/ miércoles 27 de septiembre de 2023

Vinculan a proceso a los gemelos Francisco y Luis 'N' por participar en golpiza a Ernesto

Los hermanos fueron acusados por los delitos de lesiones calificadas y discriminación contra Ernesto y dos jovenes más

Por los delitos de lesiones calificadas y discriminación contra Ernesto y 2 jovenes más, los gemelos que el lunes se entregaron en la Fiscalía General del Estado, fueron vinculados a proceso y se quedarán bajo la medida cautelar de prisión preventiva justificada (encerrados en el penal de San Miguel).

Tras la audiencia que se llevó a cabo este martes, de las 15 a las 22 horas, en el Centro de Justicia Penal del Estado de Puebla, la Juez de Control, Magaly Escamilla, esta resolución contra los hermanos Luis y Francisco, y concedió 2 meses de plazo para la Investigación complementaria.



Inicialmente la Fiscalía imputó los delitos mencionados tras la presentación de datos de prueba con los que se justificó que todo inició cuando las víctimas salieron del antro Beirut al que acudieron a celebrar el cumpleaños de un amigo, la noche del 8 de septiembre pasado.

Al salir del antro, ya a las 03:30 horas del día 9, Ernesto, Susana y Maximiliano estaban por marcharse a sus domicilios cuando al pasar frente a La Estrella de Puebla, unos jóvenes les gritan “nacos” y les arrojaron una bebida alcohólica.



El grupo de agresores ya se iba y los siguió Ernesto para decirles que se disculparan, pero solo alcanzó a Jonathan (aún prófugo de la justicia), quien negó los hechos, pero acto seguido le dio un puñetazo en la quijada a Ernesto y lo tumbó al piso.

Enseguida los demás acompañantes de Jonathan se sumaron a la severa golpiza contra Ernesto, incitados por Francisco y quien remata dándole una patada en la cara a Ernesto es Luis.

Acto seguido los agresores se retiraron y al darse cuenta Susana y Maximiliano que Ernesto estaba muy golpeado, llamaron a sus padres para que fueran a ayudarlo y llevarlo a un hospital.

Dentro de los actos de investigación que realizó más adelante la Fiscalía, recabó entrevistas a las víctimas, testigos, y por medio del video que se viralizó en redes sociales, tras ser aportado por un testigo; se logró identificar plenamente y además acreditar la presunta responsabilidad de 7 hombres y una mujer, entre ellos los gemelos Luis y Francisco, como los agresores de las tres víctimas.

Tras aceptar los datos de prueba, la juez preguntó a los acusados si querían declarar, pero ellos se reservaron su derecho a declarar y posterior a que le imputaron los delitos de lesiones en agravio de Ernesto y el de discriminación contra Ernesto, Susana y Maximiliano; la juez los cuestionó si era su deseo ampliar el término constitucional o proceder en ese mismo momento, aceptando esto último.





Fue así que el Ministerio Público solicitó por todo lo antes expuesto de la agresión física y denostación contra los jóvenes, la vinculación a proceso que concedió la autoridad judicial contra los hermanos Luis y Francisco.

Posteriormente tanto el Ministerio Público como la defensa legal de las víctimas, solicitaron la aplicación de la medida cautelar de prisión preventiva justificada, al justificar que existía riesgo de una evasión y un peligro para las víctimas, testigos y la misma comunidad.

La Fiscalía además sustentó que los hoy imputados mintieron dando a distintas autoridades al menos las direcciones de 5 domicilios distintos y en 2 de ellos, tras cateos de la institución, no se les localizó. Entre esos domicilios estaban los asentados en la colonia Chulavista y los Fraccionamientos Residencial Zavaleta y Fundadores de Zavaleta.

Pero además, al acudir sus abogados al Poder Judicial Federal para tramitar un amparo para evitar la orden de aprehensión que sabían existía en su contra; también falsearon declaraciones al dar como domicilios la colonia El Águila y otro en la junta auxiliar de San Baltazar Campeche.

También se resaltó que cuentan con posibilidades de solvencia económica y tienen pasaportes con vigencia hasta el próximo año.



