/ martes 13 de marzo de 2018

En Punto

Cosa curiosa.

Por ahí se ha dicho siempre que el candidato que puntea las preferencias electorales es quien se niega a ir a más debates de los estrictamente necesarios.

En la contienda por la presidencia de la república, justo eso es lo que parece ocurrir con Andrés Manuel López Obrador.

El abanderado del Movimiento Regeneración Nacional se ha negado a protagonizar más debates entre candidatos que aquellos a los que obliga la legislación en la materia.

La razón debe ser esa que ha sido citada líneas atrás.

Si encabeza las preferencias, ¿para qué ayudar a sus rivales a crecer?

En la elección por la gubernatura de Puebla ocurre algo similar, si no es que idéntico, pero con papeles invertidos.

Aquí, quien demanda más debates de los establecidos en el Código Electoral es el candidato de Morena, Luis Miguel Barbosa Huerta.

A su propuesta se ha sumado también el abanderado del PRI, Enrique Doger Guerrero.

Sin son ellos los que quieren ir a ejercicios de confrontación de ideas aun en el periodo de intercampañas, como pide Barbosa, debe ser porque ninguno de los dos lidera las preferencias en el estado.

Por el contrario, en una actitud que replica la de López Obrador a nivel nacional, Martha Érika Alonso, del PAN, ha dicho que no a la propuesta de Barbosa, subrayando que irá solo a los debates que organice y para los que convoque la autoridad electoral.

Así las cosas en el reporte diario del proceso electoral.


***

Difícil encrucijada en la que se encuentra el Partido Compromiso por Puebla.

Según el representante de este partido ante el Instituto Electoral del Estado, José Alarcón Hernández, aún no hay claridad sobre el candidato a la presidencia municipal de Puebla que deberá registrar en estos días.

Sin embargo, con todo y eso, añade que tienen dos posibilidades.

Una, postular como abanderado propio al dirigente de los trabajadores sindicalizados del ayuntamiento de Puebla, Gonzalo Juárez Méndez, y otra, sumarse a las aspiraciones de Eduardo Rivera Pérez en calidad de candidatura común.

Atento a las declaraciones, Rivera Pérez se ha reconocido interesado en aceptar una eventual candidatura común de ese instituto político, sin embargo, también ha invitado a sus dirigentes a que decidan qué es lo que quieren para que, en caso de ser necesario, comiencen las pláticas para llegar a un acuerdo.

¿Qué hará el dueño de Compromiso por Puebla, que no es, ni remotamente, Alarcón Hernández?

Pronto se sabrá.

Si lo del representante ante el IEE no fue una ocurrencia, es posible que terminen por abanderar también al ex alcalde.

Si lo fue, habrá que mirarlos con abanderado propio.

Como sea, se han tardado más de la cuenta para definir al respecto.


***

Confirmadísimo.

Aunque ayer en entrevista con los reporteros de la fuente municipal no quiso aceptarlo, pero tampoco negarlo, José Juan Espinosa Torres sí será candidato a diputado local por la coalición de partidos que forman Morena, PT y PES.

Eso obligará a un relevo de alcalde en uno de los municipios más importantes de la zona metropolitana, tal y como sucedió en la ciudad de Puebla en febrero de 2016, cuando el entonces edil José Antonio Gali Fayad pidió licencia para competir por la gubernatura del estado.

José Juan hará lo propio en los próximos días.

Ahí tendrá que definirse un presidente municipal sustituto para que cierre la administración en los siguientes siete meses.

Sin duda, la contienda electoral de este año, quizá la más reñida de la historia, ha generado movimientos y no vistos en el pasado.

Cosa curiosa.

Por ahí se ha dicho siempre que el candidato que puntea las preferencias electorales es quien se niega a ir a más debates de los estrictamente necesarios.

En la contienda por la presidencia de la república, justo eso es lo que parece ocurrir con Andrés Manuel López Obrador.

El abanderado del Movimiento Regeneración Nacional se ha negado a protagonizar más debates entre candidatos que aquellos a los que obliga la legislación en la materia.

La razón debe ser esa que ha sido citada líneas atrás.

Si encabeza las preferencias, ¿para qué ayudar a sus rivales a crecer?

En la elección por la gubernatura de Puebla ocurre algo similar, si no es que idéntico, pero con papeles invertidos.

Aquí, quien demanda más debates de los establecidos en el Código Electoral es el candidato de Morena, Luis Miguel Barbosa Huerta.

A su propuesta se ha sumado también el abanderado del PRI, Enrique Doger Guerrero.

Sin son ellos los que quieren ir a ejercicios de confrontación de ideas aun en el periodo de intercampañas, como pide Barbosa, debe ser porque ninguno de los dos lidera las preferencias en el estado.

Por el contrario, en una actitud que replica la de López Obrador a nivel nacional, Martha Érika Alonso, del PAN, ha dicho que no a la propuesta de Barbosa, subrayando que irá solo a los debates que organice y para los que convoque la autoridad electoral.

Así las cosas en el reporte diario del proceso electoral.


***

Difícil encrucijada en la que se encuentra el Partido Compromiso por Puebla.

Según el representante de este partido ante el Instituto Electoral del Estado, José Alarcón Hernández, aún no hay claridad sobre el candidato a la presidencia municipal de Puebla que deberá registrar en estos días.

Sin embargo, con todo y eso, añade que tienen dos posibilidades.

Una, postular como abanderado propio al dirigente de los trabajadores sindicalizados del ayuntamiento de Puebla, Gonzalo Juárez Méndez, y otra, sumarse a las aspiraciones de Eduardo Rivera Pérez en calidad de candidatura común.

Atento a las declaraciones, Rivera Pérez se ha reconocido interesado en aceptar una eventual candidatura común de ese instituto político, sin embargo, también ha invitado a sus dirigentes a que decidan qué es lo que quieren para que, en caso de ser necesario, comiencen las pláticas para llegar a un acuerdo.

¿Qué hará el dueño de Compromiso por Puebla, que no es, ni remotamente, Alarcón Hernández?

Pronto se sabrá.

Si lo del representante ante el IEE no fue una ocurrencia, es posible que terminen por abanderar también al ex alcalde.

Si lo fue, habrá que mirarlos con abanderado propio.

Como sea, se han tardado más de la cuenta para definir al respecto.


***

Confirmadísimo.

Aunque ayer en entrevista con los reporteros de la fuente municipal no quiso aceptarlo, pero tampoco negarlo, José Juan Espinosa Torres sí será candidato a diputado local por la coalición de partidos que forman Morena, PT y PES.

Eso obligará a un relevo de alcalde en uno de los municipios más importantes de la zona metropolitana, tal y como sucedió en la ciudad de Puebla en febrero de 2016, cuando el entonces edil José Antonio Gali Fayad pidió licencia para competir por la gubernatura del estado.

José Juan hará lo propio en los próximos días.

Ahí tendrá que definirse un presidente municipal sustituto para que cierre la administración en los siguientes siete meses.

Sin duda, la contienda electoral de este año, quizá la más reñida de la historia, ha generado movimientos y no vistos en el pasado.

viernes 22 de junio de 2018

En Punto

jueves 21 de junio de 2018

En Punto

miércoles 20 de junio de 2018

En Punto

martes 19 de junio de 2018

En Punto

lunes 18 de junio de 2018

En Punto

viernes 15 de junio de 2018

En Punto

jueves 14 de junio de 2018

En Punto

miércoles 13 de junio de 2018

En Punto

martes 12 de junio de 2018

En Punto

lunes 11 de junio de 2018

En Punto

Cargar Más