/ viernes 23 de abril de 2021

En Punto

Aún no se enfría el cadáver político de Saúl Huerta Corona, tras el escándalo sexual que lo destruyó (como él mismo lo advirtió), y por lo menos hay seis morenistas que ya se frotan las manos para cuando se formalice el retiro de la candidatura por el distrito 11 de Puebla capital.

Se trata de Patricia Montaño Flores, Carmen María Palma Benítez, Iván Herrera Villagómez, Eduardo Covián Carrizales, Carlos Hernández Hernández y Roberto Eli Esponda, quienes fueron los que se inscribieron, junto con Saúl Huerta, en el proceso interno de Morena para obtener esa candidatura.
De esta lista, cuatro cercanos a la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, ya tienen amarrada una candidatura para este proceso electoral, pues Patricia Montaño fue registrada como suplente a la presidencia municipal de Puebla y Carmen María Palma en el lugar 7 de su planilla de regidores; mientras que Iván Herrera y Carlos Hernández figuran como candidatos a una diputación local.
A reserva de que pudiera haber enroques o se analice un perfil que no participó en el proceso interno, la disputa por esa candidatura quedaría entre el ex regidor y ex secretario de Movilidad municipal, Eduardo Covián Carrizales, y el también regidor, del grupo G5 opositor a la alcaldesa con licencia, Roberto Eli Esponda.
Un claudista contra un barbosista, aunque en las federales ya vimos qué grupo fue el ganón.

***

Retirarle a Saúl Huerta la candidatura para ir en busca de la reelección no pondrá fin al escándalo de abuso sexual en contra de un menor, sino que será un tema que continuará en la cámara de diputados, donde sus compañeros ya se muestran divididos en la procedencia del desafuero.

El diputado federal y líder de la bancada de Morena, el poblano Ignacio Mier Velazco, dijo ayer que por tratarse de un tema personal el Congreso no iniciaría el desafuero en tanto este no fuese solicitado por la autoridad judicial.

Sin embargo, el pronunciamiento contrasta con posturas como la de Fernando Manzanilla Prieto, también legislador federal, que desde la noche del martes expuso que exigirá a la cámara quitar el fuero constitucional a Huerta, para que se investigado por las autoridades ministeriales.

A Manzanilla se sumarán otros diputados, sin duda, y no solo opositores a Morena.

***

Una buena noticia ha recibido Gabriel Biestro Medinilla en medio del mar de tempestades que lo sacudió en las últimas semanas, principalmente a partir de que la Comisión Nacional de Elecciones de Morena le negó la candidatura del partido a la presidencia municipal de Puebla.

Ayer, la sala regional Ciudad de México del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenó, precisamente a esa comisión morenista, entregarle a Biestro la encuesta y calificación que dio como ganadora de la candidatura a la presidenta municipal con licencia, Claudia Rivera Vivanco.

Los magistrados de la sala regional determinaron que a la fecha existe omisión del partido de proporcionarle al aspirante el dictamen técnico correspondiente de la persona que designó como candidata a la alcaldía de Puebla.

Minutos después de conocerse el fallo, Biestro Medinilla retomó su lucha en redes sociales para subrayar que ese era apenas el primer paso para el reconocimiento de la imposición sin fundamentos que el partido había hecho de Rivera Vivanco, y reiteró la cascada de descalificaciones que ha vertido en contra de los dirigentes en las últimas semanas.

Oxígeno puro para el aspirante, que así ve revivir de entre las cenizas la posibilidad (aunque sea lejana) de hacerse de la candidatura que anhelaba.

Por supuesto, si los dirigentes de Morena son en realidad aliados de Rivera Vivanco, como parece, encontrarán la forma jurídica de argumentar la postulación y enterrarán, de una vez por todas, los ánimos disidentes del diputado.

