/ sábado 2 de mayo de 2020

“El confinamiento ha hecho que sienta patriotismo”: estudiante BUAP en España

La joven cuenta que las sanciones por no respetar la cuarentena son de 600 euros, es decir 15 mil pesos mexicanos

La pandemia de Covid-19 golpea con dureza al mundo, pero con mayor repercusión a poblanos que por alguna razón se encuentran en otro país.

Alessandra Valeria Antonio Jerónimo, de 20 años, partió de Puebla a Almería, capital de Andalucía, el pasado febrero, en un intercambio académico de la BUAP en la carrera de Derecho y la sorprendió de un día para otro el confinamiento.

El aislamiento es radical y el sentimentalismo patrio vive más que nunca. Ale, cómo le dicen sus amigos, colocó la bandera de México en la pared de su pequeña habitación, en la que sólo quedan las añoranzas de los viajes que iba a realizar a sitios como Italia, pero se cancelaron.

“El confinamiento ha hecho que sienta patriotismo y que sienta la nostalgia de querer regresar a la patria que nos vio nacer. Traje la bandera para que en los monumentos donde me tomara fotos las sacara, esos viajes ya no se realizaron. Decidí ponerla en mi habitación con la finalidad de recordar todos los días de dónde soy y cuál es la razón que me motiva a querer continuar todos los días”, agrega.

Ale tiene días intranquilos y en algunas ocasiones, para calmar las ansias que provoca el encierro por el coronavirus, sube al techo del departamento que renta para ver los amaneceres o atardeceres y observar de lejos la playa de El Zapillo, que está a unas cuadras de su actual hogar: “ver el mar de lejos me reconforta”.

En melancolía, recuerda que el Paseo Marítimo “Carmen de Burgos” que está en las inmediaciones del mar estaba llena de gente y de habitantes que su rutina era realizar recorridos en bicicleta. Ahora, por el encierro obligatorio, el sitio turístico está desolado, sin rastro de visitantes.

Antes de la videoconferencia con El Sol de Puebla quita de su pared una hoja blanca, en la que ha anotado frases para darse aliento: “No escuches a nadie más que a tu corazón”, “hazlo por ti” y “Aprende chino y ve a China”.

Ale mantiene optimismo y dice que sus metas a corto y mediano plazo están presentes en su mente: “Para darme ánimos, me imagino que voy a regresar a Puebla y voy a ver a mi familia. Me han dicho que cuando regrese me van recibir con una comida”.

Sus amigos de familiares le dan mensajes de aliento, hacen video llamadas, incluso le escriben cartas para decirle que todo va a salir bien y que necesita cuidar su salud. Las cuatro paredes blancas de su habitación hacen que anhele más el folclor de nuestro país y la comida mexicana. “Lo que más extraño son los tacos”.

Por ahora, en el ambiente tropical, pero con encierro está aprovechado la oportunidad para conocer y aprender de otras culturas, las de sus compañeras de departamento, otra joven alemana, así como de dos chicas marroquíes.

La joven reconoce que sigue forjándose su meta inicial, sacar adelante las clases de la Universidad de Almería con todos los cursos que están en el sistema de “Blackboard Learn”. En total son tres materias, relacionadas de la carrera de Derecho con el enfoque al “trabajo y la seguridad social”.

Ahora más que nunca observa en la práctica su carrera y ha observado como el sistema económico español no ha pegado tan drástico a su población con el desempleo, debido a que existen mejores garantías laborales.

“Las personas no han sido objeto de despidos injustificados o de que no se les respete su salario, es algo de admirarse de España. En México si han despedido a la gente”.

CONFINAMIENTO CAYÓ DE SORPRESA

El 14 de marzo se decretó el estado de alarma en Almería para evitar los contagios por coronavirus, enfermedad sin cura que ya había abarcado a grandes ciudades de España.

“A mí me cayó de sorpresa, un día antes me fui a comer tapas (comida típica española) con mi amigo, como si nada, pero las personas nos vieron feo. Los primeros días era de mucha desconfianza”, relata Alessandra Antonio.

