/ miércoles 22 de septiembre de 2021

En Punto

¿Si Ana Teresa Aranda Orozco y Marcos Castro Martínez arman una fórmula para competir por la presidencia del Comité Directivo Estatal en calidad de presidenta y secretario general, respectivamente, y ganan, quién de los dos asumirá el mando en los hechos una vez que asuman sus posiciones en la oficina de Bugambilias?

Esa es la pregunta que comienzan a hacerse los militantes de ese instituto político que simpatizan con la idea de cerrarle el paso a una eventual reelección de Genoveva Huerta Villegas. Y tiene toda la lógica.

Dado que Marcos Castro era la carta del presidente municipal electo, Eduardo Rivera Pérez, para hacerse de la dirigencia en lugar de Huerta Villegas, hasta antes de que el Comité Ejecutivo Nacional decidiera que ese cargo tendrá que ser para una mujer, un sector importante del PAN quiere y merece saber quién dará las órdenes en caso de que esa fórmula, que ha comenzado a cocinarse tras bambalinas, resulte victoriosa.

Ana Teresa Aranda, La Doña, tiene sus seguidores, lo mismo que Marcos Castro, gracias a Eduardo Rivera, así que no resulta ocioso querer saber desde antes por dónde irá la tirada del grupo político del edil electo en este asunto.

Quienes conocen a Aranda saben que será muy difícil, por no decir imposible, que acepte hacerla de “Juanita”, es decir, que acepte ir a un proyecto en el que pretendan usarla como elemento de decoración para pasarle el mando al secretario general.

Pero quienes conocen a Rivera creen que al edil electo le resultará complicado desterrar la tentación de convertirse en la voz de mando del partido a través de su aliado y colaborador.

Así que por ahí tienen una tarea pendiente los eventuales candidatos a la dirigencia, comenzar a explicarles quién será el uno y quién el dos, en los hechos, una vez que derroten (si lo logran) a Genoveva Huerta.

***

A propósito de Eduardo Rivera.

El edil rendirá protesta el 15 de octubre en el Centro Expositor, allá en la zona de los Fuertes.

El acto se llevará a cabo a las 13:00 horas y ha sido previsto para solo mil 200 invitados.

***

La UDLAP no regresará a clases presenciales en lo que queda del semestre, que es prácticamente todo, a menos que el nuevo patronato y el rector interino Armando Ríos Piter le devuelvan el campus al antiguo patronato y a la rectora nombrada por este, Cecilia Anaya Berríos.

Un poco complicado de explicar, pero ese se debe, como bien sabe usted, a la existencia real de dos patronatos y dos rectores, dilema derivado de la disputa jurídica entre miembros de la familia Jenkins, que ha puesto en el centro del problema y perjudicado principalmente a los estudiantes.

La administración que reconoce a Cecilia Anaya como rectora envió un boletín a la comunidad universitaria para informar que no habrá retorno a las clases presenciales mientras Ríos Piter y quienes lo designaron no devuelvan el campus, cosa que seguramente no ocurrirá mientras no haya una resolución judicial que así lo ordene.

“Informamos también a la facultad y a todos los empleados administrativos y sindicalizados de la universidad que su regreso al campus queda condicionado a que quienes retienen ilegalmente las instalaciones den cabal cumplimiento a la orden judicial previamente mencionada, acción que permitirá a las autoridades legítimas de la UDLAP aplicar las medidas sanitarias y administrativas requeridas para un retorno seguro a las actividades universitarias”, expone el comunicado.

Esta situación confirma el desgobierno existente en la universidad privada más importante del estado.

Ríos Piter tiene el campus, pero no puede dar órdenes ni hacer que la gente regrese a trabajar.

Y Anaya Berríos tiene a la gente porque quienes la apoyan manejan las cuentas bancarias de la institución, pero no tiene el campus.

Un auténtico relajo que daña solo a los estudiantes.


¿Si Ana Teresa Aranda Orozco y Marcos Castro Martínez arman una fórmula para competir por la presidencia del Comité Directivo Estatal en calidad de presidenta y secretario general, respectivamente, y ganan, quién de los dos asumirá el mando en los hechos una vez que asuman sus posiciones en la oficina de Bugambilias?