Aún no se enfría el cadáver político de Saúl Huerta Corona, tras el escándalo sexual que lo destruyó (como él mismo lo advirtió), y por lo menos hay seis morenistas que ya se frotan las manos para cuando se formalice el retiro de la candidatura por el distrito 11 de Puebla capital.

Se trata de Patricia Montaño Flores, Carmen María Palma Benítez, Iván Herrera Villagómez, Eduardo Covián Carrizales, Carlos Hernández Hernández y Roberto Eli Esponda, quienes fueron los que se inscribieron, junto con Saúl Huerta, en el proceso interno de Morena para obtener esa candidatura.
De esta lista, cuatro cercanos a la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, ya tienen amarrada una candidatura para este proceso electoral, pues Patricia Montaño fue registrada como suplente a la presidencia municipal de Puebla y Carmen María Palma en el lugar 7 de su planilla de regidores; mientras que Iván Herrera y Carlos Hernández figuran como candidatos a una diputación local.
A reserva de que pudiera haber enroques o se analice un perfil que no participó en el proceso interno, la disputa por esa candidatura quedaría entre el ex regidor y ex secretario de Movilidad municipal, Eduardo Covián Carrizales, y el también regidor, del grupo G5 opositor a la alcaldesa con licencia, Roberto Eli Esponda.
Un claudista contra un barbosista, aunque en las federales ya vimos qué grupo fue el ganón.

***

Retirarle a Saúl Huerta la candidatura para ir en busca de la reelección no pondrá fin al escándalo de abuso sexual en contra de un menor, sino que será un tema que continuará en la cámara de diputados, donde sus compañeros ya se muestran divididos en la procedencia del desafuero.

El diputado federal y líder de la bancada de Morena, el poblano Ignacio Mier Velazco, dijo ayer que por tratarse de un tema personal el Congreso no iniciaría el desafuero en tanto este no fuese solicitado por la autoridad judicial.

Sin embargo, el pronunciamiento contrasta con posturas como la de Fernando Manzanilla Prieto, también legislador federal, que desde la noche del martes expuso que exigirá a la cámara quitar el fuero constitucional a Huerta, para que se investigado por las autoridades ministeriales.

A Manzanilla se sumarán otros diputados, sin duda, y no solo opositores a Morena.

***

Una buena noticia ha recibido Gabriel Biestro Medinilla en medio del mar de tempestades que lo sacudió en las últimas semanas, principalmente a partir de que la Comisión Nacional de Elecciones de Morena le negó la candidatura del partido a la presidencia municipal de Puebla.

Ayer, la sala regional Ciudad de México del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenó, precisamente a esa comisión morenista, entregarle a Biestro la encuesta y calificación que dio como ganadora de la candidatura a la presidenta municipal con licencia, Claudia Rivera Vivanco.

Los magistrados de la sala regional determinaron que a la fecha existe omisión del partido de proporcionarle al aspirante el dictamen técnico correspondiente de la persona que designó como candidata a la alcaldía de Puebla.

Minutos después de conocerse el fallo, Biestro Medinilla retomó su lucha en redes sociales para subrayar que ese era apenas el primer paso para el reconocimiento de la imposición sin fundamentos que el partido había hecho de Rivera Vivanco, y reiteró la cascada de descalificaciones que ha vertido en contra de los dirigentes en las últimas semanas.

Oxígeno puro para el aspirante, que así ve revivir de entre las cenizas la posibilidad (aunque sea lejana) de hacerse de la candidatura que anhelaba.

Por supuesto, si los dirigentes de Morena son en realidad aliados de Rivera Vivanco, como parece, encontrarán la forma jurídica de argumentar la postulación y enterrarán, de una vez por todas, los ánimos disidentes del diputado.

ÚLTIMASCOLUMNAS
lunes 17 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

viernes 14 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

jueves 13 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 12 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

martes 11 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

lunes 10 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

viernes 07 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

jueves 06 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 05 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

martes 04 de mayo de 2021

En Punto

En Punto

Cargar Más