/ lunes 9 de marzo de 2020

El primer paso para acabar con el machismo es reconocerlo: especialista

En universidades estudios revelan que más del 30 por ciento de mujeres afirman haber sido acosadas, señala

“En las universidades los estudios marcan que más del 30 por ciento de mujeres afirman haber sido acosadas, tanto por docentes como por estudiantes o por compañeros”, así lo aseguró German Ocampo, integrante de la asociación civil “Género y Desarrollo”, durante la conferencia “Lo que nos toca: reflexiones para nuevas y urgentes masculinidades”, impartida en la Universidad Iberoamericana Puebla.

El especialista señaló que las agresiones son consecuencia del machismo, que afirmó, está presente en todos los hombres a lo largo de cada una de las etapas de la vida ya sea en pequeñas acciones o bien desde puestos de poder que inciden en las mujeres e incluso de otros varones por ello es necesario generar nuevos esquemas que permitan a ambos géneros convivir en igualdad de circunstancias, pero sobre todo que erradiquen la violencia hacia las féminas.

En un primer ejercicio demostró que poca es la conciencia entre los hombres del machismo y es que al preguntar quién se consideraba machista, entre los estudiantes, académicos y administrativos de la Ibero que acudieron a la conferencia sólo unas cuantas manos se levantaron.

“Los datos nos dicen lo contrario, las compañeras nos dicen que ellas en un alto porcentaje la mayoría de las mujeres afirman haber sido violentadas por otros hombres usualmente por hombres cercanos a ellas… entonces si las compañeras marcan esos datos, ¿dónde están los hombres que hacen esa violencia?”.

El especialista detalló que “el hombre en sí mismo no es un factor de riesgo, pero sí la masculinidad hegemónica o tradicional”, sobre todo si quien la ejerce se encuentra en posiciones privilegiadas de poder de los cuales históricamente se han apropiado.

Pero el panorama no es tan osbcuro, German Ocampo aseguró que aún hay esperanza para recomponer el camino.

“El primer paso para dejar de ser machista, para dejar de ejercer violencia, para dejar de tener practicas misóginas, para dejar de tener practicas violentas frente a otros compañeros, se trata primero de reconocerlos en uno mismo, reconocer que hemos tenido prácticas e ir trabajándolas”.

Detalló que también es importante dejar atrás todas aquellas prácticas aprendidas que ponen en riesgo a las mujeres, algunas casi imperceptibles, pero que sin duda ejercen violencia, tales como las típicas frases hechas que seguro en más de una ocasión hemos escuchado e incluso dicho.

“Ni machismo, ni feminismo; no me gustan los extremos”

“El feminismo es una moda que va a pasar”

“El feminismo busca simplemente el poder y que se mueran los hombres”

“El feminismo está bien, pero a los hombres nos matan más”

Y es que señaló que replicarlas es entrar en un círculo infinito difícil de romper.

“Es como algo que está en el imaginario, por más que vayamos a 20 talleres de género, que estudiemos un doctorado en estudios críticos de género esto está en nuestro imaginario y se nos impregna, entonces tenemos que ir rompiendo estos imaginarios, ir rompiendo con esas creencias”.

Por su parte algunos universitarios asistentes (muy pocos) se reconocieron machistas en camino al cambio.

“Es algo que tenemos sumamente introyectado y que es un peligro, incluso a llegar a decir – No ya no soy machista, puedes confirmar en mí, soy un aliado – no es cierto en realidad seguimos teniendo muy pequeñas prácticas de las que no nos damos cuenta… a veces creemos que, por tomar un curso de género, un diplomado o algo así ya estamos fuera de eso y ese es un peligro muy muy fuerte”, explicó uno de ellos.

En tanto que otro aseguró que “He tratado de pelar contra eso, he tratado de mejorar como persona y estoy tratando todo el tiempo de incluir por ejemplo estos temas, pero si es muy complicado, es muy difícil esta pelea interna de qué mejorar por eso creo que soy machista, pero estoy tratando de dejar de serlo, de seguir esa línea que me intentaron poner desde pequeño porque creo que no es correcto”.

La conferencia “Lo que nos toca: reflexiones para nuevas y urgentes masculinidades”, formó parte de una serie de actividades realizadas en la Universidad Iberoamericana Puebla en el marco del paro nacional de mujeres “9M, nadie se mueve”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO YOUTUBE

“En las universidades los estudios marcan que más del 30 por ciento de mujeres afirman haber sido acosadas, tanto por docentes como por estudiantes o por compañeros”, así lo aseguró German Ocampo, integrante de la asociación civil “Género y Desarrollo”, durante la conferencia “Lo que nos toca: reflexiones para nuevas y urgentes masculinidades”, impartida en la Universidad Iberoamericana Puebla.

El especialista señaló que las agresiones son consecuencia del machismo, que afirmó, está presente en todos los hombres a lo largo de cada una de las etapas de la vida ya sea en pequeñas acciones o bien desde puestos de poder que inciden en las mujeres e incluso de otros varones por ello es necesario generar nuevos esquemas que permitan a ambos géneros convivir en igualdad de circunstancias, pero sobre todo que erradiquen la violencia hacia las féminas.

