/ martes 14 de enero de 2020

En Punto

Sin importar que haya pasado ya la llegada de los Reyes Magos, los cinco regidores emanados de la coalición Juntos Haremos Historia que se hacen llamar G5 preparan una enorme lista de peticiones para la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, relacionada con ajustes al gabinete.

En efecto, los cinco integrantes del Cabildo identificados con el gobernador Luis Miguel Barbosa, entre ellos Rosa Márquez Cabrera, Edson Armando Cortés y Marta Ornelas Guerrero, quienes ayer dieron la conferencia de prensa, anunciaron que usarán la primera sesión de Cabildo del mes que viene –febrero—para exigir la renuncia de al menos cinco secretarios.

Los morenistas o barbosistas, como guste usted llamarles, quieren la cabeza de María de Lourdes Rosales Martínez, Israel Román Romano, Leobardo Rodríguez Juárez, Marcela Ibarra Mateos y Alejandra Rubio Acle, quienes encabezan las secretarías de Seguridad Ciudadana, Infraestructura, Administración, Bienestar y Movilidad, respectivamente.

“Hacemos un llamado contundente, los secretarios que no puedan y que salieron reprobados en su evaluación por el Implan (Instituto Municipal de Planeación), que tengan la delicadeza de renunciar. Si la secretaria de Seguridad no renuncia tenemos que trabajar en Cabildo sobre ese tema”, advirtió Marta Ornelas.

Independientemente de que tengan razón o no, el objetivo se prevé muy complicado.

Ya en el pasado fue el propio gobernador Luis Miguel Barbosa quien le pidió a Rivera Vivanco remover a su secretaria de seguridad, y la edil no lo hizo.

Y justo hace menos de una semana estos mismos regidores no pudieron concretar en una sesión de Cabildo que la alcaldesa retirara los bolardos y macetones instalados en la ciudad hasta ahora, como previamente habían jurado que lo harían.

En pocas palabras, son estridentes y cuentan con el apoyo político de Barbosa, pero son ineficientes para operar.

***

¿A poco la presidenta del Comité Directivo Estatal del PAN, Genoveva Huerta Villegas, ha decidido castigar a sus compañeros de partido que abiertamente apoyaron a Jesús Zaldívar Benavides para hacerse del Comité Directivo Municipal de Puebla, en lugar de Eduardo Alcántara Montiel?

Eso es lo que parece después de haber quitado la coordinación de la bancada panista en el Congreso del Estado a Mónica Rodríguez Della Vecchia, quien se apostó abiertamente por la candidatura de Zaldívar en la pasada contienda.

En sustitución de Rodríguez, que es esposa del exdirigente Pablo Rodríguez Regordosa, Huerta Villegas puso como líder de bancada al también diputado Oswaldo Jiménez López, quien sí se la jugó con Alcántara en la pelea política que sostuvo con el exdirector general del Conalep.

Por lo que se ve, la presidenta encara el nuevo año con la espada desenvainada… contra los suyos.

A ver si no profundiza las divisiones en el PAN de las que ya se han dado cuenta en este diario.

***

Mientras ciertos personajes de la política estatal le entran al debate y se desgarran las vestiduras por la celebración de los matrimonios entre personas del mismo sexo, unos a favor y otros en contra, a unos cuantos kilómetros de la capital esas uniones se han llevado a cabo sin impedimento alguno y sin necesidad de que su autorización esté asentada en la ley.

En dos años, 2018 y 2019, San Pedro Cholula ha sido escenario de 23 casamientos gay.

En silencio, de manera discreta y sin aspavientos.

Sin importar que haya pasado ya la llegada de los Reyes Magos, los cinco regidores emanados de la coalición Juntos Haremos Historia que se hacen llamar G5 preparan una enorme lista de peticiones para la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, relacionada con ajustes al gabinete.

En efecto, los cinco integrantes del Cabildo identificados con el gobernador Luis Miguel Barbosa, entre ellos Rosa Márquez Cabrera, Edson Armando Cortés y Marta Ornelas Guerrero, quienes ayer dieron la conferencia de prensa, anunciaron que usarán la primera sesión de Cabildo del mes que viene –febrero—para exigir la renuncia de al menos cinco secretarios.

Los morenistas o barbosistas, como guste usted llamarles, quieren la cabeza de María de Lourdes Rosales Martínez, Israel Román Romano, Leobardo Rodríguez Juárez, Marcela Ibarra Mateos y Alejandra Rubio Acle, quienes encabezan las secretarías de Seguridad Ciudadana, Infraestructura, Administración, Bienestar y Movilidad, respectivamente.

“Hacemos un llamado contundente, los secretarios que no puedan y que salieron reprobados en su evaluación por el Implan (Instituto Municipal de Planeación), que tengan la delicadeza de renunciar. Si la secretaria de Seguridad no renuncia tenemos que trabajar en Cabildo sobre ese tema”, advirtió Marta Ornelas.

Independientemente de que tengan razón o no, el objetivo se prevé muy complicado.

Ya en el pasado fue el propio gobernador Luis Miguel Barbosa quien le pidió a Rivera Vivanco remover a su secretaria de seguridad, y la edil no lo hizo.

Y justo hace menos de una semana estos mismos regidores no pudieron concretar en una sesión de Cabildo que la alcaldesa retirara los bolardos y macetones instalados en la ciudad hasta ahora, como previamente habían jurado que lo harían.

En pocas palabras, son estridentes y cuentan con el apoyo político de Barbosa, pero son ineficientes para operar.

***

¿A poco la presidenta del Comité Directivo Estatal del PAN, Genoveva Huerta Villegas, ha decidido castigar a sus compañeros de partido que abiertamente apoyaron a Jesús Zaldívar Benavides para hacerse del Comité Directivo Municipal de Puebla, en lugar de Eduardo Alcántara Montiel?

Eso es lo que parece después de haber quitado la coordinación de la bancada panista en el Congreso del Estado a Mónica Rodríguez Della Vecchia, quien se apostó abiertamente por la candidatura de Zaldívar en la pasada contienda.

En sustitución de Rodríguez, que es esposa del exdirigente Pablo Rodríguez Regordosa, Huerta Villegas puso como líder de bancada al también diputado Oswaldo Jiménez López, quien sí se la jugó con Alcántara en la pelea política que sostuvo con el exdirector general del Conalep.

Por lo que se ve, la presidenta encara el nuevo año con la espada desenvainada… contra los suyos.

A ver si no profundiza las divisiones en el PAN de las que ya se han dado cuenta en este diario.

***

Mientras ciertos personajes de la política estatal le entran al debate y se desgarran las vestiduras por la celebración de los matrimonios entre personas del mismo sexo, unos a favor y otros en contra, a unos cuantos kilómetros de la capital esas uniones se han llevado a cabo sin impedimento alguno y sin necesidad de que su autorización esté asentada en la ley.

En dos años, 2018 y 2019, San Pedro Cholula ha sido escenario de 23 casamientos gay.

En silencio, de manera discreta y sin aspavientos.

viernes 29 de mayo de 2020

En Punto

jueves 28 de mayo de 2020

En Punto

miércoles 27 de mayo de 2020

En Punto

martes 26 de mayo de 2020

En Punto

lunes 25 de mayo de 2020

En Punto

viernes 22 de mayo de 2020

En Punto

jueves 21 de mayo de 2020

En Punto

miércoles 20 de mayo de 2020

En Punto

martes 19 de mayo de 2020

En Punto

lunes 18 de mayo de 2020

En Punto

Cargar Más