El defensor de lo acusados se negó y entre otros argumentos resaltó que sus clientes acudieron a entregarse de manera voluntaria a la Fiscalía General del Estado, sin embargo la juez le refutó que en el Registro Nacional de Detenciones se informa que la detención fue en inmediaciones de la Fiscalía General del Estado y por orden de aprehensión, además iban acompañados por sus padres José Miguel y Brenda, lo que pone en duda que hayan acudido por voluntad propia.

Al considerar válido que había riesgo de evasión y sobre todo los acusados representan un peligro para víctimas, testigos y sociedad; la juez de control resolvió fijar como medida cautelar la prisión preventiva justificada y concedió un plazo de 2 meses para la Investigación complementaria.

Antes de dar por concluida la audiencia a las 22 horas, la juez preguntó a los acusados si tenían alguna duda y ambos contestaron que temían por su integridad física pues ya los han estado amenazando; por lo que la autoridad judicial les comentó que iba a girar un oficio para vigilarán su estancia y seguridad en el penal.

A la salida de Casa de Justicia, la abogada de la familia de Ernesto, Coral Zavaleta Bianchini, confirmó la vinculación a proceso de los gemelos Luis y Francisco y que en breve serían llevados al penal de San Miguel, donde estarán recluidos mientras dura el proceso penal.

Puntualizó que Ernesto sigue en reposo en su casa, estable y que lo daños en el ojo derecho seguirán tratándose para que más adelante se tenga ya un resultado final de la gravedad de esa lesión que por el momento le impide la visibilidad.


Por los delitos de lesiones calificadas y discriminación contra Ernesto y 2 jovenes más, los gemelos que el lunes se entregaron en la Fiscalía General del Estado, fueron vinculados a proceso y se quedarán bajo la medida cautelar de prisión preventiva justificada (encerrados en el penal de San Miguel).

Tras la audiencia que se llevó a cabo este martes, de las 15 a las 22 horas, en el Centro de Justicia Penal del Estado de Puebla, la Juez de Control, Magaly Escamilla, esta resolución contra los hermanos Luis y Francisco, y concedió 2 meses de plazo para la Investigación complementaria.



Inicialmente la Fiscalía imputó los delitos mencionados tras la presentación de datos de prueba con los que se justificó que todo inició cuando las víctimas salieron del antro Beirut al que acudieron a celebrar el cumpleaños de un amigo, la noche del 8 de septiembre pasado.

Al salir del antro, ya a las 03:30 horas del día 9, Ernesto, Susana y Maximiliano estaban por marcharse a sus domicilios cuando al pasar frente a La Estrella de Puebla, unos jóvenes les gritan “nacos” y les arrojaron una bebida alcohólica.



El grupo de agresores ya se iba y los siguió Ernesto para decirles que se disculparan, pero solo alcanzó a Jonathan (aún prófugo de la justicia), quien negó los hechos, pero acto seguido le dio un puñetazo en la quijada a Ernesto y lo tumbó al piso.

Enseguida los demás acompañantes de Jonathan se sumaron a la severa golpiza contra Ernesto, incitados por Francisco y quien remata dándole una patada en la cara a Ernesto es Luis.

Acto seguido los agresores se retiraron y al darse cuenta Susana y Maximiliano que Ernesto estaba muy golpeado, llamaron a sus padres para que fueran a ayudarlo y llevarlo a un hospital.

Dentro de los actos de investigación que realizó más adelante la Fiscalía, recabó entrevistas a las víctimas, testigos, y por medio del video que se viralizó en redes sociales, tras ser aportado por un testigo; se logró identificar plenamente y además acreditar la presunta responsabilidad de 7 hombres y una mujer, entre ellos los gemelos Luis y Francisco, como los agresores de las tres víctimas.

Tras aceptar los datos de prueba, la juez preguntó a los acusados si querían declarar, pero ellos se reservaron su derecho a declarar y posterior a que le imputaron los delitos de lesiones en agravio de Ernesto y el de discriminación contra Ernesto, Susana y Maximiliano; la juez los cuestionó si era su deseo ampliar el término constitucional o proceder en ese mismo momento, aceptando esto último.





