/ miércoles 19 de septiembre de 2018

"Todavía tengo miedo, a veces despierto en las noches": Valeria de 9 añitos | A un año del 19S

Pese al tiempo que ha pasado recuerda que algunos salones de su escuela se vinieron abajo, apenas unos cuantos pasos detrás de ella

Las pesadillas y la destrucción impiden a Valeria, una pequeña de nueve años de edad, que aún despierta espantada por las noches, y a doña Marcelina, una mujer casi desterrada de su propia casa, olvidar el terremoto.

A un año del sismo, en la junta auxiliar San Pedro Atlixco de este municipio acostumbrado a movimientos telúricos menores, producidos por las explosiones del volcán Popocatépetl, la gente todavía no se sobrepone a la tragedia del año pasado, los restos de las bardas colapsadas y los recuerdos de la gente mantienen viva la experiencia de aquella violenta sacudida.

Pese al tiempo que ha pasado, Valeria no ha dejado de pensar en cómo se movió el suelo que pisaba y cómo, en cuestión de segundos, salones de clases de su escuela, la Primaria "Aquiles Serdán", se vinieron abajo, apenas unos cuantos pasos detrás de ella.

Y aunque es una niña como cualquier otra, a la que agota ir a la escuela, hacer tareas y ayudar en casa, algunas noches sus sueños más profundos son interrumpidos, "todavía tengo miedo, a veces en las noches despierto porque siento que está temblando", confiesa.

Pero no sólo los pequeños sufrieron el trauma, adultos como Marcelina Cortés Torres, a sus 66 años de edad, tampoco se ha repuesto del susto de aquella fecha.

Foto: Javier Pérez

Difícilmente podrá olvidarlo, explica, porque todos los días ve los restos de la habitación de adobe que por 40 años, desde que se casó con don Benito González y en los últimos años compartió con dos nietos, fue su hogar.

Cuando llegó a su casa después del sismo, recuerda, vio el cuarto en el que vivía con cuarteaduras tan grandes que podía saber lo que sucedía del otro lado y sintió cómo las paredes se balanceaban.

Desde esa noche, continúa y hasta el mes de febrero, no tuvieron más remedio que acomodarse en un pequeño cuarto cercano, cocina de su nuera, y poco tiempo después, con los 15 mil pesos que recibió de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), adaptó un cuarto más, que era el lugar de sus animales, para vivir en él, "el gallinero le digo yo", añade.

Las pesadillas y la destrucción impiden a Valeria, una pequeña de nueve años de edad, que aún despierta espantada por las noches, y a doña Marcelina, una mujer casi desterrada de su propia casa, olvidar el terremoto.

A un año del sismo, en la junta auxiliar San Pedro Atlixco de este municipio acostumbrado a movimientos telúricos menores, producidos por las explosiones del volcán Popocatépetl, la gente todavía no se sobrepone a la tragedia del año pasado, los restos de las bardas colapsadas y los recuerdos de la gente mantienen viva la experiencia de aquella violenta sacudida.

Pese al tiempo que ha pasado, Valeria no ha dejado de pensar en cómo se movió el suelo que pisaba y cómo, en cuestión de segundos, salones de clases de su escuela, la Primaria "Aquiles Serdán", se vinieron abajo, apenas unos cuantos pasos detrás de ella.

Y aunque es una niña como cualquier otra, a la que agota ir a la escuela, hacer tareas y ayudar en casa, algunas noches sus sueños más profundos son interrumpidos, "todavía tengo miedo, a veces en las noches despierto porque siento que está temblando", confiesa.

Pero no sólo los pequeños sufrieron el trauma, adultos como Marcelina Cortés Torres, a sus 66 años de edad, tampoco se ha repuesto del susto de aquella fecha.

Foto: Javier Pérez

Difícilmente podrá olvidarlo, explica, porque todos los días ve los restos de la habitación de adobe que por 40 años, desde que se casó con don Benito González y en los últimos años compartió con dos nietos, fue su hogar.

Cuando llegó a su casa después del sismo, recuerda, vio el cuarto en el que vivía con cuarteaduras tan grandes que podía saber lo que sucedía del otro lado y sintió cómo las paredes se balanceaban.

Desde esa noche, continúa y hasta el mes de febrero, no tuvieron más remedio que acomodarse en un pequeño cuarto cercano, cocina de su nuera, y poco tiempo después, con los 15 mil pesos que recibió de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), adaptó un cuarto más, que era el lugar de sus animales, para vivir en él, "el gallinero le digo yo", añade.

Finanzas

Llegan Audi y VW a sus niveles más bajos de exportación

Durante pandemia  se han reducido más de 97 por ciento, señalan 

Ecología

Rescate del Atoyac, la eterna promesa incumplida desde 1996

Expertos ambientalistas señalan que los gobernadores no realizan un plan sólido porque no genera votos

Local

Renuncia Comisaria y director de Seguridad Pública de Coronango

La salida de los funcionarios se da a quince días de los conflictos sociales generados en el municipio

Doble Vía

Dueños de negocio en "El Parían" agreden a reportera y camarógrafo

Los hechos quedaron registrados pues los integrantes de Canal 13 realizaban su labor cuando esto sucedió

Local

Dónde y cómo ver la boleta oficial de calificaciones de tu hijo

La Secretaría de Educación Pública dijo que ningún alumno de educación básica reprobaría

Local

Exhortan a la población abstenerse de usar gimnasios o canchas

Diputados locales pidieron a los pobladores quedarse en casa para evitar contagiarse de Covid-19

Estado

Dan en comodato inmueble para funcionamiento de clínica en Tehuacán

Esperan que las actividades médicas den inicio en un mes

Policiaca

Revelan video donde mujer evita arresto e incita linchamiento de agentes de la SSP

El contenido de la grabación coincide con la versión de los hechos que la Secretaría de Seguridad Pública