En Almería, como sucedió en diversas ciudades de España, se aplicaron medidas estrictas de confinamiento y severas sanciones a quien estuviera paseando en las calles sin argumento. Las sanciones aquí corresponden hasta los 600 euros (15 mil pesos mexicanos).

“Las salidas al supermercado se hacen con cubre bocas y guantes. Llegamos a casa y los productos se limpian con lejía, que es un equivalente a cloro en México. Cuando entramos a casa no se usan los mismos zapatos, se cambian; la ropa inmediatamente se va a la lavadora para que toda la casa este limpia y no haya contagios por Covid-19”.

La joven de 20 años procura no caer en pánico y sólo busca información esencial sobre el coronavirus. Poco conoce del sistema de salud, pero hasta el momento ha leído en medios periodísticos que el virus se combate adecuadamente.

Además, le da tranquilidad los recientes lineamientos que han dictado las autoridades españolas para que poco a poco se recupere la normalidad. El pasado fin de semana se permitió la salida a menores de edad para actividades al aire libre, con sus debidas precauciones.

“Este sábado vamos a poder salir hacer deporte. La cuarentena viene en desescalada en las próximas semanas. En junio, se prevé que se podría salir con otras actividades, sin restricciones”.

Alessandra manda a los poblanos un mensaje de conciencia sobre la enfermedad, pide que tomen sus precauciones y que procuren siempre quedarse en casa.

La pandemia de Covid-19 golpea con dureza al mundo, pero con mayor repercusión a poblanos que por alguna razón se encuentran en otro país.

Alessandra Valeria Antonio Jerónimo, de 20 años, partió de Puebla a Almería, capital de Andalucía, el pasado febrero, en un intercambio académico de la BUAP en la carrera de Derecho y la sorprendió de un día para otro el confinamiento.

El aislamiento es radical y el sentimentalismo patrio vive más que nunca. Ale, cómo le dicen sus amigos, colocó la bandera de México en la pared de su pequeña habitación, en la que sólo quedan las añoranzas de los viajes que iba a realizar a sitios como Italia, pero se cancelaron.

“El confinamiento ha hecho que sienta patriotismo y que sienta la nostalgia de querer regresar a la patria que nos vio nacer. Traje la bandera para que en los monumentos donde me tomara fotos las sacara, esos viajes ya no se realizaron. Decidí ponerla en mi habitación con la finalidad de recordar todos los días de dónde soy y cuál es la razón que me motiva a querer continuar todos los días”, agrega.

Ale tiene días intranquilos y en algunas ocasiones, para calmar las ansias que provoca el encierro por el coronavirus, sube al techo del departamento que renta para ver los amaneceres o atardeceres y observar de lejos la playa de El Zapillo, que está a unas cuadras de su actual hogar: “ver el mar de lejos me reconforta”.

En melancolía, recuerda que el Paseo Marítimo “Carmen de Burgos” que está en las inmediaciones del mar estaba llena de gente y de habitantes que su rutina era realizar recorridos en bicicleta. Ahora, por el encierro obligatorio, el sitio turístico está desolado, sin rastro de visitantes.

Antes de la videoconferencia con El Sol de Puebla quita de su pared una hoja blanca, en la que ha anotado frases para darse aliento: “No escuches a nadie más que a tu corazón”, “hazlo por ti” y “Aprende chino y ve a China”.

Ale mantiene optimismo y dice que sus metas a corto y mediano plazo están presentes en su mente: “Para darme ánimos, me imagino que voy a regresar a Puebla y voy a ver a mi familia. Me han dicho que cuando regrese me van recibir con una comida”.

Sus amigos de familiares le dan mensajes de aliento, hacen video llamadas, incluso le escriben cartas para decirle que todo va a salir bien y que necesita cuidar su salud. Las cuatro paredes blancas de su habitación hacen que anhele más el folclor de nuestro país y la comida mexicana. “Lo que más extraño son los tacos”.

Por ahora, en el ambiente tropical, pero con encierro está aprovechado la oportunidad para conocer y aprender de otras culturas, las de sus compañeras de departamento, otra joven alemana, así como de dos chicas marroquíes.

