/ sábado 7 de noviembre de 2020

Leyendas de túneles y monstruos son las historias de terror que rodean Puebla

¿Cuántas veces has tenido la inquietante sensación de que alguien o algo te observa? experiencias fuera de lo normal que ponen los pelos de punta

El edificio que resguarda nuestra casa editorial, El Sol de Puebla, fue construido en la época colonial, definida como la más lúgubre y siniestra de nuestra historia. Sus muros han sido testigos de historias de horror que se han convertido en leyendas… relatos oscuros y tenebrosos de presencias fantasmales, animales terroríficos y pasadizos secretos, que llevan nuestra imaginación a niveles inusitados. Te invitamos a conocerlas.

LA CASA DEL QUE MATÓ AL ANIMAL

Cuentan que la ciudad de Puebla fue fundada en un lugar habitado por una gran cantidad de serpientes y por este motivo los primeros pobladores pensaron en abandonar la ciudad, hasta que un día el beato Sebastián de Aparicio consiguió expulsarlas a todas, menos a una.

Se sabía que este animal era de enormes dimensiones, con varios metros de largo y que tenía una gran cabeza con filosos colmillos. Las noches eran de pánico, porque era cuando solía atacar la serpiente.

Edificio de la Casa del que mató al animal. Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla

En tiempo de lluvia las inundaciones eran frecuentes, desde La Malinche bajaban peligrosas corrientes hasta el río San Francisco, que de manera incontenible desbordaba las avenidas de la ciudad.

En la calle del Sagrario (hoy 2 sur) se encontraba una casa señorial que en ese entonces pertenecía a un hombre viudo e inmensamente rico, don Pedro de Carvajal, quien vivía con su hijo varón Fernando, de 6 años y su hija de 15, Teodora.

La hija se enamoró de un soldado que le juró amor eterno y, sin nada que ofrecerle, una tarde el joven visitó a don Pedro para pedirle su mano. La respuesta fue tajante y la petición le fue negada.

Edificio de la Casa del que mató al animal. Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla

Cuenta la leyenda que cierto día la gran serpiente bajó de la montaña hasta el solar de la casa y devoró al hijo de Carvajal. El soldado, quien patrullaba la casa, miró como la serpiente se arrastraba hacia el río y, con su presa en la boca, se deslizó por el agua internándose en un túnel.

Al perseguirla, el soldado avanzó por túneles subterráneos desconocidos que yacían debajo de las construcciones de la ciudad. Mientras tanto don Pedro, inconsolable, prometió gran parte de su fortuna y la mano de su bella hija a quien matará a la bestia.

Transcurrió el tiempo y un día de fiesta, apareció el soldado montado en su corcel y se dirigió a la casa de Carvajal para colgar la cabeza del animal en el dintel que se había colocado exprofeso.

Edificio de la Casa del que mató al animal. Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla

Así fue como él soldado se casó con su amada y fue nombrado noble. La pareja grabó el relato de la muerte de la serpiente en la piedra que aún hoy existe en la casa ubicada en la 3 Oriente 201 conocida como “La Casa del que Mató al Animal”, y que hoy alberga esta casa editorial: El Sol de Puebla.

LOS TENEBROSOS PASADIZOS SECRETOS

La leyenda de los pasadizos subterráneos que conectaban a la ciudad sobrevivió por siglos, transmitida de generación en generación. Ahora sabemos que existen al menos 10 kilómetros de red subterránea de comunicación, con una antigüedad de más de 400 años, que conecta edificios antiguos y emblemáticos como iglesias, conventos, cuarteles y casonas.

Los túneles atraviesan cuatro zonas de la ciudad y todos pasan por el Centro Histórico, su localización exacta se mantiene en secreto. Dicen que uno de estos túneles pasa por lo que es ahora la parte trasera de esta editorial, casona ubicada en la 5 oriente 204.

Uno de los secretos. Foto: Erika Albisúa | El Sol de Puebla

Trabajadores del turno de la noche aseguran haber visto a niños jugar en el sótano, otros dicen haberse topado por los pasillos con el espectro de una mujer y, subir al tercer piso del edificio a altas horas de la madrugada, es impensable… dicen que este túnel tuvo que ser tapado por la abundancia de seres del bajo astral (ratas, cucarachas) y malos olores que de ahí emanaban.

Se cree que estos túneles, en los que se podía ingresar a caballo, se construyeron con propósitos oscuros durante la colonia. Se dice que sirvieron como pasadizos secretos para realizar torturas a herejes, esconder tesoros o hasta emparedar personas, ¡ay nanita!

Túnel. Foto: Mario Jesús Pardo | El Sol de Puebla

Puente de Bubas. Foto: José Luis Bravo | El Sol de Puebla

El edificio que resguarda nuestra casa editorial, El Sol de Puebla, fue construido en la época colonial, definida como la más lúgubre y siniestra de nuestra historia. Sus muros han sido testigos de historias de horror que se han convertido en leyendas… relatos oscuros y tenebrosos de presencias fantasmales, animales terroríficos y pasadizos secretos, que llevan nuestra imaginación a niveles inusitados. Te invitamos a conocerlas.

LA CASA DEL QUE MATÓ AL ANIMAL

Cuentan que la ciudad de Puebla fue fundada en un lugar habitado por una gran cantidad de serpientes y por este motivo los primeros pobladores pensaron en abandonar la ciudad, hasta que un día el beato Sebastián de Aparicio consiguió expulsarlas a todas, menos a una.