En un primer ejercicio demostró que poca es la conciencia entre los hombres del machismo y es que al preguntar quién se consideraba machista, entre los estudiantes, académicos y administrativos de la Ibero que acudieron a la conferencia sólo unas cuantas manos se levantaron.

“Los datos nos dicen lo contrario, las compañeras nos dicen que ellas en un alto porcentaje la mayoría de las mujeres afirman haber sido violentadas por otros hombres usualmente por hombres cercanos a ellas… entonces si las compañeras marcan esos datos, ¿dónde están los hombres que hacen esa violencia?”.

El especialista detalló que “el hombre en sí mismo no es un factor de riesgo, pero sí la masculinidad hegemónica o tradicional”, sobre todo si quien la ejerce se encuentra en posiciones privilegiadas de poder de los cuales históricamente se han apropiado.

Pero el panorama no es tan osbcuro, German Ocampo aseguró que aún hay esperanza para recomponer el camino.

“El primer paso para dejar de ser machista, para dejar de ejercer violencia, para dejar de tener practicas misóginas, para dejar de tener practicas violentas frente a otros compañeros, se trata primero de reconocerlos en uno mismo, reconocer que hemos tenido prácticas e ir trabajándolas”.

Detalló que también es importante dejar atrás todas aquellas prácticas aprendidas que ponen en riesgo a las mujeres, algunas casi imperceptibles, pero que sin duda ejercen violencia, tales como las típicas frases hechas que seguro en más de una ocasión hemos escuchado e incluso dicho.

“Ni machismo, ni feminismo; no me gustan los extremos”

“El feminismo es una moda que va a pasar”

“El feminismo busca simplemente el poder y que se mueran los hombres”

“El feminismo está bien, pero a los hombres nos matan más”

Y es que señaló que replicarlas es entrar en un círculo infinito difícil de romper.

“Es como algo que está en el imaginario, por más que vayamos a 20 talleres de género, que estudiemos un doctorado en estudios críticos de género esto está en nuestro imaginario y se nos impregna, entonces tenemos que ir rompiendo estos imaginarios, ir rompiendo con esas creencias”.

Por su parte algunos universitarios asistentes (muy pocos) se reconocieron machistas en camino al cambio.

“Es algo que tenemos sumamente introyectado y que es un peligro, incluso a llegar a decir – No ya no soy machista, puedes confirmar en mí, soy un aliado – no es cierto en realidad seguimos teniendo muy pequeñas prácticas de las que no nos damos cuenta… a veces creemos que, por tomar un curso de género, un diplomado o algo así ya estamos fuera de eso y ese es un peligro muy muy fuerte”, explicó uno de ellos.

En tanto que otro aseguró que “He tratado de pelar contra eso, he tratado de mejorar como persona y estoy tratando todo el tiempo de incluir por ejemplo estos temas, pero si es muy complicado, es muy difícil esta pelea interna de qué mejorar por eso creo que soy machista, pero estoy tratando de dejar de serlo, de seguir esa línea que me intentaron poner desde pequeño porque creo que no es correcto”.

La conferencia “Lo que nos toca: reflexiones para nuevas y urgentes masculinidades”, formó parte de una serie de actividades realizadas en la Universidad Iberoamericana Puebla en el marco del paro nacional de mujeres “9M, nadie se mueve”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO YOUTUBE

Doble Vía

[Video] Hasta con mariachi, diputada de Puebla agarra la fiesta en plena pandemia

La legisladora del Partido Encuentro Social fue ventilada en redes sociales

Círculos

Sigue estos consejos y realiza una compra segura en línea

Aun cuando las tiendas vuelvan a abrir sus puertas la gente seguirá adquiriendo artículos vía internet, pero siempre es necesario tomar precauciones

Local

Vence Covid-19 a escuelas particulares, anuncian el cierre definitivo

Escuelas de atención especial, ven complicado el panorama para integrarse a la “nueva normalidad”

Futbol

¡Problemas en casa! Gularte apenas debutó con el Puebla y ya quiere irse

El jugador no fue tomado en cuenta por Juan Reynoso en el torneo anterior donde solo tuvo participación de tres encuentros

Política

Carla Humphrey: No soy un caballo de troya

Tras de ser cuestionada por su cercanía con el PAN y Morena, la consejera del INE aseguró ser autónoma y que entre sus intereses está la fiscalización

Política

Alcaldes se unen para pedir la destitución de Gatell

El subsecretario de Salud ha dicho que la propuesta para que renuncie es por frustración e intereses políticos

Gossip

León Larregui lanza ¡Va por el crew! en apoyo a técnicos de conciertos

León Larregui de Zoé y Meme del Real de Café Tacvba encabezan la iniciativa, que busca recaudar fondos para apoyar a los trabajadores de la industria de shows

Teatro

José Luis Ibáñez, un hombre entregado a las letras, al teatro y a la UNAM: Myrna Ortega

La serie de Netflix inspira la asignatura online que agotó rápidamente su cupo