/ domingo 19 de agosto de 2018

Sobrevuelo por Teotihuacán | DESCUBRIENDO…

Contemplando desde el aire los magníficos testigos de la historia de nuestro país

Hola, compañeros lectores, ¿cómo están? Me da gusto poder volverles a compartir una nueva experiencia de viaje que creo que todos debemos hacer una vez en la vida: volar en el amanecer sobre las majestuosas pirámides de Teotihuacán. El espectáculo es único, en donde se combinan varios factores que hacen de esta experiencia algo irrepetible e inolvidable.

Carlita me invitó a acompañarla a un día de su trabajo a tomarle fotos a unas señoras que venían de varios países de Centro y Sudamérica, puesto que ganaron un viaje de incentivo por ser las mejores vendedoras de productos de cosméticos de una empresa muy importante a nivel mundial. Dicho premio consistía en varias visitas a diferentes partes de CDMX y alrededores y al que pude ir fue al viaje en globo. Hace algunos años ya había hecho uno en Tlaxcala y fue encantador, por lo que creí que esta nueva experiencia sería parecida o un poco diferente; me equivoque una vez más…

La cita fue a las 05:30 AM en el aeródromo en donde ya nos esperaban los capitanes con una mesa llena de galletitas y café calientito porque hacía frío. Había que estar antes de que llegaran las 12 señoras y sus respectivos directivos para organizar el paseo. En lo que llegaban pudimos platicar con el capitán, que nos contaba que fue de los fundadores del festival de globos en Guanajuato. Nos dijo que empezaron 8 y ahora son más de 300 globos casi al mismo tiempo en el aire, ¡¡guaaauuuu!! ¿¿Se imaginan??

Foto: Paco Noriega

Nos mostró cómo es el inicio del inflado de los globos, las cuerdas que usan para la canastilla, el peso que aguantan, cómo vuela y porqué. Así estuvimos hasta que ya casi al amanecer llegaron las señoras y rápidamente las subimos a los 2 globos que estaban destinados para ellas. Me tocó ir con una guatemalteca, una peruana, una panameña, una salvadoreña, una colombiana y un peruano…

Al principio no puse mucha atención porque estaba aturdido por tantos gritos de emoción y tantas voces en tono alto, gritos de euforia, selfies, etc. y apenas llevábamos 4 metros arriba ja, ja, ja, ja. El ascenso es rápido y de manera muy suave, no sientes absolutamente nada y rápidamente te das cuenta de que ya estás a una altura considerable.

Poco a poco los rayos del sol empiezan a verse entre los campos que acompañan a los árboles, arbustos y nopaleras, donde se pudo apreciar que todos tienen una sombra diferente. Además, tienes el tiempo suficiente y la calma para contemplar a detalle a esa distancia esta visión diferente del entorno. En poco tiempo el sol va saliendo rápido y puedes ver más globos que hacen el recorrido: algunos vuelan bajo; otros vuelan más arriba; otros, mucho más…y te das cuenta de que también tu globo irá mucho más.

Foto: Paco Noriega

Poco a poco el globo se empieza a acercar a las pirámides y contemplas extasiado todo el entorno, verdaderamente es espectacular…

Las señoras iban felices y dando gracias a Dios por el increíble paisaje y cuestionándose cómo los aztecas habían podido hacer semejante ciudad con una simetría tan perfecta. Obviamente desde arriba querían ir a caminar por los diferentes lugares que veían desde arriba, el tiempo se pasó “volando”, aproximadamente 55 minutos.

Aterrizamos en una nopalera y ahí nos esperaba el capitán con algunos de sus trabajadores y con un rico vino para brindar por el paseo que habíamos tenido y para que le platicáramos nuestra experiencia.

Una superanécdota que me pasó en el viaje es que una de las señoras me hizo una curiosa observación: “Paco, Paco, que simpática plantita aquellita de los pies, ¿cómo se llama?”, por más que yo buscaba la plantita de los pies no veía nada; le pregunte cuál y me respondió: “aquellita, aquellita, ¡¡están por todas partes!! ¡¡Qué relindas que son las plantitas de los pies!!”. Pero vi a mi alrededor y no las pude encontrar, hasta que me tomó de la mano y me llevo a las nopaleras… ¡Las plantitas de pies eran los nopales con las tunas!

