/ martes 7 de noviembre de 2023

Recuerdo del Ferrocarril: La estación de Beristáin fue esencial para el traslado de mercancías

Hace poco menos de 30 años, el tren aún era motor de la economía local y principal transporte de ganado

Un sonido que pareciera que aún retumba por las paredes de las casas nuevas, es el del desaparecido ferrocarril que llegaba a la Estación de Beristáin, una junta auxiliar del municipio de Ahuazotepec, en la zona alta de la Región de Huauchinango, entrada a la Sierra Norte del estado de Puebla.

Las instalaciones que ocupaba la estación del ferrocarril en Beristáin, actualmente se encuentran en desuso; las vías que estaban en función terminaron por ser arrancadas, algunas sirvieron en cercas o techos de algunas casas, otras se vendieron por kilo al mejor postor.

Los rieles que fueron vías se terminaron de arrancar de su lugar original entre el fin del sexenio de Ernesto Zedillo y el inicio del gobierno de Vicente Fox.

El tren que llegaba a la comunidad donde se estacionaba por un buen rato, no solamente cargaba con pasajeros que iban de este punto a la Ciudad de México, llegando por la Estación Buenavista, sino que era un movimiento aparatoso de mercancías.

Cuenta algunos lugareños de Huauchinango que, en los quehaceres de la vaquería, los hombres de acaballo arriaban el ganado vacuno hasta por 15 días, desde el municipio de Pantepec, a la altura de la Junta Auxiliar de Mecapalapa, en la zona baja de la Huasteca Poblana, pasaban entre otros lugares por la cabecera municipal de Huauchinango, hacían un descanso para después, seguir su camino a Beristáin, el objetivo era llegar con las reses y embargarlas en algunos de los vagones, su destino era la capital del país.

Contaba uno de esos vaqueros que, al llegar a Huauchinango se hacía un descanso, los semovientes se encerraban en algunos de los mesones, al igual que los caballos y demás “bestias de carga”, la vaquerada comía o cenaba en los puestos de enchiladas que se encontraban en los portales del pueblo, de acuerdo a las condiciones del tiempo, pasaban la noche o apretaban el paso para llegar a Beristáin.

El cronista de Ahuazotepec, Gustavo Sánchez Nava, describió que el principal objetivo de la ruta del tren, era el traslado de pasajeros, “esa era una forma de economizar” el costo del pasaje, sin embargo, lo que no se economizaba era el tiempo, pues el testimonio apunta que el trayecto se completaba hasta en seis horas. Es decir, casi el triple de lo que en la actualidad se tarda un servicio de transporte, de Huauchinango a la Ciudad de México.

La estación se encuentra en desuso y en ruinas. Foto: Heriberto Hernández | El Sol de Puebla


Sánchez Nava indicó que, en los vagones del ferrocarril, se transportaba de manera esencial mercancías de la zona de la Huasteca Poblana y Veracruzana, pues llegaba desde la zona media y baja de la Sierra Norte y algunos municipios veracruzanos, maíz, frijol, chile, chile seco, verduras “y mucha fruta, de todo tipo”.

El ferrocarril de Beristáin fue fundamental para el desarrollo del hidroeléctrica de Necaxa; por las vías de este tren llegaba la maquinaria pesada del extranjero para los trabajos y también, los insumos, especialmente herramienta y fierros; rieles, durmientes, cables y demás artículos que se ocuparon para la obra que duró desde finales del siglo XIX hasta principios del siglo XX.

Luego de que llegaban los materiales por las vías del ferrocarril de Beristáin, “todo se traspaleaba a dos máquinas de transporte más pequeñas, de vía angosto les conocía. Los empleados de ese entonces le llamaban a una de éstas, - la burrita – ”, recordó, Gustavo Sánchez.

Entre los pasajeros pasaban algunos vendedores con sus canastas para ofrecer tlacoyos y memelas, éstos tenían una peculiaridad, estaban rellenas con alverjón sazonado con manteca y sal, y al estar cocidos en fuego de leña, el sabor aún era más exquisito.

Para los lugareños de Beristáin e incluso de la misma cabecera municipal de Ahuazotepec, el municipio no pudo desarrollar una cultura genuina, debido a que sus habitantes, de manera constante salían del pueblo, por lo que traían usos y costumbres de los lugares que visitaban, sólo adoptaban formas y tradiciones que trajeron a su lugar de origen. En la actualidad el municipio no conserva alguna lengua materna indígena.

Ahuazotepec, Beristáin y demás comunidades se considera multicultural y el nombre de la Junta Auxiliar se le debe al primer jefe de estación, Vicente Beristáin Desouza, llegado probablemente de la Ciudad de México.

Los rieles que fueron vías se terminaron de arrancar de su lugar original entre el fin del sexenio de Ernesto Zedillo y el inicio del gobierno de Vicente Fox. Foto: Cortesía Casa de Cultura

Un sonido que pareciera que aún retumba por las paredes de las casas nuevas, es el del desaparecido ferrocarril que llegaba a la Estación de Beristáin, una junta auxiliar del municipio de Ahuazotepec, en la zona alta de la Región de Huauchinango, entrada a la Sierra Norte del estado de Puebla.

Las instalaciones que ocupaba la estación del ferrocarril en Beristáin, actualmente se encuentran en desuso; las vías que estaban en función terminaron por ser arrancadas, algunas sirvieron en cercas o techos de algunas casas, otras se vendieron por kilo al mejor postor.