La joven reconoce que sigue forjándose su meta inicial, sacar adelante las clases de la Universidad de Almería con todos los cursos que están en el sistema de “Blackboard Learn”. En total son tres materias, relacionadas de la carrera de Derecho con el enfoque al “trabajo y la seguridad social”.

Ahora más que nunca observa en la práctica su carrera y ha observado como el sistema económico español no ha pegado tan drástico a su población con el desempleo, debido a que existen mejores garantías laborales.

“Las personas no han sido objeto de despidos injustificados o de que no se les respete su salario, es algo de admirarse de España. En México si han despedido a la gente”.

CONFINAMIENTO CAYÓ DE SORPRESA

El 14 de marzo se decretó el estado de alarma en Almería para evitar los contagios por coronavirus, enfermedad sin cura que ya había abarcado a grandes ciudades de España.

“A mí me cayó de sorpresa, un día antes me fui a comer tapas (comida típica española) con mi amigo, como si nada, pero las personas nos vieron feo. Los primeros días era de mucha desconfianza”, relata Alessandra Antonio.

En Almería, como sucedió en diversas ciudades de España, se aplicaron medidas estrictas de confinamiento y severas sanciones a quien estuviera paseando en las calles sin argumento. Las sanciones aquí corresponden hasta los 600 euros (15 mil pesos mexicanos).

“Las salidas al supermercado se hacen con cubre bocas y guantes. Llegamos a casa y los productos se limpian con lejía, que es un equivalente a cloro en México. Cuando entramos a casa no se usan los mismos zapatos, se cambian; la ropa inmediatamente se va a la lavadora para que toda la casa este limpia y no haya contagios por Covid-19”.

La joven de 20 años procura no caer en pánico y sólo busca información esencial sobre el coronavirus. Poco conoce del sistema de salud, pero hasta el momento ha leído en medios periodísticos que el virus se combate adecuadamente.

Además, le da tranquilidad los recientes lineamientos que han dictado las autoridades españolas para que poco a poco se recupere la normalidad. El pasado fin de semana se permitió la salida a menores de edad para actividades al aire libre, con sus debidas precauciones.

“Este sábado vamos a poder salir hacer deporte. La cuarentena viene en desescalada en las próximas semanas. En junio, se prevé que se podría salir con otras actividades, sin restricciones”.

Alessandra manda a los poblanos un mensaje de conciencia sobre la enfermedad, pide que tomen sus precauciones y que procuren siempre quedarse en casa.

Policiaca

Bebé hallado en penal fue robado de panteón en Iztapalapa

El viernes, los padres del bebé se encontraban en la FGE en espera de recibir el cuerpo del menor

Cultura

La Juárez, una avenida que se originó por un conflicto bélico | Los tiempos idos

Se planeó como una gran vialidad con rotondas y arboledas sobre una zona de llanos y aguas azufradas

Local

Aumentará precio del gas LP en Puebla por tercera semana consecutiva

A partir de mañana, el tanque de gas de 20 kilos tendrá un aumento de 8.4 pesos con respecto al precio establecido la semana anterior

Estado

Rescatan a empresario secuestrado en Tehuacán

Hay cinco personas detenidas presuntamente responsables del secuestro

Política

Parlamento Abierto de reforma eléctrica fomenta la expresión de posturas

El diputado morenista, Sergio Gutiérrez Luna, aseguró que el parlamento atiende las inquietudes y planteamientos de los interesados por la reforma

Local

Cancelan plebiscitos en San Pablo Xochimehuacan y San Miguel Canoa por quema de urnas

Las votaciones en San Pablo Xochimehuacan y San Miguel Canoa fueron canceladas luego de varias anomalías que se observaron

Estado

Algunas juntas auxiliares elegirán representante por asambleas comunitarias

En las juntas auxiliares de Acatlán están acudiendo a votar de manera tranquila, y con afluencia de personas, una de ellas San Vicente Boquerón se esta desarrollando de manera tranquila.

Mundo

Repsol retira arena afectada por derrame de petróleo en Perú

La remoción de crudo se lleva a cabo en 13 playas de Perú, informó la petrolera española