/ lunes 4 de enero de 2021

En Punto

La resistencia del comercio ambulante y el comercio establecido, pero principalmente del primero, para dejar de ofertar sus productos en el decretado nuevo confinamiento, ha representado desde el martes 29 de diciembre un reto para las autoridades estatales y municipales.

El centro histórico de la ciudad de Puebla es el más claro ejemplo de ello, donde vendedores de juguetes, que tienen en los días previos a la venida de los Reyes Magos la mejor temporada del año en ingresos económicos, han retado a los supervisores del ayuntamiento en la víspera del 6 de enero.

Solo el viernes 1 de enero las calles lucieron vacías de comerciantes informales, pero no porque los vendedores hubiesen decidido respetar el decreto de la administración estatal que dictó las reglas del nuevo confinamiento, sino porque ese día es tradicionalmente muerto para todo tipo de ventas, debido a que la gente no sale a comprar, sino que se queda en casa para descansar después de la cena de año nuevo o visita a sus familiares para el recalentado.

Al día siguiente, el 2 de enero, todos volvieron a las calles, y a partir de ahí siguieron retando a las autoridades.

Lo interesante es que no solo los ambulantes, sino también algunos integrantes del comercio establecido.

Tan solo el domingo, los ambulantes ocuparon las calles 10, 12, 14 y 16 Poniente para vender juguetes a los presurosos Reyes Magos, pero, del otro lado del centro, una famosa tienda de juguetes localizada en el bulevar 5 de Mayo, casi esquina con la 16 de Septiembre, fue clausurada por vender sus productos, pese a la prohibición.

La edil Claudia Rivera Vivanco y los integrantes de su equipo de trabajo tienen el reto de impedir que se vuelque el comercio y crezca la ola de contagios de coronavirus en la capital del estado, pero, así como pasa en Puebla, ocurre en muchos otros municipios, como Tehuacán.

Las restricciones fueron impuestas para proteger la salud de los poblanos ante la pandemia, y todavía faltan siete días.

***

Una buena noticia para el sector restaurantero en los últimos días del año 2020.

A diferencia de los jugueteros, que hacen su “agosto” en los días previos al 6 de enero y que, por tanto, sufrieron de manera directa las consecuencias del confinamiento de 14 días que terminará dentro de una semana, los dueños de los restaurantes afiliados a la Canirac obtuvieron buenos números.

Olga Méndez Juárez, presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados en Puebla dio a conocer que la temporada de fin de año le significó un incremento de 25 por ciento en ventas a ese sector, con todo y que solo tuvieron la posibilidad de vender comida para llevar.

Este incremento se dio principalmente en corredores gastronómicos como los de la Avenida Juárez, Plaza Solesta y en los establecimientos que se ubican en los alrededores de la Estrella de Puebla, lo que significa que no todos los restaurantes tuvieron el repunte que se esperaba antes de la declaratoria del nuevo confinamiento.

Pero, incluso así, dentro del contexto negativo para la muchos de los sectores económicos del estado, esos números fueron buenos.

***

Una llamada de atención para el fiscal Gilberto Higuera Bernal.

De acuerdo con el portal de Datos Abiertos del ayuntamiento de Puebla, de enero a noviembre del año que recién concluyó el gobierno municipal realizó un total de 170 llamadas de emergencia al número 911 para solicitar la atención a personas lesionadas por proyectiles de armas de fuego.

No obstante, la Fiscalía General del Estado solo procedió a realizar 69 averiguaciones previas por la comisión de esos delitos.

¿Qué pasó con el resto?

¿Por qué la institución no se puso a investigar todos los hechos?

Habrá que preguntarle al fiscal.


La resistencia del comercio ambulante y el comercio establecido, pero principalmente del primero, para dejar de ofertar sus productos en el decretado nuevo confinamiento, ha representado desde el martes 29 de diciembre un reto para las autoridades estatales y municipales.

