/ martes 4 de junio de 2024

En Punto

Augusta Valentina Díaz de Rivera ya está pensando en retirarse de la presidencia del Comité Directivo Estatal del PAN, pero no vaya usted a pensar que como resultado de una profunda reflexión en tono de autocrítica por su desempeño al frente de la dirigencia del partido durante el proceso electoral, sino por motivaciones diferentes.

Díaz de Rivera, que, como siempre se dijo, llegó a ese cargo gracias a Eduardo Rivera Pérez y la operación política que este hizo para vencer a Genoveva Huerta Villegas en una contienda interna, no ha ocultado el origen de su ascenso al proponer una importante posición para el candidato a gobernador que el domingo pasado no consiguió su propósito de alzarse con la victoria.

La presidenta del PAN ha propuesto a Rivera Pérez para que sea su relevo:

“Estoy orgullosa de todo el equipo de trabajo del #PANPuebla, dimos la batalla con fuerza y honor. La próxima dirigencia debe recaer en alguien cuyo liderazgo dentro del partido sea indiscutible; ojalá @eduardorivera01tome la estafeta. Mientras seguiremos trabajando de la mano con las y los panistas, para fortalecer las bases y estructura de nuestro partido. #UnidosPodemosTodo”

Eso fue lo que publicó Díaz de Rivera a través de la red social X.

La mitad de su sugerencia es buena y se presume racional después de la catástrofe política sufrida por el panismo el día de las votaciones.

Cambiar de dirigencia debe ser una de las consecuencias de la crisis.

Pero hacerlo para poner a quien ya de por sí es propietario de ella y acaba de perder una elección de gobernador puede no ser la mejor decisión.

Si el grupo de Rivera Pérez hace las maniobras necesarias para concretar este relevo (que seguramente no fue una ocurrencia de la dirigente en funciones), solo demostrará que no aprendió mucho de la derrota.

Uno de sus errores más importantes fue acaparar, para él y para los integrantes su grupo, todas las posiciones de mando en el blanquiazul, lo cual se ratificaría si ahora además se queda con la presidencia formal, ya no solo a través de un tercero.

Es momento de darle un giro al PAN, con nuevos rostros y liderazgos.

Y por supuesto, sin morenovallistas.

Esos ya están en Morena.

* * *

Morena logró el carro completo en Puebla.

Salvo algunos municipios, no solo ganó la gubernatura a través de Alejandro Armenta y la presidencia municipal con José Chedraui, sino que se hizo de la victoria en las dos senadurías, los 16 distritos federales y los 26 locales.

Eso es el denominado “carro completo”, un objetivo electoral que el presidente de México y dueño del partido, Andrés Manuel López Obrador, puso como tarea a los dirigentes de los partidos integrados en la coalición Sigamos Haciendo Historia y a todas y todos sus candidatos.

Incluso Armenta, que por su cuenta ofreció concretar un piso de dos millones de votos para la candidata presidencial, Claudia Sheinbaum, lo logró y se pasó por un poco.

En el partido en guinda rebasaron las expectativas y le cumplieron al todavía mandatario mexicano, a quien le restan tres meses en el poder y quien ya debe estar pensando qué iniciativas de reformas constitucionales mandar al Congreso de la Unión cuando se instalen los nuevos legisladores.

Porque también se hizo de la mayoría calificada.

* * *

Las únicas dos elecciones que sirven para salvaguardar la dignidad política de la oposición liderada por el PAN son las de las Cholulas.

San Andrés y San Pedro Cholula repetirán en manos del bloque opositor.

Guadalupe Cuautle Torres ganó en el primero y Roxana Luna Porquillo hizo lo propio en el segundo.

A partir del arranque de las nuevas administraciones municipales, a mediados de septiembre, ambas mujeres se convertirán en pilares de la oposición en el estado.

Quizá las únicas, vista la debacle sufrida por los institutos políticos que las postularon el domingo.

Augusta Valentina Díaz de Rivera ya está pensando en retirarse de la presidencia del Comité Directivo Estatal del PAN, pero no vaya usted a pensar que como resultado de una profunda reflexión en tono de autocrítica por su desempeño al frente de la dirigencia del partido durante el proceso electoral, sino por motivaciones diferentes.

