/ martes 11 de junio de 2019

En Punto

“Si no pueden, se van”.

Ese es el mensaje que la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, ha dado a sus colaboradores, en medio de una andanada de críticas al desempeño del ayuntamiento capitalino tras los resultados electorales del 2 de junio.

Rivera Vivanco fue amable con los integrantes de su equipo de trabajo:

“Los titulares de las dependencias tienen mi confianza para dar los resultados, y también les mencioné que estamos en un plazo que les hice saber a cada uno de ellos, para dar resultados antes de hacer los movimientos; después de ese plazo yo les haré saber la estrategia de juego, cómo cambiará la alineación, reforzando la misma”.

Ese plazo es de dos meses.

La alcaldesa dio a conocer que el 10 de agosto emprenderá una evaluación del desempeño de cada uno de los secretarios, basada en las necesidades de la ciudad.

Eso es algo bueno que deja la contienda extraordinaria de gobernador.

El descalabro electoral de Morena en la ciudad de Puebla obligó a los liderazgos de ese partido y a los funcionarios municipales a detener el camino para realizar un análisis de su trabajo.

Solo falta ver que, en verdad, reaccionen y actúen en consecuencia.

Y que la advertencia incluya a todos los servidores públicos del ayuntamiento, absolutamente.

***

¡El PRI aún respira!

Eso es lo que puede desprenderse después de que el presidente del Comité Directivo Estatal de ese partido, Lorenzo Rivera Sosa, reapareciera tras la elección del 2 de junio para ofrecer una conferencia de prensa.

Y no solo respira, sino que aún tiene ánimo de castigar a los militantes y liderazgos que apoyaron a los candidatos de otros institutos en la contienda de gobernador.

Por lo menos eso es lo que afirma Rivera Sosa.

Según el dirigente estatal, sí habrá sanciones, e incluso expulsiones, contra personajes como Leobardo Soto Martínez, Maritza Marín Marcelo y Javier López Zavala, quienes de manera abierta trabajaron para Luis Miguel Barbosa Huerta en la pasada elección.

Así lo dijo:

“De la Comisión de Justicia Partidaria habrá sanciones, y está el organismo nacional donde habrá expulsiones; sí va a haber expulsiones y amonestaciones de muchos liderazgos que se fueron en esta elección y que para el PRI lo más importante es seguir construyendo la unidad”.

Eso expuso, claro y fuerte.

Ahora, del dicho al hecho, como usted bien sabe, hay mucho trecho.

***

Las malas noticias continúan para los diputados locales José Juan Espinosa Torres y Héctor Alonso Granados.

Luego de ser echados de la Mesa Directiva, donde uno era presidente y el otro vicepresidente, ayer fueron removidos de la Comisión Inspectora, en el caso de Espinosa, y de la de Seguridad Pública, en el de Alonso.

Ambos legisladores, emanados de la coalición Juntos Haremos Historia, padecen las consecuencias de haber confrontado, de distintas maneras, a los liderazgos formales de Morena en ese recinto.

Espinosa retó desde el principio al grupo liderado por Gabriel Biestro Medinilla, presidente formal del legislativo, y Alonso simplemente se fue de bruces por su propia boca, echándose encima no solo a los diputados de Morena y PT, sino a casi todos sus compañeros.

“Si no pueden, se van”.

Ese es el mensaje que la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, ha dado a sus colaboradores, en medio de una andanada de críticas al desempeño del ayuntamiento capitalino tras los resultados electorales del 2 de junio.

Rivera Vivanco fue amable con los integrantes de su equipo de trabajo:

“Los titulares de las dependencias tienen mi confianza para dar los resultados, y también les mencioné que estamos en un plazo que les hice saber a cada uno de ellos, para dar resultados antes de hacer los movimientos; después de ese plazo yo les haré saber la estrategia de juego, cómo cambiará la alineación, reforzando la misma”.

Ese plazo es de dos meses.

La alcaldesa dio a conocer que el 10 de agosto emprenderá una evaluación del desempeño de cada uno de los secretarios, basada en las necesidades de la ciudad.

Eso es algo bueno que deja la contienda extraordinaria de gobernador.

El descalabro electoral de Morena en la ciudad de Puebla obligó a los liderazgos de ese partido y a los funcionarios municipales a detener el camino para realizar un análisis de su trabajo.

Solo falta ver que, en verdad, reaccionen y actúen en consecuencia.

Y que la advertencia incluya a todos los servidores públicos del ayuntamiento, absolutamente.

***

¡El PRI aún respira!

Eso es lo que puede desprenderse después de que el presidente del Comité Directivo Estatal de ese partido, Lorenzo Rivera Sosa, reapareciera tras la elección del 2 de junio para ofrecer una conferencia de prensa.

Y no solo respira, sino que aún tiene ánimo de castigar a los militantes y liderazgos que apoyaron a los candidatos de otros institutos en la contienda de gobernador.

Por lo menos eso es lo que afirma Rivera Sosa.

Según el dirigente estatal, sí habrá sanciones, e incluso expulsiones, contra personajes como Leobardo Soto Martínez, Maritza Marín Marcelo y Javier López Zavala, quienes de manera abierta trabajaron para Luis Miguel Barbosa Huerta en la pasada elección.

Así lo dijo:

“De la Comisión de Justicia Partidaria habrá sanciones, y está el organismo nacional donde habrá expulsiones; sí va a haber expulsiones y amonestaciones de muchos liderazgos que se fueron en esta elección y que para el PRI lo más importante es seguir construyendo la unidad”.

Eso expuso, claro y fuerte.

Ahora, del dicho al hecho, como usted bien sabe, hay mucho trecho.

***

Las malas noticias continúan para los diputados locales José Juan Espinosa Torres y Héctor Alonso Granados.

Luego de ser echados de la Mesa Directiva, donde uno era presidente y el otro vicepresidente, ayer fueron removidos de la Comisión Inspectora, en el caso de Espinosa, y de la de Seguridad Pública, en el de Alonso.

Ambos legisladores, emanados de la coalición Juntos Haremos Historia, padecen las consecuencias de haber confrontado, de distintas maneras, a los liderazgos formales de Morena en ese recinto.

Espinosa retó desde el principio al grupo liderado por Gabriel Biestro Medinilla, presidente formal del legislativo, y Alonso simplemente se fue de bruces por su propia boca, echándose encima no solo a los diputados de Morena y PT, sino a casi todos sus compañeros.

miércoles 23 de octubre de 2019

En Punto

martes 22 de octubre de 2019

En Punto

lunes 21 de octubre de 2019

En Punto

viernes 18 de octubre de 2019

En Punto

jueves 17 de octubre de 2019

En Punto

miércoles 16 de octubre de 2019

En Punto

martes 15 de octubre de 2019

En Punto

lunes 14 de octubre de 2019

En Punto

viernes 11 de octubre de 2019

En Punto

jueves 10 de octubre de 2019

En Punto

Cargar Más