes de recuperación.

Si quieres ayudarla comprando sus productos búscala en Facebook como Isabel Sosa o Bienesinn Inmobiliaria, si necesitas rentar, comprar o vender un bien inmueble, o comunícate con ella al 222-433-3143.



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Policiaca

Asesinan a 14 agentes en lo que va del año en Puebla

En uno de los casos, dos ministeriales fallecieron tras ser emboscados por ladrones de combustible en el municipio de Chignahuapan

Estado

Diana Leal, Miss Puebla 2016, gana demanda a Lupita Jones por "discriminación"

El retiro de su título le causó no solo hubo daño moral o emocional, sino económico

Local

”Dignidad” gana elecciones del Colegio de Ingenieros Civiles de Puebla

Durante el proceso electoral realizado hace dos años, el ahora funcionario estatal, David Méndez Márquez, buscaba obtener el triunfo en la institución

Local

Por desalojo de manifestantes en termoeléctrica de Morelos se inconforman en el zócalo de Puebla

El Congreso Nacional Indígena afirma que la Guardia Nacional derribó el campamento que tenían desde hace cuatro años

Policiaca

Detienen a pareja de presuntos delincuentes en la colonia Chulavista

Fueron acusados de robar artículos en una casa de religiosos

Local

Con manifestación exigen ambulantes diálogo con la alcaldesa de Puebla

Reiteran que cuentan con los permisos para instalarse en el zócalo capitalino

Policiaca

Pide Adrián LeBarón justicia para Juan Carlos, joven atropellado en la Atlixcáyotl

“El dinero nunca sobre la dignidad”, dijo a López Obrador en Twitter