Se sabía que este animal era de enormes dimensiones, con varios metros de largo y que tenía una gran cabeza con filosos colmillos. Las noches eran de pánico, porque era cuando solía atacar la serpiente.

Edificio de la Casa del que mató al animal. Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla

En tiempo de lluvia las inundaciones eran frecuentes, desde La Malinche bajaban peligrosas corrientes hasta el río San Francisco, que de manera incontenible desbordaba las avenidas de la ciudad.

En la calle del Sagrario (hoy 2 sur) se encontraba una casa señorial que en ese entonces pertenecía a un hombre viudo e inmensamente rico, don Pedro de Carvajal, quien vivía con su hijo varón Fernando, de 6 años y su hija de 15, Teodora.

La hija se enamoró de un soldado que le juró amor eterno y, sin nada que ofrecerle, una tarde el joven visitó a don Pedro para pedirle su mano. La respuesta fue tajante y la petición le fue negada.

Edificio de la Casa del que mató al animal. Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla

Cuenta la leyenda que cierto día la gran serpiente bajó de la montaña hasta el solar de la casa y devoró al hijo de Carvajal. El soldado, quien patrullaba la casa, miró como la serpiente se arrastraba hacia el río y, con su presa en la boca, se deslizó por el agua internándose en un túnel.

Al perseguirla, el soldado avanzó por túneles subterráneos desconocidos que yacían debajo de las construcciones de la ciudad. Mientras tanto don Pedro, inconsolable, prometió gran parte de su fortuna y la mano de su bella hija a quien matará a la bestia.

Transcurrió el tiempo y un día de fiesta, apareció el soldado montado en su corcel y se dirigió a la casa de Carvajal para colgar la cabeza del animal en el dintel que se había colocado exprofeso.

Edificio de la Casa del que mató al animal. Foto: Erik Guzmán | El Sol de Puebla

Así fue como él soldado se casó con su amada y fue nombrado noble. La pareja grabó el relato de la muerte de la serpiente en la piedra que aún hoy existe en la casa ubicada en la 3 Oriente 201 conocida como “La Casa del que Mató al Animal”, y que hoy alberga esta casa editorial: El Sol de Puebla.

LOS TENEBROSOS PASADIZOS SECRETOS

La leyenda de los pasadizos subterráneos que conectaban a la ciudad sobrevivió por siglos, transmitida de generación en generación. Ahora sabemos que existen al menos 10 kilómetros de red subterránea de comunicación, con una antigüedad de más de 400 años, que conecta edificios antiguos y emblemáticos como iglesias, conventos, cuarteles y casonas.

Los túneles atraviesan cuatro zonas de la ciudad y todos pasan por el Centro Histórico, su localización exacta se mantiene en secreto. Dicen que uno de estos túneles pasa por lo que es ahora la parte trasera de esta editorial, casona ubicada en la 5 oriente 204.

Uno de los secretos. Foto: Erika Albisúa | El Sol de Puebla

Trabajadores del turno de la noche aseguran haber visto a niños jugar en el sótano, otros dicen haberse topado por los pasillos con el espectro de una mujer y, subir al tercer piso del edificio a altas horas de la madrugada, es impensable… dicen que este túnel tuvo que ser tapado por la abundancia de seres del bajo astral (ratas, cucarachas) y malos olores que de ahí emanaban.

Se cree que estos túneles, en los que se podía ingresar a caballo, se construyeron con propósitos oscuros durante la colonia. Se dice que sirvieron como pasadizos secretos para realizar torturas a herejes, esconder tesoros o hasta emparedar personas, ¡ay nanita!

Túnel. Foto: Mario Jesús Pardo | El Sol de Puebla

Puente de Bubas. Foto: José Luis Bravo | El Sol de Puebla

Estado

Fueron a Coppel y ya no regresaron, buscan a Brenda y a su hijo Dylan en Izúcar

Brenda López Hernández tiene 15 años de edad y su hijo Dylan Mateo López Hernández 5 meses de nacido

Estado

Van a Chignahuapan a comprar árbol de navidad y los atracan en el regreso a EdoMéx

Tras el violento asalto, un menor de tres años de edad falleció 

Moda

Luz Blanchet y Tania Rincón rompen estigmas a través del diseño

Las presentadoras rompen estigmas a través del diseño enseñan a las personas a renovar sus espacios con sus propias manos y recursos que tienen en su hogar

Círculos

Cuau Jr. forja su propio camino entre fogones

Cuau Jr., el eliminado en el cuarto programa del reality culinario MasterChef

Gossip

La radio, alternativa para promover nuevos talentos

En el marco de Expo Compositores 2020 se realiza la charla El futuro de los espectáculos después de la pandemia

Círculos

Noche de música y buena vibra con Vcage

El cantante Vicage reunió a un selecto grupo de amigos en la colonia Roma

Mundo

Mujeres, las que más se toman fotos

Este año, los celulares del mundo tomarán 1.43 billones de fotografías, pero más allá de los humanos, los objetos son los más capturados por los lentes

Teatro

Marina de Tavira y Alfonso Herrera hacen teatro como si fuera cine

La obra que protagonizan Marina de Tavira y Alfonso Herrera, conduce invariablemente a la siguiente pregunta: ¿Qué estamos viendo: cine o teatro?