El centro histórico de la ciudad de Puebla es el más claro ejemplo de ello, donde vendedores de juguetes, que tienen en los días previos a la venida de los Reyes Magos la mejor temporada del año en ingresos económicos, han retado a los supervisores del ayuntamiento en la víspera del 6 de enero.

Solo el viernes 1 de enero las calles lucieron vacías de comerciantes informales, pero no porque los vendedores hubiesen decidido respetar el decreto de la administración estatal que dictó las reglas del nuevo confinamiento, sino porque ese día es tradicionalmente muerto para todo tipo de ventas, debido a que la gente no sale a comprar, sino que se queda en casa para descansar después de la cena de año nuevo o visita a sus familiares para el recalentado.

Al día siguiente, el 2 de enero, todos volvieron a las calles, y a partir de ahí siguieron retando a las autoridades.

Lo interesante es que no solo los ambulantes, sino también algunos integrantes del comercio establecido.

Tan solo el domingo, los ambulantes ocuparon las calles 10, 12, 14 y 16 Poniente para vender juguetes a los presurosos Reyes Magos, pero, del otro lado del centro, una famosa tienda de juguetes localizada en el bulevar 5 de Mayo, casi esquina con la 16 de Septiembre, fue clausurada por vender sus productos, pese a la prohibición.

La edil Claudia Rivera Vivanco y los integrantes de su equipo de trabajo tienen el reto de impedir que se vuelque el comercio y crezca la ola de contagios de coronavirus en la capital del estado, pero, así como pasa en Puebla, ocurre en muchos otros municipios, como Tehuacán.

Las restricciones fueron impuestas para proteger la salud de los poblanos ante la pandemia, y todavía faltan siete días.

***

Una buena noticia para el sector restaurantero en los últimos días del año 2020.

A diferencia de los jugueteros, que hacen su “agosto” en los días previos al 6 de enero y que, por tanto, sufrieron de manera directa las consecuencias del confinamiento de 14 días que terminará dentro de una semana, los dueños de los restaurantes afiliados a la Canirac obtuvieron buenos números.

Olga Méndez Juárez, presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados en Puebla dio a conocer que la temporada de fin de año le significó un incremento de 25 por ciento en ventas a ese sector, con todo y que solo tuvieron la posibilidad de vender comida para llevar.

Este incremento se dio principalmente en corredores gastronómicos como los de la Avenida Juárez, Plaza Solesta y en los establecimientos que se ubican en los alrededores de la Estrella de Puebla, lo que significa que no todos los restaurantes tuvieron el repunte que se esperaba antes de la declaratoria del nuevo confinamiento.

Pero, incluso así, dentro del contexto negativo para la muchos de los sectores económicos del estado, esos números fueron buenos.

***

Una llamada de atención para el fiscal Gilberto Higuera Bernal.

De acuerdo con el portal de Datos Abiertos del ayuntamiento de Puebla, de enero a noviembre del año que recién concluyó el gobierno municipal realizó un total de 170 llamadas de emergencia al número 911 para solicitar la atención a personas lesionadas por proyectiles de armas de fuego.

No obstante, la Fiscalía General del Estado solo procedió a realizar 69 averiguaciones previas por la comisión de esos delitos.

¿Qué pasó con el resto?

¿Por qué la institución no se puso a investigar todos los hechos?

Habrá que preguntarle al fiscal.


ÚLTIMASCOLUMNAS
martes 26 de enero de 2021

En Punto

En Punto

lunes 25 de enero de 2021

En Punto

En Punto

viernes 22 de enero de 2021

En Punto

En Punto

jueves 21 de enero de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 20 de enero de 2021

En Punto 

En Punto

martes 19 de enero de 2021

En Punto

En Punto

domingo 17 de enero de 2021

En Punto

En Punto

viernes 15 de enero de 2021

En Punto

En Punto

jueves 14 de enero de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 13 de enero de 2021

En Punto

En Punto

Cargar Más