Fue así que el Ministerio Público solicitó por todo lo antes expuesto de la agresión física y denostación contra los jóvenes, la vinculación a proceso que concedió la autoridad judicial contra los hermanos Luis y Francisco.

Posteriormente tanto el Ministerio Público como la defensa legal de las víctimas, solicitaron la aplicación de la medida cautelar de prisión preventiva justificada, al justificar que existía riesgo de una evasión y un peligro para las víctimas, testigos y la misma comunidad.

La Fiscalía además sustentó que los hoy imputados mintieron dando a distintas autoridades al menos las direcciones de 5 domicilios distintos y en 2 de ellos, tras cateos de la institución, no se les localizó. Entre esos domicilios estaban los asentados en la colonia Chulavista y los Fraccionamientos Residencial Zavaleta y Fundadores de Zavaleta.

Pero además, al acudir sus abogados al Poder Judicial Federal para tramitar un amparo para evitar la orden de aprehensión que sabían existía en su contra; también falsearon declaraciones al dar como domicilios la colonia El Águila y otro en la junta auxiliar de San Baltazar Campeche.

También se resaltó que cuentan con posibilidades de solvencia económica y tienen pasaportes con vigencia hasta el próximo año.



El defensor de lo acusados se negó y entre otros argumentos resaltó que sus clientes acudieron a entregarse de manera voluntaria a la Fiscalía General del Estado, sin embargo la juez le refutó que en el Registro Nacional de Detenciones se informa que la detención fue en inmediaciones de la Fiscalía General del Estado y por orden de aprehensión, además iban acompañados por sus padres José Miguel y Brenda, lo que pone en duda que hayan acudido por voluntad propia.

Al considerar válido que había riesgo de evasión y sobre todo los acusados representan un peligro para víctimas, testigos y sociedad; la juez de control resolvió fijar como medida cautelar la prisión preventiva justificada y concedió un plazo de 2 meses para la Investigación complementaria.

Antes de dar por concluida la audiencia a las 22 horas, la juez preguntó a los acusados si tenían alguna duda y ambos contestaron que temían por su integridad física pues ya los han estado amenazando; por lo que la autoridad judicial les comentó que iba a girar un oficio para vigilarán su estancia y seguridad en el penal.

A la salida de Casa de Justicia, la abogada de la familia de Ernesto, Coral Zavaleta Bianchini, confirmó la vinculación a proceso de los gemelos Luis y Francisco y que en breve serían llevados al penal de San Miguel, donde estarán recluidos mientras dura el proceso penal.

Puntualizó que Ernesto sigue en reposo en su casa, estable y que lo daños en el ojo derecho seguirán tratándose para que más adelante se tenga ya un resultado final de la gravedad de esa lesión que por el momento le impide la visibilidad.


Local

Hallan cuerpo de alpinista que faltaba por localizar en el Pico de Orizaba

El cuerpo será entregado a las autoridades en la presidencia municipal de Atzizintla para que se proceda a realizar las diligencias correspondientes

Local

IPN: Estas son las carreras de nivel superior y técnicas que se ofertarán en Puebla

La construcción total de los inmuebles se realizará en 10 meses, sin embargo, a partir de agosto se comenzarán a realizar las entregas

Local

Caos en la autopista México-Puebla tras cierre de trabajadores de Cormaplast

Los inconformes acusan abuso de autoridad por parte de la Fiscalía General del Estado de Puebla, quien está favoreciendo a los directivos de la empresa

Policiaca

Sujetos armados asaltan a pasajeros de unidad de transporte en la Juárez [Video]

La grabación muestra que los responsables fueron dos sujetos de alrededor de 40 años de edad

Local

Senado aprueba solicitud de licencia de Alejandro Armenta a partir del 1 de marzo

Por ley, los aspirantes a un cargo de elección popular deben separarse de su cargo 90 días antes de la jornada electoral

Local

Tres poblanos recuperan sus vidas tras recibir donaciones de órganos

Angela Luna dice que con el trasplante aprendió a sentirse libre, ya que cuando recibía las hemodiálisis, se sentía atada a la máquina.