Foto: Paco Noriega

Yo por mi lado sé por qué se brinda en casi cualquier parte del mundo después de volar con un globo aerostático, y va la historia… Los hermanos Montgolfier una noche, mientras estaban a la orilla de una fogata, observaron que el humo se iba para arriba y pensaron que el aire caliente es más ligero que el frío y por eso sube con mayor rapidez, (así funcionan los globos aerostáticos), fueron de las primeras personas que volaron por Francia y Europa en los globos.

Cuando volaban por los campos de Francia no sabían por dónde iban a llevarlos las corrientes de aire y en donde aterrizarían, entonces llevaban botellas de vino tinto que venían con marcas de la bandera francesa o de la región para que en el momento en que aterrizaran y llegaran los campesinos espantados o enojados les mostraran el vino con las insignias de la región y brindaran con ellos por el logro realizado y obviamente para mostrarles que iban en son de paz.

Después del brindis que hicimos, fuimos a desayunar y a comentar el viaje. Estábamos contentos y muy a gusto. Para terminar la experiencia no podía faltar ir a conocer las pirámides del Sol y la Luna a pie, que ahí nos esperaban como inmensos testigos de historia de este bendito país.

Bueno, compañeros lectores, el relato no fue muy grande porque las imágenes dicen más que mil palabras. Ojalá y puedan hacer este paseo, les va a encantar.

Nos vemos pronto.

paco_noriega2001@yahoo.com

Hola, compañeros lectores, ¿cómo están? Me da gusto poder volverles a compartir una nueva experiencia de viaje que creo que todos debemos hacer una vez en la vida: volar en el amanecer sobre las majestuosas pirámides de Teotihuacán. El espectáculo es único, en donde se combinan varios factores que hacen de esta experiencia algo irrepetible e inolvidable.

Carlita me invitó a acompañarla a un día de su trabajo a tomarle fotos a unas señoras que venían de varios países de Centro y Sudamérica, puesto que ganaron un viaje de incentivo por ser las mejores vendedoras de productos de cosméticos de una empresa muy importante a nivel mundial. Dicho premio consistía en varias visitas a diferentes partes de CDMX y alrededores y al que pude ir fue al viaje en globo. Hace algunos años ya había hecho uno en Tlaxcala y fue encantador, por lo que creí que esta nueva experiencia sería parecida o un poco diferente; me equivoque una vez más…

La cita fue a las 05:30 AM en el aeródromo en donde ya nos esperaban los capitanes con una mesa llena de galletitas y café calientito porque hacía frío. Había que estar antes de que llegaran las 12 señoras y sus respectivos directivos para organizar el paseo. En lo que llegaban pudimos platicar con el capitán, que nos contaba que fue de los fundadores del festival de globos en Guanajuato. Nos dijo que empezaron 8 y ahora son más de 300 globos casi al mismo tiempo en el aire, ¡¡guaaauuuu!! ¿¿Se imaginan??

Foto: Paco Noriega

Nos mostró cómo es el inicio del inflado de los globos, las cuerdas que usan para la canastilla, el peso que aguantan, cómo vuela y porqué. Así estuvimos hasta que ya casi al amanecer llegaron las señoras y rápidamente las subimos a los 2 globos que estaban destinados para ellas. Me tocó ir con una guatemalteca, una peruana, una panameña, una salvadoreña, una colombiana y un peruano…

Al principio no puse mucha atención porque estaba aturdido por tantos gritos de emoción y tantas voces en tono alto, gritos de euforia, selfies, etc. y apenas llevábamos 4 metros arriba ja, ja, ja, ja. El ascenso es rápido y de manera muy suave, no sientes absolutamente nada y rápidamente te das cuenta de que ya estás a una altura considerable.

Poco a poco los rayos del sol empiezan a verse entre los campos que acompañan a los árboles, arbustos y nopaleras, donde se pudo apreciar que todos tienen una sombra diferente. Además, tienes el tiempo suficiente y la calma para contemplar a detalle a esa distancia esta visión diferente del entorno. En poco tiempo el sol va saliendo rápido y puedes ver más globos que hacen el recorrido: algunos vuelan bajo; otros vuelan más arriba; otros, mucho más…y te das cuenta de que también tu globo irá mucho más.