Los rieles que fueron vías se terminaron de arrancar de su lugar original entre el fin del sexenio de Ernesto Zedillo y el inicio del gobierno de Vicente Fox.

El tren que llegaba a la comunidad donde se estacionaba por un buen rato, no solamente cargaba con pasajeros que iban de este punto a la Ciudad de México, llegando por la Estación Buenavista, sino que era un movimiento aparatoso de mercancías.

Cuenta algunos lugareños de Huauchinango que, en los quehaceres de la vaquería, los hombres de acaballo arriaban el ganado vacuno hasta por 15 días, desde el municipio de Pantepec, a la altura de la Junta Auxiliar de Mecapalapa, en la zona baja de la Huasteca Poblana, pasaban entre otros lugares por la cabecera municipal de Huauchinango, hacían un descanso para después, seguir su camino a Beristáin, el objetivo era llegar con las reses y embargarlas en algunos de los vagones, su destino era la capital del país.

Contaba uno de esos vaqueros que, al llegar a Huauchinango se hacía un descanso, los semovientes se encerraban en algunos de los mesones, al igual que los caballos y demás “bestias de carga”, la vaquerada comía o cenaba en los puestos de enchiladas que se encontraban en los portales del pueblo, de acuerdo a las condiciones del tiempo, pasaban la noche o apretaban el paso para llegar a Beristáin.

El cronista de Ahuazotepec, Gustavo Sánchez Nava, describió que el principal objetivo de la ruta del tren, era el traslado de pasajeros, “esa era una forma de economizar” el costo del pasaje, sin embargo, lo que no se economizaba era el tiempo, pues el testimonio apunta que el trayecto se completaba hasta en seis horas. Es decir, casi el triple de lo que en la actualidad se tarda un servicio de transporte, de Huauchinango a la Ciudad de México.

La estación se encuentra en desuso y en ruinas. Foto: Heriberto Hernández | El Sol de Puebla


Sánchez Nava indicó que, en los vagones del ferrocarril, se transportaba de manera esencial mercancías de la zona de la Huasteca Poblana y Veracruzana, pues llegaba desde la zona media y baja de la Sierra Norte y algunos municipios veracruzanos, maíz, frijol, chile, chile seco, verduras “y mucha fruta, de todo tipo”.

El ferrocarril de Beristáin fue fundamental para el desarrollo del hidroeléctrica de Necaxa; por las vías de este tren llegaba la maquinaria pesada del extranjero para los trabajos y también, los insumos, especialmente herramienta y fierros; rieles, durmientes, cables y demás artículos que se ocuparon para la obra que duró desde finales del siglo XIX hasta principios del siglo XX.

Luego de que llegaban los materiales por las vías del ferrocarril de Beristáin, “todo se traspaleaba a dos máquinas de transporte más pequeñas, de vía angosto les conocía. Los empleados de ese entonces le llamaban a una de éstas, - la burrita – ”, recordó, Gustavo Sánchez.

Entre los pasajeros pasaban algunos vendedores con sus canastas para ofrecer tlacoyos y memelas, éstos tenían una peculiaridad, estaban rellenas con alverjón sazonado con manteca y sal, y al estar cocidos en fuego de leña, el sabor aún era más exquisito.

Para los lugareños de Beristáin e incluso de la misma cabecera municipal de Ahuazotepec, el municipio no pudo desarrollar una cultura genuina, debido a que sus habitantes, de manera constante salían del pueblo, por lo que traían usos y costumbres de los lugares que visitaban, sólo adoptaban formas y tradiciones que trajeron a su lugar de origen. En la actualidad el municipio no conserva alguna lengua materna indígena.

Ahuazotepec, Beristáin y demás comunidades se considera multicultural y el nombre de la Junta Auxiliar se le debe al primer jefe de estación, Vicente Beristáin Desouza, llegado probablemente de la Ciudad de México.

Los rieles que fueron vías se terminaron de arrancar de su lugar original entre el fin del sexenio de Ernesto Zedillo y el inicio del gobierno de Vicente Fox. Foto: Cortesía Casa de Cultura

Policiaca

Joven simula secuestro para seguir de fiesta, pide 200 mil de rescate

Una mujer recibió un video donde se observaba a su hijo cubierto de los ojos y un trapo en la boca, pidiendo 200 mil por su liberación

Local

Reforma al Poder Judicial será articulada con la política de Claudia Sheinbaum, asegura Mier

El senador electo comentó que su primo y gobernador electo Alejandro Armenta va a garantizar gobernabilidad

Local

Guadalupe Cuautle responde si le gustaría que Edmundo Tlatehui llegue a la dirigencia del PAN

También calificó que a la dirigencia estatal del PAN debe llegar un nuevo perfil

Policiaca

Aumenta a cinco el número de muertos por explosión en San Antonio Mihuacan

La quinta víctima es Jessica Luna Bravo de 16 años de edad, quien se encontraba internada en el Hospital del Niño Poblano

Local

Más de dos mil jóvenes se registraron al proceso de admisión del IPN en Puebla

La SEP informó que la llegada del IPN al estado tuvo un amplio recibimiento por parte de los poblanos

Local

Gobierno alista rehabilitación de inmuebles en recta final del sexenio

A partir del 1 de julio cuando arranquen los trabajos de remodelación y cimentación para diversos proyectos en el municipio de Puebla