Díaz de Rivera, que, como siempre se dijo, llegó a ese cargo gracias a Eduardo Rivera Pérez y la operación política que este hizo para vencer a Genoveva Huerta Villegas en una contienda interna, no ha ocultado el origen de su ascenso al proponer una importante posición para el candidato a gobernador que el domingo pasado no consiguió su propósito de alzarse con la victoria.

La presidenta del PAN ha propuesto a Rivera Pérez para que sea su relevo:

“Estoy orgullosa de todo el equipo de trabajo del #PANPuebla, dimos la batalla con fuerza y honor. La próxima dirigencia debe recaer en alguien cuyo liderazgo dentro del partido sea indiscutible; ojalá @eduardorivera01tome la estafeta. Mientras seguiremos trabajando de la mano con las y los panistas, para fortalecer las bases y estructura de nuestro partido. #UnidosPodemosTodo”

Eso fue lo que publicó Díaz de Rivera a través de la red social X.

La mitad de su sugerencia es buena y se presume racional después de la catástrofe política sufrida por el panismo el día de las votaciones.

Cambiar de dirigencia debe ser una de las consecuencias de la crisis.

Pero hacerlo para poner a quien ya de por sí es propietario de ella y acaba de perder una elección de gobernador puede no ser la mejor decisión.

Si el grupo de Rivera Pérez hace las maniobras necesarias para concretar este relevo (que seguramente no fue una ocurrencia de la dirigente en funciones), solo demostrará que no aprendió mucho de la derrota.

Uno de sus errores más importantes fue acaparar, para él y para los integrantes su grupo, todas las posiciones de mando en el blanquiazul, lo cual se ratificaría si ahora además se queda con la presidencia formal, ya no solo a través de un tercero.

Es momento de darle un giro al PAN, con nuevos rostros y liderazgos.

Y por supuesto, sin morenovallistas.

Esos ya están en Morena.

* * *

Morena logró el carro completo en Puebla.

Salvo algunos municipios, no solo ganó la gubernatura a través de Alejandro Armenta y la presidencia municipal con José Chedraui, sino que se hizo de la victoria en las dos senadurías, los 16 distritos federales y los 26 locales.

Eso es el denominado “carro completo”, un objetivo electoral que el presidente de México y dueño del partido, Andrés Manuel López Obrador, puso como tarea a los dirigentes de los partidos integrados en la coalición Sigamos Haciendo Historia y a todas y todos sus candidatos.

Incluso Armenta, que por su cuenta ofreció concretar un piso de dos millones de votos para la candidata presidencial, Claudia Sheinbaum, lo logró y se pasó por un poco.

En el partido en guinda rebasaron las expectativas y le cumplieron al todavía mandatario mexicano, a quien le restan tres meses en el poder y quien ya debe estar pensando qué iniciativas de reformas constitucionales mandar al Congreso de la Unión cuando se instalen los nuevos legisladores.

Porque también se hizo de la mayoría calificada.

* * *

Las únicas dos elecciones que sirven para salvaguardar la dignidad política de la oposición liderada por el PAN son las de las Cholulas.

San Andrés y San Pedro Cholula repetirán en manos del bloque opositor.

Guadalupe Cuautle Torres ganó en el primero y Roxana Luna Porquillo hizo lo propio en el segundo.

A partir del arranque de las nuevas administraciones municipales, a mediados de septiembre, ambas mujeres se convertirán en pilares de la oposición en el estado.

Quizá las únicas, vista la debacle sufrida por los institutos políticos que las postularon el domingo.

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 19 de julio de 2024

En Punto

En Punto

jueves 18 de julio de 2024

En Punto

En Punto

miércoles 17 de julio de 2024

En Punto

En Punto

martes 16 de julio de 2024

En Punto

En Punto

lunes 15 de julio de 2024

En Punto

En Punto

viernes 12 de julio de 2024

En Punto

En Punto

jueves 11 de julio de 2024

En Punto

En Punto

miércoles 10 de julio de 2024

En Punto

En Punto

martes 09 de julio de 2024

En Punto

En Punto

lunes 08 de julio de 2024

En Punto

En Punto

Cargar Más