Foto: Paco Noriega

Poco a poco el globo se empieza a acercar a las pirámides y contemplas extasiado todo el entorno, verdaderamente es espectacular…

Las señoras iban felices y dando gracias a Dios por el increíble paisaje y cuestionándose cómo los aztecas habían podido hacer semejante ciudad con una simetría tan perfecta. Obviamente desde arriba querían ir a caminar por los diferentes lugares que veían desde arriba, el tiempo se pasó “volando”, aproximadamente 55 minutos.

Aterrizamos en una nopalera y ahí nos esperaba el capitán con algunos de sus trabajadores y con un rico vino para brindar por el paseo que habíamos tenido y para que le platicáramos nuestra experiencia.

Una superanécdota que me pasó en el viaje es que una de las señoras me hizo una curiosa observación: “Paco, Paco, que simpática plantita aquellita de los pies, ¿cómo se llama?”, por más que yo buscaba la plantita de los pies no veía nada; le pregunte cuál y me respondió: “aquellita, aquellita, ¡¡están por todas partes!! ¡¡Qué relindas que son las plantitas de los pies!!”. Pero vi a mi alrededor y no las pude encontrar, hasta que me tomó de la mano y me llevo a las nopaleras… ¡Las plantitas de pies eran los nopales con las tunas!

Foto: Paco Noriega

Yo por mi lado sé por qué se brinda en casi cualquier parte del mundo después de volar con un globo aerostático, y va la historia… Los hermanos Montgolfier una noche, mientras estaban a la orilla de una fogata, observaron que el humo se iba para arriba y pensaron que el aire caliente es más ligero que el frío y por eso sube con mayor rapidez, (así funcionan los globos aerostáticos), fueron de las primeras personas que volaron por Francia y Europa en los globos.

Cuando volaban por los campos de Francia no sabían por dónde iban a llevarlos las corrientes de aire y en donde aterrizarían, entonces llevaban botellas de vino tinto que venían con marcas de la bandera francesa o de la región para que en el momento en que aterrizaran y llegaran los campesinos espantados o enojados les mostraran el vino con las insignias de la región y brindaran con ellos por el logro realizado y obviamente para mostrarles que iban en son de paz.

Después del brindis que hicimos, fuimos a desayunar y a comentar el viaje. Estábamos contentos y muy a gusto. Para terminar la experiencia no podía faltar ir a conocer las pirámides del Sol y la Luna a pie, que ahí nos esperaban como inmensos testigos de historia de este bendito país.

Bueno, compañeros lectores, el relato no fue muy grande porque las imágenes dicen más que mil palabras. Ojalá y puedan hacer este paseo, les va a encantar.

Nos vemos pronto.

paco_noriega2001@yahoo.com

Policiaca

Por miedo a asaltos, transeúntes no utilizan los puentes peatonales

Los usuarios acusan la falta vigilancia e iluminación en los puentes de la autopista México-Veracruz

Local

Autorizan a Amozoc donar predio para hospital del IMSS

El nosocomio tendrá una inversión federal de 2 mil 133 millones de pesos

Estado

Pobladores de Ahuehuetitla protestan en Palacio Nacional contra imposición de alcalde

Los inconformes piden que se le otorgue el triunfo al candidato independiente Adán Seth Calixto Guerra

Estado

En Tehuacán, Tepole dijo que resolvería problema de basura en una semana y nada

El munícipe ofreció limpiar la basura en una semana, pero hasta este viernes las calles de la ciudad lucen con montoneras de desechos sólidos

OMG!

Alec Baldwin mata accidentalmente a directora de fotografía durante rodaje

Dos personas fueron baleadas en el set de Rust, mientras una de ellas murió, la otra resultó herida y recibe atención de emergencia en un hospital

Estado

En Seguridad, los esfuerzos no se detendrán: Norma Layón 

En San Martín Texmelucan hay 263 elementos, 25 patrullas, 42 motopatrullas y 11 binomios canófilos al servicio de la ciudadanía.

Policiaca

Detienen a “Los Mimosos”, los vinculan con 20 asaltos

Un menor de 16 años fue puesto a disposición tras arrestarlo en inmediaciones de la colonia San Rafael Poniente.