Esa es la pregunta que comienzan a hacerse los militantes de ese instituto político que simpatizan con la idea de cerrarle el paso a una eventual reelección de Genoveva Huerta Villegas. Y tiene toda la lógica.

Dado que Marcos Castro era la carta del presidente municipal electo, Eduardo Rivera Pérez, para hacerse de la dirigencia en lugar de Huerta Villegas, hasta antes de que el Comité Ejecutivo Nacional decidiera que ese cargo tendrá que ser para una mujer, un sector importante del PAN quiere y merece saber quién dará las órdenes en caso de que esa fórmula, que ha comenzado a cocinarse tras bambalinas, resulte victoriosa.

Ana Teresa Aranda, La Doña, tiene sus seguidores, lo mismo que Marcos Castro, gracias a Eduardo Rivera, así que no resulta ocioso querer saber desde antes por dónde irá la tirada del grupo político del edil electo en este asunto.

Quienes conocen a Aranda saben que será muy difícil, por no decir imposible, que acepte hacerla de “Juanita”, es decir, que acepte ir a un proyecto en el que pretendan usarla como elemento de decoración para pasarle el mando al secretario general.

Pero quienes conocen a Rivera creen que al edil electo le resultará complicado desterrar la tentación de convertirse en la voz de mando del partido a través de su aliado y colaborador.

Así que por ahí tienen una tarea pendiente los eventuales candidatos a la dirigencia, comenzar a explicarles quién será el uno y quién el dos, en los hechos, una vez que derroten (si lo logran) a Genoveva Huerta.

***

A propósito de Eduardo Rivera.

El edil rendirá protesta el 15 de octubre en el Centro Expositor, allá en la zona de los Fuertes.

El acto se llevará a cabo a las 13:00 horas y ha sido previsto para solo mil 200 invitados.

***

La UDLAP no regresará a clases presenciales en lo que queda del semestre, que es prácticamente todo, a menos que el nuevo patronato y el rector interino Armando Ríos Piter le devuelvan el campus al antiguo patronato y a la rectora nombrada por este, Cecilia Anaya Berríos.

Un poco complicado de explicar, pero ese se debe, como bien sabe usted, a la existencia real de dos patronatos y dos rectores, dilema derivado de la disputa jurídica entre miembros de la familia Jenkins, que ha puesto en el centro del problema y perjudicado principalmente a los estudiantes.

La administración que reconoce a Cecilia Anaya como rectora envió un boletín a la comunidad universitaria para informar que no habrá retorno a las clases presenciales mientras Ríos Piter y quienes lo designaron no devuelvan el campus, cosa que seguramente no ocurrirá mientras no haya una resolución judicial que así lo ordene.

“Informamos también a la facultad y a todos los empleados administrativos y sindicalizados de la universidad que su regreso al campus queda condicionado a que quienes retienen ilegalmente las instalaciones den cabal cumplimiento a la orden judicial previamente mencionada, acción que permitirá a las autoridades legítimas de la UDLAP aplicar las medidas sanitarias y administrativas requeridas para un retorno seguro a las actividades universitarias”, expone el comunicado.

Esta situación confirma el desgobierno existente en la universidad privada más importante del estado.

Ríos Piter tiene el campus, pero no puede dar órdenes ni hacer que la gente regrese a trabajar.

Y Anaya Berríos tiene a la gente porque quienes la apoyan manejan las cuentas bancarias de la institución, pero no tiene el campus.

Un auténtico relajo que daña solo a los estudiantes.


ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 22 de octubre de 2021

En Punto

En Punto

jueves 21 de octubre de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 20 de octubre de 2021

En Punto

En Punto

martes 19 de octubre de 2021

En Punto

En Punto

lunes 18 de octubre de 2021

En Punto

En Punto

viernes 15 de octubre de 2021

En Punto

En Punto

jueves 14 de octubre de 2021

En Punto

En Punto

miércoles 13 de octubre de 2021

En Punto

En Punto

martes 12 de octubre de 2021

En Punto

En Punto

lunes 11 de octubre de 2021

En Punto

En Punto

Cargar Más